BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

El Ministro y el precio de la luz

Por Fernando Ferrando – Vicepresidente de la Fundación Renovables

factura eléctrica

Llevamos una semana en la que el incremento del precio de la electricidad ha sido y seguirá siendo “trending topic”, motivado por una subida de la demanda de electricidad hasta alcanzar algo más de 42.000 MW, récord de los últimos años, que ha supuesto que el precio final de casación del kWh supere los 9 céntimos de euro.

Frente a este clamor, el Gobierno, a pesar de las múltiples apariciones en los medios del Ministro Nadal, no solo no ha sabido explicar cuáles eran las razones y las acciones que habían tomado e iban a tomar, sino que además ha contribuido a incrementar el temor de la consolidación de una subida desorbitada de la electricidad. Cifrar en declaraciones a los medios un incremento de 100€/año de la factura eléctrica para 2017, sin explicar cómo, ni a quien le va a afectar, cuándo se va a producir, o por qué son 100€ y no otra cifra, solo vale, al margen de crear alarma social, para habilitar un marco de actuación empoderando a un Ministerio que, aunque esté empezando, ha dado ya claras muestras de su inactividad.

Hablemos claro, el primer problema del Gobierno actual y de la política energética que se ha desarrollado en los últimos cinco años, es haberse atribuido como un logro de su gestión cuando los precios de la energía eléctrica estaban por los suelos y no como consecuencia de un sistema de fijación de precios perverso que cierra precios muy bajos cuando no hay anticiclón y no hay demanda y los dispara en situaciones contrarias como la actual.

El problema no es que al subir un 12% la demanda, el último kWh que cierre precio supere los 9 céntimos, sino que este precio se aplique, no a esa última unidad, no a ese 12%, sino a toda la energía consumida, incrementando el precio para el resto de tecnologías que ofertaron precios inferiores en relación con sus costes de generación, lo que lleva implícito un sobrepago con respecto a lo ofertado. Si el modelo no fuera marginalista el efecto sobre el precio final de la electricidad sería asumible o al menos no sería portada de todos los periódicos.

Si en el sector doméstico tenemos los costes de electricidad más caros de la Unión Europea no es por sucesos como el actual, sino porque subvencionamos a la industria, asumiendo costes que no nos corresponden, y porque la tarifa eléctrica es un instrumento político y de recaudación fiscal.

Lo que todos nos preguntamos es si los precios alcanzados han sido fruto de un proceso transparente o qué medidas debería haber tomado el Ministerio antes de esta “crisis”, porque no me negara nadie que llevan anunciando la ola de frío desde hace semanas y sabemos que en Francia se han parado las nucleares desde hace meses. De hecho, en noviembre tuvimos la misma situación solo que entonces la demanda interna no subió como con esta ola de frío.

Antes de producirse “la crisis”, el Ministerio y la Comisión  Nacional del Mercado y de la Competencia – CNMC- deberían haber trabajado con las compañías eléctricas, asegurándose o vigilando que:

  • Las centrales de generación estén disponibles para entrar en funcionamiento sobre todo aquellas cuyo precio de generación es sensiblemente más barato.
  • Que las señales de precio de cada central estén controladas por parte del Ministerio y sobre todo por parte de la CNMC con el fin de identificar de forma automática si los precios ofertados son de mercado o no. Personalmente que las centrales de gas cierren precio en 90€/MWh no me parece extraño, sin embargo, que lo haga la hidráulica por encima de 70€/MWh sí. La falta de credibilidad del sistema se traslada a la sociedad si tiene que intervenir la Fiscalía sin denuncia previa y todas las partes, incluido el sector eléctrico, aplauden su actuación.
  • Que nuestro intercambio con Francia con saldo exportador no suponga un incremento del precio del pool o al menos que no se considere el intercambio dentro del proceso marginalista que cierra el mercado interior español. No se trata de interrumpir el suministro de energía a Francia sino de que éste sea realizado sin que arrastre los costes del sistema español. Alemania, en la misma situación que España no sufre las condiciones de inflación de costes o de traslado de los mismos a todo el mercado. Además, aunque parezca extraño, esa energía que exportamos a Francia se produce en muchos periodos en Portugal y nosotros nos quedamos solo con el incremento de precio.

La exportación a Francia entre 2.000 y 3.000 MW supone un incremento del precio casado importante y retribuye a todas las centrales con este plus de precio y rentabilidad aunque no lo hubieran ofertado.

