BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘dracula’

¡A por ellos, J.D. Salinger!

J.D. Salinger está en pie de guerra. Tras firmar en 1951 El Guardián entre el centeno, que pasó a velocidad meteórica a figurar entre los clásicos de las letras norteamericanas contemporáneas, se atrincheró en su casa para dar esquinazo a un acoso mediático que no podía soportar.

Ni una biografía no autorizada firmada por su hija, ni textos sobre su idilio con una joven aspirante a escritora lograron pulverizar el mutismo pétreo de un Salinger que lleva huyendo seis décadas de la fama como de las ratas.

Pero ahora, cuando el gigante Amazon ha dado el soplo de las intenciones de la editorial sueca Nicotext de publicar en septiembre 60 Years Later: Coming Through the Rye, que firma un tal J.D. California, un Salinger enfurecido pide a un juez que impida la salida de una obra que ya se publicita como secuela de El Guardián entre el Centeno:

 

 

Y yo, queridos, animo a Salinger a que sea implacable con el tal J.D. California, porque en este año que nos está viniendo cargadito de deleznables secuelas (la de Drácula por su bisnieto; la de Los Miserables, de Victor Hugo…) lo de ’60 años después de El Guardián entre el centeno’ me parece una total y absoluta tomadura de pelucón.

Así que no me extraña que a Salinger semejante desvergüenza le haya puesto en pie de guerra y, con ello, no le haya quedado otra que sobreexponerse de nuevo al cañón de la luz pública a pesar de su evidente fotofobia social.

En su día la presión vino porque la publicación de El Guardián entre el centeno cayó como un obús sobre una sociedad estadounidense que, anestesiada a golpe de convencionalismos, dejaba atrás las dos guerras mundiales aferrándose a los valores del Sueño Americano, adormeciéndose en una idílica rutina con hogares perfectos y modales impecables. En ella, el joven Holden Cautfield narra en primera persona su visión del mundo, de la hipocresía y del elitismo que le rodean, del sexo, del alcohol y de las drogas mientras en lugar de regresar a su casa tras haber sido expulsado del internado elitista en el que estudiaba decide hacer una escala de tres días en Manhattan.

La clave de su éxito estriba no sólo en lo que cuenta Salinger, sino especialmente en el punto de vista: el de un adolescente rabioso, perdido, salvaje y desencantado. Ni censuras ni opiniones veladas: Holden te lo suelta todo a bocajarro.

Poco después de su publicación llegaron las censuras por su lenguaje ofensivo y continuas alusiones a las prostitución, luego las prohibiciones y, con ello, se disparó el interés por El guardián entre el centeno y, por tanto, por su autor: un J.D. Salinger implacablemente rabioso de su privacidad.

A pesar de eso treinta años después de su publicación en 1951, El guardián entre el centeno era tanto el libro más prohibido, como el segundo más estudiado como lectura obligatoria en los institutos estadounidenses. En la década de 1990 fue el nº 13 en la lista de libros más leídos en su país según la Asociación de Bibliotecas Americanas y en el año 2005 se mantuvo entre los diez primeros… A eso le llamo yo un buen CV bibliófilo…

En cuanto a Reginaexlibrislandia es un libro del que vendo una media de seis ejemplares al mes, fundamentalmente porque es una de las lecturas recomendadas y/o obligatorias para estudiantes de bachillerato, amén de un título de fondo para el que siempre hay hueco en mis anaqueles reginos.

Además de recomendaros encarecidamente la lectura de lo que hay quien ha venido a pedirme en mi librería como ‘El guardián entre la cebada’, os insto a llegar a él y a Salinger vía celuloide. Sí, queridos, porque en El Complot, protagonizada por Julia Roberts y Mel Gibson, éste encarna a un taxista un tanto peculiar que tiene una curiosísima obsesión bibliófila con El Guardián entre el centeno: cada vez que entra a una librería ha de hacerse con todos los ejemplares que tengan. Y si lo que queréis es visionar un guiño a Salinger como escritor fugaz, de culto y ermitaño, no os perdais Descubriendo a Forrester, con un grandísimo Sean Connery:

 

Y a vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿qué os parece la noticia de la secuela de El guardián entre el centeno? ¿Leísteis el original? ¿Os gustó? ¿Lo recomendaríais? ¿Qué le diríais a Salinger si pudiérais hablar con él? ¿Ganará en los juzgados?

¿Leería Holden Caulfield la saga Crepúsculo?

Me pregunto qué opinarían Bram Stoker, Sheridan Le Fanu, Polidori, Poe e incluso Anne Rice de Crepúsculo, la tetralogía que ha vampirizado a legiones de lectores en todo el planeta y que, todo sea dicho, nos está alegrando la Navidad a más de un librero.

