BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

¿Cómo eran los deberes de los que ahora somos padres?

GTRES

GTRES

Domingo de la primera huelga de deberes que tiene lugar en España, consistente en no hacer tareas los fines de semana, en no entregarlas el lunes durante todo noviembre. Si os soy completamente no me gusta que la huelga se esté convirtiendo en una confrontación entre (algunos) padres y (algunos) profesores. La autoridad de los maestros no debe minarse, eso no es bueno para nadie, pero los padres tambien deben ser escuchados y en muchos centros no es así. Sí me gusta que ponga sobre la mesa el debate de cómo enseñar a nuestros niños cuando está claro que el sistema de ahora no funciona.

Pero no es de eso de lo que querïa hablar hoy. Digiriendo todo este tema, viendo a padres en favor, padres en contra y padres medio pensionistas respecto a los deberes (no respecto a la huelga, que ese es otro tema, me refiero únicamente a las tareas en casa, sobre todo en lo que atañe a los niños de Primaria), me dio por pensar en los deberes que tuvimos nosotros, sus padres.

Ahora veo a mi alrededor a niños que, desde los cinco años, llegan con tareas a casa. Niños que empezaron Infantil el colegio con cuatro años, incluso con tres si nacieron en el último trimestre del año. Yo entré a los cinco en lo que llamábamos Parvulitos y los deberes tardarían muchos años en llegar.

No recuerdo hacer deberes hasta octavo de EGB, con unos trece años. Antes eran tan pocos o tan fáciles que ni cuentan. Y no supusieron nada que hubiera que tomarse razonablemente en serio hasta segundo de BUP. Había también trabajos que investigar, y era algo que prefería con mucho y con lo que aprendía más que con ejercicios puros y duros. Lo mismo vale para estudiar. En octavo ya tuve que empezar a estudiar algo más, pero hasta BUP fue un paseo. Tuve pocas extraescolares, ninguna que yo recuerde en el colegio. Llegaba a casa pronto (la hora exacta seguro que la recuerda mejor mi madre que yo, la memoria es traicionera) y toda la tarde era para mí, para jugar, para leer, para idear con qué no aburrirme.

Hablando con gente a mi alrededor me dio la impresión de que esa era la norma de los que ahora somos padres o estamos en edad de serlo. Que en nuestra vieja EGB la carga de deberes era, por norma general, muy inferior, así que pedí en mis redes sociales alto que también os pido a vosotros: que recordéis vuestra infancia, que me digáis si los deberes os agobiaban o no recordáis que os dieran mucha guerra y a partir de qué edad empezasteis a tenerlos. Si además me contáis si teníais actividades extraescolares y a qué hora llegáis del cole a casa, mucho mejor.

Gracias a todos los que habéis compartido conmigo vuestra experiencia, también a los que lo hagáis. Creo que es francamente interesante y puede ayudar a reflexionar. Y también gracias a vosotros tenemos el post más largo de este blog, que ya va camino de los nueve años de existencia 😉

Marta: Yo extraescolares ninguna, por suerte mi madre estaba en casa (con seis hijos no hay quien trabaje). Deberes, un poco de cada asignatura, no recuerdo que fueran demasiados. Con la edad más, claro. Los que te ponen y los que te impones tu (memorizar cosas, preparar exámenes…).

Almudena: Estudié EGB en los años 70. Colegio público.El horario era de 9 a12 y de 3 a 5, aunque durante varios cursos fue hasta las 6. Esa hora, que se llamaba permanencias era de pago y se le pagaba directamente a los maestros. Se suponía que era para realizar actividades no lectivas, pero yo lo recuerdo como una hora más de clase No recuerdo haber estudiado para los exámenes hasta séptimo. Para hacerse una idea de lo que mandaban, recuerdo que el tutor de séptimo nos dijo que ya teniamos que dedicar todos los días dos horas a deberes y estudiar. Yo intenté hacerlo, hice todos los deberes, estudié todo lo que habiamos dado en clase y me leí los temas del día siguiente. Me sobró una hora entera, y siempre he sido muy lenta escribiendo. Así que calculo que hasta los 12 años mucho menos de una hora de deberes. Las extraescolares en esa época y al menos en mi entorno socioeconómico ni se sabían lo que eran. Yo iba a un colegio un poco especial, en el poblado del Parque Móvil Ministerios, y sí que había una piscina en la que daban clases de natación, escuela de fútbol para los chicos y una academia de mecanografía a la que podías apuntarte a partir de los 10 o 12 años. Eso era lo mas parecido a extraescolares

Mónica: Deberes muy pocos, leer y hacer resumen del libro, algún trabajo… Y clases extraescolares un deporte, el que quisiéramos mi padre nos decía, yo karate.

Mariluz: Mi experiencia y recuerdos son similares. En BUP empezaba lo serio. Las lecturas obligatorias las recuerdo con poco cariño porque no siempre eran lo que querías leer. No puedo imaginarme estudiando para aprobar exámenes cada 10 días. Me hubiera gustado una etapa infantil como la que hay ahora de aprendizaje a través del juego. No sé por qué en Primaria se olvidan de eso. Y me hubiera gustado más prácticas de oratoria. Igual. No sé por qué en Infantil ahora lo hacen y se olvidan en Primaria, relegado sólo a la exposición de algún trabajo. Pero en cuestión de deberes no lo cambio por lo que hay ahora aunque había mucho que mejorar. Parece que vamos a peor en lugar de a mejor. Y los profesores eran más maestros y estaban más disponibles. Ahora con los nuevos horarios hay padres que sólo ven a la tutora una o dos veces al año y pidiendo permiso en el trabajo. Y quieren implicación de las familias en las escuelas, pero muchas lo dicen porque queda bien. Luego o no hay horario o no hay escucha. Y eso que yo del cole de mi niña no me quejo del todo. Pero hay otros….. Lo mismo en Primaria me quejo más. Ya queda menos.

Carlota (veinteañera, de la ESO): Yo tenía muchísimos deberes, muchísimos. Recuerdo estar varias horas todos los días y los domingos, que por cierto los odiaba por esa misma razón. Y el día que tenía extraescolares terminaba exhausta, lógico.

Alvy: Yo recuerdo [70-80’s] deberes desde 6º EGB, no antes, pero tenían un volumen razonable, < 1h casi siempre. [Ahora son infinitamente más y desde más pequeños]. Aparte de esto estaba el puro “estudiar” para exámenes que podían ser 1 o 2h adicionales en época de exámenes [ahora igual]. Con la ¿ventaja, desventaja? de que no había padres que te ayudaran porque curraban hasta altas horas, ni internet que consultar ni móviles con los que intercambiar pistas o soluciones con los amigos 😉 Aparte de eso extraescolares recuerdo haber tenido de todo tipo de deportes, pero solo con < 10 años, luego eras tú el que te quedabas a jugar con los amigos. Básicamente recuerdo un horario de 9 a 17.30 con 2h para comer (hasta COU que ya era solo de 9 a 15). Fines de semana de deberes por lo general perdías parte de la mañana del sábado o la tarde de domingo si procrastinabas, que era lo normal.

Juanfran: Yo recuerdo deberes a partir de 6 de EGB aunque no eran muchos. En 8 de EGB creo que ya se empezaba la cosa a poner seria. A mí me parece que más que deberes si o no radicalmente deberíamos reflexionar sobre lo que se está haciendo en educación y sus resultados y está claro que no funciona y cuando algo va mal la lógica y el sentido común te dicen que hay que cambiarlo.
Si el mundo ha cambiado de forma tan increíble en los últimos 30 años …¿por qué ese empeño en mantener una forma de enseñar de hace siglos?

Paula: No recuerdo los deberes como una carga excesiva, excepto el dibujo técnico que lo odiaba de puro perfeccionista que era yo. Pero otras cosas, como los deberes de latín o química, o los libros de lectura obligatorios me resultaban muy entretenidos (para bien). Extraescolares: ballet y luego pintura. Lo que yo pedí. Me encantaban y me ha dado unos conocimientos que disfruto enormemente de adulta.

Núria: Yo recuerdo deberes ya desde 3º de EGB, de hecho tengo guardada una agenda de esa época y cada día teníamos ejercicios de distintas asignaturas para hacer. Además dos días a la semana desde que tenía unos 6 años iba como extraescolar a una academia de inglés, de pequeña era de 6 a 7 y ya de más mayor de 7 y media a 9 de la noche. A partir de 6º recuerdo ya hacer trabajos más complejos a parte de los deberes diarios y a partir de 1º de BUP (yo pillé 1º y 2º de BUP y luego ya bachillerato) recuerdo pasar horas con los deberes, necesitar profe particular para mates y pasarlo peor.

