Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘reciclaje’

La industria textil se compromete a trabajar con la UE por la economía circular

Cinco organizaciones europeas y mundiales de la industria textil y de la moda se han comprometido a trabajar con las instituciones de la Unión Europea para desarrollar una visión conjunta para los textiles en una economía circular, según la Fundación para la Economía Circular.

La Confederación Europea de Confección y Textil (Euratex), la Federación de la Industria Europea de Artículos Deportivos (FESI), la Federación Internacional de Confección (IAF), la Coalición de Confección Sostenible (SAC) y la Agenda Global de la Moda (GFA) han elaborado un manifiesto en el que llaman a trabajar para introducir la economía circular en el textil.

“Es la primera vez que tantas organizaciones influyentes en la industria de la moda se unen para trabajar con los responsables políticos en un enfoque unificado de la circularidad“, señala Eva Kruse, presidenta de GFA, organizadora de la Cumbre de la Moda que se celebra cada año en Copenhague.

El manifiesto reconoce que la Comisión Europea ha destacado los textiles como una prioridad futura para la economía circular y señala que una parte representativa  de la industria ya está comprometida, pero que la infraestructura y las herramientas para apoyar la circularidad en los textiles son todavía inadecuadas.

Las organizaciones piden a los políticos que miren más allá de las herramientas políticas existentes que están arraigadas en una economía lineal y dicen que cerrar el ciclo requiere de una colaboración sin precedentes para combatir los residuos textiles.

“La industria necesita implementar innovaciones tecnológicas para ayudar a separar las fibras para su reutilización y reciclaje. También necesitan mejores diseños y materiales”, afirman.

El manifiesto exige políticas innovadoras adaptadas a las PYME (la mayoría de los fabricantes) y multinacionales (marcas de moda) y regulaciones inteligentes para incitar a los consumidores a reconsiderar cómo usan y desechan los textiles.

Europa es el segundo mayor exportador de textiles del mundo después de China y los fabricantes europeos subrayan que la aplicación de las normas de la UE para las importaciones es crucial para mantener la competitividad internacional.

Casi tres cuartas partes (73%) de la ropa en el mundo termina en vertederos. Además, el progreso en la sostenibilidad de la moda se ha desacelerado en el último año, según estas organizaciones, que señalan que el sector no está mejorando lo suficientemente rápido como para contrarrestar el impacto dañino del crecimiento y que la sostenibilidad aún está lejos de ser una consideración clave en las decisiones de compra.

Según Euratex, la ropa representa alrededor de un tercio del mercado textil europeo, otro tercio lo forman los textiles para el hogar y el resto son textiles técnicos, como los materiales utilizados en los motores de los aviones.

 

Economía circular: Ropa de segunda mano como nueva

Micolet es una startup de compraventa de ropa de segunda mano, que nació en Bilbao en 2015 y que ahora está presente en seis países europeos donde lidera la venta de ropa de mujer de segunda mano.

Lo que comenzó como un pequeño proyecto, en 2018 se ha convertido en un gran negocio de compraventa online que opera en España, Francia, Portugal, Reino Unido, Italia y Alemania y que ha conseguido un crecimiento medio del 150% en estos mercados. Este año, entrará en Polonia y Holanda, sumando así un total de ocho países en el continente.

Micolet nació casi por casualidad. “La pareja de mi socio tenía un problema: su casa estaba llena de ropa y complementos que ya no utilizaba pero que estaban en muy buen estado y podían tener una segunda vida en el armario de otras chicas. Sin embargo, no encontraba la manera de poner a la venta todos esos artículos sin necesidad de ocuparse de todas las gestiones que ello conlleva, una tarea que al final requiere de mucho tiempo”, explica Aritza Loroño, uno de los fundadores de la empresa.

¿Y qué ocurre en la mayoría de los casos con toda la ropa que no tiene cabida en el armario? Se desecha. En el mundo, una cantidad de ropa equivalente a un camión de basura es incinerado o enterrado cada segundo.

La empresa apuesta por la economía circular y por la sostenibilidad como pilares de su modelo, con el que evita mensualmente más de 1.700 kg de CO 2 y uno de sus objetivos es conseguir que la reventa de moda sea tan simple, segura y en tendencia como la venta al por menor como paso hacia la sostenibilidad.

