BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Si no eres V. Hugo ¡deja en paz Los Miserables!

Corren malos tiempos para quienes padecemos intolerancia congénita a las continuaciones apócrifas de grandes obras literarias.

Cuando apenas hemos digerido la inminente publicación en 2009 de la segunda parte de Drácula, que a España llegará de la mano de Roca Editorial, la Providencia Librera nos remata con la peor de las noticias: en Francia han dado luz verde a la edición no de una, sino de dos secuelas de Los Miserables, una de las cimas creativas de Víctor Hugo.

Sólo pido que desde el rinconcito que ocupe el genial escritor francés dentro del olimpo de las deidades literarias sea capaz de perdonar semejante desfachatez, porque lo que es yo no. ¡Nunca!

La cosa va así, queridos:

No sé a vosotros, a mi se me abren las carnes y me arde el pelucón.

Yo, que bajo el árbol navideño me dejé este año la maravillosa edición en un tomo que lanzó en septiembre la editorial BackList, me aferro a mi flamante volumen de mil seiscientas páginas y mientras la ira me sube en oleadas desde el estómago, me escucho a mi misma vociferar con el puño cerrado en plan Scarlett O’Hara:

François Ceresa, querido, el señor Victor Hugo selló en su día los destinos de sus criaturas de carne y tinta con un punto y final divinamente colocado. Y lo mismo os digo a vosotros, Dacre Stoker y Cía, por profanar Drácula. La ignorancia es tan atrevida como vanas vuestras tentativas de mejorar lo inmejorable…

Sólo por esto empezaré ahora mismo mi relectura de Los Miserables, uno de los novelones más conmovedores, intensos, duros y fascinantes con los que mi voracidad bibliófila se haya topado nunca.

Un viaje alucinante al París revolucionario en el que Jean Valjean, condenado y perseguido por robar un mendrugo de pan, busca la redención en Cosette, su hija adoptiva, mientras los parisinos buscan su identidad por entre los escombros de sus ideales y al pie de la guillotina.

Una clase magistral de literatura, de historia, de realismo y una impecable disección del alma humana. Regina dixit.

Y vosotros, queridos, ¿leísteis Los Miserables? ¿Conocéis la trama? ¿Leeríais alguna de esas dos continuaciones apócrifas?

22 comentarios

  1. Dice ser armstrongfl

    Regina, Armstrongfl no ha leído nada de Víctor Hugo. Joo, aún hay otros libros pendientes. Lo primero, uno de Murakami.Un beso, Mi ReinaArmstrongfl

    30 noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser armstrongfl

    Regina, Armstrongfl no ha leído nada de Víctor Hugo. Joo, aún hay otros libros pendientes. Lo primero, uno de Murakami.Un beso, Mi ReinaArmstrongfl

    30 noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Jose

    Por favor, no me jo…. que es mi libro preferido me lo he leido 5 veces y voy por la sexta. Al final lo tienen que joder todo, de todas formas ahora que me acuerdo habia por ahi entre los descendientes de V. Hugo algun borrador con partes que no se incluyo en el libro original, no se si es un bulo.Un saludo.

    25 diciembre 2008 | 21:51

  4. Dice ser Anto

    Me parece espantoso que hagan estas cosas con obras maestras. Si el final de un libro está bien rematado, no se deberían buscar historias paralelas para continuar una saga.

    25 diciembre 2008 | 22:12

  5. Dice ser La mujer Quijote

    Por desgracia ya empiezo a no escandalizarme. Las segundas partes en literatura, los “remakes” en el cine, las versiones musicales. Estamos en una época de una falta de talento preocupante. No ya falta de talento de escritores, cienastas o músicos, sino también falta de talento en editores y productores. Todo este tipo de obras, apostaría mi ejemplar de “Guzmán de Alfarache”, no parten de los autores sino que son encargos de la “industria” y si nos atenemos al “principio de Dilbert”, ya sabemos en qué manos está la “industria”.Lo único que nos queda es no comprar esos libros y esos discos, no ir a ver esas películas, no escuchar ciertas emisoras y cosas similares. No soy optimista.

    25 diciembre 2008 | 22:23

  6. Dice ser Veriushka

    Leí “Los miserables” hace un tiempo, y respondiendo a tu otra pregunta, no leería ningún pastiche “continuación” de ningún original.Así que seguiré buceando en las obras del siglo XIX. Creo que hay que huir de la mayor parte de lo que se publica hoy en día.

    25 diciembre 2008 | 22:47

  7. Dice ser esperando

    Me encanta los miserables, me lo he leído tres veces. Y me temo que sí me leería estas continuaciones, aunque acabara echando pestes sobre ellas que es lo que suele pasar.Porque de hecho me he comprado la serie que hicieron para la tele. Y cosas peores, como “hasta siempre mujercitas” o “los cuentos de Beedle el bardo” (bueno, este no está tan mal).Aunque justamente Marius… no me gusta ese personaje. La verdad es que la vida de Marius no sé por qué pero me la pela

    25 diciembre 2008 | 22:50

  8. Dice ser VPll

    Pues me parece que ostentar mejorar la creación de VHugo es propio de no más que un necio… no obstante opino que no hay de que preocuparse, pues como bien dices, es apócrifo… que lo lea quien quiera.Y mira, lo mismo la polémica lleva a aquellos que no han leído la gran obra de V.Hugo a leerla, por lo que no hay que darle más bombo al asunto.Los que no quieran contaminar sus recuerdos que no lo lean.