Yolanda: Yo no recuerdo tener tareas en mi infancia. Sí estudiaba para exámenes, sobre todo a partir de sexto así. Entre finales de los 80 y principio de los 90 recuerdo mis tardes en la calle y jugando. Ese era mi deber. Tampoco en mis tiempos había clases extraescolares, al menos en mi pueblo, más allá de sevillanas.

Marga: Así como deberes nada hasta 3 de EGB y recuerdo que era memorizar las tablas de multiplicar. Luego ya , en sexto, si recuerdo un poco más de presión y ya nos metieron técnicas de estudio por lo que aunque no tuvieras ejercicios tenías que repasar los temas dados. Extraescolares, cuando quería…. “mama, apúntame a ballet, ahora a gimnasia ritmica…. ” pero vamos, que las tardes se iban en merendar, ver un poquito de tele y jugar.

Antonio (ESO): Hacía Kárate, Judo, inglés y fútbol. Normalmente hacía los deberes en el rato entre la ducha y la cena. Así hasta los 16, más o menos, donde empezó lo serio.

Cristina: Me explayo más por aquí. En mi colegio había una cosa que se llamaba “actividades complementarias” y que eran de 5 a 6 de lunes a jueves: dos días culturales y dos días deportivas. Sí o sí. Además, desde 6º yo iba a inglés, francés y música (solfeo y piano) y, por temporadas, a pintura y a flauta o guitarra. No me ponía en casa antes de las 19:30 o 20h ni un día. Deberes medio serios a partir de 5º o 6º pero antes sí recuerdo hacer ejercicios de matemáticas, rollo sumas, multiplicaciones y eso… A partir de 1º de BUP ya no es que tuviera deberes… es que ya hay que estudiar y eso sí que es serio..

Ana: En EGB mis clases eran tediosas, aburridas, repetitivas, nada estimulantes. Teníamos muchas tareas, sobre todo aprender de memoria cosas como papagayos (o papagayas) y exámenes donde vomitar esa información sin digerir. Era una escuela de monjas. Llegaba a casa sobre las cinco y pico. Tenía inglés dos tardes a la semana. En algún momento jugué a baloncesto, mal. Y a partir de séptimo me apunté a karate, que me encantaba. En BUP me fui al instituto público, y sí tuve buenos profesores, y sí, tenía deberes, y exámenes, claro. Proyectos de investigación, nunca, no los recuerdo. El primero que recuerdo fue en la universidad.

Elia: No recuerdo especial agobio por los deberes, pero claro también recuerdo que tenía tiempo…mi cole estaba a diez minutos andando, por lo que comia en casa y podía aligerar alguna tarea allí y por la tarde no llegaba más tarde de las 6. Solo una extraescolar un día a la semana y en el cole. Fines de semana tb sin actividades especiales

Elena: Yo recuerdo los deberes ya en 5° o 6° de EGB, pero nunca como algo agobiante. Salía del cole a las 17:30, merendaba, veía un poco la tele y los hacía en el rato que tenía antes de ir a clase de inglés (mi única extraescolar) a las 20:15. Así que calculo que no más de hora y media o así… y repito, nunca me pareció algo agobiante. Otra cosa es como dices tener que hacer algún trabajo especial de clase o algo, pero para eso siempre daban más tiempo.

Pilar. No tengo recuerdo de deberes hasta séptimo de EGB y eran muy pocos…leer eso sí, libros de barco de vapor y resúmenes …y memorizar poesías. Comía en casa todos los días y tenía dos actividades por las tardes pero no las hacia en el cole, mi madre me recogía me daba de merendar y me llevaba a sevillanas y gimnasia ritmica. Llegaba a casa sobre las 18h y a jugar en el corredor de mi casa con mis vecinas, ¡qué buenos recuerdos!. Los deberes y estudios los recuerdo ya en el instituto.

Begoña. Yo salía del cole a las 17:00 y tenia ingles 2 días en semana, a partir de 6* mas o menos. Hacia también gimnasia rítmica pero más pequeña como en 3* y 4* o algo asi, pero nunca mas de 1 actividad por año. Los deberes empezaron en 6*, me agobié mucho porque tenia un profe muy ‘de la vieja escuela’ (al cuadrado… porque de eso hace mas de 25 años 😣😣😣😣) hasta entonces había sido todo muy facil!

Mónica: No me acuerdo mucho, pero creo que a partir de sexto también empezaron a apretar un poco más, hasta entonces tenía siempre como una media hora al día como mucho. Salía a las cinco y tenía guitarra un día a la semana (creo que a partir de sexto también), inglés, un par de días creo y catequesis los años de la comunión.

Miguel: Me agobiaba los domingos porque no los tenía hechos y ya no me daba tiempo. Tenía desde pequeñito. Todos los días una hora media o dos. Para mí son un motivo de cariño porque mi padre y mi madre, pobres, me ayudaron hasta que…ya no pudieron hacerlo, apenas cuando pasamos “los quebrados” o fracciones, mi padre supero sus conocimientos y ya no podía ayudarme. Extraescolares: mecanografía y más adelante Basic …ah, y tambien catequesis. Luego cazabamos unos mamuts y nos ibamos a la cama.

Sara: Yo no recuerdo que me agobiaran nunca, pero porque yo los hacía en un momento, algunas de mis compañeras se agobiaban más. Empezaron a partir de 5-6 más o menos, pero nunca los sentí como una losa. Actividades todas las que podía y más, era feliz apuntándome a todo. Hice teatro, coro, gimnasia rítmica, tocaba la guitarra… si no tenía nada que hacer me lo buscaba. Los días de rítmica volvía a las 8 de la tarde. Trabajos de investigación también hacíamos, pero más en clase o cuando éramos más mayores. Si algo tiene de bueno el colegio es lo pesadas que eran con las técnicas de estudio porque odiaban que memorizáramos las cosas, de hecho soy malísima porque creo que no lo he practicado nada. Trabajos hice algunos bibliográficos que ni en la carrera, maja.

Alfonso: Pues en Escolapios, hace tiempo ya, desgraciadamente, los deberes los recuerdo desde 2º de EGB, siempre eran los típicos ejercicios que aparecían al final de los temas…
No lo recuerdo como nada excesivo, quizá una hora o así estaban terminados y al final lo metías dentro de la rutina… No quiero que suene a friqui, pero personalmente creo que una horita de trabajo en casa desués de clase, así desde pequeño, te mete una rutina positiva en tu comportamiento.
En lo que decías de las extraescolares, pues deporte, judo desde los 6 añitos… una hora, 3 días a la semana, encajaba también el horario… Luego a partir de sexto el baloncesto del cole… La verdad es que nunca tuve la sensación de tener la agenda muy cargada, eso ya fue de mayor, jeje.

Amalia: Mis recuerdos de deberes son antiguos, yo creo que en pequeñas dosis tuve desde pequeñita, aunque nunca me pareció un agobio. En cuanto a extraescolares, ¡madre mía! yo he hecho de todo (no todo a la vez, eh!!): música (solfeo y después armonía) y piano, natación, baloncesto, inglés y mucho baile!! (de diferentes tipos: jazz, clásico español, acrobacia…). Bailar me sirvió para tener un “trabajillo” a partir de los 15-16 años, ya que empecé a impartir yo clases de baile a niñas más pequeñas (yo les hacía la extraescolar a ellas!). No recuerdo con estrés toda esta actividad, salvo cuando empecé a ser más mayor y los estudios se pusieron serios (y en ese momento ya debía estar en 3º BUP o COU o primeros años de universidad), y tuve que empezar a dejar “caer” cosas. Creo que siempre he sido un poco “hiperactiva”!!

Vanesa: Mis recuerdos de exámenes como tales fueron de cuarto de EGB (antes yo creo que era más memorizar tablas y lectura). En quinto ya recuerdo tareas agobiantes (los mapas, la geografía, Dios….). En sexto y adelante ya teníamos mucha carga de controles y trabajos. Recuerdo que cada lección implicaba realizar esquemas y resúmenes, y que nos examinaban de manera oral y escrita. Trabajos, muchas horas pero a la vez tenía tiempo de ir al conservatorio, de ballet, piano, solfeo, coro, y más, además de jugar. Y eso que salía a las cinco. Hoy es impensable. Algo no cuadra en esta ecuación, ¿verdad? No veo a mi hija con 9 o 10 años con ese ritmo. Es imposible ya con 7 y eso que sólo hace una extraescolar (porque tiene 5 horas de rítmica y la eligió ella porque además es buena).