Mediante la compraventa de ropa de segunda mano se reduce la cantidad de deshechos y el uso de recursos. Micolet vende 30.000 prendas mensualmente y todas ellas serían desperdiciadas de no darles una segunda vida en el armario de otra persona. La producción de las nuevas prendas que esas personas hubieran comprado tendría un impacto de más de 1.700 kg de CO 2 , que equivale a más de 85.000 árboles absorbiendo CO 2 durante un día entero.

La industria textil es la segunda más contaminante del planeta, y a pesar de ello, cada año se venden 80.000 millones de prendas nuevas. Ante este evidente problema, esta startup apuesta por su estrategia de economía circular, que consiste en hacer que el ciclo de vida de los productos vuelva a empezar de cero, en vez de simplemente terminar tras su uso.

” Teniendo en cuenta que en España se crean aproximadamente 360.000 toneladas de residuos textiles al año, se trata de una estrategia totalmente necesaria para el país”, dicen sus responsables. Se estima que anualmente, cada español tira unos 7 kilos de ropa a la basura y el 75% de estas prendas no reciben ningún tratamiento específico para eliminar el residuo.

“Si todo el mundo supiera que para producir unos pantalones vaqueros se necesitan 10.000 litros de agua (el equivalente a lo que una persona bebe durante 15 años), quizás se plantearían dos veces el comprarlos nuevos”, comenta Loroño, que afirma que estamos ante un auténtico problema de derroche de recursos. “Cuando vender sea tan fácil como lo es comprar, seremos conscientes del valor que tenemos escondido en nuestros armarios, y nuestro concepto de la reutilización se transformará. Es cuestión de tiempo que descubramos que cada producto tiene decenas de vidas en lugar de una”, señala.

Las prendas que no son aptas para la venta son donadas a las distintas ONGs con las que Micolet colabora, asegurando así que su ciclo de vida no termina.

Toda la información de cómo se puede vender y comprar en micolet.com.

Economía circular para la basura electrónica

Un informe de la Plataforma para Acelerar la Economía Circular (PACE) y la Coalición anti Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, lanzado en la última reunión del Foro de Davos, el pasado 24 de enero, alerta de que la producción mundial de residuos electrónicos alcanzará los 120 millones de toneladas por año en 2050 si no se ponen remedios.

Imagen: Efe.

El informe revela que el valor anual de los residuos electrónicos mundiales asciende a más de 62.5 mil millones de dólares, más que el PIB de la mayoría de los países, y que más de 44 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos se produjeron en el mundo en 2017. Una cantidad equivalente a más de seis kilogramos por cada persona en el planeta y al peso de todos los aviones comerciales construidos hasta la fecha.

Menos de 20% de los residuos electrónicos se recicla formalmente y 80% termina en vertederos o se recicla de manera informal, gran parte de ellos en los países en desarrollo, lo que expone a los trabajadores a sustancias cancerígenas y peligrosas como el mercurio, el plomo y el cadmio. Los residuos electrónicos en vertederos contaminan el suelo y las aguas subterráneas y ponen en riesgo los sistemas de suministro de alimentos y las fuentes de agua.

Además de los impactos en la salud y la contaminación, el informe incide en que el manejo inadecuado de estos residuos está generando una pérdida significativa de materias primas escasas y valiosas como el oro, el platino y el cobalto. Hasta un 7% del oro mundial puede estar contenido actualmente en residuos electrónicos, con 100 veces más oro en una tonelada de residuos electrónicos que en una tonelada de mineral de oro.

En el informe, los miembros de PACE y la Coalición sobre Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, incluyendo a ONU Medio Ambiente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Foro Económico Mundial y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, piden una revisión del sistema electrónico actual y remarcan la necesidad de una economía circular en la que los recursos no se extraen, utilizan y descartan, sino que se valoran y se reutilizan de manera que se minimizan los impactos ambientales y se crean empleos decentes y sostenibles.

Las soluciones incluyen el diseño de productos duraderos, sistemas de recompra y devolución de productos electrónicos usados, la ‘minería urbana’ para extraer metales y minerales de residuos electrónicos y la ‘desmaterialización’ de productos electrónicos mediante el reemplazo de la propiedad absoluta del dispositivo con modelos de alquiler y arrendamiento con el fin de maximizar las oportunidades de reutilización y reciclaje de productos.

