Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de septiembre, 2019

Los bancos éticos han rendido más del triple que los tradicionales

Desde la caída del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers en 2008, los estados europeos han gastado unos 750.000 millones de euros para salvar de la quiebra decenas de bancos. Pero en estos diez años no ha hecho falta rescatar a los bancos éticos y sostenibles que operan en Europa.

Los motivos están explicados en el Segundo Informe sobre las Finanzas Éticas en Europa (2019), que la Fondazione Finanza Etica (Italia) y la Fundación Finanzas Éticas (España) acaban de publicar.

En el estudio se comparan la estructura, el crecimiento y los rendimientos de los bancos éticos europeos con los de los grandes bancos sistémicos. Los resultados del estudio arrojan tres conclusiones importantes:

  1. En los últimos diez años (2007-2017), los bancos éticos y alternativos han rendido más del triple que los bancos tradicionales, con una rentabilidad media anual del 3,98% frente al 1,23% (en términos de ROE).
  1. Con la crisis, el crecimiento de los colosos bancarios europeos ha cesado o se ha ralentizado mucho, mientras que los activos, depósitos, préstamos y el patrimonio neto de los bancos éticos y alternativos aumentan en un porcentaje cercano al 10% anual.
  1. Son dos tipos de banco totalmente diferentes: los éticos se estructuran de forma clásica, reuniendo depósitos y concediendo préstamos, y los sistémicos se dedican más a otras actividades (inversiones en títulos, servicios financieros, etc.). En 2017, la concesión de créditos representaba una media de casi el 77% de la actividad total de los bancos éticos y sostenibles, pero en los bancos tradicionales era del 40,52%.

Los autores del estudio hacen la comparación con las entidades tradicionales, transcurridos diez años de la crisis financiera que comenzó con el estallido de la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos, para mostrar los resultados, no solo en términos sociales, ambientales o de derechos humanos, sino también desde el punto de vista económico.

“Si queremos evitar que se repita todo lo que sucedió hace diez años –dicen–, necesitamos unas finanzas que sean sostenibles de verdad. El impacto ambiental y climático es un componente fundamental, pero solo un componente en un discurso enormemente más amplio en el que la sostenibilidad se estudia en sus 360 grados”.

El informe analiza además otros asuntos relacionados con las finanzas éticas y sostenibles como las inversiones socialmente responsables (ISR) en Europa, que han ido en aumento en los últimos años; o la desinversión en el sector fósil como método para hacer una llamada de atención a las empresas energéticas y presionar para que opten por las energías renovables.

El efecto beneficioso de la crema corporal Charity Pot

La empresa LUSH Cosmetics SL está celebrando este año el 10º aniversario de la introducción en España de la crema corporal Charity Pot, con cuya venta recauda dinero para distintas organizaciones no gubernamentales y benéficas de todo el mundo.

“Se trata de una crema rica y generosa -dicen sus productores-  que no sólo hace que tu piel luzca como nunca, sino que también es un rayo de esperanza para las pequeñas Ong locales con las que trabajamos, puesto que todas las ganancias van para ellas”.

Con cada venta de Charity Pot, se dona el 100 % del precio (menos el IVA) a pequeñas asociaciones locales que necesitan la ayuda para continuar con su trabajo. Según Lush, Los principios de estas organizaciones coinciden con los suyos en lo que respecta a la conservación del medio ambiente, el bienestar animal y los derechos humanos.

El proyecto llegó a España en 2009 y en esta década han llegado a 286 asociaciones de este país, a las que han donado 1.185.000 euros.

“Nuestro único objetivo es ayudar a las personas que trabajan de forma incansable para hacer del mundo un lugar mejor, aquellas que tienen un papel clave para generar el cambio”, señala Mark Constantine, cofundador de Lush.

 

A día de hoy se han donado 66 millones de euros a un total de más de 6.500 asociaciones de todo el mundo.

