Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘consumidores’

10 medidas para reducir el desperdicio y pérdida de alimentos

Reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos: establecer una agenda de acción globa” es un nuevo informe que se acaba de publicar y que presenta un plan de acción para reducir drásticamente el desperdicio de alimentos, en línea con varios objetivos de desarrollo sostenible y en respuesta a la emergencia climática.

Lo han elaborado el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), en asociación con el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y está destinado a empresas, gobiernos, agricultores y consumidores, todos los actores implicados en la cadena de suministro alimentaria.

A todos se les pide que cumplan con su papel en un enfoque triple: Establecer objetivos en la reducción de desperdicios, medir puntos críticos en la pérdida y desperdicio de alimentos y monitorear el progreso a lo largo del tiempo; hacer una lista de tareas pendientes en la cadena de suministro como los primeros pasos para tomar medidas; e identificar 10 medidas concretas para impulsar los dos puntos anteriores.

Diez propósitos para cumplir con la meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que propone reducir al 50% el desperdicio de alimentos para el 2030 y que son:

1.- Desarrollar estrategias nacionales contra la pérdida de alimentos y la reducción del desperdicio. Puede ayudar a implementar políticas públicas, acciones del sector privado, las prácticas de los agricultores y el comportamiento de los consumidores hacia un objetivo común, de ahí que se considere fundamental que más países pongan en práctica estrategias para reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos.

2.- Crear asociaciones nacionales público-privadas. Poner en marcha acciones en toda la cadena de suministro de alimentos y políticas públicas que las apoyen. Ninguna institución puede impulsarlo por sí sola.

3.- Lanzar la iniciativa “10x20x30” en la cadena de suministro. Esta iniciativa significa que al menos 10 de las compañías agrícolas y alimentarias más grandes del mundo se comprometan a actuar contra la pérdida y desperdicio de alimentos, y que a su vez comprometan a 20 de sus proveedores para que hagan lo mismo para el año 2030, podría tener un impacto significativo.

4.- Reducir las pérdidas de pequeños propietarios. Ayudar a pequeños productores del África subsahariana y el sur de Asia, regiones donde se pierde un 26% de los alimentos durante la cosecha, la manipulación y el almacenamiento.

5.- Lanzar una década para las soluciones de almacenamiento para abordar un gran punto de pérdida y desperdicio de alimentos, especialmente en los países de bajos ingresos, lo que ayudaría a garantizar que más alimentos llegasen al mercado de un modo seguro.

6.- Cambiar las normas sociales de los consumidores.

7.- Tener como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Reducir el desperdicio de alimentos supone reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

8.- Aumentar la financiación. Muchas de las acciones necesitan financiación, pero actualmente hay poca y se necesita aumentarla.

9) Superar el déficit de datos. Para implementar medidas útiles es necesario conocer el problema y tener datos.

10) Avanzar en la agenda de investigación.

Para poner en marchas estas acciones es necesario que gobiernos y empresas se conciencien del problema, solo así se podrá reducir el desperdicio de alimentos.

Un tercio de los alimentos producidos son pérdidas que se producen entre el lugar de cultivo y el plato servido en restauración y hogares, lo que corresponde a una cuarta parte de agua utilizada por la agricultura en el mundo, según la FAO.

Los volúmenes de alimentación perdidos ahora equivalen a 940 mil millones de dólares al año y son responsables del 8% de las emisiones anuales.

Anae y Selectra lanzan su III compra colectiva de energía

La Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE) y Club Selectra, el portal de ahorro de Selectra, comparador de tarifas de energía, han abierto las inscripciones para su III Compra Colectiva de energía , una acción para ahorrar en las facturas de luz y gas que se realiza por tercer año consecutivo.

La iniciativa busca que los ciudadanos paguen menos en sus recibos de electricidad y gas natural, especialmente tras el encarecimiento continuo de los precios en los últimos años. En 2018, el recibo eléctrico alcanzó una media anual de 800,74€ , un 3% más que en 2017.