Carlos: Yo tuve deberes desde 2° de EGB (1981-1982). Desde 3° fueron en aumento progresivamente, pero me agobiaban más los exámenes. Extraescolares, muy pocas: inglés entre primero y tercero de EGB, y volvía a casa, creo, sobre las 19:00. Nada de deporte; eso llegó años después de dejar el colegio. Eso sí, formé parte del Consejo Escolar dos años y las reuniones acababan de noche.

Andrés: No recuerdo que fuese algo agobiante, tengo algún recuerdo de los cuadernos rubio, la caligrafía me gustaba, algún problema de matemáticas, alguna lectura y asignatura de trabajos manuales o dibujo que por supuesto era mi preferida Por cierto que eso fue en la EGB hace treinta y muchos años luego el BUP y COU ya fue otra cosa y como actividad extraescolar practiqué durante muchos años judo

Kira: Yo recuerdo que mi padre nos sentaba a los cuatro hermanos para “crear hábito de estudio” y yo escondía el libro que estuviese leyendo bajo el de estudios y me pasaba ese tiempo leyendo. Creé un fabuloso “hábito de lectura”, de estudio cero, jajajaa.

Marisa: Hacia 1969 desaparecieron las clases en sábado, antes se estudiaba, no sé si en todos los colegios, de lunes a viernes hasta las 5 y sábados por la mañana. Hasta octavo cole de solo chicas, y mis hermanos solo de chicos, clase normal por la mañana y costura por las tardes, aunque no sé si era a diario. EN 1 de bup, la primera promoción de bup y selectividad, fui a un instituto que empezó a ser mixto ese año, seis valientes quinceañeras nos atrevimos con aquellos “salvajes”. Hasta el Instituto, como te he dejado en mi muro, sin deberes por orden de mamá, exámenes… No los recuerdo antes de quinto, seguramente porque el cambio a egb supuso que mis profes estuviesen bastante perdidas con tanta innovación. No sacábamos nada de trabajos manuales (educación plástica creo que se llamó después) para que nos ayudasen en casa. Extraescolares… Si, en el cole, pero no se quedaba casi ninguna compañera

Eduardo: Yo soy de otra época. Empecé a ir al Instituto con ocho años para hacer Ingreso (que tuve que repetir por edad). De ese año no recuerdo deberes, sólo los castigos que nos ponían, que eran repetir una frase muchas veces. Sigo: A partir de primero de bachiller (10 años) sí había algo de deberes: algún problema de matemáticas, análisis en gramática o los mapas en geografía. Pero yo los recuerdo con cariño porque me gustaban y disfrutaba haciéndolos. No creo que me llevaran mucho tiempo. Las cosas empezaban a ser mucho más complicadas a partir de quinto, con catorce años: ahí ya había mucho más que hacer. Nunca tuve extraescolares; creo que en aquellos tiempos no había; en general las madres estaban en casa. Sí recuerdo las clases de francés en verano; eran un motivo para salir, estar con gente de otros colegios y además aprender con una profesora nativa.

Bei: Yo era feliz haciendo deberes, me encantaba sobre todo los trabajos de investigación. En verano investigaba por mi cuenta. Mi madre se negó a comprarme el vacaciones santillana porque lo acababa en un día 😂 Estoy total y absolutamente en contra de los deberes hasta cuarto de la eso (y si me apuras hasta bachillerato).

Aranzazu: yo recuerdo a mi hermana haciendo los deberes! Supongo qu elo recuerdo porque por culpa de los dichosos deberes no podia jugar conmigo. Lo suyo fue muy fuerte en 5, tanto que muchos padres se quejaron. Los mios no los recuerdo hasta casi BUP. Actividades extraescolares si, y bastantes. Si quieres te explico la experiencia de mis hijos en Holanda…

Gema: Pues yo recuerdo empezar en 6.egb. Y no muchos, 2 ejercicio de mates,alguna redacción, leer algo y hacer resumen… No recuerdo de hacer exámenes hasta 6′. Imagino q antes los haría, pero no recuerdo ese agobio de exámenes. En 6′ 7′ y 8′ eran trimestrales, no como ahora q son semanales. Cada semana mi hijo tiene 2-3 exámenes… Y ya de deberes ni te cuento, desde 3 de primaria esta bombardeado de deberes, trabajos,y estudio. Yo con su edad,iba al colegio mañana y tarde,salía a las 5:30, merendaba viendo el barrio sésamo, hacia los pocos deberes q tenia y jugaba. Y otros días a las 5:30 me quedaba a entrenar a baloncesto hasta las 7, hacia deberes y a las 8 estaba en la ducha. Ahora han comparado 3′ 4′ 5′ y 6′ de primaria con 6′ 7′ y 8′, y señores, la edad no es la misma.

Anna: Yo tmpoco recuerdo deberes en EGB del tipo q ponen ahora a los niños. Era mas hacer repasos, algun trabajo en equipo….esas tardes de biblioteca (no habia la busqueda x internet como ahora…jjj) En BUP si que ya la cosa era distinta, pero hablamos de los 15 años en adelante!! Durante la EGB entrenaba a basquet, era muy buena! Esa epoca doradisima del Joventut!! Tambien atletismo. Y las competiciones y partidos de fin de semana. Y jugar, jugar y jugar…..ah!! Y en la calle!!! Algunas aun de tierra en mi pueblo!!

Carla: muchos deberes, desde tercero, le dedicaba horas y horas, salía del cole a las 18:00 y a partir de sexto de ahí a una academia a ayudarme con los deberes, 2 horas, luego a casa a terminar los que no me diera tiempo allí y a estudiar para exámenes, había que memorizar tal cual en lengua, religión y sociales, así que mi madre me preguntaba.

Recuerdo cosas como:
Lengua: escribir una redacción sobre …
Mates: problemas del 1al 7
Sociales: exposición de …
Inglés: traducir páginas …a … del libro que estamos leyendo en clase.
Dibujo: uno en colores fríos

Y así para la siguiente clase.

Aunque mi colegio tenía bachillerato, me cambié a un instituto y pase de 8 EGB a la ESO, de repente o no tenía deberes, o los podía hacer en la clase de tutoría, o en un ratito, los proyectos eran en grupo o de muy pocas páginas y tampoco tenían dificultad.

No tiene que ver pero en el colegio también teníamos mucho bullying apoyado o creado por las profesoras, así que “una maravilla” de centro, privado, femenino y de Fomento, de los que se espera otro ambiente. En octavo nos cambiamos casi la mitad de mi clase, así que estaba muy claro que había problemas.

Sis: Yo empecé a hacer deberes en primero de primaria, tenía 6 años y recuerdo que para mí era una pesadilla! A veces me quedaba hasta las 9 de la noche peleando con mi padre y acababa llorando porque no quería hacerlos. Salía de clase a las 5 de la tarde, a las 6 tenía música hasta las 7 y no podía jugar por culpa de los deberes, así que me enfadaba mucho. Sólo recuerdo disfrutar de los deberes ya en 3°de ESO y porque me gustaba mucho la química y las mates de ese curso…

Carolina: Yo salía del cole a las 17.30 así q hasta las 18 o 18.15 aprox no llegaba a casa. No iba a extraescolares. A mí siempre me ha gustado estudiar aunque parezca extraño. A partir de 6 de EGB si tenía q estudiar y deberes, nos mandaban bastantes cosillas para memorizar sobre todo música y sociales y luego deberes, al final echaba toda la tarde y si acababa pronto leía q siempre me ha encantado!

Rosa: Yo no recuerdo tener deberes en el colegio como tal, si nos preguntaban las lecciones de un día para otro y había que leérsela/estudiársela. Es cierto, que tengo muy mala memoria así que a lo mejor había muchos y he preferido olvidarlos. De extra escolares tenía baloncesto, pero no eran todos los días y ya éramos mayores, a partir de los 12 diría yo. En el instituto si tenía más, pero no dedicaba demasiado tiempo y de extra escolar Francés como segundo idioma.