 

 

Botellas ‘inteligentes’ contra el consumo de plásticos

Para ayudar a disminuir el consumo de botellas de plástico de un solo uso, la startup valenciana Closca ha lanzado una nueva colección de botellas inteligentes de resistente cristal borosilicato y reutilizables, inspiradas en cuatro iconos de la naturaleza que actualmente se encuentran en peligro de extinción.

Estas botellas cuentan con un chip NFC en su tapón inferior, que cuantifica la cantidad de veces que se rellena, por lo que mide el impacto positivo de cada usuario al no utilizar plástico de un solo uso para beber y le da recompensas por no generar residuos plásticos.

Además, la Closca Water App localiza más de 200.000 puntos para rellenarlas de agua potable en todo el mundo, más de 20.000 en España. Esto permite al usuario encontrar, en cualquier momento y lugar, las fuentes públicas y establecimientos donde es posible rellenar las botellas de forma gratuita.

El lanzamiento de cuatros nuevos modelos de esta botella forma parte de la campaña Consciousness, con la que se quiere dar visibilidad al estado de muchos de los iconos de la naturaleza que se encuentran en riesgo de desaparecer.  

Cada botella inteligente tiene un color (aguamarina, coral, beige y mostaza) que representa: los glaciares  que  se están derritiendo y desapareciendo debido a las altas temperaturas provocadas por el efecto invernadero; los corales que están muriendo y perdiendo su tonalidad debido a las elevadas temperaturas del agua; las playas, afectadas por los microplásticos y la basura; y las sabanas, un hábitat especialmente amenazado por la desaparición de su vegetación y de las miles de especies que dependen de su biodiversidad.

Además, el 10% de la venta de las botellas se va a destinar a una organización no gubernamental.

Closca fue fundada en 2013 por Carlos Ferrando, un joven ingeniero exalumno de la Universitat Politècnica de València. La compañía está especializada en el diseño y la innovación de productos como cascos y botellas y promueve un futuro más sostenible.

Utilizar los negocios para abordar los problemas sociales y medioambientales

Los días 23 y 24 de septiembre se celebrará la cuarta edición del B Corp Summit en Ámsterdam, organizada por B Lab Europe. La cumbre de este año tiene como slogan Marcando el ritmo (Lead the Beat) para animar a los asistentes a reunir las mejores ideas sobre cómo utilizar los negocios para abordar los problemas sociales y medioambientales de la sociedad.

B Corporation es un movimiento global de personas que utilizan la fuerza de las empresas para resolver los problemas sociales y ambientales del siglo XXI. A diferencia de las empresas que sólo persiguen fines económicos, las compañías con la certificación B Corp cumplen con niveles elevados y verificados de desempeño social y ambiental, transparencia pública, responsabilidad legal y compromiso de impacto positivo.

Actualmente, existen en todo el mundo más de 3.000 Empresas B Corps de 150 industrias y 64 países y más de 50.000 empresas utilizan la Evaluación de Impacto B. En España, hay más de 60 empresas B Corp.

Los responsables de B Corp consideran que las huelgas climáticas, la creciente conciencia sobre la igualdad de oportunidades laborales y la muy discutida  declaración de los altos ejecutivos del Business Roundtable (BR) “subrayan que nunca ha habido una necesidad más urgente que ahora de un cambio de paradigma en la forma en que las empresas definen el éxito y llevan a cabo sus negocios”.

Para el movimiento B Corp, esto no es nada nuevo, pues llevan transformando la manera de hacer negocios y redefiniendo el éxito desde hace más de una década.

Durante los dos días que dura la cumbre, más de 600 líderes globales discutirán sobre las bases de la economía del siglo XXI. Se llevarán a cabo charlas, talleres y sesiones interactivas, sobre temas como la reducción de las emisiones de carbono, la redefinición del liderazgo, la inversión de impacto y otros aspectos relacionados con la nueva economía como por ejemplo, las herramientas para convertir los objetivos de desarrollo sostenible en acciones.

