Entradas etiquetadas como ‘BIC’

Una docena de curiosidades sobre el boli BIC que, posiblemente, no sabías

En el post de hoy quiero publicar una docena de curiosidades sobre el boli BIC que, posiblemente, no sabías (o solo conocías algunas de ellas):

Una docena de curiosidades sobre el boli BIC que, posiblemente, no sabías

 

  1. El boli ‘BIC cristal’ está considerado como el utensilio de escritura manual con mejor diseño del mundo, esto ha propiciado que forme parte, desde el año 2001, de la colección permanente del MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York).
  2. También forma parte, desde el 2006, de la colección del Centro Pompidou de París (Museo Nacional de Arte Moderno) junto al encendedor de bolsillo (de tamaño grande) y las maquinillas de afeitar desechables, también de la casa BIC.
  3. La longitud de escritura de un boli BIC cristal médium es de aproximadamente 3 kilómetros.
  4. El característico agujero que hay en su capuchón está ahí para evitar el riesgo de asfixia en caso de que alguien se lo trague (sobre todo los más pequeños) y se le quede obstruido en la tráquea.
  5. Pero el boli BIC tiene un segundo agujero (este más pequeño) que se encuentra en el cuerpo. No está ahí de forma casual sino porque tiene una importante función: crear el mismo nivel de presión dentro y fuera del bolígrafo, haciendo posible que la tinta fluya sin dificultad hacia la punta. Esto es conocido como ‘sistema de ventilación’. Algunos modelos de bolígrafos pueden tener el sistema de ventilación en un lugar menos visibles, por ejemplo, cerca de la punta.
  6. El tubo no está completamente lleno para que la tinta pueda expandirse con el calor.
  7. Al igual que ocurre con la fórmula secreta de la Coca-Cola, los componentes exactos de la tinta de los bolis BIC nunca se han dado a conocer.
  8. La característica bola que hay en la punta de estos bolígrafos, antes de ser colocadas, son pulidas con polvo de diamante durante cinco días para que sean perfectamente redondas.
  9. Desde que comenzó su comercialización en 1950, los bolis BIC cristal no han cambiado su apariencia, excepto para incluir el mencionado agujero en el capuchón.
  10. Dicho agujero fue incorporado a partir de 1993 para adecuar el producto a las normas de seguridad internacional ISO11540.
  11. El creador del boli BIC fue el aristócrata de origen italiano Marcel Bich quien, recién estrenada la década de 1950, compró a los hermanos Lázló y Georg Biro (inventores del bolígrafo moderno)  la patente de explotación del producto para Europa.
  12. El nombre de la empresa es BIC porque Marcel Bich decidió quitar la hache final a su apellido debido a que podía llevar a confusiones en el mercado anglosajón, pues en inglés se utiliza el término ‘bitch’ como insulto despectivo hacia las mujeres (literalmente significa ‘puta’).

Una docena de curiosidades sobre el boli BIC que, posiblemente, no sabías

 

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

 

Fuentes de consulta e imágenes: bicworld

El curioso origen del bolígrafo BIC

El curioso origen del bolígrafo BIC

El primer prototipo de bolígrafo, tal y como lo entendemos hoy en día, fue creado y desarrollado, a finales de la década de 1930, por el periodista e inventor húngaro Ladislao Biro (con el importante aporte de su hermano Georg, químico de profesión).

Posteriormente, tras exiliarse en Argentina a causa de la persecución de judíos que hubo en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, Ladislao Biro logró vender su patente a los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido, quienes lo usaron para fabricar bolígrafos, ya que éstos eran ideales para ser llevados por los aviadores, consiguiendo así que no les explotasen (debido a la presión) tal y como ocurría con las plumas estilográficas.

Una vez terminada la guerra la empresa de bolígrafos creada por Biro tuvo un bache económico debido al alto coste de producción que hicieron que cada unidad saliera por alrededor de 100 dólares, lo que hacía prácticamente inaccesible su compra para la inmensa mayoría de consumidores.

Quien puso un interés especial por conseguir la patente y poder comercializarlos en el continente europeo fue el aristócrata de origen italiano Marcel Bich, afincado en Francia, con quien llegó a un acuerdo recién iniciada la década de 1950.

Bich logró mejorar la funcionalidad y comenzó a fabricarlos masivamente y en cadena algo que abarató el coste de producción y venta, por lo que los lanzó al mercado por un precio de alrededor de 4 dólares.