En cuanto al gas natural, la factura anual media para quienes tienen contratada la tarifa TUR 3.1, es decir, aquellos que están en el mercado regulado con un consumo hasta los 5.000 kWh al año, ha sido en 2018 de 533,38€, un 4,28% más que el año anterior. Mientras que las personas que tienen contratada la tarifa TUR 3.2, consumidores que están en el mercado regulado con un consumo entre 5.000 y 50.000 kWh al año, han pagado este 2018 un recibo total de 868€.

Aquellos consumidores que deseen sumarse a esta compra colectiva, pueden apuntarse de manera gratuita y sin compromiso en la página club.selectra.es, donde indicarán en qué suministro quieren ahorrar: luz, gas o ambos. En las próximas semanas, cuando esté constituido el grupo de compra, las entidades organizadoras negociarán con las compañías para seleccionar aquellas ofertas de electricidad y gas que ofrezcan mejores condiciones.

A través del correo electrónico, se informará a todos los inscritos del avance del proceso.

Las compras colectivas han demostrado ser herramientas eficientes a la hora de conseguir mejores condiciones económicas en las facturas, tanto en España como otros países europeos.

En las anteriores compras colectivas de ANAE y Selectra, más de 45.000 personas se
inscribieron y el ahorro obtenido fue de hasta 180€ al año aunque, según exponen los promotores, en algunos casos “el ahorro puede ser incluso mayor ya que hay tarifas muy por encima del precio de mercado” .

La Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE) es una plataforma independiente de ayuda a ususarios de luz y gas, enfocada al ahorro de energía de los consumidores tanto domésticos como pymes.

Selectra es un comparador de tarifas de luz y gas que opera España y Francia y su objetivo es simplificar la información derivada de las facturas de luz y gas para hogares y pymes.

La economía colaborativa será la primera opción de los consumidores en 2018

En 2018, los consumidores apostarán más por la economía colaborativa, por hacer sus propios productos y por identificarse con aquellas marcas que coincidan con sus principios y un estilo de vida libre y saludable. Son las conclusiones del informe de previsiones de consumo Top 10 Global Consumer Trends for 2018, realizado por la consuktora de mercados  Euromonitor.

Este año, está previsto que el consumo alcance máximos desde 2011, según recoge el estudio. En línea con el auge de la economía colaborativa, los consumidores cambiarán sus comportamientos y ya no quieren poseer sino compartir, se trate de ropa, servicios de televisión, vivienda o incluso de automóviles. Muestran preferencias por consumir experiencias frente al apego por los bienes materiales y el afán por poseer y apuestan por compartir, el intercambio, el alquiler o el streaming.

Otra tendencia al alza es la personalización, derivada de un deseo incipiente de autenticidad; la sostenibilidad y la irrupción de la tecnología, que desde la realidad aumentada a los test de ADN se articulan como transformadores del mercado.

El estudio destaca el caso práctico que llevó a cabo el centro comercial londinense Westfield, que lanzó un servicio pay-as-you-wear (paga por lo que llevas), un servicio de alquiler de ropa llamado Style Trial. La tienda permitía a los consumidores alquilar ropa de diseñadores y accesorios durante una semana y concluía que el 46% de los consumidores de treinta años están interesados en alquilar bienes más que en comprarlos.

Durante 2018, ganará protagonismo también la personalización de los productos. El informe señala que los nuevos consumidores quieren productos únicos y diferenciales y hace especial hincapié en cómo afecta a la industria de la cosmética y la salud. De ahí que las empresas, según el  estudio, ofrezcan productos personalizados y basados en el ADN del consumidor.

Euromonitor pronostica que las ventas por Internet aumentarán en un 13% en 2018. El aliciente es la comodidad de poder comprar en cualquier lugar. Sin embargo, en 2017 el 88% de las ventas globales todavía se realizaron en la tienda física.

El estudio señala además que en 2018, la sociedad opta por un estilo de vida sano. Son consumidores con fuertes convicciones e ideales, menos tolerantes, dicen no al alcohol, a hábitos de vida que no son sanos, a los productos producidos con animales y a un gasto desmedido.