Ana: Yo hice todas las extra escolares que había y no xq mis padres trabajasen xq me tenían que llevar. La razón es que mis padres venían de un pueblo pequeño y me dieron la oportunidad de probar todo lo que ellos no tuvieron la oportunidad, tenía los deberes normales que hacía cuando llegaba a casa antes de acostarme mientras ellos organizaban las tareas, tampoco recuerdo tener que estudiar mucho hasta el instituto, que ya solo hacía el deporte que realmente me gustaba y alguna cosa más. La diferencia que veo con respecto a mis hijos es que en el colegio piden más implicación de los padres y somos los padres los que tenemos menos tiempo y a mi particularmente tanta manualidad escolar para padres me pone de los nervios….. Ah y se me olvidaba comentar la competitividad de los padres con las manualidades, te mandan hacer un escudo de la Edad Media y la gente lleva la joya de la corona… Será que no soy muy mañosa

Anita: Yo apenas tenía deberes.. leer algún libro y luego hacer resumenes..algun trabajo en equipo que nos gustaba y poco mas..luego ya en la ESO sí que nos metieron algo mas de caña pero tampoco excesivo.. Mi hija ahora en primero de primaria va a un cole sin deberes ..tienen que ” investigar” y ella encantada

Bárbara: Yo tenía todos los días actividades extraescolares con una dedicación máxima (conservatorio de música y ballet) y llegaba tardisimo a casa y después me ponía a hacer los deberes que nunca me agobiaron en exceso. Salía del cole a las 5 y llegaba a casa sobre las 8,30.

Lydia: Yo recuerdo los deberes desde 5° y si, tenía muchísimos y muy aburridos. Salia del cole a la 4:30 y no tenia extraescolares. Recuerdo tardes enteras haciendo un montón de deberes de todas las asignaturas. En cambio en el instituto apenas recuerdo los deberes.

Susana: Yo si me acuerdo de los deberes. La rutina era, al salir por la tarde parque con l merienda, y luego a casa a hacer los deberes. No recuerdo si todos los días, pero si había. Pero yo he sido una empollona toda la vida, así que no me molestaba nada hacerlos ni estudiar. No tenía extraescolares. De eso seguro. Creo que ni había oferta. En el Instituto si, muchos más deberes y mucho más que estudiar. Me levantaba bastante pronto para estudiar. Ahí tenía informática, pero era un pufo

Rocío: Yo siempre he tenido deberes, yo creo que desde tercero de EGB y para mi no suponía ningún problema, además teníamos clase por la mañana y la tarde, cuando volvía de clase hacíamos los deberes, merendabamos y nos íbamos a jugar a la calle.

Carmen: yo iba a clase de guitarra pero en horario escolar, a la hora de la comida, con respecto a los deberes, creo que tenía poco, quizás a partir de 7 de EGB.

Myriam: Hola, yo no recuerdo agobios de deberes en absoluto. De hecho los hacía en el salón con la TV puesta (sí, aquellos tiempos…), y nos quedábamos a jugar en el parque a diario durante horas. Por supuesto nunca fui a una extraescolar (aunque sí lo añoré), y pienso que hasta 7º de EGB o así no tenía carga lectiva reseñable. Y eso que estudié en colegio de curas. Nunca tuve sensación de agobio con los deberes y jamás mi madre me ayudó a hacerlos ni hubo trifulcas en casa por ese motivo.

Mara: Hola! Pues te cuento, yo recuerdo deberes a partir de 1º de ESO, quizá en 5º y 6º de EGB había algo, recuerdo exámenes y algún trabajo puntual, pero no recuerdo deberes diarios ni que fuera duro ni agobiante. En mi colegio teníamos además que no teníamos libros, solo apuntes de clase y quizá fotocopias, que metíamos en carpetas que se quedaban en clase. Quizá lo único fuera los libros de ingles, me suena que si tuviéramos de esos a partir de 5º. Y con respecto a las actividades extraescolares tenia clases de Ingles cuando mas pequeña (hasta los 10 años quizá) y después clases de danza y conservatorio de música. Llegar a casa, pues a las 14.00, creo que en la ESO había algún día que salíamos a las 15.00 y luego en Bachillerato ya si eran todos los días. Pero si pienso en mi infancia, no recuerdo ni deberes, ni libros ni trabajos. Espero haberte ayudado!

Marta: Pues mira, yo iba al cole de 9 a 13:30 y de 15 a 17 hrs. Recuerdo que nos mandaban deberes, trabajos, resúmenes, pero recuerdo hacer a mediodía la mayoría. De extraescolares tenía inglés, postcomunión, teatro, música… en fin, estaba bastante ocupadilla, pero lo más curioso es que casi nunca me sentí agobiada por ellos, únicamente cuando no hacía las cosas por vagancia y luego me tocaba correr. Mis padres nunca me ayudaron con los deberes o el estudio (era mi obligación) aunque si alguna vez les pedía ayuda no dudaban en ayudarme. Por cierto, me daba tiempo a jugar, leer, dar guerra…

Carmen: Yo soy de EGB, antes de Sexto, solo tenía 1 división para casa, hasta un años que dijo la profe que la ley no se lo permitía y se acabó la división. A partir de Sexto y hasta Octavo, a veces había que hacer trabajos e íbamos a la Biblioteca de mi barrio. Eso sí, leía muchísimo porque siempre me ha gustado y porque tenia muchoooo tiempo. En el Instituto no recuerdo haber hecho ni un ejercicio ,solo trabajos, analizar frases y estudiar

Ana Belén: yo como tu bien sabes ya que hemos ido al cole juntas no recuerdo pasarme las tardes haciendo deberes como ahora hace mi hija que va al mismo cole. Esta en primero de primaria y es una pasada lo que sacan y lo que les exigen. Yo recuerdo que me daba tiempo a merendar, ver barrio sésamo, jugar y esperar que viniese mi padre de trabajar. A la mía ahora entre unas cosas y otras no le da tiempo a jugar ni ver un ratito la tele …..eso sí, en la planificación que sacan los lunes con los deberes de toda la semana le ponen: “Importante, es obligatorio jugar un ratito todos los días”.

Alicia: Yo salía del colegio a las 14 horas. Los deberes los recuerdo muy fáciles siempre y además me encantaba hacerlos, solo lo pasaba fatal con los de matemáticas y luego en el instituto además de con las matemáticas con los de física y química, me sentía muy frustrada porque siempre he sido muy buena estudiante pero veía que en esas asignaturas nunca conseguía llegar al nivel y lo pasaba realmente mal, le echaba muchas horas sin conseguir realmente buenos resultados, así que me metí en el 4º de la ESO de Humanidades (luego el mismo bachillerato) y se acabaron todos mis problemas y frustraciones, todo fue como la seda! jajaja. Durante la primaria y la secundaria siempre he tenido clases extraescolares, pero igualmente disfrutaba mucha con ellas y me encantaba ir. Era yo quien presionaba a mi madre para que me apuntara a cosas. Empecé con 7 años a hacer danza clásica, lo dejé a los 9 años (porque la profesora, una pedante llamada ‘Doña Leonor’ me caía mal). Luego estuve dos años en mecanografía, otros dos años en informática y luego entré en la escuela de idiomas hasta bachillerato

Irene: Soy de la generación que inauguró la ESo. He vivido pues, dos sistemas: logse y lomce. No recuerdo hacer muchos deberes hasta el instituto. Lo que si que recuerdo era ir a la biblio para hacer trabajos en equipos desde bien pequeña.

Gloria: Yo hacia ingles extraescolar los martes y jueves, e informatica los lunes y miercoles, recuerdo tener deberes, y no lo recuerdo para nada estresante, seguramente porque normalmente eran ejercicios que no habiamos podido acabar en clase y alguna extra, y yo solo tenía los segundos. Creo que los deberes en exceso si que son perjudiciales, pero unos pocos para repasar lo aprendido (en clase hay distracciones y depende la hora no estás por la labor) y para que los padres vean lo que estás dando y te puedan ayudar, es bueno

Laclae: Pues lo mío lo recuerdo muy similar a lo tuyo. Llegaba a casa poco después de las 2. Comía, jugaba, algo de tele, y salir a la calle. No extraescolares. Hasta el Insti tampoco recuerdo muchos deberes.

Jennifer: Yo los recuerdo a partir de los 11 años y tengo memoria de elefante. Ergo, antes o no tenía o eran ná. Y cuando los tuve, nada que no se pudiese hacer en lo que duraba la merienda.

Victoria: Recuerdo empezar a hacer deberes en 6° de EGB, poca cosa. Por entonces no existían las extraescolares (al menos en mi zona). En 5° de EGB, la profesora que tuve, nos mandó alguna cosa puntual entre semana, pero siempre recordaré porque nos decía : “los fines de semana son para disfrutarlos, no para hacer deberes”. Tengo 40 años.

Mami Meeple: Jamás me sentí agobiada, hasta la universidad. Me gustaban. De. Ola jugué mucho. De adolescente leía todo el tiempo. Eso recuerdo yo.Mi experiencia ahora, como madre, fatal. Llevan 3 años con >4 horas al día. Tienen 9 años.

