La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

El “brexit energético” del señor Nadal

Por Domingo Jiménez Beltrán – Presidente de la Fundación Renovables

eu-1473958_1920

Acabo de volver de un corto viaje de trabajo a Londres para una reunión, habitual estos días, del patronato de un Instituto Ambiental para tratar el tema de qué hacer ante el escenario del abandono del Reino Unido de la Unión Europea. El panorama no puede ser mas desafiante e interesante en cuanto a lo que hay que evitar o promover si queremos que un estado, un país, progrese y lo haga de manera sostenible, democrática y cohesiva.

Lo más sorprendente es que incluso gran parte de los que querían salir están en general sorprendidos y preocupados. Parece como si el referéndum hubiera sido más una apuesta de casino en la que lo que se jugaba era ganar o perder lo puesto, es decir, tener razón o no, sin pensar en que lo que venía a continuación ya no era un juego. La prueba de que muchos votantes no sabían de qué iba el tema es que al día siguiente del referéndum la pregunta más hecha según Google fue ¿Qué es la Unión Europea?, es decir, que muchos británicos habían votado salir sin saber lo que significaba.

Según las explicaciones que he escuchado, esto obedecería a la situación de auto complacencia o pasividad con la que los ciudadanos vivimos, al parecer, la realidad de la UE. Esta situación no es ajena a algo generalizado y de aplicación a todos los europeos como es la falta de una información pública más continuada, relevante y atractiva por parte de las instituciones europeas, en particular de la Comisión y de los Estados miembros, que parecen participar en el hoy clave debate europeo como en un juego solo apto para políticos y para los lobbies económicos que en Bruselas tienen más presencia casi que las propias instituciones.

Tampoco son ajenos los medios de comunicación, en este caso los británicos. Tal y como denuncia la propia prensa británica, y ciertamente los paneuropeístas, emporios mediáticos como el de Murdoch y otros magnates, que parecerían tener cuentas personales con la UE, habrían contribuido decisivamente a la movilización del Brexit sin una información real sobre las consecuencias. Hasta las comunicaciones más objetivas, como los informes en materia de medio ambiente que conozco, que demuestran que dichas consecuencias serían muy negativas para el Reino Unido, estaban mediatizadas por slogans, campañas ambiguas, con matices identitarios como “Take back control of the UK environment” (Recuperemos el control del medio ambiente británico), cuando precisamente el medio ambiente en Reino Unido se ha beneficiado y progresado gracias a la política comunitaria. Ahora se espera que vuelvan a “controlarlo” los intereses económicos confundidos como intereses generales.

Campañas mediáticas muy explotadas y alentadas ciertamente por intereses también personales de políticos populistas y arribistas como Boris Johnson, que, durante el ejercicio como periodista en Bruselas, la ciudad en la que curiosamente se crio, ya se había labrado un currículum como informador interesado.

Y en España la energía

¿Por qué es interesante esto para España? Porque aquí hemos vivido y seguimos viviendo una situación similar en lo que se refiere a la energía y en particular a las energías renovables, con medios de comunicación, sin generalizar, muy influyentes que o bien porque las empresas energéticas y eléctricas han conseguido que confundan sus intereses con los generales (como desgraciadamente ha hecho también el actual Gobierno en funciones) o porque se rinden al enorme peso que en este momento tienen estas empresas en materia de publicidad, financiación de otras actividades, etcétera …, es difícil no solo distinguir reportajes de publirreportajes empresariales sino conseguir publicar contenidos críticos de forma equilibrada.

No es de extrañar que en un ambiente tan poco crítico con la situación energética actual puedan seguir dándose, impunemente, declaraciones como las del secretario de Estado de  Energía en funciones, Alberto Nadal, en la reciente presentación de las Estadísticas Globales de la Energía de BP (BP Statistical Review of World Energy 2016).

Mientras el informe señala que las renovables han perdido peso en 2015 en el mix energético español y aumentado las emisiones de CO2, y lo han incrementado en el resto del mundo de forma acelerada, Nadal ha vuelto a insistir (dentro del mantra equívoco que repite también Rajoy cada vez que va al extranjero del potencial de España en renovables) en que las renovables siguen siendo más caras que las convencionales, lo cual es absolutamente falso (y más si se internalizan los costes de emisiones de CO2 de las fósiles), y en que habrá que esperar hasta 20 años para revertir la situación, afirmación que contradicen todos los informes de situación y tendencias, según los cuales en 2015 ya se han realizado más inversiones en generación eléctrica de fuentes renovables que en las de combustibles fósiles. Solo le faltaba añadir, y lo ha hecho, que el gas es clave para aguantar estos 20 años y coincidir así con las empresas energéticas y eléctricas, acongojadas por la degradación de sus activos y en particular de sus centrales de gas.

