Entradas etiquetadas como ‘Compositor’

¿Cuál es el origen del término ‘preludio’?

¿Cuál es el origen del término ‘preludio’?

Conocemos como ‘preludio’ aquella sinfonía que se interpreta como introducción en el momento previo al inicio de una obra musical y a aquello que se hace como preparación (o ensayo) a algo que se debe llevar a cabo.

El término proviene etimológicamente del latín ‘praeludium’ el cual está compuesto por el prefijo ‘prae’ (delante / antes de) ‘ludium’ (ejecutar, jugar, realizar…), por lo que el vocablo en su origen servía para señalar el momento previo a ejecutar una acción (por ejemplo en un combate entrenar con el arma, antes de un concierto ensayar y afinar los instrumentos…).

De ahí que muchos compositores compusieran pequeñas piezas (preludios) en sus obras para facilitar que los músicos de la orquesta pudieran afinar sus instrumentos antes del concierto, algo que anteriormente estos hacían improvisando (cada uno tocaba una melodía diferente) lo que auditivamente no era del todo agradable para el público que esperaba el inicio. Algunos de estos preludios eran compuestos para ser tocados de manera improvisada, pero que al menos mantenían una misma melodía y sonoridad.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Cuando al célebre compositor Camille Saint-Saëns lo confundieron con un espía en Canarias [Anécdota]

Cuando al célebre compositor Camille Saint-Saëns lo confundieron con un espía en Canarias [Anécdota]Explica Roger Alier en su libro ‘Sotto voce: una historia insólita de la ópera’ una curiosa anécdota sobre el célebre compositor francés Camille Saint-Saëns que tuvo lugar durante uno de los viajes que realizó a Canarias.

Al llegar el invierno, Saint-Saëns intentaba huir del frío de París trasladándose a algún lugar con un clima mucho más agradable y en el que permanecía hasta bien entrada la primavera. Uno de esos destinos eran las Islas Canarias y más concretamente Las Palmas, donde viajó hasta en nueve ocasiones entre 1889 y 1909.

Siempre que podía lo hacía de incógnito y permanecía alojado en algún modesto hotel de la población bajo una identidad falsa. Una de las que utilizó fue la de Charles Sannois, haciéndose pasar por un comisionista de comercio francés.

Tal y como describe Alier, cierto día, tras una agotadora jornada de trabajo en su habitación de un modesto hotel, Saint-Saëns decidió salir a dar un paseo, dejando todas sus notas y partituras a medio escribir sobre la mesa. Cuando entró la mujer de la limpieza para arreglar la estancia, tras ver todas esas hojas de las que no entendía nada de lo que ponía, supuso que eran anotaciones en clave y que el extraño, silencioso y escurridizo personaje que allí se alojaba se trataba de un espía, motivo por el que sin pensárselo dos veces dio aviso de inmediato a las autoridades.

La guardia civil se presentó hasta el hotel y al regreso del huésped lo interceptaron para identificarlo. Una vez descubierta la verdadera identidad del compositor y su deseo de permanecer de incógnito todo quedó aclarado y como una simpática anécdota de las muchas que le ocurrieron a lo largo de su vida.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Cuando Mozart prometió a María Antonieta casarse con ella [Anécdota]

Cuando Mozart prometió a Maria Antonieta casarse con ella

Posiblemente muchos de los lectores del blog han levantado una ceja al leer el título de este post y se habrán preguntado en qué momento de sus vidas Wolfgang Amadeus Mozart y María Antonieta de Austria mantuvieron una relación sentimental en la que él le propusiera matrimonio a ella.

Pero no, no fueron pareja  y aunque el título pueda llevar a confusión no es erróneo, correspondiendo a una simpática anécdota protagonizada por ambos cuando tan solo eran unos niños.

Tuvo lugar en el Palacio Imperial de Hofburg en Viena, residencia oficial de los archiduques de Habsburgo, en octubre 1762, cuando María Teresa I de Austria organizó una velada musical a la que invitó a un pequeño y virtuoso niño prodigio de seis años de edad para que tocase algunas piezas en el clavecín (instrumento musical muy similar a un piano).

El pequeño, que era Mozart y había acudido al palacio acompañado de su padre, ejecutó varias piezas sin mirar el teclado e incluso llegó a improvisar algunos temas que los presentes le solicitaron. Tras su magnífica ejecución se bajó del asiento con tan mala pata de tropezar y caer de bruces al suelo.

El estirado protocolo no contemplaba este tipo de situaciones en un acto social, por lo que todos los presentes quedaron parados sin saber qué era lo que debían hacer frente al niño que estaba tumbado sobre el piso. En ese momento, María Antonieta (penúltima hija de la emperatriz, de los 16 que tenía) que era un par de meses mayor que Mozart se saltó el protocolo y acudió a ayudar a levantar al pequeño.

Éste, lleno de agradecimiento, le dio un buen achuchón a María Antonieta y, sin cortarse un pelo, prometió casarse con ella.