A los nuevos bolígrafos de Bich se le añadió una bolita (situada en la punta) mucho más eficaz y que regulaba mejor el flujo de tinta que estaba almacenada en un tubito de plástico flexible y el cuerpo del bolígrafo estaba fabricado de poliestireno transparente.

A este bolígrafo desechable (algo muy novedoso para la época, en la que hasta entonces una estilográfica duraba varios años) lo convirtió en un producto muy atractivo de cara a los compradores, quienes a partir de entonces ya no tendrían que ir cambiando la carga con asiduidad.

En cuestión de poco tiempo el bolígrafo comercializado por Marcel Bich se convirtió en un artículo inmensamente popular y accesible a casi todos los bolsillos.

El problema se encontraba en el nombre comercial, debido a que el apellido del aristócrata y empresario (Bich) podía llevar a confusiones en el mercado anglosajón, pues en inglés se utiliza el término Bitch como insulto despectivo hacia las mujeres (puta, perra, zorra…), así que decidió modificar su apellido y quitar la hache final, dejándolo en Bic.

El conocido como ‘BIC cristal’ se convirtió en el bolígrafo más vendido y utilizado en todo el planeta y unos años después llegó el modelo ‘BIC naranja’ y otros muchos (como el bolígrafo con tinta de varios colores).

 

Te puede interesar leer: ¿Por qué son más usados los bolígrafos de tinta azul que los de otro color?

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Por qué son más usados los bolígrafos de tinta azul que los de otro color?

¿Por qué son más usados los bolígrafos de tinta azul que los de otro color?

A pesar de la enorme variedad existente de colores de bolígrafos es indiscutible que uno es el rey, el de color azul, incluso sobre el negro que es el tradicional para impresión de libros o revistas, pero ¿de dónde surge esta costumbre?

Son varias las explicaciones  que circulan por la red. Una de ellas apunta a que ambas tintas tienen diferentes composiciones. La tinta negra contiene carbono, por ello es más difícil de fluir y para poder funcionar correctamente es importante que alcance la viscosidad adecuada y no se seque.

Por otro lado, el uso del color azul siempre permite mejor distinguir un documento original, ya que el negro se asemeja demasiado a una fotocopia o al antiguo papel carbón, y el azul no nos deja dudas, sobre todo en lo que hace referencia a firmas y rúbricas, o al menos así era en la época en la que las impresoras y fotocopiadoras imprimían tan solo en negro.

Otra de las ventajas que se señalan es que la tinta azul resulta más fácil de limpiar que la negra cuando nos manchamos y que además esta última contiene sedimentos contaminantes.

Según me explica Lucía Mosterín, CEO/Marketing de la empresa Pelikan S.A. a la que he hecho llegar mi consulta, el motivo principal es el hábito o la costumbre. En Europa es más común escribir en azul y en otras latitudes en negro, llegando más allá, a nivel global parece predominar el negro. También me dice que en nuestro entorno la escritura manual “general” tiende a preferir el azul, mientras que la de uso más exclusivo, como podría ser la que se realiza mediante estilográficas y bolígrafos de alto valor, tiene gran aceptación el negro.

Me sigue contando que, tal y como todos hemos podido experimentar, en el mundo escolar prevalece claramente el azul, habiéndose convertido en una tradición. En los colegios de Europa se aprende a escribir con estilográficas y también con rollers de tinta, en ambos casos es la tinta azul (o “azul real” para ser más concreto) que se puede borrar perfectamente con borratintas, no así la negra.

Otro dato significativo que aporta es la facturación de bolígrafos sueltos en el mercado español y portugués:

Azul: 64%
Negro: 23%
Rojo: 10%
Verde: 3%

Cabe destacar que los bolígrafos de tinta de color rojo son los, habitualmente, utilizados para la corrección de exámenes y subrayar o escribir notas al margen de cualquier texto, debido a la visibilidad que tiene. Lo mismo ocurre con los de tinta verde, pero en menor medida.

¿Y  vosotros, en qué color preferís escribir?

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

 

Libros 'Ya está el listo que todo lo sabe' y 'Vuelve el listo que todo lo sabe' de Alfred López

Disfruta de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas los libros “Ya está el listo que todo lo sabe” y “Vuelve el listo que todo lo sabe”, que pueden convertirse en un regalo ideal. Tienes más info en el siguiente enlace: http://bit.ly/librosdealfredlopez

 

 

 

 

Fuentes de consulta: Lucía Mosterín, CEO/Marketing  de la empresa Pelikan S.A. / asinorum
Fuente de la imagen: pdpics