En este sentido y a falta de una década para cumplir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, B Lab ha llevado a cabo una alianza con el Pacto Mundial de las Naciones Unidas para desarrollar una plataforma abierta al público, diseñada para ayudar a las empresas a medir, mejorar y lograr un progreso tangible en los ODS para el año 2030.  En la cumbre se dará toda la información sobre esta herramienta y sobre cómo la empresa puede desempeñar un importante papel para lograr estos objetivos.

 

  • La organización Business Roundtable reúne a los presidentes ejecutivos de 181 de las mayores corporaciones de Estados Unidos. Este pasado mes de agosto realizaron una declaración  en la que asumen un cambio de visión radical sobre el objetivo de sus empresas, rompiendo con la política que mantenían desde hace más de 20 años, que daba prioridad a la maximización de los beneficios de los accionistas por encima de cualquier otra consideración.

Más información sobre la cumbre en: www.bcorporation.net

El festival de cine sobre progreso sostenible llega a su 5ª edición

Another Way Film Festival, el festival sobre progreso sostenible de referencia en Madrid, celebra este octubre, del 24 al 27 su quinta edición. Lo hará bajo el lema A veces a una generación le toca hacer historia.

Como en ediciones anteriores, tendrá lugar en Cineteca Madrid y por primera vez el festival amplía sedes a la Filmoteca Española y la Sala Equis.

En total se mostrarán 37 películas, de las cuales 19 formarán parte de las secciones competitivas: Oficial e Impacto. También habrá una programación infantil y dos nuevas secciones no competitivas: Producido en verde, una selección de películas actuales producidas con prácticas sostenibles; y Orígenes, cine clásico y de culto donde las inquietudes sobre medioambiente y sostenibilidad ya eran incipientes.

El festival incluirá diez actividades paralelas en torno a otros aspectos artísticos, culturales y sociales que, al igual que la programación de cine, seguirán promoviendo y difundiendo los valores en torno a la sostenibilidad y el triple balance: social, económico y medioambiental.

El viernes 25 de octubre se podrá ver Fridays For Another Future, una proyección gratuita dirigida principalmente a institutos, colegios y universidades. Tendrá lugar en 28 cines y centros culturales de 11 ciudades: Madrid, Badajoz, Bilbao, Burgos, Cádiz, Córdoba, Fuengirola (Málaga), Pamplona, Sevilla, Toledo y Vigo.

La proyección se hace en colaboración con Fridays for Future, el movimiento estudiantil global que exige medidas de prevención contra la crisis climática a través de acciones ciudadanas. Cada proyección irá acompañada de un coloquio posterior entre el público y miembros de Juventud x el clima (Fridays for Future en España). Además, en las sesiones de Cineteca y La Casa Encendida habrá un taller de activismo impartido por Greenpeace.

Fridays for Another Future también cuenta con el apoyo de Teachers for Future Spain y la red social de #cineyeducacion de Cero en Conducta.

La proyección, estreno en Madrid, será Youth Unstoppable, dirigida por Slater Jewell-Kemker (Canadá, 2018). La película muestra la vibrante historia sobre cómo jóvenes de todo el mundo están liderando la lucha contra la emergencia climática con el fin de salvar el planeta y su propio futuro.

La programación completa y venta de entradas para las películas y actividades saldrá publicada en la web del festival.

 

Una campaña para aumentar el número de mujeres en las empresas tecnológicas

La escuela tecnológica Ironhack y la firma española de moda sostenible Hemper han puesto en marcha  un proyecto para ayudar a incrementar el número de mujeres que acceden a puestos en empresas del ámbito tecnológico.

En la actualidad, sólo el 3% de las mujeres posee una formación superior en el ámbito tecnológico en España según el último informe de la Asociación Española para la Digitalización. Y, sin embargo, la demanda de programadores es cada vez mayor y se ha multiplicado por 17 en los últimos cinco años, según el portal Infojobs.

