Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘mercado publicitario’

Felices fiestas

Es posible que mañana alguno de los lectores de este blog deje de hacerlo porque le haya tocado la Lotería y decida dedicarse desde ahora  a otras cosas.

Ese puede ser uno de mis primeros deseos y es un clásico de la apertura de fiestas navideñas.

Como para la mayoría de nosotros ese deseo no se va a cumplir, vamos con deseos más sencillos: que pasen todos unas muy felices fiestas y que el año 2011 nos traiga todo lo que deseemos.

Que dejemos de hablar de crisis, porque la crisis ya se haya olvidado.

Que, puestos a olvidar, los mercados se olviden de nosotros y nos dejen en paz.

Que el mercado publicitario se reactive y se creen muchos puestos de trabajo.

Que…(cada uno incluya aquí su deseo).

Incluyo aquí la felicitación de Zenith Media, que hace referencia a un tema que ya toqué aquí en su momento. No sé si sólo es un chiste privado, pero merece la pena verlo. Yo creo que tiene gracia.

La revista El Publicista ha recopilado algunas de las mejores felicitaciones del sector.

La importancia de mi vesícula

Ya está bien de mirarse el ombligo; está claro que lo verdaderamente importante es la vesícula.

Me explico.

Cuando el pasado 5 de mayo ingresé en la Clínica Rúber para operarme de vesícula las noticias sobre la economía no eran buenas, pero parecían enviar las primeras señales de optimismo en mucho tiempo. La economía española había crecido, (sí, un ridículo 0,1%, pero había crecido por primera vez en casi dos años); Infoadex nos acababa de sorprender con datos de crecimiento de la inversión publicitaria; encadenábamos ocho meses seguidos de crecimiento en las ventas de automóviles, hasta parecía que el paro bajaba un poco y los medios anglosajones nos llamaban cerdos pero sus agencias de calificación no se atrevían a mucho más.

Quitarme la vesícula y empezar a decir que estábamos poniendo en peligro la estabilidad del euro y que había que poner en marcha fuertes medidas de ajuste, fue todo uno. Pero eso no fue lo peor; lo peor fue que esas medidas de ajuste se pusieron en marcha y afectaron a los más débiles (o a los que estaban más a tiro).

No lo tengo claro del todo, pero me ha quedado la sensación de que era mi vesícula la que estaba sosteniendo la economía española. (Y esto siendo modesto, porque después se han producido anuncios similares en Portugal, el Reino Unido, donde los conservadores acababan de entrar en el gobierno, Italia…y parece que ahora vienen Alemania y Estados Unidos entre otros). ¡Vaya poder el de mi vesícula! Y eso que hay quien dice que es un órgano que no sirve para nada.

Hoy he enviado a los panelistas de Zenith Vigía los resultados correspondientes al mes de mayo. Lo que antecede es el comienzo de mis comentarios, evidentemente en tono irónico.

Los éxitos de 2009

En 2009 también hay quienes han triunfado; incluso en el mercado publicitario, o en el de medios, los más próximos al tema al que se dedica este blog.

Cerramos un año de crisis económica.

En el mercado publicitario, que siempre lo magnifica todo, tanto lo bueno como lo malo, vamos a registrar la peor caída de la historia, una historia que no se remonta más allá de los años sesenta si queremos hablar de un mercado consolidado.

En esa historia se han vivido varias crisis (la de finales de los setenta, la del 92, la de 2001) pero ninguna se puede comparar con esta.

Mucha gente nos dice que crisis es igual a oportunidad.

Recuerdo que al principio de la crisis oí que alguien, queriendo buscar quienes se podrían beneficiar de la situación, me habló de los cobradores de morosos. No parecía muy esperanzador.

Yo he tratado de encontrar empresas que han hallado el hueco para obtener beneficios en este año que para la mayoría ha sido fatídico.

Casi todas las que me vienen a la cabeza tienen que ver con Internet, pero hay algunas excepciones.

Creo que este ha sido, otra vez, el año de Google, que cada vez se lleva una parte mayor de la tarta publicitaria en Internet, una tarta que es la única que crece (o que no disminuye). Además este año ha empezado a rentabilizar YouTube, que puede ser toda una mina de oro.Creo que el vídeo en internet tiene mucho futuro como negocio.