Evidentemente fue una promesa que no llegó a ningún lado y quedó como una anécdota entre niños. La emperatriz tenía otros planes más ambiciosos para el futuro de su hija: el de Reina consorte de Francia y aunque llegó a serlo su final fue trágico al acabar su vida a los 38 años de edad tras ser decapitada en la guillotina.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

 

Fuentes de consulta: Sotto voce de Roger Alier / pilloledistoria / marieantoinette / nytimes
Fuentes  de las imágenes: Wikimedia commons 1 / Wikimedia commos 2

El conservatorio que rechazó como alumno a Verdi y después le puso su nombre [Anécdota]

El conservatorio que rechazó como alumno a Verdi y después le puso su nombre [Anécdota]Giuseppe Verdi está considerado como uno de los más destacados e importantes compositores de ópera italianos. Nació en 1813 en la pequeña población de Le Roncole (en la provincia de Parma) y posteriormente rebautizada como ‘Roncole Verdi’ en homenaje al célebre músico.

Pero no solo su lugar de nacimiento lleva incorporado el ilustre apellido ‘Verdi’, entre los muchísimos lugares podemos encontrarnos el famosísimo ‘Conservatorio de Milán’ que, a principios del siglo XX, pasó a ser llamado ‘Conservatorio de Música Giuseppe Verdi de Milán’.

Pero lo curioso del tema es que dicho conservatorio no admitió como alumno a Verdi, alegando que era demasiado mayor (todavía no había cumplido los 19 años, pero la edad máxima era de 14) y, según ellos, no tenía una técnica pianística con demasiados recursos.

Esto tuvo lugar en junio de 1832 y hasta Milán había viajado Giuseppe Verdi bajo el mecenazgo de Antonio Barezzi, un importante hombre de negocios que tras descubrir el enorme talento del joven músico decidió convertirse en su benefactor. Años después Verdi se casaría con Margherita Barezzi hija del hombre que financió su carrera y le dio la oportunidad de triunfar.

De sobras es conocido el éxito que alcanzó Giuseppe Verdi a lo largo de su carrera y los muchos homenajes que en vida le rindieron, otorgando su apellido a múltiples lugares como plazas, calles o escuelas; pero si Verdi tenía clara una cosa era que no deseaba de ningún modo que el Conservatorio de Milán llevase su nombre y, pocos años antes de morir, pública fue su firme oposición a que así fuera.

A pesar de ello y haciendo caso omiso a su voluntad, el centro de formación musical de Milán decidió (una vez fallecido el compositor en 1901) renombrarlo como ‘Conservatorio de Música Giuseppe Verdi’.

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Algunas curiosidades sobre la vida de Isaac Albéniz

En 2010 se cumplió el 150 aniversario del nacimiento de Isaac Albéniz (1860-1909) uno de los más pródigos y celebres compositores españoles.

A pesar de su corta vida (49 años) su obra es extensa e internacionalmente conocida.

Nació en la gerundense población de Camprodón y aprendió a tocar el piano de muy pequeño gracias a las lecciones que le impartió su hermana.

A los cuatro años de edad dio su primer concierto en el Teatre Romea de Barcelona.

Su padre, funcionario de profesión, era trasladado con mucha asiduidad de localidad, recorriendo en muy pocos años gran parte de la península. La incursión en política de su progenitor hará que éste sea sancionado sin empleo en varias ocasiones.

En 1875 su padre es destinado a Puerto Rico donde es nombrado “Interventor general de correos”.

Isaac Albéniz comienza a dar sus recitales en el continente americano, hasta que un año después a su padre vuelven a sancionarlo y pierde de nuevo el empleo.

Regresan a Madrid y la fama como pianista de Albéniz ya ha llegado hasta la capital de España.

A los 16 años (1876), Alfonso XII le concede una beca y se marcha a estudiar al Conservatorio Real de Bruselas y allí se marcha Albéniz a perfeccionar sus estudios de piano y solfeo.

A partir de ahí, Isaac toma su propio camino al margen de su familia y empieza a codearse con lo más selecto del ámbito musical europeo.

Su carrera empezó a despuntar siendo un prolífico y admirado compositor.

El Modernismo le pilló de lleno y se dejó influenciar por esta corriente tan de moda en la Cataluña de finales del siglo XIX.

En 1893 decide trasladarse a vivir a París tras un periodo en el que había estado residiendo en Londres. En la capital francesa conoce a un rico banquero inglés (Francis Money-Coutts) que le hará una suculenta oferta económica para musicar unos poemas que éste mismo había escrito.

Albéniz aceptó el encargo y por ello recibió una buena suma que le permitiría vivir cómodamente, aunque el encargó no le resulto (musicalmente hablando) tan atractivo e inspirador como el compositor creía.

El estado de salud de Isaac Albéniz comenzaba a deteriorarse, sintiéndose cada vez más cansado y enfermo.

A pesar de su precario estado de salud seguía componiendo y reuniéndose con sus colegas y amigos.

Una de las últimas visitas que recibió fue la de su gran amigo Enric Granados, el día en que éste fue a dar la noticia de que habían conseguido que el gobierno francés le concediese a Isaac Albéniz la Gran Cruz de la Legión de Honor.

Poco después fallecería a causa de una Nefritis (inflamación del riñón) a la edad de 49 años.

Como curiosidad, Alberto Ruiz-Gallardón y Cécilia Sarkozy, primera esposa del ex-presidente de la República francesa Nicolas Sarkozy, son bisnietos de Albéniz.

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Fuentes y más información: Wikipedia / Gaudiallgaudi / macmcclure