Diez años después de la crisis económica, y pese al crecimiento de la economía, la brecha entre ricos y pobres sigue patente y la austeridad se ha instaurado. Se mantendrá, según Euromonitor, esta tendencia que ha respondido con un mayor consumo en las tiendas de segunda mano y descuentos y establecimientos que venden a precios muy bajos comprando a granel los excedentes de las fábricas.

El informe destaca que compartir vivienda volverá a ser tendencia en 2018, desde los treintañeros  a los mayores de 65 años, derivada del alza de los precios de la vivienda en los entornos urbanos.

Euromonitor International es una consultoría de investigación de mercado que analiza  miles de productos y servicios alrededor del mundo de manera cuantitativa y cualitativa.

Una app que permite a los productores vender directamente al consumidor

Luraki es una aplicación gratuita para teléfonos móviles y apta para iOS y Android, que permite localizar productos agroalimentarios y establecer una relación comercial entre el pequeño productor y los consumidores. Ofrece al agricultor la posibilidad de darse a conocer en Internet y ampliar sus canales de venta.

LurakiApp nace de la necesidad de aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías para aumentar la visibilidad de los productores. Por este motivo, sus promotores, Íñigo Busto y Javier Sánchez, han desarrollado un buscador que permite localizar a productores en nuestro entorno.

Luraki

Basta con especificar el tipo de producto que buscamos y nuestra ubicación para obtener un listado de productores y ubicarlos en un mapa. Además, en Luraki cada productor tiene un espacio gratuito con información de contacto, productos que elabora y puntos de venta de los mismos. Y si lo desea, puede usar la tienda online de Luraki para vender sus productos directamente al consumidor, sin intermediarios.

La plataforma cuenta ya con más de 750 productores de toda España asociados a su canal móvil  y permite filtrar las búsquedas desde el móvil de entre un total de 30 categorías de productos (verduras, frutas, quesos, miel…) y discrimina si son ecológicos.

Además, pretende fomentar el consumo de proximidad y dar un empujón a los pequeños productores que tratan de sobrevivir a la fuerte presión de las grandes multinacionales del sector alimentario.

“Con Luraki -dicen- queremos preservar la gran riqueza y el formidable patrimonio alimentario que tenemos en nuestro entorno y ayudar a preservarlo. Sabemos que un buen uso de la tecnología puede facilitar enormemente la búsqueda de productores, y enriquecer a quien realmente aporta valor al producto. Si somos capaces de llenar nuestro mapa con miles de productores, estamos seguros de que las reglas del juego del sector alimentario empezarán a cambiar”.

Toma el control de la luz

“Queda prohibido enriquecer a las eléctricas a costa nuestra”. este es una especie de lema de  Toma el control de la luz (#controlatuluz), otro reto de la plataforma Iamtogether, dirigido a concienciar a los consumidores de que están pagando de más en su factura de la luz y a proponerles acciones para evitarlo, mediante la unión de todos los pequeños frente a las grandes compañías.

Iamtogether busca ser el lobby de los ciudadanos, la plataforma para que el consumidor de a pie tenga poder y un trato y servicio justo por lo que paga.

accion-luz

Ya el verano pasado consiguieron aunar a miles de consumidores para comprar gasolina más barata. Después propusieron la compra del 20% de Endesa para influir en su toma de decisiones y llegaron a más de dos millones de personas y miles de reservas.

La plataforma señala en el reto #controlatuluz una serie de acciones, la primera, tomar el control de la factura de la luz para conocer realmente lo que se paga y por qué servicios  se paga. Pretenden que quien se apunte sepa cuánto debería costarle realmente la factura de la luz y que adopte acciónes para conseguir un precio mejor.