El Ministro Nadal debería haber comunicado su voluntad de derogación de la reforma eléctrica que hizo su hermano, que en realidad no llegó a ser una reforma sino un recorte de ingresos a las renovables y al sector eléctrico para reducir la aparición de déficit tarifario, y acabar de una vez por todas con la fijación de precios con carácter marginalista.

El diseño del mercado marginalista pudo tener sentido en el pasado pero en estos momentos en que las renovables suponen el 40% de la generación y la nuclear el 20% y que se caracterizan por tener costes variables de generación muy reducidos frente a un mayor peso de los costes de inversión, supone que cuando la demanda baja el mercado no existe o es muy estrecho y por lo tanto los precios se hunden y cuando la demanda sube se disparan con la entrada de energías más caras como es el gas.

Tan perverso es que la energía se case a precio casi cero como a precio de 9 céntimos y se traslade para todas las centrales que entran en funcionamiento, porque en el fondo estamos fijando precios que no se corresponden con los costes de generación, lo que supone falsear la realidad y avocar a muchos inversores a tener pérdidas o a otros a vivir procesos especulativos por su remuneración final versus la que habían ofertado y que obviamente no fijó el precio.

Que ahora se declare como crisis la subida de precios, que yo al menos no veo por ningún sitio, salvo la ocasionada por un sistema de fijación de precios erróneo, y que la Fiscalía, tenga que actuar por falta de transparencia y por posibles colusiones de mercado solo refleja que los responsables de la energía de este país o no han tomado posesión de sus cargos o están haciendo dejación de funciones.

Por último, alguien debería explicarle al Ministro Nadal que no es lo mismo hacer declaraciones a los medios que poner en marcha el diálogo prometido para llegar a acuerdos que ayuden a cambiar un modelo que a todas luces no funciona, con el consenso de la mayoría de fuerzas políticas y de los agentes sociales y económicos.

 

6 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Sociólogo Astral

    ¿A quien quieren engañar? los políticos son muy cortos y no saben mentir. “la luz sube porque están pasando unas cosas que encarecen la luz y va a seguir subiendo todo el año hasta pagar 100 euros al año”. esto no tiene ni pies ni cabeza, políticos inútiles. si pasan cosas circunstanciales no pueden estar pasando todo el año. esto nos suena a los ciudadanos a “los pagos en diferido a Bárcenas”. los políticos son limitados y no saben mentir. quieren hacer de guardaespaldas y cubrirlos para que las compañias eléctricas se forren porque trabajan para ellos pero como son muy tontos la gente se da cuenta enseguida.

    23 Enero 2017 | 11:52

  2. Dice ser Yo

    Seremos muy tontos y ellos muy cortitos pero bien quietecIcos nos quedamos ante estas injusticias, y bien q ellos lo saben.

    No hay cojones a plantarles cara!

    23 Enero 2017 | 13:00

  3. Dice ser Yo

    Serán muy tontos***

    23 Enero 2017 | 13:01

  4. Dice ser El otro progresista

    Un buen artículo, aunque hecho de menos soluciones.

    En mi opinión aquí hay dos elementos claves,

    1.- Las electricas ganan dinero en la actividad de generación, a la cual no quieren renunciar
    2.- Con las energías renovables la energía deja de ser un recurso escaso y caro a pasar a ser ilimitado y barato.

    Esto lleva a que muchos intereses económicos y políticos se vean en riesgo, por lo que se impide la implantación de nuevas tecnologías, o se permiten mediante la generación base para mantener el control.

    El autoconsumo, el balance neto son soluciones directas para disminuir el coste energético, ayudar a la pobreza energética, evitar el cambio climático y generar empleo

    23 Enero 2017 | 14:10

  5. Dice ser el mundo de lso cercos llamados patrias

    Existen herramientas para cambiar las cosas, resettear a cer y comenzar desde limpio con energías limpias, y no sencontramos con gobiernos mundiales enlazados en negocios que desestiman esas herramientas y además machacan todo progreso creado con ellas.
    ¿Cömo puede llamarse eso?

    23 Enero 2017 | 15:50

  6. Dice ser Ja ja ja

    La cultura política puro teatro. Si esta privatizado porque el estado pone la ley, será solo para que paguemos todos y sin rechazar. En el mundo no existe nada igual con algo necesario para vivir. Solución teatro.

    24 Enero 2017 | 06:44

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.