Para ayudar a afrontar el desafío de los desechos electrónicos y aprovechar la oportunidad de la economía circular, el Gobierno de Nigeria, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y ONU Medio Ambiente anunciaron en Davos una inversión de dos millones de dólares para poner en marcha la industria formal de reciclaje de desechos electrónicos en Nigeria. Se espera que esta inversión se complemente con financiación privada para poder llegar a los 13 millones de dólares.

Según la Organización Internacional del Trabajo, hasta 100.000 personas trabajan en el sector de desechos electrónicos en Nigeria, de manera no reglada. La inversión prevista ayudará a crear empleos seguros y decentes, al tiempo que captura el valor latente en las 500.000 toneladas de desechos electrónicos que se eliminan en Nigeria anualmente.

PACE es un mecanismo de colaboración público-privado y un acelerador de proyectos dedicado a lograr la economía circular en velocidad y escala. Reúne a una coalición de más de 50 líderes de organizaciones empresariales, gubernamentales e internacionales y está copresidida por los directores de ONU Medio Ambiente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y Royal Philips. Es alojado por el Foro Económico Mundial.

La Coalición de Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas es un grupo de siete agencias de la ONU que se han unido para fortalecer la colaboración, crear asociaciones y brindar un apoyo más eficiente a los Estados miembros para abordar el desafío de los residuos electrónicos.

Para regalar, apuesta por lo sostenible

Con motivo de las navidades, diferentes organizaciones de la economía social, de la economía circular y colaborativa nos aconsejan, a la hora de hacer regalos, optar por alternativas que garanticen los derechos humanos y la protección del medio ambiente y sin esclavitud ni trabajo infantil. Siguiendo esta recomendación, traigo aquí algunas ideas que responden a esos criterios:

Mesa hecha con palets.

Artilujos, el portal de los muebles reciclados, dedicado a la venta de muebles  recuperados. Todos sus productos son fabricados por artesanos y asociaciones españolas que dan trabajo a personas en riesgo de exclusión social. En este portal se pueden encontrar muebles, menaje y objetos de decoración, todos hechos con materiales reutilizados.

 

Zero Jewels es una startup española que diseña joyas inteligentes que aúnan diseño y tecnología y que están hechas a mano con materiales de calidad. Acaba de lanzar al mercado con su primera colección, Única, una colección de colgantes inteligentes capaces de almacenar recuerdos y darles vida con solo acercar el móvil. Cada colgante está equipado con tecnología NFC que puede incluir en su interior hasta un máximo de 10 recuerdos, ya sea en foto, vídeo o audio.

Palopalú,  empresa  vizcaína de  juguetes de madera elaborados de forma artesanal, a mano con mimo y respeto a los materiales. Es un proyecto cooperativo de la restauradora Rosalía Fernández y la ilustradora Elena Murillo.

Ecoalf  hace zapatos con algas y plástico reciclado como parte de su colección Upcycling the Oceans. Fundada en 2012, Ecoalf recolecta basura marina plástica de 33 puertos y convierte la basura en zapatos, ropa y bolsos.

Hemper fabrica y comercializa sus mochilas sostenibles y complementos fabricados a mano con cáñamo en Nepal. Con ello, da trabajo digno a comunidades locales para llevar a cabo la producción íntegra de sus productos.

Ternua,  empresa guipuzkoana que elabora prendas de ropa para actividades al aire libre en favor de la sostenibilidad. Una de sus líneas de actuación es la reutilización de cáscaras de nueces para elaborar tintes naturales.

utiliza procesos de producción artesanales. Emplea materiales ecológicos, tanto orgánicos como reciclados como son los trozos de sacos de café para elaborar sus piezas de ropa. Son prendas elaboradas a mano y con un diseño exclusivo que da una segunda vida a materiales considerados como residuos.

Araceli García Illustration. Artista que apuesta por el trabajo artesano con el que fabrica sus objetos y fusiona nuevas tecnologías que permiten captar momentos y mantenerlos en el tiempo para así disfrutar de ellos de forma atemporal. Su colección de bolsos Perception es una edición limitada y muy personal de 50 bolsos  con la que liberarse del automatismo impuesto por las producciones masivas.