También ha sido el año de la consolidación del Social Media: redes sociales como Facebook, Tuenti o LinkedIn o el microblogging de Twitter han conseguido aumentar notablemente su tamaño. No tengo claro que en todos los casos eso haya supuesto grandes beneficios económicos, pero eso podría venir en un futuro próximo.

También dentro de la web 2.0 es muy notable el éxito de Weblog SL, la compañía de Julio Alonso que comercializa la publicidad en un buen número de los blogs más importantes de España.

En los aledaños de internet el mundo del video juego sigue pujante. No conozco los resultados de Electronic Arts pero estoy seguro de que son muy positivos.

Tampoco está muy lejos del video juego la superproducción cinematográfica Planet 51 que presentó hace poco la empresa de los hermanos Pérez Dolset (los creadores de Comandos, uno de los video juegos más productivos de la historia) y que puede convertirse en el mayor éxito de la animación española.

Sigo con la animación: en plena crisis bursátil, en la primera parte del año, salió a Bolsa la empresa creadora de Pocoyó y duplicó su cotización en muy pocos días.

En un mundo tan aparentemente abstruso como el de los modelos matemáticos o econométricos, la empresa Conento, que mi amiga Macarena Estévez creó hace menos de tres años, no para de crecer y sigue contratando gente.

Y ya que hablo de amigos, creo que es indiscutible el éxito de Impulsa, que preside Eladio Gutiérrez, y que va a conseguir algo que hace dos años parecía imposible: llegar en fechas al apagón analógico.

Leo Farache se atrevió a poner en marcha Más Cuota, una empresa que se dedica, entre otras cosas, a organizar foros. Todo parece indicar que le ha ido muy bien en los cinco o seis que ha organizado hasta ahora.

Como sugiere Carlos Bravo en un comentario, Cuore se está consolidando poco a poco como una revista de éxito.

No tan lejos de la publicidad, este ha sido también el año de Mercadona, que capitalizó el ruido de la supresión de un gran número de referencias de sus lineales.

Seguro que hay muchas más.

Si las conoces puedes añadirlas como comentario. Puede dar para otro post en el futuro.

Sigo dando malas noticias sobre publicidad

Se me está haciendo muy duro.

Yo tiendo a ser optimista y, supongo que como a casi todo el mundo, me gusta más dar buenas que malas noticias.

Pero este año lo tengo difícil.

Desde que, hace ya casi nueve años, empecé a hacer previsiones sobre la inversión publicitaria me han tocado más años buenos que malos, pero últimamente llevo una racha terrible.

Además me organizo fatal y acabo escribiendo mis informes a los panelistas (este mes me ha salido de nueve páginas) y la correspondiente nota de prensa (bastante más corta, claro) entre el sábado y el domingo.

Así que me amargo un poco el fin de semana.

En esta ocasión se trataba de las previsiones de Zenthinela, el panel compuesto por anunciantes, correspondientes al mes de octubre.

La previsión es mala, pero no demasiado, para 2009: el mercado podría caer un 17%. Una barbaridad, pero algo menos que las previsiones anteriores, lo que podría indicar que el último trimestre va a ser menos malo que los anteriores.

Pero es muy mala para 2010, un año en el que podría haber otra caída próxima al 7%. Se sumaría así un tercer año consecutivo de caída. El mercado quedaría reducido a poco más de la mitad de su volumen de 2007.

Otro dato pesimista: sigue alejándose el momento previsto para la salida de la crisis. Podría quedarnos aún un año, hasta el último trimestre de 2010.

He estado viendo la repercusión que ha tenido entre ayer y hoy esta noticia: he encontrado 32 referencias. Es curioso ver qué destaca cada uno.

ABC se decanta por: La publicidad se hunde en 2009.

Cinco Días se inclina por el mal dato del año próximo: La publicidad seguirá de capa caída el año que viene.

El Economista prefiere centrarse en quienes se salvan: internet y los móviles.

El Mundo lleva a su titular el tamaño del descenso del mercado.

Los medios específicamente digitales prefieren destacar la resistencia de lo digital ante la crisis. Así Periodista Digital y Hoy Tecnología.

Como suele ocurrir, todos los medios del sector de la publicidad recogen también los datos.