29 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Lola

    Hola, yo soy abuela ya. Te cuento que cuando yo era una niña tenía deberes pero no recuerdo que fueran demasiados, eso en Primaria. En la Secundaria y el Instituto eran más bien trabajos que se hacían en equipo.
    Pero sí existía una cosa, en primaria, que eran los llamados castigos, que te hacían copiar infinitas veces frases como: Debo de prestar atención en clase, aunque tuve una maestra en 6º curso que su castigo preferido era escribir 500 veces la palabra: esternocleidomastoideo o escribir 200 palabras llanas, 200 agudas y 200 esdrújulas, así que lo que yo hacía era ya tenerlas preparadas “por si acaso”.

    06 noviembre 2016 | 09:45

  2. Dice ser Alex

    Qué suerte tienen muchos.

    En sexto, séptimo y octavo de EGB teníamos cinco convocatorias de exámenes, donde cada uno contaba el 40% de la nota del curso.

    Nos llevaban en grupos a un salón de actos para hacer estos “exámenes finales”, donde la presión y incluso angustia los días de antes se puede imaginar.

    06 noviembre 2016 | 10:08

  3. Dice ser Alex

    Continúo, lo he enviado por error.

    Eran tres días de exámenes,tres exámenes cada día de una hora de duración. Descanso, preparación para el siguiente y vuelta al salón de actos para el siguiente test.

    El último de todos era “exámen final de curso”, donde se impartía toda la materia docente del año. Esa semana era dura.

    Ya en mis 35 no he vuelto a tener nunca una presión igual. Ni problemas para dormir, ni angustia.

    06 noviembre 2016 | 10:11

  4. Dice ser Vicc

    Lo que pasa que los niños de hoy en día están muy mimados. No digo que haya que revisar los planes de estudios pero tampoco es eliminar los deberes y tener al niño todo el día haciendo el gamba en la calle.

    06 noviembre 2016 | 10:41

  5. Dice ser una que va

    A mi me parece exagerada la reacción de los deberes por parte de los padres. Tengo niños alrededor en diferentes edades de primaria y los deberes para nada son abusivos.

    El problema es que los padres se sienten en la obligacion de hacerlos con ellos.

    En mi época, empecé un año antes parvulitos, había deberes de 1° hasta 8° y no nos traumatizados (soy de los 80). Además teníamos extraescolares (en mi caso 2 al día), mis padres trabajaban y no tuvieron enseñanzas superior nunca por lo que NO me ayudaban a hacer los deberes. Y no era la única de mi clase y nunca pasó nada.

    El problema es llegar cansado de trabajar y tener que obligar al niño a que haga sus tareas. Tenemos el sentimiento de que nuestros hijos no nos ven en todo el día y si llegamos a casa y les regalamos o les obligamos a hacer cosas nos odiarán, no es así. Los niños necesitan rutinas y disciplina (así como juego y derecho a estar con sus padres) y tiempo hay para todo. Las tareas que se les mandan son sencillas, ayudan a reforzar lo que han aprendido en clase, dan pistas a los padres de cómo va (y qué aprende) el niño y sobre todo crean un hábito de estudio.

    Por todo esto, no entiendo el problema con los deberes. Si son demasiados en algunos centros basta con hablar con la dirección. Pero bajo mi punto de vista son más que necesarios (y más ahora que en algunos municipios como en el que vivo el colegio es de 9 a 2…antes íbamos de 9 a 5)

    06 noviembre 2016 | 10:49

  6. Dice ser El Andoba

    Los padres no deben jamas interferir ni en los trabajos de los docentes profesionales ni en las instrucciones para mejorar las enseñanzas y educacion de los hijos. Si no te gusta el Centro, cambias a tu hijo y punto .
    Los deberes son necesarios, a clase se va aprender, a escuchar las explicaciones de las lecciones y a estudiar, los deberes escolares son la practica y el resumen de lo aprendido en el dia.
    Los niños tienen tienen tiempo mas que sufiente para todo, jugar, estar con la familia, y trabajar y mas con los horarios actuales que a las 4,30 ya estan en la calle ….
    Poco a poco se esta destrozando la sociedad y la familia por unos ineptos dirigentes y por por unos padres que deberian de estar en Siberia haciendo trabajos forzados.

    06 noviembre 2016 | 11:34

  7. Dice ser C

    Yo acabe EGB en el año 84. Deberes a partir de quinto o sexto de EGB. Salia del cole a las cinco, en diez minutos llegaba a mi casa, hacia los deberes y antes de las seis estaba en la calle.

    Ni si quiera me tenia que dar grandes palizas de estudio antes de los examenes, con lo que explicaban en clase y poco mas sacaba muy buenas notas. Creo que se aprovechaba mucho mas el tiempo en el cole y se iba “al grano”, ahora estudian por estudiar miles de cosas y luego no saben cosas fundamentales.

    Extraescolares iba desde los 11 años 2 horas por semana a mecanografia, que me encantaba. Entonces se llevaba mucho ir a maquina y a taquigrafia, yo solo hice maquina.

    Y para terminar una cosa fundamental, jamás me tuvieron que ayudar mis padres con los deberes, en mi epoca era impensable que se tuviera que sentar tu padre o madre contigo.

    06 noviembre 2016 | 11:50

  8. Dice ser Cristina

    Yo no sé a qué colegios ha ido esta gente, porque yo en primaria siempre tuve deberes (empecé primaria en el 95). Adaptados al nivel, claro, pero incluso en preescolar a veces teníamos que hacer alguna “ficha” en casa. Desde 1º teníamos que sacar un libro de la bliblioteca y entregar un resumen con un dibujo en un máximo de 15 días (yo siempre cambiaba de libro a la semana). Teníamos deberes de todas las asignaturas, vocabulario de inglés (a partir de 2º, aunque en aquellos tiempos se empezaba en 3º pero en mi colegio decidieron experimentar), practicar con la flauta para música, deberes de plástica con los que me daban las mil porque por entonces no se me daba muy allá. Lengua y mates, conocimiento del medio. Deberes de todas. Y jamás he ido a una academia, si me hacía falta algo me ayudaban en casa. Y me daba tiempo a ir a kárate dos veces por semana, 3 a partir de los 11 años.

    Que los niños tienen que tener tiempo para ser niños es evidente, pero los deberes sirven para afianzar los concimientos que se imparten en clase y son necesarios.
    He impartido clases particulares de inglés muchos años y normalmente el problema venía de casa y de cómo lo padres pasaban de saber lo que tenía o no que hacer el niño y por una sobreprotección enfermiza. He dado clases a niños de entre 6 y 15 años (también a adultos, pero eso no viene al caso), y de los menores de 12 años (o sea, en primaria aún) una mayoría no sabían leer las horas de un reloj o las tablas de multiplicar, y cuando llegas en inglés al tema de las horas y no se las saben en castellano ¿qué haces? ¿Por qué sus padres no se preocupan de esas cosas básicas? ¿Por qué no repiten las tablas de multiplicar hasta la saciedad en casa como hemos hecho todos? ¿Por qué varios de mis alumnos eran incapaces de atarse los cordones con 12 años? ¿Dónde están los padres? Es mucho más fácil darles todo hecho e inculcar que la ley del mínimo esfuerzo es lo mejor, así que les compramos solo playeras con velcro y que sean unos inútiles, y que no hagan deberes, mucho mejor que se pasen la tarde con la tele, el móvil y la tablet. Tuve hasta un caso en el que la madre un día le hizo los deberes que yo le había puesto a la niña, ¡¿para qué?! No sé para qué me pagaban si luego la mamá le tenía que hacer los deberes a una niña que suspendia la mitad de las asignaturas en 3º de primaria, pero eso sí, actvidades extraescolares de lunes a sábado.

    Deberes sí, en su justa medida, pero obligatorios.

    06 noviembre 2016 | 12:05

  9. Dice ser Lola

    Y hablando de mi experiencia como madre, mi hija tenía deberes en lo único en que yo la ayudaba, a veces, era en matemáticas y en inglés. Y cuando ya estaba en el Instituto le pasaba los trabajos a máquina, no teníamos ordenador. Extraescolares sólo hizo ballet por un tiempo, en esa época las clases eran mañana y tarde. Cuando llegaba a casa se duchaba, merendaba y hacia sus deberes, tenía tiempo para ver un rato la televisión y luego de cenar, temprano, al poco rato se acostaba, no le permitíamos estar hasta tarde levantada en tiempo de clases. Durante el fin de semana no recuerdo verla haciendo demasiados deberes, a veces si había algún trabajo que hacer la ayudaba más por diversión que por otra cosa como cuando tuvimos que construir un reloj de arena.