Deus ex Machine es una marca de accesorios con una colección innovadora a base de materiales reciclados (neumáticos de vehículos, banners publicitarios, sacos de arroz entre otros), que pretende revolucionar el mundo de la moda. La colección está formada por carteras, bolsos, monederos, brazaletes, collares, realizados artesanalmente.

L’autre sac realiza bolsos con papel Tyvek®, que es un material 100% reciclable, impermeable, resistente y muy ligero, y los fabrica en un taller de Colombia que da trabajo a mujeres con riesgo de exclusión laboral. Es un proyecto personal de Mariana Feged, colombiana asentada en España.

Biocraciaempresa de ropa y tejidos orgánicos, que nace como una alternativa a la industria textil convencional. Sus prendas y productos textiles son 100% ecológicos, de algodón orgánico y fibras naturales teñidas solo con tintes naturales provenientes de plantas medicinales. Hacen tejidos para diseñadores, toallas y sábanas  orgánicas, uniformes ecológicos de algodón orgánico para colegios y prendas de moda.

Tapp water fabrica un filtro de agua para el grifo de carbón activado, una tecnología 100% natural y sostenible que filtran más de 70 contaminantes diferentes, entre ellos el cloro, los pesticidas y metales pesados como el cobre o el hierro. La idea nació en Barcelona en 2015 de la mano de cinco socios con un objetivo común: ofrecer un agua del grifo más limpia, sana y con el mínimo impacto medioambiental. Su meta es evitar 1.000 millones de botellas de plástico hasta el 2020.

Tiendas de Comercio justo.  En nuestro país existen 150 tiendas y puntos de venta  y 11 tiendas on-line especializados en Comercio justo gestionadas por las organizaciones de la Coordinadora Estatal. En ellas se puede encontrar desde alimentos como el café, té o cacao, y también artesanía, ropa, cestas, bisutería… Objetos que tienen detrás una historia positiva, una historia de dignidad, de superación de la pobreza y la injusticia.

No cumplimos los objetivos de reutilización y reciclado propuestos por la UE

La Comisión Europea ha advertido a España y a otros 13 países de la Unión de que corren el riesgo de no cumplir el objetivo de preparación para la reutilización y reciclado del 50 por ciento de los residuos urbanos para 2020.

En un informe señala a Bulgaria, Croacia, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Letonia, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia y España como los países que corren el riesgo de incumplir el objetivo establecido para 2020. Ese informe analiza cómo están gestionando los Estados miembros sus residuos urbanos y la efectividad de sus normas de reciclado y señala que si no se toman medidas políticas adicionales, algunos de estos Estados miembros “probablemente ni siquiera alcanzarán el objetivo del 50% en 2025”, momento en que la nueva Directiva Marco de Residuos (revisada dentro del paquete de Economía Circular) exige a los Estados miembros que cumplan con el objetivo de reciclado del 55%.

“Estos países necesitan hacer más para que sus poblaciones y sus economías puedan beneficiarse de la Economía Circular“, señala la Comisión Europea. Por ello, ha establecido acciones específicas por país para ayudar a estos 14 Estados miembros a cerrar la brecha que, de ser implementadas con rapidez, según el informe, “reduciría significativamente el riesgo de no cumplir los objetivos”. Entre las acciones recomendadas se incluye una recogida separada más efectiva, esquemas de RAP (Responsabilidad Ampliada del Productor), instrumentos económicos o el fomento de la colaboración entre ayuntamientos.

Expertos del Ejecutivo comunitario visitarán los Estados miembros en riesgo de incumplir el objetivo de reciclaje de residuos urbanos para abordar las oportunidades y los retos en este ámbito con las autoridades locales, regionales y nacionales, así como con otras partes interesadas.

El Banco Mundial señala que la generación de residuos crecerá desde las 2.000 toneladas mundiales de 2016 hasta las 3.400 toneladas en 2050.

Traviesas de ferrocarril fabricadas con plásticos y neumáticos reciclados

La empresa italiana Greenrail, con sede en Milán, fabrica traviesas de ferrocarril duraderos, utilizando una mezcla de residuos plásticos de origen urbano y de neumáticos al final de su vida útil. El próximo objetivo del fabricante será integrar los paneles solares a sus productos.

