BLOGS Deportes
Bravo, Fernando – Fórmula 1 y Fernando Alonso Bravo, Fernando – Fórmula 1 y Fernando Alonso

El blog de Fórmula 1 de 20minutos.es, por un alonsista.

Alonso es elegido el mejor piloto por sus propios rivales


Hasta los propios rivales de Fernando Alonso han reconocido que el asturiano es actualmente el mejor piloto en la parrilla de la Fórmula 1. Aunque a los antialonsisas les duela, Fernando ha sido el más votado, por una amplia diferencia, en un cuestionario anónimo repartido entre los 24 pilotos del Mundial, tal y como publica el periódico alemán Bild.

En dicha encuesta, que sólo se negaron a contestar en Williams y Renault, también fue elegido Ayrton Senna como el mejor piloto de todos los tiempos, por delante de Michael Schumacher.

A Lewis Hamilton le queda el honor de haber sido votado como el piloto más agresivo de la parrilla. Mónaco fue elegido el circuito más peligroso del calendario.

Pero la gran sorpresa ha saltado en la pregunta de cuál era la chica más guapa en el paddock de la Fórmula 1. Uno de los pilotos, no se sabe quién, ¡¡votó por Nico Rosberg!! Una bromita que no sé que tal le sentará al piloto alemán, a quien los mecánicos de Williams apodaron Britney el año pasado, por su parecido con la cantante Britney Spears.

Bromas aparte, Rosberg fue superado en las votaciones por la reportera de la televisión francesa Marion Jolles:

80 comentarios

  1. Dice ser silas

    no nos han dicho nada nuevo

    Todos sabiamos que es el mejor, aunq haya algun envidioso que intente negar la realidad insultando y dando pena

    ANIMO FERNANDO!

    23 Julio 2010 | 15:43

  2. Dice ser eltontolculodesuco

    Seguro que el troll @cornudo no opina lo mismo y ya sabemos que es el único que “entiende”, aunque no sea de F1.

    23 Julio 2010 | 16:17

  3. Dice ser F1 Fan

    Es curioso como cuando los pilotos alaban a Alonso, no saltan los de siempre diciendo que eso son ilusines de los Alonsistas… Estaría interesante saber quien votó a quien, pero el periodico no parece dar mas información.

    23 Julio 2010 | 16:23

  4. Dice ser andres

    Vamos Fernando, que este año seremos campeones

    23 Julio 2010 | 17:18

  5. Dice ser martin

    alonso es todo un campeon!!!!!!!!

    23 Julio 2010 | 17:18

  6. Dice ser Lloronso

    El día que Kobayashi le devuelva las pegatinas que le despegó a su Ferrari quizá.

    23 Julio 2010 | 17:52

  7. Dice ser antialonsos y sus lecciones magistrales de F1

    para Lloronso

    tu no sabes las diferencias de tiempo en ir con neumáticos duros(con más de cincuenta vueltas) y neumáticos blandos(recien salidos de boxes)?

    23 Julio 2010 | 18:04

  8. Dice ser sudaca stronzo y cornuto

    ??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

    23 Julio 2010 | 18:06

  9. Dice ser Gabriel

    Sigan repitiendolo a ver si ustedes mismos llegan a creerselo!!!!

    23 Julio 2010 | 18:11

  10. Dice ser Angryel

    Si, claro, es el mejor y corre en la mejor escuderia, por eso gana todas las carreras y va primer.. Ups, espera un segundo…

    23 Julio 2010 | 18:17

  11. Dice ser ¿quién entenderá más?

    Los que han dicho ya en muchas ocasiones que Fernando es el mejor:David Coulthard,Bernie Ecclestone,Jean Todt,otros pilotos y ex pilotos que ahora no me acuerdo,sus compañeros,etc,etc…, o cuatro sudacas reprimidos y envidiosos?

    23 Julio 2010 | 18:24

  12. Dice ser lo dijo un sabio

    para Angryel

    al igual que en el fútbol:
    NO SIEMPRE GANAN LOS MEJORES

    23 Julio 2010 | 18:29

  13. Dice ser AMG

    Schumacher el 2º mejor de la historia, por detrás del inigualable Ayrto Senna, algo que yo ya sabía.