Para conseguir ahorrar, señalan, primero hay que saber qué potencia y tarifa se debe contratar y proporciona en su web una serie de opciones que pueden ajustarse a la situación de cada uno: la superficie de la casa, el número de personas que viven en ella, los horarios, los electrodomésticos…

Iamtogether se define como un portal de inteligencia colaborativa para que los ciudadanos puedan unirse y organizarse y comprar servicios de uso diario con mejores condiciones e igualdad de fuerzas de negociación frente a las grandes compañías de servicios básicos (energía, seguros, banca y telecomunicaciones).

Pertenecer a esta plataforma es gratuito y ofrece la posibilidad de contratar servicios básicos al mejor precio y condiciones del mercado que ya pagamos regularmente y que, como individuos, no tenemos la posibilidad de negociar ni el precio ni las condiciones.

Para conseguirlo, propone  retos. Fijan un tiempo y una cantidad mínima para obtener las condiciones deseadas de servicio y si consigue el objetivo, obtiene las mejores condiciones del mercado.

La colmena que dice sí

Hace unos cuatro meses que desembarcó en España la empresa francesa La colmena que dice sí (La Ruche Qui Dit Oui)), una plataforma online que pone en contacto a productores y consumidores, a través de las llamadas colmenas, agrupaciones locales que organizan reuniones para que se conozcan entre ellos.

Y esta es la diferencia con otros grupos de consumo: que la compra y la venta pasa por conocerse personalmente y generar confianza. En este sentido, una colmena no es solo un espacio de comercio, también es una comunidad local donde se pueden intercambiar opiniones y ayudarse los unos a los otros.

Apuntarse en una colmena no implica ningún compromiso, señalan en la web, y uno decide cuándo y qué pedir según sus preferencias. Y crearla es participar en la vida local permitiendo que decenas de familias puedan comprar alimentos de calidad directamente a los productores de su región. La puede crear una sola persona o un grupo de personas, que la administran.

la_colmena que dice sí

Un responsable de colmena debe encontrar un local espacioso y de fácil acceso; reunir, organizar y coordinar una comunidad de miembros y productores; organizar ventas en línea cada semana; articular las distribuciones de los productos y fomentar la colaboración y el compartir con las colmenas de los alrededores.

El horario para gestionar una colmena es de unas diez horas semanales aproximadamente y la remuneración de un responsable de colmena representa el 8,35% del volumen de negocio que obtiene el productor, excluidos los impuestos.

Una de estas colmenas la gestionan, desde su creación, en julio pasado, Irene y Victoria y en la misma se puede comprar verduras, carnes, huevos, lácteos, pan, miel, mermeladas, dulces y cervezas artesanas, entre otros. Todos son productos artesanos. Si alguien quiere algún producto que no está en la colmena, ellas buscan la manera de encontrar a algún productor en la zona que elabore lo que se demanda. Su espacio está en Impact HUB Next, en la calle Alameda 22, de Madrid, y cada martes hacen la entrega de productos que los compradores han adquirido online durante la semana.

En Francia y Bélgica existen en la actualidad 500 colmenas que en 2013 reunieron a más de 50.000 personas y la plataforma online en dichos países tiene 200.000 miembros. La empresa tuvo unos ingresos en 2013 de 750.000 euros y generó ventas por valor de nueve millones de euros para los productores. La empresa se queda con una comisión del 8%.

Trustivity, un sistema que muestra la opinión real de los consumidores sobre un producto