    06 noviembre 2016 | 12:12

  10. Dice ser Héctor Tilla

    Yo ya podría ser abuelo y, desde luego, recuerdo perfectamente que entonces los deberes ERAN deberes. Caligrafía y ‘cuentas’ desde que eras chinorri.
    Lengua, historia, matemáticas, geografía, literatura, trabajos manuales ,,, cuando dejabas de ser un pimpollito rico. en invierno … y en verano (aunque, es cierto, en estas fechas bastante ‘aligerados’).
    Los padres, pobres, poco podían ayudar, bastante trabajo tenían con supervisar que las moscas no aparecieran por el salón y no nos entretuvieran (hoy siguen siendo pocos quienes ayudan realmente a sus retoños, por mucho que se tiren el pisto diciendo que se pasan horas con ellos ante la tablet o incluso los libros).
    Hacíamos deberes y nos daba bastante tiempo para estar en la calle o en casa haciendo cosas de niños.
    Tengo la impresión de que hoy se sobreprotege demasiado, se les prohíbe demasiado (en el sentido del mítico y típico tópico: no te subas a los árboles, no corras, ten cuidado al saltar las rayas del suelo, no juegues en la arena, no vayas con esos niños … ) y se les inculca la idea de que no es necesario sobreponerse a los problemas, ya habrá alguien que te los resuelva … eres un niño (o un preadolescente o un adolescente).
    Deberes pesados dicen, como si tuvieran que estar calculando complicados algoritmos para llegar a visitar Alfa-Centauri.
    Por cierto, entre los que hacíamos deberes y jugábamos a ‘juegos violentos’ hay pocos sicópatas, que es lo que parece que dan a entender los ‘nuevos educadores’ si los niños hacen cosas, deberes incluidos.

    06 noviembre 2016 | 12:23

  11. Dice ser esperanza

    Yo estudié en un colegio religioso la EGB y teníamos deberes desde siempre y a partir de 6º incluso al medio dia una hoja de cálculo para llevar a la tarde.,Mi horario era de 9 a 13h 30m y de 15h 30 a 17h 30..Vivo en Valencia y tuvimos tiempo para todo.

    06 noviembre 2016 | 12:46

  12. Dice ser Alicia

    Yo estudié con EGB, ceeo que el mejor plan de estudios que ha habido hasta ahora. Tuve deberes desde primero y en párvulos recuerdo que había que repasar la cartilla Palau. A medida que avanzaban los cursos se incrementaban los deberes. Muchos trabajos en equipo, bien en un aula que prestaba el colegio o en casa de compañeros, mucho comentario de texto después de leer libros, visitas a museos o exposiciones que nos solía llevar el colegio y después trabajo de la visita. Estudié en colegio privado y no recuerdo sentirme agobiada por los deberes, lo veíamos con total naturalidad y ni mis padres ni los padres de nadie se metían en en esto ni interferían en el trabajo de los profesores. Cada evaluación los padres eran citados para comentar las notas y la trayectoria del alumno, pero nunca salió a colación el tema deberes. Como niña me hubiese gustado sólo hacer las tareas escolares que más me gustaban y zanganear a mis anchas, claro, pero ni traumas ni malos recuerdos. Una vez contada mi experiencia quisiera dar mi opinión.
    Creo que en la actualidad los padres interfieren y participan demasiado en los proyectos educativos de los colegios, ponen en duda la profesionalidad de los docentes y creen que lo saben todo. Cada profesional lo es en lo suyo y si a nosotros no nos gusta que en nuestros trabajos haya intrusismo, lo mismo a los profesores. Si no le decimos a un médico cómo nos ha de extirpar la apendicitis, por qué les decimos a los profesores cómo han de hacer su trabajo.
    Supongo que en esto habrá tantas opiniones como padres, porque estas quejas ni están pensadas en la formación y disciplina de los niños, sino en los horarios laborales de los padres. ¿En qué se diferencia que un niño traiga deberes a casa o que los padres le llenen de actividades extra escolares?, para mí está muy claro, los padres ponen actividades acopladas a sus horarios, rellenando los huecos en los que ellos no pueden estar con sus hijos, llegan a casa y los niños tienen los deberes, ni los críos tienen ganas de hacerlos porque traen a las espaldas jornadas escolares y extra escolares maratonianas y los padres vienen hasta el gorro de trabajar y no tienen ni ganas ni tiempo de sentar a sus hijos con tranquilidad a que hagan los deberes y, mucho menos, se sentarse con ellos a interesarse por lo que hacen o echarles una mano. Llegan a casa de manera caótica, con tareas caseras por hacer, cenas, baños y mil historias.
    Yo creo que la jornada escolar de un niño nunca debería ser superior que la laboral de los padres, pero casi todos empiezan a las siete o siete y media de la mañana y acaban a más de las seis de la tarde, se han de acoplar a los horarios de trabajo. De eso no tiene la culpa ni el colegio, ni los profesores ni los planes de estudios. Queremos que nuestros problemas de cada y nuestros días insuficientes de veinticuatro horas nos los solucionen en el trabajo y en los colegios, conclusión, de todo esto pagan el pato los niños, mal atendidos, horarios eternos y poca formación escolar. No se puede abarcar a todo y teniendo hijos hay que plantearse muchas cosas.
    Me parece fatal boicotear los colegios con huelgas por deberes haciendo que el alumno llegue con los deberes sin hacer, haciéndole, lo,primero, pasar mal rato, lo segundo metiéndole en una problemática adulta y tercero hacerle participar en algo que no sabe muy bien por qué es, huelgas que no van con la infancia.
    Cuando se elige un colegio se elige sabiendo cómo es y qué programas sigue, lo que no se puede hacer es matricular al niño y luego incordiar queriendo imponer tu ley, es una falta de respeto. Además de que los niños necesitan disciplina y respeto hacia sus educadores y su colegio, pasaràn ahí mucho tiempo y debe mostrárseles las escuelas como un sitio familiar y bonito dónde van a aprender. Desde que los padres se meten tanto en el colegio y en el profesorado va todo peor, amén de la,poca educsción y respeto que inculcan a sus hijos.

    06 noviembre 2016 | 13:05

  13. Dice ser werrt

    Sí me gusta que ponga sobre la mesa el debate de cómo enseñar a nuestros niños cuando está claro que el sistema de ahora no funciona.

    ¿El sistema de ahorra no funciona? cuando fui la última vez que funcionaba. Si miramos los estudios PISA desde la fecha que se hace este estudio en España solo podemos ver una cosa hemos ido de mal en peor, o es lo mismo cómo decir desde 1982 hemos ido atrás la escuela no ha mejorado todo lo contrario. 35 años de leyes socialistas no han aportado mucho, pero indican muy claramente que es el camino equivocada.
    Los cambios en los leyes tarden años en indicar su éxito o su fracaso pero 35 años de educación y pensamiento socialista dejan muy claro el fracaso. Tenemos la doble cantidad de estudiantes que Alemania con la mitad de habitantes pero un montón de Camareros con títulos académicos, como dice este famoso Cocinero de la Tele RICO RICO.
    Valoramos y damos más importancia a la cantidad que a la calidad, exactamente lo contrario de nuestros competidores.

    06 noviembre 2016 | 13:47

  14. Dice ser Alberto

    En Salesianos Zaragoza,tuve deberes desde primero de EGB,de cuarto a octavo,clases de repaso pagadas por mis padres una hora,mas media hora ir y volver de casa del profe,Karate una hora de martes a viernes más media hora ida y vuelta,después deberes 2 horas.total de 9:00a 13:30 de 15:30 a 17:15 +1 hora de repaso + 1 KARATE +
    2 horas de deberes
    TOTAL:11 HORAS MÁS LAS HORAS DEVOLVER A CASA.

    Para acabar siendo un parado de larga duración seis años ya.

    06 noviembre 2016 | 13:50

  15. Dice ser yaya

    Ya veremos las notas de los hijos de éstos de la CEAPA que han hecho huelga. Los profesores van a seguir dando su materia independientemente de la vena rebelde de éstos. Cuando lleguen los examenes ya aprenderán quien tuvo razón. Si los críos pagan el pato, pues que así sea.