    Ahora empezar a decir que ganaba porque hacía trampas, en 3, 2, 1…

    23 Julio 2010 | 18:29

  14. Dice ser AMG

    AYTORN, no Ayrto.

    23 Julio 2010 | 18:31

  15. Dice ser AMG

    AAAAGGGGHHHH. Lo pondré bien por Dios. AYRTON SENNA.

    23 Julio 2010 | 18:32

  16. Dice ser Asturiano, cornudo and son of great bitch

    Joder, pues si que andas atrasado con las noticias…

    … de todas formas, AUNQUE A TI TE DUELA, Bild es un periódico sensacionalista , de prensa amarilla, sigue la misma linea que el periódico “El Caso” (ni idea si sigue publicando) y dudo mucho que le hayan hecho una encuesta a los pilotos.

    Ahora que, tu puedes creerte lo que te salga de los cojones… que yo me parto de risa.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Bild-Zeitung

    “Bild-Zeitung, diario alemán fundado en 1952 que ostenta el primer puesto en cuanto a tirada diaria en Europa y el tercero en el mundo (2004). Pertenece al grupo editorial Axel Springer, es mismo que publica y el rotativo Die Welt. A pesar de ser considerado como sensacionalista, disfruta de gran influencia sobre la opinión pública de Alemania. Sus artículos cuentan con grandes titulares y están escritos en un lenguaje claro y sencillo.”

    JAJAJJAJAJAJAJA…. me parto de risa, alonsimios de mierda, os agarráis hasta a la hierva, con tal de no tener que abrir los ojos…
    JAJAJAJAJAJJ

    23 Julio 2010 | 18:34

  17. Dice ser YOC

    UNAS CAPTURAS DEMUESTRAN QUE ESTAN CHANTAJEANDO A KARMEN GARRIDO, EX PRETENDIENTA DE RAFA MORA

    LO PUEDES LEER EN http://yoc-myhyv.blogspot.com/2010/07/uh-muy-fuerte-despues-de-sus-polemicas.html

    23 Julio 2010 | 18:43

  18. Dice ser javier

    ES EL MEJOR TODOS LO SABEMOS, ES UN IDOLO, PRINCIPALMENTE PQ NO ES FACIL QUITAR EL PUESTO A SU COMPANERO MASSA AL ENTRAR A BOXES, ESO FUE UNA JOYITA Y POR LO GRANDE DE SU BOCA Q QUITA LUCIDEZ A SU CEREBRITO, ES EL MEJOR!!!

    23 Julio 2010 | 18:53

  19. Dice ser antonio larrosa

    El tio del blog no tiene ni idea. ¿Alonso el mejor? Está quinto en la general, no ha ganado una pole en toda la temporada, sólo ha ganado un GP este año, mete la pata cada dos por tres ¿Es el mejor? Anda, anda, que no hay peor ciego que el que no quiere ver. ¿Antialonsista? Voy a perder el tiempo en estar en contra de este evasor de impuestos, llorica, amigo de las excusas, anda que !

    clica sobre mi nombre.

    23 Julio 2010 | 19:13

  20. Dice ser antonio

    Ya era hora que los propios compañeros demostraran quién es el jefe en la formula 1.

    http://www.badu.com.es

    23 Julio 2010 | 19:15

  21. Dice ser JUANMI

    ALONSO ES SIN DUDA EL MEJOR, AHORA LOS QUE NO TIENEN NI IDEA DE F1 Y LOS ENVIDIOS@S DIRÁN LO CONTRARIO, PERO ESO ES LO QUE HAY, HASTA SUS COMPETIDORES LO RECONOCEN, POR ALGO SERÁ. VENGA SEGUIR LADRANDO ENVIDIOSOS.