Processed with VSCO with b3 preset

El proyecto de Ironhack y Hemper se llama El algoritmo es femenino y a través de una campaña de micromecenazgo en la plataforma Kickstarter, financiará un curso intensivo de programación para una mujer nepalí en el campus de Ironhack en Barcelona.

“Nepal se encuentra entre los cinco países más pobres de Asia. Más del 80% de las mujeres con 15 años de Nepal nunca han asistido a la escuela y sólo el 6% de la población tiene acceso a Internet. Es por lo que queremos dar una oportunidad a una joven nepalí. La idea es que, después de hacer el curso en España, pueda volver a su comunidad y aplicarlo para resolver un problema social. Poder darles las herramientas necesarias para que sean ellos los agentes del cambio”, asegura la cofundadora de Hemper, Gloria Gubianas.

La campaña pretende proporcionar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje. Además, otro de los objetivos es sumar a la misma al mayor número de empresas del sector tecnológico en España. “Tenemos la firme convicción de que la educación y la tecnología son una parte fundamental del motor del cambio de una sociedad; y por eso, hemos querido poner nuestro granito de arena en una de las regiones menos desarrolladas digitalmente del planeta: Nepal”, recalca Ignacio Sánchez Jurado, de Ironhack.

La joven será seleccionada en un acto en el que participarán 30 mujeres, en Katmandú, Nepal, organizado por la ONG Girls in Technology Nepal.

Los mecenas que participen en el proyecto obtendrán una gama de productos sostenibles de cáñamo, entre los que se encuentran mochilas y fundas de ordenador inspirados en los colores de la programación y, además, serán partícipes directos en la selección.

Madrid y Barcelona sacan un aprobado raspado en gestión del tráfico

Los ciudadanos aprueban con una nota muy ajustada la gestión que llevan a cabo ayuntamientos de grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Londres, Berlín, Hamburgo, París, Lyon y Bruselas para reducir la congestión del tráfico en sus calles.

Lo señala así una encuesta sobre movilidad, realizada por Harris Interactive para Drivy, una plataforma de servicios de coches compartidos que opera en toda Europa.

El estudio se basa en las respuestas a un cuestionario online realizado a 4.000 personas, divididas en grupos de 500 en las ocho ciudades europeas citadas, durante la última semana de agosto de 2019.

Madrid obtiene un 5’5 de nota, mientras que Barcelona se queda en el 5’1. Si se pregunta a los residentes de las zonas más urbanas de una y otra ciudad, Madrid sube la nota hasta 5’7, probablemente por acciones como Madrid Central; Barcelona en cambio, baja el resultado a un 4’7, que se debería a que sus habitantes están echando en falta más medidas que frenen el tráfico urbano.

El 77’5% de los encuestados consideran que los ayuntamientos deberían apostar más por los sistemas de coche compartido (carsharing).

La encuesta señala también que el 79’5% de los consultados en las dos ciudades tienen una opinión positiva del coche compartido. Un 78% de los encuestados en Madrid y un 67% en Barcelona querrían tener más servicios de coche compartido en sus barrios y destaca que en Barcelona, el 44% solo querría el servicio para salir de la ciudad y no para circular dentro de ella.

Tanto Drivy como los autores del estudio consideran que se ha producido un cambio de paradigma y que la tendencia es no tener vehículos en propiedad para conseguir una mayor “desmotorización de la ciudad”.

En este sentido, la encuesta señala que después del transporte público, el coche compartido sería lo que haría que los ciudadanos dejaran de tener un vehículo en propiedad; en Madrid, el 24%; y en Barcelona, el 26%. Atendiendo a las áreas donde ya actúan operadores cubriendo este segmento, las cifras suben a 27% en Madrid y 30% en Barcelona.

Empresas que persiguen una sociedad más justa y respetuosa con la naturaleza

Los próximos días 28 y 29 de septiembre, Sannas organiza el Primer Festival del Triple Balance con la finalidad de dar a conocer el modelo empresarial transformador con el que las empresas de esta asociación contribuyen a una sociedad más sostenible, justa y equitativa.