    06 noviembre 2016 | 13:58

  16. Dice ser Eduardo Medina

    Pues yo voy a romper un brazo contra los deberes. Yo tengo 31 años, así que yo soy de la LOGSE. Sinceramente, no digo que no se pongan deberes, pero la verdad es que era un pasote espectacular ver la cantidad que se llegaba a mandar. En 4ª de la E.S.O. me encontré con la situación de que cada profesor quería que solo estudiásemos su asignatura (esto es más habitual de lo que la gente cree). Como consecuencia de esto cada una de las seis (o cinco, no recuerdo bien) que pasábamos en el instituto, donde teníamos una asignatura diferente, el profesor de turno mandaba tantos deberes que podías tirarte toda la tarde, llegando a las 70 actividades, si multiplicas 70 por 6 no hace falta ser un lumbreras cuantos deberes se habían mandado, y más de la mitad era para mañana porque tocaban sus asignaturas.

    Yo era un estudiante regulero, le echaba unas horas y pasaba, pero los que “hincaban los codos” se ponían justo después de comer, parando solo para merendar y cenar, y a las una de la mañana todavía no habían terminado lo que era para mañana. Y no, esa clase no era una clase llena vagos, de hecho yo era el peor alumno y aprobaba, justo, pero aprobaba, uno era de sacar bien y el resto, unos 19 compañeros, todos de notable y sobresaliente. No, no era una clase de vagos, era una clase con un nivel alto y muy trabajadores. Y con todo esto, nos quejamos amargamente ante los maestros para que modularan un poco porque era comprensible que mandasen deberes, pero no aquella burrada. Sí, los niños tienen que hacer deberes, eso nadie lo cuestiona, lo cuestionable es que se tiren tardes enteras solo pegados a los libros y sin tiempo para otra cosa, teniendo que sacrificar la actividad extraescolar muchas veces.

    El sistema educativo basado en los modelos económicos liberales peca de mirarlo todo desde el punto de vista númerico-económico, y no ver que las personas no somos máquinas de producción, sino seres con sentimientos. Creo que los niños tienen que llevar deberes a casa para aprender a ser responsables, pero ahogarlos con los deberes termina por hundir su motivación, sus ganas de aprender y hace que cada vez que falte un maestro sea una juerga porque así al menos tendrán alguna tarde libre. ¿Digo tardes libres? Hay casos en que los niños no se libran de los deberes ni los fines de semana, echando muchas horas al día, y está más que demostrado que las montañas de deberes no mejoras el rendimiento escolar.

    Luego, me gustaría hacer una crítica a las obsoletas metodologías que tenemos en España, que hacen que los niños aprendan muy poco en comparación los de nuestros entorno. Los niños españoles son de lo que más horas echan al aprendizaje de lengua extranjera, sin embargo, son los que menos aprenden con diferencia. Desde tercero de primaria hasta segundo de bachillerato pasan 10 cursos, 10 cursos en los cuales niños salen con un nivel NULO de inglés, y eso, guste o no a un profesorado conservador y que continúa unas metodologías heredadas de la época tecnocrática del franquismo, se lo tiene que hacer mirar sí o sí.

    A lo largo de mi vida he aprendido dos idiomas y medio, todos por necesidad, y no debo nada, pero absolutamente nada a la educación reglada obligatoria del conocimiento de esos tres idiomas. Nací siendo francófono, pero me vine a España de pequeño y se me olvidó, aquí OK, pero el castellano lo aprendí con juegos de niños, no con la lengua castellana en el colegio, y de inglés, aunque yo me quedé en 4º de la ESO, no aprendí nada y lo que se lo aprendí de forma autodidacta y con algo de refuerzo en la UNED con un título de B1 no convalidado, al cual le echaba una hora de clase a la semana durante seis meses. Ahí el enfoque era mucho más práctico que en el cole y aprendí más que en 8 años en la educación reglada. Simple y llanamente lamentable.

    06 noviembre 2016 | 14:06

  17. Dice ser Mary

    Yo soy de la época de los primeros años de la EGB. Recuerdo tener deberes casi siempre, como escribir redacciones, ejercicios de matemáticas, lecturas y resúmenes… nunca me agobié, pero tampoco iba a extraescolares porque en mi pueblo no existían. Tenía horario partido de 9 a 12 u de 2:30 a 4:30. Hacía mis deberes, merendaba y me iba a la calle a jugar o me quedaba en casa a ver el ratito de dibujos animados que ponían.
    Hoy en día soy madre y maestra. Mis hija nunca han estado agobiadas por sus deberes y han ido a extraescolares hasta tres veces a la semana. Como maestra de Infantil me sorprende que las madres siempre me pidan deberes para sus hijos y a veces los fines de semana les mando alguna cosita sencilla como colorear un dibujo o pegar alguna pegatina. No lo hago entre semana para que puedan ir a sus extraescolares, pues tengo alumnos que van hasta a dos actividades en el mismo día ¡y solo tienen cuatro años!
    Lo que por mi experiencia he comprobado es que los deberes se van dejando de aceptar por las familias según los chiquillos son mayores y van aumentando en complejidad.

    06 noviembre 2016 | 14:22

  18. Dice ser Carmen

    Tengo 61 años y en esa época, en ingreso y bachiller, sí teníamos deberes pero pocos: algunos problemas de matemáticas, traducciones de latín, griego y francés y estudiar lecciones: “de la página tal a la cual….” Y para los exámenes, evidentemente, había que estudiar. En el caso de mi hijo, tampoco tuvieron deberes en exceso (hablo de los ochenta). Y ambos, los hacíamos por nuestra cuenta, sin el concurso de nuestros padres, aunque siempre recordaré que mi madre me ayudó con “Labores” y mi padre con “Dibujo técnico” pues soy negada para las cosas manuales. Y si mi hijo preguntaba algo, evidentemente le respondíamos. pero esos círculos de whasapp de deberes que se han formado ahora entre padres?? No puedo entenderlo!! En fin, mi opinión, menos deberes y nuevas tecnologías (tablet, móvil, pc) y más jugar con otros niños a cosas creadas e inventadas por ellos, sin dárselo todo hecho.
    Tanto mi hijo como yo, tenemos carreras universitarias.

    06 noviembre 2016 | 14:39

  19. Dice ser Mary

    Otra cosa que quisiera comentar es que me parece muchísimo más grave obligar a los niños de 3º y 6º de primaria a hacer unas reválidas que consisten en examinarlos durante tres agotadoras jornadas justo una semana antes de la tercera evaluación. Y no veo a nadie protestando ni haciendo huelga.

    06 noviembre 2016 | 14:53

  20. Dice ser LuisBravo

    El problema no son los deberes ….si no el calendario escolar.

    Hace 30 años, el instituto (hoy la ESO) comenzaba en octubre….hoy comienza el 12 septiembre.

    Antes la EGB (hoy primaria) comenzaba el 15 septiembre…hoy a primeros de septiembre.

    Y lo mismo pasa en junio….con más días de clase.

    El problema es que un buen número de padres consideran el instituto una guardería de adolescentes.

    06 noviembre 2016 | 14:56

  21. Dice ser A. BRAVO

    Yo no creo que los deberes sean malos,al contrario,siempre en su justa medida…claro..
    Yo estudié en los 80 y desde 1o de EGB recuerdo traer la caligrafia rubio, o los cuadernos de rubio de mates o las tablas de multiplicar… Yo hacia bastantes extraescolares siempre saqué buenas notas y no recuerdo agobiarme.Ya de más mayor recuerdo ir a casa de los compañeros a hacer trabajos..pero claro, hasta sexto no vi ni el inglés,ni la música por ejemplo…..
    Mi hija de 7 años dsd los 3 hace inglés, robótica,música… Más asignaturas menos tiempo en el cole para hacerlo todo..ella hace segundo de primaria y no son excesivos ..pero por ejemplo…trae la caligrafia para hacer en casa muchas veces xq como no le gusta va más lenta en el cole y no la acaba ..hay compañeros suyos que no la traen ni un dia..eso si,bastantes controles…pero de menos materia, y una o dos fichas x dia..en quince minutos o media hora listos….
    No sé a que viene tanto rollo,todos los hemos hecho…pero hay padres que les molesta tener que ponerse con ellos xq llegan tarde del trabajo…
    No es culpa del colegio que haya padres que llegan muy tarde y tengan a sus hijos a veces en extraescolares para tenerlos en algún sitio y luego toca hacer la tarea….

    Esta huelga la veo absurda totalmente y sólo enseña a los niños a quejarse x todo en vez de esforzarse….demasiada información para los pequeños que no les hace ningún bien..y luego nos asombramos cuándo no hacen caso a sus maestros…

    Más respeto a los docentes,por favor.