La empresa milanesa Greenrail, creada en 2012, fabrica traviesas de ferrocarril utilizando plásticos reciclados así como neumáticos fuera de uso para la fabricación de su covertura externa, según recoge en su boletín la Fundación para la Economía Circular.

Los productos Greenrail tienen mejor resistencia a la congelación y descongelación -señalan los responsables de esta empresa-, una vida más larga y reduce la vibración y los niveles de ruido generados por el tráfico ferroviario, en comparación con las traviesas estándar actuales en el sector.

Para un kilómetro de ferrocarril, se utilizan 35 toneladas de materiales reciclados, de los cuales, la mitad son neumáticos y la otra mitad plástico reciclado. La compañía italiana está desarrollando actualmente el programa solar Greenrail, que tiene como objetivo integrar paneles solares pequeños en los travesaños. Esta tecnología podría producir de 30 a 35 megavatios hora (MWh) de electricidad anuales, energía suficiente para alimentar a diez hogares al año, según el director de operaciones de Greenrail, Firas Buní.

Para su desarrollo, Greenrail cuenta con el apoyo financiero del programa marco de la Comisión Europea, Horizonte 2020, y de organizaciones como la Fundación para el Desarrollo Sostenible de Italia y la Fundación Politécnico de Milán.

La economía circular, una prioridad de los investigadores

La economía circular, el sistema de aprovechamiento de recursos donde prima la reducción, la reutilización y el reciclaje de los elementos, es desde hace años una prioridad para la Comisión Europea,  que  ha adoptado medidas para ayudar a las empresas y a los consumidores europeos en la transición a una economía más sólida y circular, donde se utilicen los recursos de modo más sostenible.

En esta línea, instituciones, universidades y empresas han introducido la economía circular como objetivo prioritario y fomentan estudios e investigaciones que cambien el “producir, usar y tirar” por el “reducir, reusar y reciclar”.

Es el objetivo del  Programa de Generación de Ideas, una iniciativa para dotar de herramientas a investigadores y doctores en la creación de soluciones innovadoras en economía circular, que promueven la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y la Generalitat de Catalunya.

El proyecto Greene3D, que combina innovación y economía circular y que propone el desarrollo de material sostenible destinado a la impresión 3D a partir de residuos orgánicos y bioplástico, ha sido premiado en la 8ª edición del Programa de Generación de Ideas.

Este proyecto, realizado por Laura López Mir, doctora en física de Materiales, y Beatriz Espinosa Aquino, doctoranda en el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la UAB, ha obtenido los  2.500 euros del premio y seis meses de incubación en el edificio Eureka del Parc de Recerca de la UAB.

Greene3D  utiliza como residuo el hueso de aceituna, un recurso muy abundante y accesible en España. Actualmente, el hueso de aceituna ya se utiliza como biocombustible, como aditivo para cemento y cerámica o como filtro de metales pesados. Las dos investigadoras le añaden la ventaja de la fabricación a medida que ofrece la tecnología 3D. Entre las potenciales aplicaciones del material se encuentran la absorción de metales pesados, el filtrado de aire o las piezas industriales ligeras con propiedades de aislamiento acústico y térmico.

El segundo premio (1.500 euros y 6 meses de incubación en el edificio Eureka) ha sido para Cerclab, impulsado por Marta Santamaría, investigadora de la Universidad Politécnica de Barcelona, y Gerardo Ezequiel y Erica Volpini, socios fundadores de Semilla. Se trata de un laboratorio 4.0 que tiene el objetivo de aprovechar el plástico reciclado para crear nuevos productos de valor.

En el programa de Generación de Ideas se han desarrollado otros proyectos como:

Acurem: desarrolla un producto biológico que permite descontaminar acuíferos contaminados por compuestos organoclorados. El tratamiento que propone se basa en un consorcio natural altamente enriquecido con bacterias que pueden transformar compuestos tóxicos y cancerígenos como el tricloroetileno y diclorometano en compuestos inofensivos como el etileno y acetato.

BeWater: una planta de desalinizadora flotante descentralizada, que permite obtener agua potable a partir de agua del mar. Es una plataforma móvil situada en el mar cerca de la costa y alimentada por molinos eólicos que podrá abastecer las demandas de agua estacionales de las ciudades costeras.