    23 Julio 2010 | 19:16

  22. Dice ser paquete requetexpress

    Vamos, que es el que menos envidia levanta

    23 Julio 2010 | 19:17

  23. Dice ser SI, HOMBRE, SI...

    Ahora solo queda que gane algo y deje de hacer el ridículo en la pista que de boquilla ya vemos que los lloronsistas vais sobrados

    23 Julio 2010 | 19:18

  24. Dice ser Antonio

    Lo evidnte es evidente, lo que no sé porqué hay tano latino en contra de Alonso, ¿envidia?… Mira que bien le fue a Montoya en Mclaren. Si es que está visto que los ingleses no les gusta que un español les gane. Gracias que estamos en la época dorada del deporte español.

    ÁNIMO ALONSO, LO TIENES DIFÍCIL PORQUE TIENES QUE LUCHAR CONTRA 23 PILOTOS, CHARLIE Y ALGÚN QUE OTRO COMISARIO… PERO TÚ PUEDES…

    A POR TODAS.

    23 Julio 2010 | 19:19

  25. Dice ser Jose

    Es curioso lo de este país, los catalanes critican a todos nuestros deportistas que no sean de alli, que bueno, Corredor, Alonso, Iker Casillas, lo este pais es muy fuerte con los deportistas, la cantidad de gente buena que sale, aun cuando no son elegidos en el centro de alto rendimiento de Sant Cugat, que solo dan preferencia a los catalanes.
    Venga colega a ver si os dan la independencia ya de una vez y nos dejais tranquilos. NOSOLTRES SOLS, JAJJAJAJAJ

    23 Julio 2010 | 19:25

  26. Dice ser antonio larrosa

    Lloronso es el mejor en su casa suiza a la hora de comer. En la pista es un donnadie que no sube al podio ni en sueños. Animo Webber y Vettel (yo estoy con Red Bull) Puxa Asturies !!!

    clica sobre mi nombre

    23 Julio 2010 | 19:35

  27. Dice ser hector

    Pobresitos catalanes y vascos, sangran por la herida, es mas sangrarán toda la vida, el resentimiento tine pies de barro, o como decia un gran filósofo: El Nacionalismo es una inflamación de la estupidez humana.

    23 Julio 2010 | 19:48

  28. Dice ser Juan

    Alonso es español, pero ni es catalán ni el barsa es su club favorito.
    Ya se que jode a muchos y por eso hay que masacrarlo aquí en su país, aunque el resto del mundo lo considere el mejor piloto actual.
    España es así, no tenemos remedio.

    23 Julio 2010 | 19:57

  29. Dice ser Juan

    Los catalanes no quieren la independencia, no son tontos.
    Sólo la exigen para a cambio de resignarse, seguir sacando millones de euros al Estado Español.
    Saben que si fueran realmente independientes, no se llenarían sus arcas a costa del resto de España.
    Boicot a los productos catalanes.
    ¡¡YA!!

    23 Julio 2010 | 20:00

  30. Dice ser hector

    Que lindo lo que decis del Boicot, con unos pocos cientos de miles que nos pongamos de acuerdo, el catalanismo se cae como un castillo de naipes, y se meten el estatuttttt,enrolladito por donde todos sabemos

    23 Julio 2010 | 20:09

  31. Dice ser Juan-1 ( no te pongas nerviosito Carles)

    Va que la cosa parece que arranca

    Feliz fin de semana!!!

    23 Julio 2010 | 20:11

  32. Dice ser badass

    “Es el mejor, pero tiene mala suerte.”

    Anda yaaaa!!!!

    23 Julio 2010 | 20:18

  33. Dice ser Juan-1 para el Juan de arriba

    No les digas eso hombre que los cabreas y despues me dicen Fascista a mi

    Venga que este fin de semana tiene buena pinta , De la rosa no va a romper y Algersuari va a ganar a su compañero , por otra parte el hispania tiene un arma secreta ( dicen que es la antena pero tiene toda la pinta de una VELA DELA COPA AMERICA) ahora esperemos que el viento no les sople en contra y sin ya sin cachondeo que acaben la carrera

    SUERTE!!!

    23 Julio 2010 | 20:18

  34. Dice ser Fernando Rivera

    Yo me parto con las críticas de unos y otros (y de unos hacia los otros). El que lo pone verde es el único que entiende de F1. Y el que lo defiende a ultranza… también.