Sannas es la primera unión empresarial, multisectorial que tiene como objetivo conectar a las empresas que comparten la visión del Triple Balance (económico, ecológico y social) y con este encuentro quiere celebrar que ya son más de 100 firmas en 12 comunidades autónomas.

Durante un día y medio se realizarán talleres, charlas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, aprobados por Naciones Unidas, y sobre el valor que estos aportan a la actividad empresarial. Se presentarán proyectos innovadores de empresas socias de Sannas, se hablará del papel de la medición en la mejora de los proyectos, se conocerán empresas sostenibles que actúan en los espacios reservados y también se podrá comer productos de la zona.

El festival se celebrará en la Posada del Agua, un hotel sostenible en su triple balance: el medioambiental, por su arquitectura bioclimática, sus instalaciones eficientes y el uso de energías renovables, el económico y el sociocultural, por contribuir al desarrollo de la comarca y ser un activo miembro en sus actividades.

La Posada de Agua, situada en la provincia de Ávila, a orillas del embalse de El Burguillo y frente a la reserva natural del Valle de Iruelas, es socio de Sannas, pertenece a la Carta Europea de Turismo Sostenible y es punto de información de la Reserva Natural del Valle de Iruelas.

Sannas es una asociación empresarial que tiene como objetivo extender una nueva forma de entender la actividad económica: aquella que considera que hay un balance económico, otro ecológico y otro social.

En lo económico, la asociación quiere construir empresas prósperas en las que se generen proyectos y negocios rentables que impacten positivamente en las personas y en el medio ambiente. En lo medioambiental, persiguen regenerar sustituyendo la visión lineal de la economía –crecimiento continuo y desenfrenado– por otra circular y consciente del cambio climático y de los límites del planeta. Y en lo social, su objetivo es ir más allá de cumplir con la legislación laboral y afirman que aspiran a contribuir al desarrollo personal y profesional de todas las personas que trabajan en sus empresas y al de los clientes y proveedores.

10 medidas para reducir el desperdicio y pérdida de alimentos

Reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos: establecer una agenda de acción globa” es un nuevo informe que se acaba de publicar y que presenta un plan de acción para reducir drásticamente el desperdicio de alimentos, en línea con varios objetivos de desarrollo sostenible y en respuesta a la emergencia climática.

Lo han elaborado el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), en asociación con el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y está destinado a empresas, gobiernos, agricultores y consumidores, todos los actores implicados en la cadena de suministro alimentaria.

A todos se les pide que cumplan con su papel en un enfoque triple: Establecer objetivos en la reducción de desperdicios, medir puntos críticos en la pérdida y desperdicio de alimentos y monitorear el progreso a lo largo del tiempo; hacer una lista de tareas pendientes en la cadena de suministro como los primeros pasos para tomar medidas; e identificar 10 medidas concretas para impulsar los dos puntos anteriores.

Diez propósitos para cumplir con la meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que propone reducir al 50% el desperdicio de alimentos para el 2030 y que son:

1.- Desarrollar estrategias nacionales contra la pérdida de alimentos y la reducción del desperdicio. Puede ayudar a implementar políticas públicas, acciones del sector privado, las prácticas de los agricultores y el comportamiento de los consumidores hacia un objetivo común, de ahí que se considere fundamental que más países pongan en práctica estrategias para reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos.

2.- Crear asociaciones nacionales público-privadas. Poner en marcha acciones en toda la cadena de suministro de alimentos y políticas públicas que las apoyen. Ninguna institución puede impulsarlo por sí sola.

3.- Lanzar la iniciativa “10x20x30” en la cadena de suministro. Esta iniciativa significa que al menos 10 de las compañías agrícolas y alimentarias más grandes del mundo se comprometan a actuar contra la pérdida y desperdicio de alimentos, y que a su vez comprometan a 20 de sus proveedores para que hagan lo mismo para el año 2030, podría tener un impacto significativo.