Water Filter & Feathers: proyecto que amplía la vida útil de las plumas de aves de corral a través de un sistema de economía circular. Propone utilizar las plumas como filtros para limpiar las aguas residuales de la industria textil, permitiendo su reutilización dentro del proceso de fabricación.

ZIN: Se basa en la creación de una única red multilingüe de operadores de servicios de recursos humanos y de turismo de negocio que sea al máximo sostenible, responsable socialmente y de acuerdo con la economía circular.

Agua con valores sociales para desarrollar pueblos de África

Auara es  una empresa de agua mineral que invierte el 100% de sus dividendos en llevar agua potable a personas que no la tienen y que además fabrica sus botellas con un 100% de plástico reciclado R-Pet.

Más de 700 millones de personas en el mundo carecen de agua potable en su día a día y más de 1.000 niños mueren cada día por enfermedades derivadas de consumir agua en mal estado. Porque el agua es la base de la vida y su falta genera hambre, enfermedades, falta de higiene,
problemas de escolarización infantil…, esta empresa de carácter social está comprometida con varios proyectos que lleva a cabo en África.

Auara, que significa, en amahárico, idioma etíope, Tormenta de arena en el desierto, también está comprometida con el respeto al medio ambiente y lleva a cabo su compromiso envasando el agua en botellas fabricadas con materiales totalmente reciclados. De esta forma, se ha convertido en la primera marca de Europa y una de las primeras del mundo en fabricar botellas 100% recicladas.

La empresa ha conseguido reciclar 40.000 kilos de plástico, con lo que ha ahorrado 66.000 litros de petróleo. Además, el diseño de la botella está pensado para optimizar el transporte, ya que la base es cuadrada, por lo que en un pallet caben un 20% más de botellas de Aura que botellas tradicionales, una forma ingeniosa de optimizar los recursos de los procesos logísticos.

Todos sus proyectos sociales están basados en el agua, en el acceso al agua potable, en el saneamiento y en la agricultura para intentar reducir el hambre las efermedades y aumentar la escolarización de los niños, dar acceso a la higiene y a la sanidad y favorecer la independencia de las mujeres.

Sus objetivos hasta 2020 son asegurar el acceso a agua potable a 50.000 personas –ahora lo tienen 12.000 personas-, evitar el empleo de 10 millones de litros de petróleo en Pet, invertir 2,5 millones de euros en proyectos sociales, reutilizar el plástico de 90 millones de botellas y concienciar sobre la crisis del agua.

Auara es un agua mineral natural, de mineralización débil cuyo origen es el manantial Carrizal II, en la provincia de León. Su composición mineral posee unas características propias y estables que se conservan intactas, gracias al origen subterráneo del agua. El agua no está sometida a ningún tipo de tratamiento químico ni térmico y es totalmente natural.

Fuente: Ecocircular.

Prendas deportivas tintadas a partir de cáscaras de nueces

La empresa guipuzkoana Ternua, que elabora prendas de ropa para actividades al aire libre, continúa dando pasos en su carrera en favor de la sostenibilidad. Ahora ha presentado su proyecto de reutilización de cáscaras de nueces para elaborar tintes naturales. Una iniciativa que ha contado con el apoyo del Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa y  la Asociación de la Sidra Natural de Gipuzkoa.

La idea surgió el año pasado cuando la empresa comenzó a investigar la posibilidad de introducir en sus prendas tintes naturales a partir de residuos agrícolas.

Edu Uribesalgo, director de Innovación de la marca, explica que querían buscar una alternativa para reducir el uso de químicos en sus prendas. “Sabíamos que se podía producir tinte natural partiendo de un desecho agrícola y pensamos en las cáscaras de nueces de las sidrerías. Hablamos con la Asociación de la Sidra Natural de Gipuzkoa y aceptaron colaborar. Nos pusimos manos a la obra, encontramos una empresa donde triturar las cáscaras en Tudela y contactamos con Archroma para valorar la posibilidad de que nos hicieran ese proceso químico de transformación de la cáscara en tinte natural. El resultado final son unas camisetas y sudaderas muy sostenibles“.

Son prendas hechas con algodón reciclado, proveniente de otras prendas ya en desuso, mezclado con poliéster reciclado de PET, y tintadas de forma natural.

Hasta el momento se han recogido 300 kilos de nueces con las que Ternua va a poder hacer hasta 10.000 prendas. La iniciativa es un ejemplo de economía circular y muestra la importancia de trabajar en red entre empresas, entidades y organismos públicos y privados de cara a minimizar el impacto de una actividad industrial en el medio ambiente.

Las prendas sostenibles, tintadas de forma natural a partir de las cáscaras de nueces recogidas en las sidrerías vascas, formarán parte de una colección cápsula dentro de la colección internacional de Ternua para la primavera verano de 2019.

Ternua diseña y elabora prendas deportivas y pertenece al European Outdoor Group, que incluye a las marcas de prendas para actividades al aire libre y montaña más importantes del mundo.

El 100% de su colección textil es PFC free y Commitment, que certifica que la prenda ha sido fabricada con materiales reciclados, biodegradables naturales, con algodón orgánico o con materiales certificados Bluesign. Para la próxima colección, el 28% de prendas se han elaborado con tejidos reciclados como moqueta, redes de pesca, botellas de plástico, pluma, posos de café, lana o cáscaras de nueces; el 61% lleva la certificación Bluesign y el 22,8% lleva tejidos orgánicos.

Sólo se recupera el 10% de la ropa que desechamos

La ropa usada es uno de los residuos con un porcentaje de valorización más alto, pero sólo se recupera un 10% de todas las prendas que los españoles desechamos anualmente, lo que significa que administraciones, organizaciones y ciudadanía debemos redoblar los esfuerzos para tener una mayor conciencia sobre la importancia de colocar el textil en el contenedor adecuado para que pueda tener una segunda vida.

Lo señala Humana, fundación que promueve la protección del medio ambiente y lleva a cabo proyectos de cooperación en distintos países de África Subsahariana, Sudamérica y Asia, para lo cual se sirve de la financiación que obtiene por la gestión de los residuos textiles que se generan en España.

La Unión Europea ha aprobado las directrices para que los Estados miembros impulsen los mecanismos que permitirán que los ayuntamientos, responsables de la gestión de residuos, contemplen siempre la recogida separada de ropa usada, que será obligatoria antes de 2025. Con ello, se potenciará el reciclaje y la reutilización de ropa y el calzado.

Esta fundación incide en la necesidad de convertir los residuos en recursos, como ha dicho en el Día Mundial del Reciclaje, que se acaba de celebrar. “Cada vez que se recicla y se reutiliza, se contribuye activamente a la protección del medio ambiente; se alarga la vida útil de los productos y, cuando esta finaliza, son reintroducidos en el mercado asumiendo la lógica de la economía circular; se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero que agravan el cambio climático y se crean puestos de trabajo en el llamado sector verde”.

A finales de febrero, la UE decidió elevar del 44% al 55% el porcentaje de residuos municipales que deben reciclarse a partir de 2025, una medida enmarcada en un paquete de acciones para mejorar la gestión de residuos. “En España, apenas se recicla el 30% de los residuos que generamos, así que hay un largo camino por recorrer”, señalan.

Diversos actores del sector de recuperadores y gestores de textil usado insisten en que sólo una de cada 10 prendas es recuperada por un gestor autorizado para su reutilización o reciclaje. Para llegar al 55% que impone Bruselas es necesario aplicar un conjunto de medidas que van desde la adopción de acciones legislativas hasta el aumento de la sensibilización y concienciación, pasando por el refuerzo de la transparencia en la trazabilidad del residuo, facilitando que la ciudadanía pueda depositar sus donaciones en el contenedor apropiado.

La decisión de la UE permitirá equiparar el residuo textil al vidrio, el papel o el plástico, fracciones a las que supera en posibilidades de valorización y según el Ministerio de Agricultura, la recogida separada es clave para cumplir con los objetivos de reciclaje y reutilización. El textil representa aproximadamente entre un 5% y un 6% de los residuos municipales.

Humana señala que nueve de cada diez prendas usadas son susceptibles de tener una segunda vida a través de la reutilización o el reciclaje y que pasar de un modelo de economía lineal a circular es imprescindible para la sostenibilidad de la industria de la moda y, por extensión, para el planeta.