BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Las ciudades ante su gran reto

Mariano Sidrach de Cardona Ortín – Catedrático de la Universidad de Málaga

mapa

Terminan las vacaciones, otro verano que se nos va. Hora es ya de volver al trabajo, a la cotidiana y agradable rutina de nuestras actividades y olvidar este periodo de solaz descanso.

Un periodo estival que, como viene siendo habitual últimamente, ha estado marcado por una meteorología que algunos tachan de caprichosa y que no es más que la consecuencia de un cambio climático que nosotros estamos provocando. Ha sido un verano seco, muy seco y donde la falta de agua en los pantanos, con la consecuente disminución de la producción hidroeléctrica, la hemos cubierto aumentando el consumo de carbón y disparando las emisiones. Cómo echamos en falta más fotovoltaica, que tan bien hubiera podido contribuir en esta época estival a la producción eléctrica. Hemos tenido temperaturas muy altas, algunos máximos históricos y no nos han faltado cambios bruscos de temperatura y grandes tormentas, sobre todo estos últimos días, con lluvias torrenciales.

En el panorama internacional, el huracán Harvey ha golpeado el estado de Texas provocando inundaciones sin precedentes y es ya el huracán más devastador que ha golpeado EEUU, superando al famoso Katrina de 2005. Las inundaciones, que al mismo tiempo se han producido en el sudeste asiático y que han afectado a la India, Bangladés y Nepal, habiendo recibido mucha menos atención mediática, han sido mucho más graves, han afectado a casi 20 millones de personas, han causado más de 1400 muertos y han sido destruidas o afectadas 7590.000 viviendas; por no citar las miles de hectáreas de cultivos que se han perdido en una de las zonas más pobladas del mundo.

Sequías, inundaciones, olas de calor, pérdidas de cosechas, cada vez más y más intensas.

¿Tenemos que acostumbrarnos a vivir estos trágicos y terribles episodios climáticos sin ser capaces de reaccionar, siguiendo con nuestras rutinas diarias? ¿De verdad no podemos hacer nada ante un problema que hemos creado nosotros?

¿Hasta cuándo permaneceremos impasibles viendo cómo las temperaturas siguen subiendo y cómo se pone en peligro la supervivencia del planeta?

Todo lo contrario. Hay consenso en lo que hay que hacer, falta establecer el cómo y, sobre todo, el cuándo. Desde la Fundación Renovables creemos que es urgente actuar, que la gravedad de los problemas no permite aplazar más las decisiones que tenemos que tomar. Estamos ante un problema complejo y que va a requerir tiempo y esfuerzo solucionar. Pero son muchos los que se amparan en la complejidad y globalidad del problema, para no actuar, asumir responsabilidades y dejar pasar el tiempo sin que nada cambie.

En este proceso, las ciudades y sus habitantes deben ser los primeros en empezar a actuar. Tenemos que forjar instrumentos y establecer diálogos para que las ciudades asuman el compromiso que les corresponde ya que son responsables del 75% del consumo de la energía y del 80% de las emisiones. Esto significa, también, poner al ciudadano en primera línea, como el operador fundamental del sistema, tanto en generación como en consumo. Muchas ciudades del mundo ya han emprendido este camino y trazan planes para convertirse en el medio plazo en ciudades libres de emisiones.

Tenemos un largo camino por recorrer. A modo de ejemplo, un estudio reciente ha puesto de manifiesto que la ciudad de Málaga tiene una dependencia energética mayor del 95%, ya que sólo produce mediante energías renovables menos del 5% de su consumo energético total y que además el 75% de este consumo es de combustibles fósiles. Una ciudad con unas condiciones de radiación solar y de temperatura que son idóneas para los sistemas fotovoltaicos y que, sin embargo, no aprovecha.

En los próximos días, y dentro de los cursos de verano de la UNIA, vamos a presentar y debatir la hoja de ruta que pueden seguir las ciudades para propiciar el necesario cambio de modelo energético, prestando atención a aquellas iniciativas que ya están en marcha. Este cambio es responsabilidad de todos y es posible hacerlo. Sumemos voluntades a este proyecto y convirtamos las ciudades en un lugar mucho más agradable para vivir a la vez que unimos esfuerzos para mitigar, entre todos, los efectos del cambio climático.

Os esperamos en Málaga.

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.