Mi visión personal, tras analizar un montón de indicadores económicos, es que lo peor de la crisis ha pasado, pero que necesitamos alguna buena noticia que rompa con el pesimismo que se ha establecido en nuestra sociedad.

Como decía al principio, tiendo a ser optimista.

Veremos.

Lo peor ya ha pasado

No quiero decir que lo que viene ahora sea bueno, no. Todavía quedan meses muy malos para el mercado publicitario.

Pero ya no vamos a ver caídas del 30%, como en el primer semestre.

Lo más probable es que durante el último trimestre (y a lo peor durante el siguiente) aún veamos caídas, pero ya no pasarán, o pasarán muy poco, del 10%.

Sobre todo porque ya compararemos con datos muy malos, de plena crisis.

¿Y luego?

Luego, yo creo que las cosas empezarán a mejorar. Poco a poco…o no.

Si algo se ha visto en esta crisis es que , en contra de lo que pensábamos algunos, este mercado no está maduro. Está muy loco y es capaz de fuertes oscilaciones.

Lo que sí parece claro es que nada volverá a ser como antes. No sólo será más digital (o más aceleradamente digital) además habrán cambiado las reglas del juego.

Seguimos teniendo un reto, un reto importante, en la medición.

AIMC, IAB, TNS, Nielsen, ¿tenemos puestas las pilas?

¿Hay alguien más dispuesto a coger las riendas?

La Sexta también muerde la mano que le da de comer

No ha pasado mucho tiempo desde que se decía aquello de que el cliente siempre tiene razón.

En nuestro negocio publicitario estamos acostumbrados a poner al cliente, al consumidor de nuestros productos, en el centro de todo el proceso.

Hablamos de que el consumidor es quien tiene ahora el poder.

Pero en el mundo de la televisión parece que no es así.

Todos sabemos, o eso pensaba yo, que el cliente de las televisiones en abierto, quien paga para que se mantengan esas empresas, es el anunciante.

Pues bien, José Miguel Contreras, máximo ejecutivo de La Sexta se ha descolgado esta semana con unas declaraciones a El Programa de la Publicidad, en las que, en una ataque de esdrujulismo, califica de ridículo, patético y estúpido, el informe en el que la AEA, la asociación de los anunciantes, sus principales clientes, critica y valora la supresión de publicidad en TVE.

Conozco a José Miguel Contreras hace muchos años, sé que no es tonto; por eso me sorprenden más este tipo de declaraciones en pleno fragor de la batalla por las fusiones.

Así no me extraña que Gabriel González Andrío titule su artículo editorial en El Periódico de la Publicidad con una frase lapidaria: Contreras, no te enteras.

Seguramente se entera demasiado y ya sabe, como casi todos los que nos dedicamos a esto, que la memoria es algo inexistente en nuestro mercado publicitario. La historia comienza con cada nueva negociación.

Seguramente esa mano que acaba de morder le acariciará dentro de poco si necesita que se emita una campaña.

¡Qué triste!

El peor semestre para la publicidad

Hoy se cierra el peor semestre de la historia de la publicidad en España.

No se puede hablar de mercado publicitario en nuestro país hasta finales de los sesenta.

Desde entonces se han vivido varias crisis, a mediados y a finales de los setenta, a finales del 92, en el año 2001…pero en ninguna se habían vivido caídas como la de este semestre.

El mercado publicitario habrá caído en estos seis meses cerca de un 30% respecto al mismo periodo del año pasado. Esta caída se viene a sumar al 11% del año pasado.

Como ya he comentado en otras ocasiones, esto supone una gran cantidad de puestos de trabajo perdidos en un mercado, los medios, las agencias, que está pidiendo a gritos una profunda reestructuración.

Ayer publiqué los datos de la tercera ola de Zenthinela, el panel de anunciantes que estoy construyendo poco a poco.

Los datos, las previsiones para el cierre del año, son muy malos. No puede ser de otra manera. Pero algunos índices empiezan a mejorar. La percepción sobre la economía y sobre el mercado publicitario siguen siendo malas, pero son mejores cada vez.

Yo confío en que a lo largo del último trimestre de este año empecemos a ver un poco de luz.

Vamos a comparar con un último trimestre, el de 2008, desastroso.

