Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘Finanzas éticas’

El sector medioambiental, el más financiado por la banca ética en 2018

La evolución de las finanzas éticas en España continúa siendo positiva  y destaca sobre todo los préstamos concedidos por los bancos éticos en 2018 por un importe de 1.474 millones en 2018, un 16,31% más que el año anterior. El ector más beneficiado ha sido el medioambiental.

Esta es una de las afirmaciones del Barómetro de las Finanzas Éticas y Solidarias 2018, realizado por el Observatorio  de las Finanzas Éticas, que se ha presentado esta mañana en Madrid y que muestra la evolución del sector durante el último año.

Este incremento del volumen de préstamos de las entidades éticas a la economía real contrasta con las cifras de la evolución de los préstamos concedidos por las entidades convencionales, según afirma el coordinador del Observatorio, Sergi Salavert.

La banca ética ha financiado sobre todo proyectos medioambientales.

El Observatorio ha reforzado la importancia de las finanzas éticas que hacen “una apuesta clara y única por la promoción de proyectos con un claro impacto social y ambiental positivo y que, al mismo tiempo, están integradas en las diferentes redes locales, estatales o internacionales de las finanzas éticas”.

En este sentido, el barómetro señala que la banca ética “está muy lejos de las actividades especulativas, la financiación de la industria de la guerra o la apertura de filiales en paraísos fiscales para eludir impuestos”.

Además, el ahorro ético ha sido de más de 2.200 millones de euros, un 2,11 % más que  el año anterior y hoy hay más de 226.000 personas usuarias de finanzas éticas en España.

El número de personas usuarias se ha reducido un 2,58% pero a pesar de esta disminución, el capital social de las finanzas éticas ha seguido creciendo y se ha situado por encima de los 191 millones de euros, lo que supone un aumento del 6,45% con respecto al año anterior.

El informe señala también que la tasa de morosidad de las entidades de finanzas éticas fue del 1,68% en 2018, en contraposición con la de la banca tradicional, que se situó en el 5,81%.

Las entidades de finanzas éticas que operan en España han financiado proyectos de ámbito estatal e internacional. El sector más financiado, con un 40,64%, es el medioambiental, seguido por el sector social (22,84%) y el cultural (14,41%). El 22,11% restante corresponde a particulares y administraciones públicas. En cuanto a los proyectos  internacionales, el 76,16% de la financiación se ha hecho a través de microcréditos.

El mundo asegurador también forma parte del sector financiero y es, de hecho, un actor inversor clave, según los autores del Barómetro. Para incorporarlo al estudio se han utilizado como referencia aquellas entidades registradas con el Sello Europeo EthSI de seguros éticos. En este apartado, se muestra cómo los seguros éticos gestionan un volumen de primas de 637.753.230 euros y tienen inversiones realizadas que superan los 1.630 millones de euros.

En relación al volumen de pólizas, las entidades aseguradoras y mutualidades registradas por el Sello EthSI han gestionado más de 1,4 millones de pólizas durante el año 2018.

El Barómetro de las Finanzas Éticas y Solidarias es una radiografía anual de la evolución de las finanzas éticas y solidarias en España. Desde su primera edición, el año 2007, se incluyen como entidades de referencia exclusivamente aquellas entidades que hacen una apuesta clara y única por la promoción de proyectos con un claro impacto social y ambiental positivo, el respeto y el cumplimiento de todos o la mayoría de los principios que definen las finanzas éticas y que, al mismo tiempo, están integradas en las diferentes redes locales, estatales o internacionales de este tipo de finanzas.

El Barómetro de las Finanzas Èticas 2018 ha tenido el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo y el Ayuntamiento de Barcelona.

El observatorio de las finanzas éticas es  un espacio de encuentro entre los diferentes actores del sistema financiero ético, promovido y coordinado por FETS-Finançament Ètic i Solidari, dedicado a la observación, el anàlisis y la elaboración de estudios de las finanzas éticas y de su impacto en la realidad socioeconómica catalana y del resto de España.

Los bancos éticos han rendido más del triple que los tradicionales

Desde la caída del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers en 2008, los estados europeos han gastado unos 750.000 millones de euros para salvar de la quiebra decenas de bancos. Pero en estos diez años no ha hecho falta rescatar a los bancos éticos y sostenibles que operan en Europa.

Los motivos están explicados en el Segundo Informe sobre las Finanzas Éticas en Europa (2019), que la Fondazione Finanza Etica (Italia) y la Fundación Finanzas Éticas (España) acaban de publicar.

En el estudio se comparan la estructura, el crecimiento y los rendimientos de los bancos éticos europeos con los de los grandes bancos sistémicos. Los resultados del estudio arrojan tres conclusiones importantes:

  1. En los últimos diez años (2007-2017), los bancos éticos y alternativos han rendido más del triple que los bancos tradicionales, con una rentabilidad media anual del 3,98% frente al 1,23% (en términos de ROE).
  1. Con la crisis, el crecimiento de los colosos bancarios europeos ha cesado o se ha ralentizado mucho, mientras que los activos, depósitos, préstamos y el patrimonio neto de los bancos éticos y alternativos aumentan en un porcentaje cercano al 10% anual.
  1. Son dos tipos de banco totalmente diferentes: los éticos se estructuran de forma clásica, reuniendo depósitos y concediendo préstamos, y los sistémicos se dedican más a otras actividades (inversiones en títulos, servicios financieros, etc.). En 2017, la concesión de créditos representaba una media de casi el 77% de la actividad total de los bancos éticos y sostenibles, pero en los bancos tradicionales era del 40,52%.

Los autores del estudio hacen la comparación con las entidades tradicionales, transcurridos diez años de la crisis financiera que comenzó con el estallido de la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos, para mostrar los resultados, no solo en términos sociales, ambientales o de derechos humanos, sino también desde el punto de vista económico.

“Si queremos evitar que se repita todo lo que sucedió hace diez años –dicen–, necesitamos unas finanzas que sean sostenibles de verdad. El impacto ambiental y climático es un componente fundamental, pero solo un componente en un discurso enormemente más amplio en el que la sostenibilidad se estudia en sus 360 grados”.

El informe analiza además otros asuntos relacionados con las finanzas éticas y sostenibles como las inversiones socialmente responsables (ISR) en Europa, que han ido en aumento en los últimos años; o la desinversión en el sector fósil como método para hacer una llamada de atención a las empresas energéticas y presionar para que opten por las energías renovables.

La rentabilidad de la banca ética triplica la de la banca tradicional

El grupo Banca Etica ha presentado en Bruselas, en el Parlamento Europeo, el  informe Las finanzas éticas y sostenibles en Europa, que analiza la estructura, el crecimiento y el rendimiento de los 23 bancos éticos y sostenibles en Europa (identificados como aquellos que pertenecen a la Global Alliance for Banking on Values y a la Federación Europea de Banca Ética y Alternativa), comparándolos con 15 bancos europeos tradicionales de relevancia sistémica identificados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Junto con la inversión, el informe estudia el crédito y mide el volumen de financiación sostenible con el que trabajan los bancos al dar crédito a las personas y las empresas (la llamada economía real) y apoyar la creación de valor y empleo, respetando el medio ambiente, la legalidad y los derechos humanos.

En los últimos 10 años, según este informe, mientras Europa luchaba, y todavía lo hace, por recuperarse de los efectos de la crisis financiera, los bancos éticos han continuado recogiendo depósitos y otorgando préstamos mientras que los bancos tradicionales sistémicos (aquellos demasiado grandes para quebrar) se han dedicado más a otras actividades (inversiones de valores, servicio financieros, etc.). En 2017, la concesión de préstamos representó casi el 77% del total de activos para bancos éticos y sostenibles y el 40’52% para los grandes bancos tradicionales.

Los bancos éticos mostraron además un mejor rendimiento. El informe explica que entre 2007 y 2017, los bancos éticos y sostenibles rindieron tres veces más que los tradicionales, con una rentabilidad media anual (en términos de ROE – Return on Equity) de 3’98% frente al 1’23% de los bancos tradicionales.

“De hecho -indican-, hasta 2006/2007 los bancos tradicionales pudieron beneficiarse de la especulación y el endeudamiento, pero esa fase ha terminado. Los bancos tradicionales, que contribuyeron a la crisis con instrumentos cada vez más sofisticados de especulación, tuvieron que dedicarse a ordenar sus activos para no ser abrumados por el estallido de las burbujas, dejando también de dar crédito a la economía real. Mientras, los bancos éticos han encontrado aún más espacio para el crecimiento y han podido inyectar crédito a personas y empresas”.

Con la crisis, el crecimiento de los gigantes bancarios europeos se ha detenido o, como mínimo, se ha ralentizado, señala el estudio. En cambio, los activos, depósitos, préstamos y capital de los bancos éticos y sostenibles aumentan con porcentajes en torno al 10% anual. De 2007 a 2017, los activos (y por lo tanto el total de las inversiones, los créditos y la liquidez) de los bancos éticos han crecido una media del 9,66% al año, frente al -1% anual de los bancos tradicionales.

También han seguido creciendo los fondos de inversión socialmente responsables, que son aquellos que invierten en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa, o en títulos de deuda soberana, seleccionados en base a una serie de criterios ambientales y sociales. En Europa, el patrimonio invertido en fondos éticos ha subido una media del 9% anual entre 2015 y 2017, rozando los 600.000 millones de euros.

Con la presentación de este informe, la banca ética pretende urgir a los países y a la Unión Europea a que aprueben normativas que reconozcan las diferencias entre los dos tipos de entidades bancarias. En este sentido, la investigación analiza cómo ha cambiado el sistema financiero diez años después del estallido de la crisis, cuánto pesan los lobbies financieros en las decisiones políticas y cuántas oportunidades de reforma se han perdido en los últimos años, “con el regreso de un viento de involución y conservadurismo inquietante a ambos lados del Atlántico”.

El movimiento de las finanzas éticas espera un mayor coraje por parte de la Comisión Europea, “que hasta ahora parece querer centrarse únicamente en los aspectos ambientales, poniendo los criterios sociales fuera de plano. Un error de perspectiva que los bancos éticos estáná tratando de cambiar con la presentación de enmiendas al proyecto de reforma”.

Precisamente, el informe se presenta cuando la Comisión Europea está trabajando en la aprobación de un Plan de Acción Europeo para definir la regulación y promover una financiación sostenible en Europa.

 

El mayor apoyo económico de las finanzas éticas se centra en el sector medioambiental

El Observatorio de las Finanzas Éticas acaba de presentar los datos del crecimiento de las finanzas éticas durante el año 2017, un barómetro que muestra la evolución del sector en España durante el último año y que concluye que su evolución continúa siendo muy positiva.

El informe dice que los préstamos concedidos por las entidades de finanzas éticas en España han pasado de los 1.022 millones de euros a los 1.267 millones el año 2017, con un incremento del 24%, dato que contrasta con las cifras de evolución de los préstamos concedidos por las entidades convencionales.

Según los datos del barómetro, la tasa de morosidad de las entidades de finanzas éticas fue del 2,20% el 2017, en contraposición al de la banca tradicional que se situó en el 7,79 %.

El número de personas usuarias se ha reducido un 1,83% después de duplicarse en los últimos 5 años. Paralelamente, el capital social de las finanzas éticas continúa creciendo y se sitúa cerca de los 180 millones de euros, con un aumento del 5,25% respecto al año anterior.

Las entidades de finanzas éticas que operan en España han financiado proyectos de ámbito estatal e internacional. El sector más financiado con un 40,50% es el medioambiental, seguido por el sector social (24,72%) y el cultural (15,36%). Sólo un 11,78% de la financiación es a particulares. En el ámbito internacional, el 77,70% de la financiación se hace a través de microcréditos.

Territorialmente, la Comunidad de Madrid (31,79%) lidera las concesiones de préstamo seguida de Cataluña (13,83%) y Andalucía (12,95%). Las 3 comunidades agrupan prácticamente el 60% de los préstamos otorgados. El otro 40% queda repartido equitativamente entre el resto del estado.

El informe ha sido elaborado por FETS-Finançament Ètic i Solidari a través de su Observatorio de las Finanzas Éticas y Solidarias, en colaboración con el Consorcio Somos Comercio Justo y Banca Ética y el apoyo de la ACCD y el Ayuntamiento de Barcelona.

FETS-Financiación Ética y Solidaria es una asociación de segundo grado, que agrupa entidades catalanas del tercer sector y de la Economía Social y Solidaria que quieren promover la financiación ética y solidaria en nuestro país.

Las finanzas éticas constituyen ya el 5% del PIB europeo

El conjunto de las actividades de las finanzas éticas y sostenibles de Europa equivale a 715.000 millones de euros, casi el 5% del Producto Interior Bruto de la Unión Europea, según un informe realizado por la italiana Fondazione Finanza Etica sobre las finanzas éticas y sostenibles en Europa, que publica Fiare.

El informe pretende conseguir dos objetivos: por un lado, demostrar a las personas que ya invierten de forma sostenible que esta forma de inversión sigue creciendo y ocupando espacios nuevos; y por otro, explicar a quien no ha oído hablar nunca de las finanzas éticas que son muy diferentes de la banca tradicional y que, sin embargo, permiten conservar o aumentar el valor económico de los ahorros propios con el tiempo, así como añadir a la última línea del extracto bancario una serie de valores diferentes, como el respeto al medio ambiente, la lucha contra el cambio climático, el derecho a la vivienda o a una alimentación sana.

De los 715.000 millones citados, 39.800 millones representan los activos de aproximadamente treinta bancos éticos y sostenibles europeos, que a finales de 2016 habían concedido créditos por un total de 29.330 millones de euros a decenas de miles de proyectos de inclusión social, defensa del medio ambiente, cultura o cooperación internacional.

Se invirtieron 493.000 millones en fondos socialmente responsables, es decir, en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa o en títulos del Estado, seleccionados con criterios de sostenibilidad: nada de armas, juegos de azar o tabaco y luz verde a las sociedades y Estados que invierten en energías renovables, que adoptan sistemas certificados de gestión ambiental y que no están implicados en ningún tipo de controversia grave.

Por otro lado, los microcréditos ha demostrado para estos bancos ser válidos también para las necesidades de 750.000 europeos: préstamos de pocos miles de eiuros para ayudar a poner en marcha actividades empresariales o para hacer frente a una necesidad temporal de liquidez.

En Europa, el total de microcréditos concedidos suma los 2.540 millones de euros. Una cifra pequeña respecto a los créditos de los bancos éticos y las inversiones de los fondos socialmente responsables pero que representa la suma de cientos de miles de préstamos pequeños que han marcado la diferencia, señala el informe.

Las obligaciones verdes (bonos verdes), a través de las cuales las empresas y las administraciones se endeudan en el mercado para financiar proyectos ambientales, se dispararon en el bienio 2013-2014 y continúan creciendo ahora: en Europa, según el último dato agregado difundido en 2016, el valor de los títulos verdes en circulación fue de 211.000 millones de dólares, 178.000 millones de euros al cambio actual. Secundarios pero en fuerte expansión, son los bonos de impacto social, que están financiado a su vez proyectos de bienestar por un total de 273 millones de euros.

Iniciativas para que en la UE se potencie la banca ética

El Parlamento y la Comisión Europea apoyarán a las empresas sociales de la UE, facilitándoles el acceso al crédito mediante la adopción de medidas y la concesión de financiación a organizaciones y empresas que desarrollan proyectos en favor del bien común en los ámbitos ambiental y social.

Roberto Gualtieri, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, anunció este compromiso durante el encuentro Finanzas éticas y sostenibles para el futuro de Europa, celebrado recientemente en el Parlamento Europeo, en Bruselas, a iniciativa de las eurodiputadas italianas Patrizia Toia y Silvia Costa. Precisamente, en Italia se aprobó hace un año la Ley sobre las finanzas éticas, que ha tenido un impacto muy positivo desde el punto de vista social y económico en ese país.

Imagen de Banca Ética.

Con esta iniciativa, el Parlamento Europeo pretende hacer ver la importancia de las finanzas sostenibles y las microfinanzas como herramientas idóneas a la hora de llevar a cabo un crecimiento y desarrollo territorial sostenibles. También, propone financiar proyectos relacionados con el empleo, los negocios de economía social y el bienestar comunitario y recomienda que para un crecimiento de la economía sostenible y social, los países de la Unión Europea deben apostar por la legitimación de la puesta en marcha de la banca ética en sus territorios.

Los bancos éticos o sostenibles, como Fiare, Triodos, Coop57, Oikocredit…, son bancos a todos los efectos que, además de los requisitos de la legislación, incluyen procedimientos en sus estrategias, gestión y sistemas de control que les permiten verificar si están consiguiendo los objetivos sociales y ambientales de los que se han dotado.

Son bancos que limitan voluntariamente sus propias oportunidades de mercado pero que tienen un rendimiento y una solidez que muestran una tendencia mejor que los bancos sistémicos, explica Ugo Biggeri. presidente de Fiare Banca Etica, para quien es muy importante que las instituciones europeas reconozcan que se puede valorar e incentivar las inversiones sociales y ambientales.

El crédito concedido por las entidades adheridas a la Alianza Global por una Banca con Valores (GABV) suma más de 110.000 millones de euros: estas finanzas de orientación ética podrían tener un impacto aún más elevado si contaran con el apoyo de las instituciones europeas, según sus representantes.

En Europa, los bancos adheridos a la Federación Europea de Bancos Éticos y Alternativos (FEBEA) financian la economía social con más de 30.000 millones de euros. Las instituciones financieras adheridas a la Red Europea de Microfinanzas (REM) y al Microfinance Center (MFC) conceden 1.500 millones de euros.

Las empresas de la economía social dan trabajo al menos a 11 millones de personas en la UE y representan un 6 % del total de la fuerza de trabajo y un 10 % del conjunto de las empresas europeas; es decir, dos millones de sociedades, que contribuyen de forma significativa al modelo social europeo y a la Estrategia Europa 2020.

Las finanzas éticas y sostenibles, como se afirmó en el encuentro de Bruselas, se presentan como uno de los pilares de los que dispone la Unión para construir una Europa más inclusiva, cercana a las personas y promotora de soluciones ambientales y sociales innovadoras y caracterizada por ejercer un papel de líder innovador a nivel mundial tal y como indica el Libro blanco sobre el futuro de Europa.