Entradas etiquetadas como ‘ausencia emocional’

Análisis no verbal de la primera entrevista a José Bretón, el rostro de la locura

Captura de imagen de la entrevista a José Bretón, realizada por El Mundo.

Captura de imagen de la entrevista a José Bretón, realizada por El Mundo.

José Bretón, desde la prisión de Jaén, concede su primera entrevista a ‘El Mundo’ tras su condena por el asesinato de su dos hijos Ruth y José. Dicha entrevista no ha estado exenta de polémica en las redes sociales, cuestionándose así si realmente es necesario darle la palabra a una persona condenada por este terrorífico suceso. La controversia provocó posteriormente la justificación del director del periódico en un (en mi opinión) brillante artículo titulado: ‘La importancia de entrevistar al diablo’.

Las imágenes que nos ofrece el periodista en este encuentro son nefastas, supongo que no tendría permiso para grabar (no se explica en el artículo) y es por ello que la imagen va y viene, no hay un buen plano, ni estabilidad en el enfoque del rostro como para realizar un análisis ‘fino’ de la expresión emocional completa. Lo que sí que puedo advertir en todas las imágenes de las que dispongo es que no aparecen en ningún momento, tristeza, miedo o ira cuando habla del suceso o directamente de sus hijos y su ex-mujer, estas emociones serían las esperadas en este contexto concreto. La única emoción que se puede identificar perfectamente en algunos momentos es la alegría. La acción muscular más repetida en su rostro es la sonrisa.

Yo lo interpreto como una conducta de afiliación con el entrevistador. Más que estar contento al responder ciertas preguntas (que también lo pudiera estar), en este contexto la acción de sonreír denota un intento por caerle bien al periodista, este comportamiento es típico ya en él, recordemos las imágenes de Bretón sonriendo durante el registro de la finca y el testimonio de algunos policías responsables del caso, que afirman cómo Bretón bromeaba constantemente con ellos.

Esta conducta de afiliación intenta recrear un efecto halo: es un.. yo soy simpático, agradable, gracioso, por tanto, no puedes verme como un ser con maldad, capaz de haber hecho daño a nadie, yo soy bueno ¿no lo ves? Este comportamiento se constata asimismo cuando asegura que él no es un psicópata, “si los psicólogos de la cárcel lo que me dicen siempre es que soy demasiada buena persona.” Intenta honrar su imagen a toda costa.

Lee el resto de la entrada »