Suelen decir que las comparciones son odiosas, pero yo creo que esa nos ayudará a esbozar la primera sonrisa en mucho tiempo.

Que así sea.

La inversión publicitaria podría haber tocado fondo

El sábado estuve todo el día trabajando. Tenía nuevos resultados de Zenith Vigía para analizar.

Hoy he mandado los resultados y mis comentarios a los panelistas. También una nota a la prensa que esta tarde ya recogían algunos medios.

No hay muchas buenas noticias, pero sí algunos indicios.

Las caídas previstas para la inversión en el conjunto del año son mayores que en las olas anteriores. Pero menores que las que se están viviendo en este primer semestre.

Esto podría indicar que el segundo semestre va a ser mejor que el del año pasado. Entonces ya fue muy malo.

Los índices de percepción (IPSE e IPMP) son muy malos, pero son los mejores desde la primavera del año pasado, cuando el sector comenzó a sufrir la crisis.

Pueden ser buenas señales.

El mercado publicitario ha seguido sufriendo durante estas semanas en que no he escrito.

Muchos amigos, en agencias, en medios, en exclusivistas, se han quedado sin trabajo.

Me gustaría que esos indicios de los que hablo no se quedaran sólo en eso y que pare esta sangría.

Puedes ver el informe completo pinchando aquí.

¿Cuanto peor mejor?

Desde ayer ya estamos oficialmente en recesión. Hemos cumplido los dos trimestres de retroceso económico de rigor.

Lo curioso es que se está contando con una sonrisa en la cara. No es sólo el ya lo decía yo, parece que mucha gente se alegra de que las cosas vayan de mal en peor.

No creo tampoco que vaya en la línea de los comentarios de ayer, muchos de ellos muy sensatos:

A nosotros, como a toda nuestra generación, nos beneficia “la crisis”,

siendo lo mejor que puede pasar,

para que tengamos una casa de 90 metros cuadrados,

sin tener que hipotecarnos 40 años.

(Beneficio de la crisis) o

En un mundo de dinero fácil, donde:

– cualquier persona era tentada por la banca a coger una hipoteca 35 millones o más, por un piso sobrevalorado.

– cualquier empresa del ladrillo tenía crédito……hipotecando terreno agrícola ( tipo campo patatas) porque iba a ser recalificado por el alcalde de turno.

– cualquier familia que no llegaba a fin de mes, tenía un “crédito fácil” en menos de 48 horas.

(Dinero fácil) o

No me dan pena, la gente que no tiene dos dedos de frente

(No me dan pena). o

Ya llegarán tiempos mejores, esto es un tránsito necesario para se acaben los abusos que hemos dejado que cometan los empresarios (sobre todo los dedicados a la construcción).

Espero que los españoles comencemos a tener 2 dedos de frente, ya es hora

(Yo).

No, no me da la impresión de que esa alegría fuera en esta línea, al fin y al cabo sensata, de pedir dos dedos de frente después del despilfarro.

Más bien parece que mucha gente se alegra de que todo vaya mal…porque les va mal a otros y aún hay otros a los que echarles la culpa.

Pero el caso es que muchas empresas están echando gente a la calle.

En muchos casos empresas que siguen teniendo beneficios, aunque sean menores que en años anteriores.

Cada vez más gente está viendo más de cerca la cara amarga de esta crisis.

En el mercado publicitario ya hay muchas empresas que han empezado a echar gente.

Empiezan a cicular currículums de personas que uno conoce.

Un amigo echando a otro amigo

Es duro.

Espero que esta crisis pase pronto.

Y que no se lleve por delante a muchos amigos…

que no se nos lleve por delante.

Primeras víctimas de la crisis

Hace ya unas semanas que empezamos a conocer las primeras víctimas individuales de la crisis que nos acosa: profesionales, en muchos casos de gran categoría, que perdían sus empleos.

Ahora llegan las víctimas colectivas.

Ayer el Grupo Hachette hizo público el cierre de Teleindiscreta, después de cerca de veinte años en el mercado.

Esta mañana nos desayunábamos con la noticia del cierre de Localia, la red de televisiones locales del Grupo Prisa.

Seguro que no van a ser las únicas bajas.

Por cierto, enhorabuena a Arena. La noticia que se acaba de conocer es el mejor antídoto contra las crisis.