    06 noviembre 2016 | 17:08

  22. Dice ser Cristina

    En los primeros cursos de EGB teníamos cuadernillos de rubio de caligrafía, operaciones matemáticas y problemas. Cada trimestre tocaba hacer un trabajo de lengua sobre un libro que leíamos en casa. Luego a partir de sexto empezaban los exámenes y los trabajos de naturales (herbarios, cuadernos de campo), de sociales (investigar sobre un periodo concreto, sobre algún pintor), de lengua (seguían, ahora más extensos), teníamos trabajos hasta de religión. No recuerdo vivir agobiada ni por las tareas diarias (sobre todo, de matemáticas y lengua) ni por los trabajos trimestrales (infinitamente más interesantes).
    El horario de colegio era de 9 a 17, me quedaba a comer en el cole, y un par de días a la semana practicaba un deporte extraescolar allí mismo, primero judo y después voleibol.
    Mi época de estudiante fue la EGB en los 80, BUP a primeros de los 90 y terminé la universidad en el año 2000.

    06 noviembre 2016 | 17:33

  23. Dice ser Javier Medina

    Tengo 51 años. Y no recuerdo vivir una EGB estresada. Media hora de camino al cole, comida en el colegio y otra media hora de vuelta, para llegar a las 17,30 h. desde las 8,30 que salía de casa. Y todavía la tarde daba mucho de si. Primero bocata (quien no recuerda el chorizo Revilla), barrio sésamo, 1 hora de deberes a los que no me ayudaban mis padres ya que su formación no les permitía (no como ahora que están las academias de refuerzo o repaso) y aún me daba tiempo de salir a jugar a la calle con mis amigos en verano y primavera. Solo existía una importante diferencia, mi madre era ama de casa como imagino muchas de la época y no existían actividades extraordinarias, ni canguros que te tuvieran por la tarde entretenido, es decir disponía de toda la tarde para administrar mis tareas. Con esto quiero decir que hoy en día en gran parte de familias trabajan los dos y que el tiempo cuando está toda la familia en casa, en ocasiones ya tarde, es imposible de administrar como hace 40 años. Es por ello que los colegios deberían comprender la vida actual que nos toca vivir y proponer un volumen de deberes acorde a los tiempos que vivimos. Deberes Si pero en su justa medida.

    06 noviembre 2016 | 20:39

  24. Dice ser Rocio malagueña

    Mis deberes cuando los tenia eran sobre una excursion que habiamos hecho en esa semana,( a modo de redacción) o visitas culturales cosas que se hacian fuera de lo normal de las horas de cole. Y por las tardes era super feliz: merendaba pan con chocolate, veia barrio sesamo y disfrutaba jugando en la calle o en casa con los juguetes.
    En ningun momento pensaba que aquello desapareciera porque tuviera que dedicar toda la tarde a hacer lo que llevaba haciendo desde las 9 en el cole

    07 noviembre 2016 | 01:37

  25. Dice ser Sebas191

    Casi nunca tuve deberes, y puedo decir, bien alto, que con 14 años salí con más conocimientos que mis hijos con 18, y eso que a ellos siempre los han cargado de deberes. No sé que falla en la enseñanza, pero recuerdo hacer ejercicios sólo en tiempo de clase, prácticamente hasta 8º de EGB, y durante años fui el primero de la clase, a pesar de que mis padres no sabían ni leer ni escribir. No es pedantería. Luego en BUP te hacían leer un libro cada trimestre y presentar un trabajo.
    Creo que los niños empiezan demasiado pronto con cargas de trabajo extraescolar, y que es un fallo más de la educación, de como está planteada hoy día. Mis deberes eran jugar con los amigos y dibujar, que me gustaba y hacía porque quería. Las actividades extraescolares deberían ser elegidas por los niños, si es que quieren hacer algo. También hay una gran problemática hoy día con los móviles, la TV, las redes sociales… todo fruto del mismo problema. Además de que, si somos sinceros, no sé porque nuestros hijos deben ocupar más horas dedicados al estudio que nosotros al trabajo, cargados hasta los fines de semana de tareas extraescolares.
    Hay que replantear la educación, eso está claro.

    07 noviembre 2016 | 10:09

  26. Dice ser Silvia

    Yo a partir de 3° de EGB tuve muchos deberes, además se trataba muchas veces de copiar y copiar páginas del libro.Tb en ese curso recuerdo mucha presión para aprender las multiplicaciones y cuando todavía no las dominábamos nos metieron las divisiones. Recuerdo a mi madre quedarse noches ayudándome a acabar trabajos de plástica…ella en aquella época ya se quejaba de los muchos deberes q tenía. Recuerdo llorar de lo muchisimo que tenia q estudiar a partir de 5° de EGB. Extraexcolares ninguna. Todo esto fue en los 80 y en un cole de monjas. Para mi el paseo fue 1° de BUP, ya que llegué con más nivel q mis compañeros pero con mucho estrés en mis espaldas de años atrás

    07 noviembre 2016 | 22:06

  27. Dice ser Mónica

    Yo no se si tengo edad de ser madre o no. Tengo 24 años, e hijos ninguno. Pero me indigna todo lo que se está haciendo con los niños de ahora. Yo he tenido deberes toda la vida. Primero más fáciles y según iba creciendo se iban complicando, pero jamás de los jamases he tenido problemas para llevarlos acabo. Y eso que he ido a la universidad y he finalizado mi carrera año por año. Y con padres autónomos los dos que no tenían mucho tiempo para dedicarme.

    Creo que hoy en día, se quiere volver a los niños tontos, o no dejarles desarrollarse como deben, en mi opinión tienen demasiadas clases estraescolares, ya sea natación, karate, futbol. Lo que unido a que muchos ya tienen redes sociales, móvil y play station con 12 años. Les deja muy poco tiempo para jugar al aire librey dedicarse a lo que es su trabajo, estudiar. Que es lo único que tienen que hacer. Creo que se debe apoyar a los profesores y ayudar a los niños en la medida que se pueda, a que se vuelvan independientes y aprender a hacer sus labores, porque cuando vayan a bachiller o a la universidad, los padres no van a conseguir que les quiten los deberes haciendo huelga, ni por mucho que hablen con los profesores. Por eso es importante que los niños aprendan a trabajar pronto, porque es su deber.
    Eso sí, no estoy a favor de deberes difíciles con 5 años. Pienso que para todo hay una edad, y una cosa es que les hagan hacer dibujos o cosas por el estilo y otra que les manden hacer divisiones y fracciones.

    09 noviembre 2016 | 21:18

  28. Dice ser Lidia

    Pues yo estudié EGB y BUP a finales de los 70 y 80, y me acuerdo de tener deberes desde bien pequeña. Ya por lo menos desde primero. Teníamos deberes todos los días, además de tener un control todos los trimestres.
    No sé de dónde se saca la gente que antes no había deberes.
    De todos modos, por experiencia propia como estudiante y profesora, por muy buen profesor que sea uno, el que debe hacer por aprender es el alumno. A no ser que tengas una memoria fotográfica la mayor parte de lo que haces en la clase se te va a olvidar, el estudio y los deberes son lo que te ayudan a afianzar conocimientos.

    Es muy normal que en conferencias comerciales con adultos, siempre te sale la explicación de que si das la misma conferencia a 100 personas, al final tienes 100 conferencias distintas. Esto explica que el cerebro y la memoria de cada persona funciona de forma distinta. Esto es igual con los niños. Por mucho que os empeñéis con ir a clase solo no basta, hay que estudiar y hacer deberes.

    ¿Hay demasiados? Quizá hay que mirar a la carga lectiva. Pero lo que está claro es que los niños de ahora se pasan la vida en actividades extraescolares de todo tipo… quizá también esto hay que reducirlo.

    10 noviembre 2016 | 02:02

  29. Dice ser María

    No tuve deberes hasta 2º de Primaria (1999), al principio eran bastante fáciles, pero a partir de 4º-5º de primaria tenía deberes todos los días a los que había que dedicar horas, aunque siempre había tiempo para jugar. Al llegar a la ESO (11-12 años) los deberes, trabajos y exámenes cada vez fueron más agobiantes, hasta el punto de quedarme estudiando hasta tarde bastantes días. En bachillerato ya fue una locura, en mi instituto implantaron el sistema de 4 evaluaciones y no había tiempo para nada. De extraescolares tenía inglés, natación o danza, pero nunca más de 3 horas a la semana.

    En mi opinión el sistema que yo viví trataba de meterte una cantidad brutal de información simplemente haciéndotelo aprender de memoria. No te impulsaba a pensar por ti mismo, ni utilizaba el juego como método de aprendizaje, todo era memorizar datos, fechas, fórmulas y procesos. Trabajos de investigación tuve muy pocos.

    10 noviembre 2016 | 20:51

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.