Cinco jóvenes emprendedores de Barcelona han creado Trustivity, un sistema que recopila y muestra la opinión de consumidores reales sobre un producto de comercio online y pretende así acabar con las dudas sobre la autenticidad de las opiniones en Internet. La herramienta de Trustivity ayuda a los consumidores a determinar cuáles son los comercios electrónicos de confianza, en base a la opinión de los propios clientes y les permite premiar o castigar al comercio según su experiencia de compra. El sistema mejora hasta un 47% los ingresos de las tiendas, según un estudio independiente realizado. ¿Cómo funciona?: 1. El cliente efectúa su compra 2. La empresa entrega la compra 3. El cliente comparte su opinión 4. Trustivity analiza y procesa la información 5. Se actualiza el widget y todo el sistema Trustivity La plataforma envía una solicitud de valoración a todos los clientes sin excepción, no sólo a los que han recibido bien su pedido y están satisfechos. Sólo acepta las opiniones de quienes han comprado un producto o contratado un servicio. De este modo las valoraciones son fiables y útiles. Cuando un cliente da una puntuación no deseable, se abre un proceso de arbitraje en el que se avisa al comercio electrónico de que un cliente no está satisfecho, para que revise su opinión y le de la respuesta o solución necesaria. En un plazo de 10 días se publicará o retirará el comentario en función de si el problema se ha solucionado o de si el cliente ha cambiado de opinión. De esta forma, Trustivity no es sólo una  herramienta de valoraciones, también es una ayuda para resolver conflictos. Las valoraciones que los clientes dan a los productos generan una fuente constante de contenido original y relevante que los buscadores aprecian. Además, Trustivity está vinculado a Google Seller Ratings por lo que la puntuación de cada producto y el número de opiniones podrán mostrarse vinculados a la web del comercio cuando este aparece en los resultados de búsqueda. Trustivity es una Startup tecnológica ubicada en Mataró (Barcelona) que comenzó a gestarse a finales de 2012 y se lanza a mercado en septiembre de 2013, tras un periodo de prueba y mejora con la ayuda de unos pocos comercios electrónicos seleccionados. La web cobra por sus servicios dependiendo del número de pedidos de la tienda. Hasta 1.000 pedidos, cobra 55 euros al mes; hasta 2.000, 85 euros mensuales, y hasta 3.000, 155 euros.

‘Yocomprosano’, consumo de cercanía a precio justo

La plataforma YoComproSano se basa en los principios del consumo colaborativo. Las compras de los alimentos se realizan vía Internet, los usuarios pueden comprar directamente a los productores, en un radio de 200 kilómetros alrededor del punto en el que se encuentran para garantizar el consumo de cercanía, sin intermediarios. De esta forma, YoComproSano pone la base yel medio para que los consumidores puedan elegir mejores productos, con precios más justos para los productores, respetuosos con el medio ambiente y más saludable.

Es un modelo innovador de comercialización con mucho éxito entre productores y consumidores.

En estos momentos, se encuentra en expansión por toda España tras conquistar Madrid, donde cuenta con 30 grupos de consumo, Valencia, Castellón y Barcelona, con cinco nuevos grupos de reciente creación.

Yocomprosano

Yocomprosano, una plataforma de grupos de consumo

Cada grupo dispone de un espacio personalizado en la plataforma y de unas herramientas para crear su comunidad y facilitar la operativa de compra. Las compras y los pagos de los alimentos se realizan por Internet, a través de la página del grupo.

Los usuarios pueden comprar directamente a los productores de su región y la recogida se efectúa físicamente y en presencia de los productores en el lugar del grupo. De esta manera, se busca fomentar el encuentro entre productores y consumidores para crear una relación de confianza, transparencia e información que ha desaparecido en los canales de distribución clásicos.

Cada grupo elabora su catálogo de productos, apoyándose en la directorio de productores que tienen en un radio de 200 kilómetros alrededor para garantizar un consumo de calidad, frescura y cercanía.

“De todas las personas adscritas a YoComproSano en Madrid, Barcelona, Valencia y Castellón no todas disfrutan aún de todos los productos que ofrece la plataforma. Esto es debido a que se requiere un número mínimo de miembros por cada uno de los grupos para garantizar unos volúmenes suficientes de compra. Los grupos recientemente abiertos en Valencia, Castellón y Barcelona esperan que se sumen más miembros a su grupo para disfrutar de todos estos alimentos”, explica Gregorio Destre, COO de YoComproSano.

En Madrid, la organización funciona desde octubre de 2013.

En este momento, los grupos de consumo de la plataforma on line son 35 y se venden más de 500 productos de 20 productores distintos. El objetivo es llegar a 3.000 miembros y más de 40 grupos.

Para más información, www.yocomprosano.es