Sí, queridos, los cuatro títulos – Crepúsculo, Luna Nueva, Eclipse y Amanecer– en sus múltiples ediciones -tapa dura, tapa blanda, tapa dura con el cartel de la recién estrenada película, bolsillo- vuelan de reginaexlisbrislandia a velocidad de crucero. Visto lo visto, ¿lograrían los textos de Stephanie Meyer poner los dientes largos a quienes firmaron clásicos del género como Drácula, Carmilla, El Vampiro o la saga de Lestat?

No lo sé, como devota del género tengo mis dudas. Sin embargo no podemos negar la evidencia de que Crepúsculo se está consolidando como la sangre fresca de un género inmortal, el de los vampiros de letras. Sus cuatro entregas repiten una fórmula tan magistral como infalible: un triángulo amoroso entre mortales y no-muertos, la lucha del bien y el mal, y las pasiones -altas y bajas- entre estudiantes de lo que vendría a ser nuestra secundaria.

Intriga, romance, traición, amores ¿imposibles?, decisiones a vida o muerte y carismáticos vampiros en plena ebullición emocional y hormonal servidos en bandeja de letras por Stephanie Meyer, que empezó vampirizando a legiones de jovencitas (sí, más chicas que chicos), continuó con adultas (sí, de nuevo más ellas que ellos) y, por lo que veo estos días en mis confines, empieza a ‘convertir’ a algún que otro jovencito.

El último que vino a mi en busca de su ejemplar me sacaba dos cabezas, y mientras se dirigía a mi entre graves y agudos su rostro adquirió una tonalidad púrpura que me dejó perpleja:

– Cliente: Buenassss- Regina: ¡Hola! ¿Qué tal?

– C.: Aquí… Mire, quería el de Crepúsculo, ¿lo tiene?

– R.: Sí, claro. Te refieres al primero, ¿no?

– C.: Pss, sí, ¿no? Vamos, el de la peli esa, el de vampiros y tal.

– R.: Si, ese, Crepúsculo, pero es que son cuatro partes.

– C.: ¿No jodas? … Perdón, no sabía.

– R.: Nada, hombre. Pues sí. Mira, lo tengo en estos tres formatos, pero son el mismo libro.

– C.: No, no, ese, ese, el pequeño. Si es por una chica que está obsesionada con.. bueno, que quiero ese.

– R.: Muy bien, aquí lo tienes.

Y cogió su ejemplar de Crepúsculo, se encajó los auriculares en las orejas y se fue. Así que yo seguí a lo mío, pero de pronto me topé con un ejemplar de El Guardián entre el centeno que tenía pendiente de colocar y me dio por pensar…

Y en esas estaba cuando otro de mis libreros me sacó de mis cavilaciones salingerianas:

– Librero: ¡Regina, VUELVE!- Regina: ¿qué, queeee, QUEEEE?

– L.: Que estabas ausente y casi te grapas el dedo a la mesa.

– R.: Oye, ¿tu crees que Holden Caulfield leería la saga Crepúsculo?

– L.: ¿Y eso a qué viene?

– R.: Nada, hoy a venido otro chico a por el de la Meyer, también ‘empujado’ por sus amigas, y me dio por tratar de imaginarme a un Holden enganchado a la tetralogía vampírica…

– L.: ¡Ja, ja, ja! Hombre, pues igual… no sé, si Holden hubiera estado rodeado de chicas stephaniemeyeradictas quizás hubiera terminado leyéndolo, ¿no? Ya sabes, ¿qué no haría un caballerete enamorado por su damita?

– R.: Si, visto así…

En lo que sí coincidimos es en el hecho de que, mientras Meyer logre arrancar el mando de la consola a unos cuantos adolescentes y les haga leer, ¡lodados sean, ella y sus libros!

Y vosotros, queridos, ¿habéis leído alguno de los libros de la saga Crepúsculo? ¿Los conocéis? ¿Tenéis algún caso de stephaniemeyeradicción en la familia? ¿Visteis algún jovencito tipo Holden Caulfield con el libro?

Va el trailer de Crepúsculo…

ah, queridos, ¡¡¡¡¡¡¡ MUUUYYYYY FELIZ 2009 !!!!!!!

Si no eres V. Hugo ¡deja en paz Los Miserables!

Corren malos tiempos para quienes padecemos intolerancia congénita a las continuaciones apócrifas de grandes obras literarias.

Cuando apenas hemos digerido la inminente publicación en 2009 de la segunda parte de Drácula, que a España llegará de la mano de Roca Editorial, la Providencia Librera nos remata con la peor de las noticias: en Francia han dado luz verde a la edición no de una, sino de dos secuelas de Los Miserables, una de las cimas creativas de Víctor Hugo.

