BLOGS
Lo que no nos cuentan Lo que no nos cuentan

"Cerré mi boca y te hablé de mil maneras silenciosas". Rumi

El desconcertante efecto del bótox en la comunicación no verbal

descargaLas inyecciones de toxina botulínica (bótox) en los músculos faciales suavizan las líneas de expresión y hacen que el aspecto de la piel parezca la consecuencia de una parálisis. Es evidente que este efecto produce una gran dificultad para expresar las emociones en el rostro inyectado. Los analistas, de hecho, nos fijamos en las arrugas de la cara para asociar acciones musculares desencadenantes, y así, las emociones. En estos casos nos es casi imposible dictaminar lo que siente la persona con certeza (aunque aun nos queda el análisis de la expresión de la parte inferior del rostro, gestos, etc). Pero es que además, una reciente investigación por parte de los científicos de SISSA pone de manifiesto otra consecuencia asombrosa.

El uso del bótox también socava la capacidad de entender las expresiones faciales de otras personas. Esta  secuela se produce por un bloqueo temporal de la retroalimentación propioceptiva, un proceso que nos ayuda a comprender las emociones de los demás mediante su reproducción en nuestro propio cuerpo. “La parálisis, afortunadamente temporal, de los músculos faciales que provoca esta toxina afecta a nuestra capacidad para captar el significado de las expresiones faciales de otras personas, nos perdemos información emocional“, explica Jenny Baumeister, una de las investigadoras de SISSA.

Y es que, por ejemplo, cuando observamos una sonrisa nuestra cara también tiende a sonreír (a menudo de una manera imperceptible y automática) para tratar de dar sentido a esa expresión que estamos captando. Sin embargo, si nuestros músculos faciales están paralizados por el bótox, entonces el proceso de comprensión de la expresión de la emoción de otra persona puede llegar a ser más difícil.

“El efecto negativo está muy claro cuando las expresiones observadas eran sutiles. En cambio, cuando la sonrisa es amplia y abierta, los sujetos eran todavía capaces de reconocerla, incluso con el tratamiento”, explica Francesco Foroni, el coordinador del experimento. “Para los estímulos muy intensos, aunque hubo una tendencia a tener peores resultados, la diferencia no fue significativa. Pero para las emociones ‘dudosas’, con estímulos más difíciles de identificar, el efecto de la parálisis era muy fuerte.”

El hallazgo confirma la hipótesis de que, en cierta medida, los procesos emocionales experimentados ‘en nuestra propia piel’ nos ayudan a entender los sentimientos de los demás. También sugiere que la influencia negativa del bótox puede manifestarse precisamente en aquellas situaciones en las que esta ayuda podría resultar más útil. Por ejemplo, pensad en una conversación normal entre dos personas, donde la comprensión mutua es vital para asegurar la interacción social adecuada: el fracaso de captar los matices emocionales o cambios repentinos en el estado de ánimo de la otra persona puede provocar la diferencia entre el éxito de la comunicación y la interrupción directa de la relación entre ambas.

 

6 comentarios

  1. El botox es un peligro, es muy toxico.

    27 Mayo 2016 | 10:15 am

  2. Dice ser Giorgio

    En cuanto que los políticos lean este articulo, se van todos a una clinica a inyectárselo a cascoporro….
    Pobre famoseo que tanto lo usa…perder capacidad de comunicación no verbal será el precio de la eterna juventud…

    27 Mayo 2016 | 10:49 am

  3. Dice ser amigo de Phamton

    Para mi es de enfermos intentar no ser tu mismo por medio de cualquier producto artificial.

    Alicia alegrándome el dia como siempre

    27 Mayo 2016 | 11:09 am

  4. Dice ser Jaime D.

    ¿Alguien se ha parado a preguntarse los efectos a largo plazo del veneno en el cuerpo humano?
    Nadie se ha parado a pensar si es cancerígeno, si envejece la zona afectada más rápido, o si deriva en algún tipo de enfermedad o malformación.
    En millones de años de evolución, no ha estado en la naturaleza de la especie inyectarse venenos para lucir bien. Me parece ridículo poner en riesgo la vida y la salud aceptando efectos secundarios desconocidos e innecesarios de una toxina que de ser un poco más concentrada puede inducir a la parálisis o directamente a la muerte. Por no hablar de que derrepente alguien pudiera presentar alergia a esta toxina.

    27 Mayo 2016 | 12:34 pm

  5. Dice ser República Tercera

    Agradeceremos al bótox, no tener que leer en su rostro, lo que realmente piensa de su pueblo la reina Letizia.

    27 Mayo 2016 | 1:56 pm

  6. Dice ser Sociólogo Astral

    Yo tengo entendido que el botox es venenoso y que le llaman toxina botulímica porque da botulimia que es una enfermedad muy mala. la gente se pincha veneno y enfermedad para aparentar juventud.

    27 Mayo 2016 | 5:47 pm

Los comentarios están cerrados.