    Una pregunta: ¿en qué faceta lo han considerado el mejor, pilotando en el circuito, como compañero de los demás pilotos, como el más legal, la mejor persona?. Sería interesante perfilar algo más esa información.

    Y como algo menos alonsista y más bloguero:
    Joder, aquí la peña se pasa un huevo y la yema del otro. Se puede criticar o alabar a alguien, pero tanto en uno como en otro aspecto hay que ser algo comedido. Los hay que no se quitan la venda de los ojos y los que de tres palabras que dicen, dos son tacos (“no jodas, coño”).

    23 Julio 2010 | 20:26

  35. Dice ser Fernando Rivera

    …por cierto, ¡cómo está la chati esa reportera francesa!

    23 Julio 2010 | 20:27

  36. Dice ser POSSSSS

    El caso es que si a cualquiera de nosotros que no llevamos el coche tan al limite nos cargan de peso “se nos espatarra” asi que algun iluminado nos explique lo de los Red Bull ( lo del volante de inercia como los coches de juguete de friccion no cuela )

    23 Julio 2010 | 20:29

  37. Dice ser sebastian

    el mejor de todos los tiempos va ser juan munuel fangio 2 Schumacher 3AYRTON SENNA

    23 Julio 2010 | 20:34

  38. Dice ser Colin chapman

    Joder ya era hora de que ganara en algo. vendemos humo para los alonsimios o es un clavo ardiendo?

    23 Julio 2010 | 20:43

  39. Dice ser AntiLarrosa

    Antonio Larrosa tu si que eres listo tio jajajaja no hablan de los resultados 2010,hablan de una encuesta realizada a todos los pilotos y eso es lo que piensan todos jajajaja este domingo doblete rojo!!! jajaja lo que daría por verte rabiar cual “niño loco alemán” jajajajajajajajajajajaja

    23 Julio 2010 | 20:54

  40. Dice ser lector

    “Alonso es elegido el mejor piloto por sus propios rivales”

    Y lo que os jode esto a algunos es como ser elegido dos veces XDDD

    23 Julio 2010 | 21:02

  41. Dice ser MANUEL

    Estos alagos me suenan a los comentarios sobre el muerto despues del entierro,que bueno era, que bien lo hacia,que atento,ect,ect,ect.Sus compañeros le estan escribiendo su epitafio.

    23 Julio 2010 | 21:09

  42. Dice ser antonio mocosa

    antonio larrosa tu opinion vale lo mismo que la de una mierda cagada por un cerdo con diarrea

    clicka sobre mi polla

    23 Julio 2010 | 21:40

  43. Dice ser Pabuscar.com

    Algo tendrá Alonso cuando todos lo alaban así. Independientemente de que nos caiga bien o mal.

    Consulta periodicamente las ofertas de ÚLTIMA HORA en http://www.irmedeviaje.com. Grandes oportunidades de viajes baratos.

    23 Julio 2010 | 23:03

  44. Dice ser SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESU

    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE
    SUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRESUPUTAMADRE

    23 Julio 2010 | 23:04

  45. Dice ser Pepe

    Sois unos hijos de puta impresentables, analfabetos. No teneis ni idea de Formula 1 y lo peor que le ha podido pasar a este deporte es que gentuza como vosotros y el calvo de la sexta os hayais aficionado a el. Como sois practicamente retrasados y no entendereis este correo, lo repetire las veces que haga.

    23 Julio 2010 | 23:06

  46. Dice ser pañitos de agua tibia para los alonsistas

    Este bloguero cada vez más patético… es que cada vez se supera a sí mismo, vamos, es que se le ve el plumero.

    Es que se piensa que le ha dado el golpe mortal a los alonsistas, gracias a un cuestionario de dudable veracidad…

    La calificación de mejor piloto se demuestra en la pista, con poles, carreras, adelantamientos, espectáculo, viveza, tenacidad, como lo ha hecho Hamilton desde que se inició en la fórmula 1. Esta cualidad no se gana fuera de la pista, con lloriqueos, chivateos, calumnias a la FIA, inmadureces, se gana en la pista.