Sólo pido que desde el rinconcito que ocupe el genial escritor francés dentro del olimpo de las deidades literarias sea capaz de perdonar semejante desfachatez, porque lo que es yo no. ¡Nunca!

La cosa va así, queridos:

No sé a vosotros, a mi se me abren las carnes y me arde el pelucón.

Yo, que bajo el árbol navideño me dejé este año la maravillosa edición en un tomo que lanzó en septiembre la editorial BackList, me aferro a mi flamante volumen de mil seiscientas páginas y mientras la ira me sube en oleadas desde el estómago, me escucho a mi misma vociferar con el puño cerrado en plan Scarlett O’Hara:

François Ceresa, querido, el señor Victor Hugo selló en su día los destinos de sus criaturas de carne y tinta con un punto y final divinamente colocado. Y lo mismo os digo a vosotros, Dacre Stoker y Cía, por profanar Drácula. La ignorancia es tan atrevida como vanas vuestras tentativas de mejorar lo inmejorable…

Sólo por esto empezaré ahora mismo mi relectura de Los Miserables, uno de los novelones más conmovedores, intensos, duros y fascinantes con los que mi voracidad bibliófila se haya topado nunca.

Un viaje alucinante al París revolucionario en el que Jean Valjean, condenado y perseguido por robar un mendrugo de pan, busca la redención en Cosette, su hija adoptiva, mientras los parisinos buscan su identidad por entre los escombros de sus ideales y al pie de la guillotina.

Una clase magistral de literatura, de historia, de realismo y una impecable disección del alma humana. Regina dixit.

Y vosotros, queridos, ¿leísteis Los Miserables? ¿Conocéis la trama? ¿Leeríais alguna de esas dos continuaciones apócrifas?

El bisnieto de Stoker continúa Drácula

La sangre de la sangre de Bram Stoker, creador del vampiro literario por excelencia va a publicar la continuación de Drácula, y a mi, queridos, la noticia me ha sentado como comerme un diente de ajo a pelo.

No ya porque nunca entenderé esa manía de reescribir y de forzar segundas entregas, sino porque el tal Dacre Stoker, que hasta ahora ha sido entrenador de pentatlón en Canadá, va a limitarse a investigar la contextualización histórica, ya que la batuta literaria la llevará un tal Ian Holt, de la Asociación Transilvana de Drácula.

Total, que uno por ser quien es y el otro por draculomaníaco, el caso es que según leí en The Guardian, Drácula. El No-Muerto, que es como se titulará el libro, saldrá el próximo otoño en EEUU, Gran Bretaña y Canadá, después de que Dutton, HarperCollins y Penguin se hayan dejado cerca del millón de dólares en los derechos del manuscrito. A eso le llamo yo un buen sangrado editorial, sí señor.

En cuanto al libro, que es lo que nos interesa, será la historia de Quincey, hijo de Jonnathan Harker y Mina, que trabaja en una función teatral sobre Drácula que el mismísimo Bram Stoker produce en el Londres del año 1912.

Poco después del estreno de la obra, que revela al joven Quincey algún que otro oscuro secreto de los Harker, encuentran a Jonnathan empalado en pleno Picadilly Circus, por lo que la sospecha de que el Conde Transilvano vuelve a ‘caminar con pies terrenales’ está servida…

Yo no sé cómo lo vereis vosotros, queridos, pero si hubiera justicia bibliófilo-literaria-librera Drácula no sería el único en volver para empalar al pobre señor Harker en esta secuela inminente: sería Bram Stoker quien viniera a recordarle a su bisnieto estilográfica bien afilada en mano que el punto y final de una de las obras más grandes de la literatura de todos los tiempos está muy bien puesto donde el irlandés lo plantó hace 111 años.

Para quienes aún no os hayáis leído la novela de Bram Stoker os diré que aún siendo ese tipo de historia cuyo argumento conoces por referencias ajenas a las letras -cine, cómic, teatro, musicales, variaciones, etc- bien vale una leída, o incluso dos. O como creo que ya os comenté cuando la sugerí como lectura para Halloween:

Obra trascendental de la literatura gótica que abrió un nuevo camino en la novela de terror y que instauró la figura del aristócrata transilvano como arquetipo del mal y modelo de seducción perversa. Y una revelación: la sangre es la vida.

Y vosotros, regianexlibrislandianos de pro, ¿leísteis Drácula? ¿Os gustó? ¿Qué opináis de Dacre Soker y su Drácula. El No Muerto? ¿Os lo leeríais? ¿Hay alguna obra de la que os gustaría que alguien que no fuera su autor original escribiera una continuación?

Como regalo el trailer de la adaptación que Coppola filmó en los noventa en la que, para mí, es la más fiel adaptación de la novela de todas las películas rodadas hasta la fecha sobre Drácula: