Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

¿Por qué comprar tanta ropa si se puede alquilar?

Pislow es una startup española que presta servicios de alquiler con opción a compra de prendas, bolsos y accesorios con el objetivo de dar acceso a un armario ilimitado, consejos de estilistas y otros contenidos para ayudar a cada usuario a decidir qué elementos son perfectos para ellos.

María José González y Sheila Moya crearon la empresa en 2017 y en estos casi dos años ha experimentado un crecimiento del 200%.

“No toda la ropa que se usa es necesario comprarla. No somos una alternativa a la compra, queremos ser la nueva compra, promoviendo una nueva forma de consumir más innovadora, reduciendo residuos, reutilizando recursos, más circular y más sostenible. En definitiva, que mejore la compra actual y que ofrezca más opciones a los usuarios, dentro de un marco donde la ética y la moda vayan de la mano”, señalan.

La empresa ofrece el servicio de alquiler a través de una suscripción mensual y sus cuotas varían entre 39 y 109 euros al mes, dependiendo de la gama de los productos escogidosUn estilista selecciona y diseña una caja exclusiva según los gustos y preferencias del usuario y la envía a su domicilio. Además, una vez transcurrido un mes, le ofrece le posibilidad de alargar 30 días más el alquiler. “También se pueden comprar las prendas que te enamoren con un descuento o devolverlas para que Pislow pueda volver a ofrecérselas a otra usuaria”, explica Sheila Moya.

Pislow garantiza que el producto esté siempre en un estado óptimo. “Los productos que nos devuelven después de cada servicio pasan por la tintorería, los customizamos, los reparamos si es necesario y los volvemos a poner en el mercado. De este modo, una chaqueta puede pasar por 12 personas y su apariencia será como si fuese nueva”, añade.

Thred Up, el portal de referencia de reventa de moda de EE UU, asegura que en 2027 el mercado de alquiler y suscripción, que incluye desde  artículos de lujo hasta ropa casual, corresponderá a un tercio de nuestros armarios. Por su parte, Research Nester, consultora mundial especializada en sectores emergentes, asegura que este sector alcanzará los 2.000 millones de euros en 2023.

El alquiler de ropa coge fuerza en nuestro país  y los perfiles que más demandan este servicio por el momento son mujeres con tallas grandes y premamás. “Creemos que la vida de una mujer cambia a lo largo del tiempo y por lo tanto entendemos que su armario debería cambiar con ella, un armario flexible que se adapte a las necesidades, el presupuesto, el estilo y la talla de cada mujer”, dice María José González.

2 comentarios

  1. Dice ser alejandro el tecno

    ninguna mujer se pone ropa alquilada si acaso los hombres porque las millonarias tienen un tienda metida en el armario de casa en ropa y zapatos bolso y demás “locuras”

    06 mayo 2019 | 20:05

  2. Dice ser josep333

    Me hace gracia el ver esas webs de venta de ropa de “segunda mano” enfocada a un público adolescente.
    Y más gracia me hace cuando dicen aquello de: “NO TE LO PONES, VÉNDELO Y SÁCATE UN DINERITO EXTRA !!!!.

    La carita de la inmensa mayoría de los pobres padres tiene que ser un auténtico poema…

    Pensar que te dejas un pastizal que muchas veces necesitas para contenar “a la niña”… para que luego la mocosa se “venda” el sudor de tu frente por cuatro chavos !!!!

    06 mayo 2019 | 21:04

Los comentarios están cerrados.