    En fin, seguiré leyendo al bloguero para ver su evolución en la escala de “pateticocidad”.

    23 Julio 2010 | 23:07

  47. Dice ser Un español

    Día de lluvia y frío en Hockenheim. El Gran Premio de Alemania ha recibido a la Fórmula 1 con lluvía, como esperábamos así que por el momento, los tiempos no son de referencia, máxime cuando la primera sesión de entrenamientos libres de hoy ha estado pasada por agua. Ya hacía tiempo que los monoplazas no utilizaban los neumáticos rayados.

    En la primera sesión, con la lluvia como protagonista, hemos tenido una pequeña sorpresa ya que ha sido Adrian Sutil y su Force India VJM03 han sido los más rápidos con el piso mojado. Una sesión que no ha servido para sacar demasiadas conclusiones ya que entre errores y salidas de pista nadie ha podido demostrar ritmo. Sirva de dato que en esta FP1, había ocho escuderías entre los diez primeros clasificados.

    El mejor de los nuestros era Pedro de la Rosa, décimo, mientras que Jaime Alguersuari era decimosexto. Para ver a Fernando Alonso había que bajar hasta la decinonovena posición, superado por el Lotus de Jarno Trulli y por los dos Virgin Racing. Aunque peor terminaría Michael Schumacher. EL Kaiser finalizaba penúltimo, por delante de Sakon Yamamoto.

    El panorama cambiaría por completo en la segunda sesión. La lluvia amenazaba pero se contenía y permitía a los pilotos rodar con el asfalto “seco” pero muy frío. Las nuevas condiciones han permitido que se recuperara el guión previsto con los favoritos en las primeras posiciones.

    En esta situación, Fernando Alonso ha marcado el mejor tiempo por delante de Sebastian Vettel, a escasas 29 milésimas. Aún es pronto y las condiciones no son de referencia, pero parece que el Ferrari F10B funciona. ¿Será tarde?. Para completar el domino de Ferrari y Red Bull, Felipe Massa y Mark Webber han completado el Top4. Nico Rosberg y Michael Schumacher se situaban en las dos siguientes posiciones.

    Pedro de la Rosa perdía tres posiciones, decimotercero, mientras que Jaime Alguersuari perdía dos con respecto a la primera sesión, decimoctavo, superando únicamente a los monoplazas de las tres escuderías nuevas. En su defensa, Sebastian Buemi ha terminado por delante del catalán. Ambos pueden estar tranquilos, en 2011 continuarán con sus asientos en Toro Rosso.

    Más información en Racingpasión

    23 Julio 2010 | 23:13

  48. Dice ser para antonio mocosa

    Perdona que me meta, pero lo que acabas de decir es falso.

    En ciertos cultivos, la mierda de cerdo es un abono indiscutible para mejorar la calidad de las plantaciones. Incluso, hay países en los que la mierda de cerdo es comercializada por los criadores de cerdos, y es cara, debido a que muy pocos son los que se atreven a almacenarla o envasarla, no hace falta decir por qué.

    Antes de arremeter con una opinión furibunda, hay que asegurarse de no meter la pata.

    23 Julio 2010 | 23:13

  49. Dice ser Asturiano, cornudo and son of great bitch

    La foto que muestra al asturiano cornudo e hijo de la grandisima perra, es la de la primera carrera del campeonato de este año.
    Cuando el arrogante de mierda heredo el primer puesto de Vettel.

    El hijo de puta se subió al podio e hizo esa pose de gilipollas, como si fuera el mesías enviado por el todo poderoso.

    Claro, el pedazo de mierda se creía que por subirse a un Ferrari ya tenia el campeonato ganado.

    Pues nada, cabezón cornudo, a seguir la carrera de chivato llorón, que es lo que mejor sabes hacer.

    23 Julio 2010 | 23:19

  50. Dice ser AntiLarrosa

    Yo me uno también al club antiLarrosa, no hace mas que echar mierda por la boca, en vez de opinar de F1, ya que no tiene ni idea.

    Antonio, clica sobre mi cimbrel

    23 Julio 2010 | 23:21

Los comentarios están cerrados.