4.- Reducir las pérdidas de pequeños propietarios. Ayudar a pequeños productores del África subsahariana y el sur de Asia, regiones donde se pierde un 26% de los alimentos durante la cosecha, la manipulación y el almacenamiento.

5.- Lanzar una década para las soluciones de almacenamiento para abordar un gran punto de pérdida y desperdicio de alimentos, especialmente en los países de bajos ingresos, lo que ayudaría a garantizar que más alimentos llegasen al mercado de un modo seguro.

6.- Cambiar las normas sociales de los consumidores.

7.- Tener como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Reducir el desperdicio de alimentos supone reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

8.- Aumentar la financiación. Muchas de las acciones necesitan financiación, pero actualmente hay poca y se necesita aumentarla.

9) Superar el déficit de datos. Para implementar medidas útiles es necesario conocer el problema y tener datos.

10) Avanzar en la agenda de investigación.

Para poner en marchas estas acciones es necesario que gobiernos y empresas se conciencien del problema, solo así se podrá reducir el desperdicio de alimentos.

Un tercio de los alimentos producidos son pérdidas que se producen entre el lugar de cultivo y el plato servido en restauración y hogares, lo que corresponde a una cuarta parte de agua utilizada por la agricultura en el mundo, según la FAO.

Los volúmenes de alimentación perdidos ahora equivalen a 940 mil millones de dólares al año y son responsables del 8% de las emisiones anuales.

14 empresas españolas premiadas por su impacto social y ambiental

14 empresas españolas, que forman parte del Movimiento B Corp, han sido premiadas por el principal impulsor de la economía sostenible con sede en EE UU, B Lab, por su impacto social y ambiental y las ha incluido en la lista de Mejores empresas para el Mundo.

B Lab es una organización sin ánimo de lucro, con base en Pensilvania, Estados Unidos, que creó la certificación B Corporation, otorgada a empresas cuyo desempeño tiene un alto impacto social y ecológico y que son una muestra de transparencia y responsabilidad en sus actividades diarias.

Las empresas B Corp se someten a una evaluación de impacto rigurosa  que mide su quehacer en cinco categorías: comunidad, trabajadores, medio ambiente, gobernanza y clientes; y cada año,  B Lab reconoce a las que tienen la mejor puntuación.

En concreto, se premia al 10% de las B Corps de todo el mundo con mayores puntuaciones verificadas de la Evaluación de Impacto B (EIB), una plataforma digital gratuita utilizada por más de 70.000 compañías que evalúa el impacto de la empresa en las cinco categorías citadas.

Los 14 ganadores han obtenido una puntuación récord  en sus respectivas industrias y sirven de ejemplo a seguir para otras compañías que buscan generar un impacto positivo en la sociedad y el planeta. Las empresas premiadas han sido Veritas, Alma Natura, Visualfy, Bikonsulting, Roots for Sustainability, Specialisterne Spain, Farmidable, Adhara Organics, Maremyc, Steelter, Cuento de Luz, WorldCoo, 21 Gramos e Integral de Affectio Group.

Pablo Sánchez, director  de B Lab en España, señala que “estas empresas tan inspiradoras están construyendo una nueva economía, una economía inclusiva y regenerativa, que agrega valor para todas las partes interesadas y no solo para los accionistas”.

B Corporation es un movimiento global de personas que utilizan la fuerza de las empresas para resolver los problemas sociales y ambientales del siglo XXI. A diferencia de las empresas que sólo persiguen beneficios económicos, las empresas con la certificación B Corp cumplen niveles elevados y verificados de desempeño social y ambiental, transparencia pública, responsabilidad legal y compromiso de impacto positivo.

Desde sus comienzos en 2014, la comunidad B Corp española cuenta con casi 60 empresas orientadas a generar impacto positivo.

B Lab tiene  en el mundo más de 3.000 miembros en 64 países y 150 industrias.