BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Energía y competitividad

Por Mª Concepción Cánovas del Castillo – Experta en energías renovables

bombilla

Bajo el mismo paraguas de preservar la  competitividad de nuestra economía  y por ende la defensa de nuestros puestos de trabajo, se han venido acogiendo posicionamientos energéticos tan  dispares  como los del actual equipo de Gobierno en funciones de mantener el mix de generación existente  y dejar para un medio y largo plazo una política activa a favor de la penetración de renovables, bajo la premisa de que todavía quedan años de investigación  para que estas tecnologías sean competitivas; a posicionamientos como  los  que promueve  la Fundación Renovables junto con otros amplios  colectivos sociales, que entienden que es obligación de todos nosotros aprovechar la tecnología renovable bajo parámetros de rentabilidad, lo que unido a una  mayor racionalidad y electrificación de nuestra demanda energética  se traducirá, además de en una mejora medioambiental,  en un efecto positivo para nuestra economía y en un claro desarrollador de puestos de trabajo.

¿Cómo es posible que posturas tan dispares se amparen bajo este paraguas común de la competitividad?, la postura que eufemísticamente podríamos llamar “negacionista”, más allá  de mantener el estatus quo  el máximo tiempo que sea posible, parece no percibir que competitividad y sostenibilidad hoy en día van de la mano y que no necesariamente cuanto más sostenible es una tecnología es más cara. Prueba de ellos es  que la eólica ya es la tecnología más barata para producir electricidad en Europa como acaba de publicar Bloomberg New Energy Finance; y que  las increíbles reducciones de costes que están experimentando las tecnologías renovables han  llevado a reconocer  al propio  secretario de Energía de Estados Unidos , Ernest Moniz , que aunque la revolución de la energía limpia es demasiado a menudo algo que uno piensa que podría venir dentro de 10 o 20 años, el mensaje que lanza  es que “miren a su alrededor, está sucediendo ahora”.  Estas palabras no pueden menos que producirnos envidia por la capacidad que demuestran de  mantener un espíritu abierto sobre lo que pasa a nuestro alrededor , sin ideas preconcebidas que impidan dar los pasos en la dirección adecuada.

Por contra, la estrategia seguida en España no está favoreciendo que se trabaje en las importantes implicaciones que respecto al modelo actual tendrán, entre otros, la mayor penetración de renovables, la creciente demanda de capacidad descentralizada y del almacenamiento, tanto del lado de la oferta como de la demanda, o incluso el resurgir de figuras como el cooperativismo eléctrico, origen del desarrollo de este sector. Avances todos ellos  que necesariamente afectarán al diseño y fiabilidad del sistema eléctrico;  con especial incidencia en la flexibilidad de los mercados, su operativa y mecanismos de fijación de precios ante la creciente sustitución de costes de combustibles por costes de capital.

En definitiva,  va siendo hora que todos nos demos cuenta  que  las renovables  y por ende el objetivo de sostenibilidad han dejado de ser una externalidad para el objetivo de competitividad y que  ya no cabe hablar de solidaridad intergeneracional al hablar de una política medioambientalmente sostenible. Por el contrario, lo que ahora toca es  trabajar en la necesaria adaptación del mercado;  de otro modo el sobrecoste para los consumidores seria no adaptarse a esta nueva realidad, con el consiguiente efecto negativo que sobre nuestra competitividad conllevaría.

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.