Confiemos, Señor Nadal, que a la capacidad legislativa que va a tener el nuevo Parlamento, con un gobierno sin mayoría absoluta, se una el sentido de responsabilidad y oportunidad de unos parlamentarios que se abstraigan del legado legislativo, y  también mediático, con el que comenzaremos la nueva legislatura, y no confundiendo los intereses de las empresas eléctricas y energéticas con los generales legislen en favor de un nuevo modelo energético basado en la eficiencia y en las renovables como una gran oportunidad para España. Oportunidad también económica, aunque no para las empresas que por intereses especuladores y cortoplacistas son parte del problema y no de la solución. Esperemos que los medios respondan también responsablemente.

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser este nadal si se dopa

    a diferencia del otro nadal yo creo que este si se dopa ya que practica el “dumping” a favor de las de siempre.

    mentiroso compulsivo

    16 julio 2016 | 22:59

  2. Dice ser Josep Pané

    Creo que la energía renovable es el futuro. Países mas avanzados como Alemania están apostando claramente por ella.-
    Que en España se haga lo contrario no tiene ninguna explicación, pues con mayor radiación solar tendría que ser uno de los países punteros en tales tecnologías, como casi lo fue en los años 2009 a 2011.-
    Por qué no es así? A que obedece la actual política del gobierno, de reducir primas, impuesto al sol, etc., etc.,? Actualmente le tecnología fotovoltaica permite producir placas a precios muy competitivos..
    Si además se valora el efecto beneficiosos sobe las emisiones de CO 2, el resultado es aún mas favorable.-
    Debemos pensar pues que hay intereses ocultos que impiden tal desarrollo?
    NO es esta una manera poco patriótica de actuar?.-
    Debemos poner nuestro grano de arena y castigar, como consumidores, a los oligopolios que impiden el desarrollo del país con sus egoísmos e intereses.-
    La fuerza de los consumidores es inmensa si la sabemos emplear como es debido

    17 julio 2016 | 11:54

  3. Dice ser Pedro32

    Nuestro Kicillof Nadal ha hecho historia, ha arremetido con tanta fuerza contra las renovables que España ya es sub-campeona en demandas internacionales ante el CIADI, solo por detrás de Venezuela. España ha ganado las dos primeras demandas (que no incluían lo hecho por este señor sino por su predecesor del PSOE, que fue más cuidadoso), pero ahora vienen los huesos duros de roer. Lo gracioso del caso es que el ideólogo del PP es el cuñado de Rajoy y el lobby de las eléctricas que se equivocaron hace diez años apostando por el gas en vez de por el sol. Nadal ahora se postula como futuro ministro, no me extraña que nadie quiera apoyar a este PP en su investidura. Niegan la evidencia con toda soltura, dicen que no hay calentamiento global y que las renovables son caras, para cara la de este tipo. Lo gracioso del oligopolio eléctrico es que lo que ganan con el sobreprecio de las energías nuclear e hidráulica (se las compramos a las eléctricas al triple el kWkh que la media europea) lo invierten en renovables fuera de España, creando puestos de trabajo allí y haciéndolos desaparecer aquí.

    25 julio 2016 | 15:36

  4. Dice ser Berni

    El tiempo pone a cada uno en su sitio eso den demostrara que el criminal del tal señor Nadal ,por ser respetuoso, porque me sobran adjetivos para describirle,no solo actúa de mala fe y al dictado de los que le han puesto en el cargo pues dudo que con su capacidad fuera capaz de conseguir un trabajo de peón en la construcción con el mayor de los respetos a los que trabajan en la construcción pues no se merecen tal comparación con un personaje de singular canalla, pues no sólo actúa con una negligencia constatable sino que contra todo interés general y solo protege el beneficio de la clase que lo mantiene esperemos que cuando el ciudadano abra los ojos tenga un final justo para esta clase de personajes que pueblan los poderes políticos de este país y algún día se acuerde de Francia y de ese gran invento que se llama guillotina

    26 julio 2016 | 13:16

  5. Dice ser Berni

    El poder del pueblo y para el pueblo el día que la gente se dé cuenta que el 2% de la población no puede someter al restante 98% ese día habrá una nueva luz

    26 julio 2016 | 13:18

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.