    26 diciembre 2008 | 2:10

  9. Dice ser fran

    Se están cargando todo lo original y auténtico, incluida la música, y se le da salida al mercado a escritores insulsos como zafón, aquí pasa algo…

    26 diciembre 2008 | 6:12

  10. Dice ser Max Mendizábal

    La globalización intencionamente permite todo lo que desoriente a la gente; tergiversa la historia, adultera los productos.Ya hubo un imbécil que cambió el final de “El principito”, la famosa obra de Exúperi, con la complicidad de una editora tramposa.¡Hay que evitar estas aberraciones culturales!

    26 diciembre 2008 | 8:41

  11. Dice ser Leon

    Joder. El problema no es la falta de talento. El problema es la necesidad de mantener vivo un mercado con productos “nuevos” e “interesantes”.Vaya mierda vivir en esta epoca. No se respeta absolutamente nada con tal de conseguir un poco más de dinero.

    26 diciembre 2008 | 8:45

  12. Dice ser Lola

    Ya lo dice el refrán: nunca segundas partes fueron buenas, y en este caso, estoy segura, ¿quién se cree ese señor que es para enmendar la plana a un genio como Victor Hugo? Por mi parte no pienso leerlo. Los miserables es mi libro preferido, ningún otro libro me ha llegado me ha hecho recorrer toda una escala de emociones. ¡Victor Hugo por siempre!

    26 diciembre 2008 | 9:16

  13. Dice ser houellebecq

    Yo no entiendo que esas segundas partes puedan molestar. ¿Quién se siente obligado a comprarlas? ¿A quién hacen daño? A la obra no la afectan ni la desvirtúan. “Los miserables” de Victor Hugo solo hay una y nadie le ha cambiado ni una coma. Al que no le guste la idea de una segunda parte, que no la compre ni mire la portada. Vivimos tiempos de estupideces como esta y comercialidad, de acuerdo, pero también los vivimos de intolerancia y susceptibilidad por lo que veo…

    26 diciembre 2008 | 10:00

  14. Dice ser Desdeelfrente

    Lo que ocurre es que para las editoriales o tienes un nombre que vende o no eres nadie, yo estoy adaptando uno de mis fanfictions como novela real, y desde luego, ya se que lo voy a tener que editar por libre y venderlo por internet, porque o tengo nombre conocido o nada.Eso, es lo verdaderamente triste, porque imaginacion haberla haila lo que no suele interesar es mover el culo para ponerla al servicio de todos. La industria esta en manos de cuatro gatos, y según ellos, conviene que siga asi.PD: Si te interesa leerlo es el de Sobres Rojos.

    26 diciembre 2008 | 10:49

  15. Dice ser australia

    Los miserables son unicos e irrepetibles, y aun menos continuables, se cargarian la historia, seguro.

    27 diciembre 2008 | 1:19

  16. Dice ser Claudia

    es a lo que yo llamo falta de creatividad junto con las ganas de hacer dinero sin sudar la gota gorda. qué barbaridad!!! ni de lejos leería semejantes atrocidades, aún cuandoresultasen éxitos de ventas i cin buebas críticas… no hay otro vícor hugo ni otro stoker… ya no son ellos escrirbiendo, y desde que no son ellos no son la misma historia

    27 diciembre 2008 | 3:36

  17. Dice ser rodolfo

    El propósito del chikichiki fué ridiculizar éste tipo de productos de segunda, ni más ni menos.

    28 diciembre 2008 | 2:57

  18. Dice ser Matasiete

    ¿Os imagináis que logran escribir una obra a la altura del original? Yo no.Cuando a uno le gusta algo intenta siempre buscar más de lo mismo, y esto es una oportunidad de negocio para los avispados. Nada que no sea legítimo, como lo será mi indiferencia. Me quedo con la opinión de houellebecq: el original ni se va a inmutar, ahí seguirá para siempre.Y tengo que decirlo, claro, Víctor Hugo pasó una temporada en un pequeñito pueblo del norte de España, donde yo nací y viví hasta no hace mucho, de lo cual me enorgullezco y lo digo cada vez que sale el tema a colación. Tenía que decirlo.

    28 diciembre 2008 | 12:07

  19. Dice ser brikidanse

    Pues a raiz del chiki chiki el reguetón ha decaido, puede ser una buena opción para contrarestar los productos de segunda, estoy deacuerdo, pero ante todo boicot e información.

    30 diciembre 2008 | 12:35

  20. Dice ser rodolfo

    El propósito del chiki chiki fue ridiculizar éste tipo de productos de segunda, ni más ni menos.

    30 diciembre 2008 | 12:36

  21. Dice ser Marhya

    Ya me tocan las narices tanto aprovechado de trabajo ajeno, que este año recién terminado ha habido unas cuantas, “Reth Butler”, las que han surgido de “Orgullo y prejuicio”… ARGH!!!!

    02 enero 2009 | 19:37

  22. Dice ser Sobi

    Estoy leyéndolo ahora (eso explica en parte que ahora esté aquí, escribiendo este comentario).Exáctamente voy por el tercer capítulo del séptimo libro de la segunda parte: Cosette. Me encuentro absorbido por el libro. No me pasaba ésto desde “Yo, Claudio”.Sobre la continuación… creo que para escribirla (independientemente de la calidad de la novela a continuar), habría primero que pedir permiso a su autor (padre de los personajes), y como en este caso tal cosa no es posible, a parte de un tanto atrevido y algo completamente prescindible (y esto último lo digo por deducción, porque como ya he dicho, no he acabado la novela), me parece un robo.

    29 abril 2009 | 19:04

Los comentarios están cerrados.