Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘Mujeres’

Una campaña para aumentar el número de mujeres en las empresas tecnológicas

La escuela tecnológica Ironhack y la firma española de moda sostenible Hemper han puesto en marcha  un proyecto para ayudar a incrementar el número de mujeres que acceden a puestos en empresas del ámbito tecnológico.

En la actualidad, sólo el 3% de las mujeres posee una formación superior en el ámbito tecnológico en España según el último informe de la Asociación Española para la Digitalización. Y, sin embargo, la demanda de programadores es cada vez mayor y se ha multiplicado por 17 en los últimos cinco años, según el portal Infojobs.

Processed with VSCO with b3 preset

El proyecto de Ironhack y Hemper se llama El algoritmo es femenino y a través de una campaña de micromecenazgo en la plataforma Kickstarter, financiará un curso intensivo de programación para una mujer nepalí en el campus de Ironhack en Barcelona.

“Nepal se encuentra entre los cinco países más pobres de Asia. Más del 80% de las mujeres con 15 años de Nepal nunca han asistido a la escuela y sólo el 6% de la población tiene acceso a Internet. Es por lo que queremos dar una oportunidad a una joven nepalí. La idea es que, después de hacer el curso en España, pueda volver a su comunidad y aplicarlo para resolver un problema social. Poder darles las herramientas necesarias para que sean ellos los agentes del cambio”, asegura la cofundadora de Hemper, Gloria Gubianas.

La campaña pretende proporcionar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje. Además, otro de los objetivos es sumar a la misma al mayor número de empresas del sector tecnológico en España. “Tenemos la firme convicción de que la educación y la tecnología son una parte fundamental del motor del cambio de una sociedad; y por eso, hemos querido poner nuestro granito de arena en una de las regiones menos desarrolladas digitalmente del planeta: Nepal”, recalca Ignacio Sánchez Jurado, de Ironhack.

La joven será seleccionada en un acto en el que participarán 30 mujeres, en Katmandú, Nepal, organizado por la ONG Girls in Technology Nepal.

Los mecenas que participen en el proyecto obtendrán una gama de productos sostenibles de cáñamo, entre los que se encuentran mochilas y fundas de ordenador inspirados en los colores de la programación y, además, serán partícipes directos en la selección.

‘Enérgicas’, el concierto de mujeres por la revolución energética

Greenpeace ha organizado para el domingo 4 de noviembre en Madrid, en la sala La Riviera, Enérgicas, un concierto de mujeres por la revolución energética, una protesta musical que reúne a mujeres artistas para reivindicar una transición energética justa donde la mujer tenga un papel que no ha tenido hasta ahora.

Durante siete horas, las artistas de distintos ámbitos musicales subirán al escenario para sensibilizar sobre la importancia de la transición energética.

Desde las 17.00 y hasta las 24.00, Rozalén, Carmen Boza, Tulsa, Soledad Vélez, Fario, Las Chillers, Rebeca Jiménez, Las Odio, Melo Moreno, Papaya, Sandra Bernardo, Peinetta, Cintia Lund, Cariño, Kuve, Mow, Bleset, Eme dj y Sufrida Calo, subirán al escenario durante 15 minutos aproximadamente cada una, para sensibilizar sobre la importancia de una transición que acabe con el modelo actual, contaminante y machista.

“El último informe de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (IPCC) –señala la organización- reveló la urgente tarea de limitar el calentamiento de la Tierra y proporcionar un plan claro para lograrlo. Si continúan los ritmos actuales de emisiones de CO2, el calentamiento superaría los 1,5 ºC entre 2030 y 2052″.

“Pero no es suficiente con sustituir una fuente de energía por otra más limpia porque el cambio climático, la desigualdad extrema y la corrupción, son tres elementos totalmente entrelazados entre sí de un mismo modelo social y económico que no funciona y amenaza el planeta y a las futuras generaciones y nos deja inviernos con situaciones de pobreza energética que sufren principalmente las mujeres“.

Para Greenpeace, la respuesta a esta crisis está en reemplazar el actual sistema energético corporativo, basado en los combustibles fósiles y la nuclear, por uno que ponga a las personas y a la justicia económica a la vanguardia de la transición a un sistema energético 100% renovable, eficiente e inteligente. Las mujeres, víctimas olvidadas del cambio climático y la pobreza energética, pueden ser las verdaderas protagonistas de la construcción de un nuevo paradigma en el que la energía deja de ser una mera mercancía y recupera su verdadero valor: el de un bien básico para el cuidado de las personas.

Lo organización se ha adherido recientemente al manifiesto #EnEnergíaNoSinMujeres en coherencia con su apoyo a la democratización de la energía como vertebradora de un modelo energético respetuoso con las personas y el planeta. Se compromete así a participar solo en aquellos actos de más de dos ponentes, en los que se haya contado con la presencia de, al menos, una mujer en calidad de experta así como a proponer carteles paritarios en los actos en cuya organización participen activamente.

En la web se pueden consultar ya los horarios de las diferentes actuaciones. La entrada es gratuita y no es necesario registrarse. Solo acudir y aportar mucha energía, pide Greenpeace.

Ideas, productos y servicios para mejorar la vida de las mujeres

Femme Fleur es una cooperativa de trabajo asociado creada en el año 2011 por cuatro socias, que se dedican a promover proyectos relacionados con la mujer y la mejora del entorno, a través de la innovación técnica y social.

Su objetivo es mejorar el día a día de las mujeres y para ello trabajan en inventos, venta de productos, formación y servicios de higiene íntima femenina, con dos requisitos claros en todos los proyectos: llegar a todos los bolsillos, por eso se trata de servicios y productos económicos; y contribuir a crear un mundo más consciente: más ecológico, más atento, más amable.

En 2011, crearon la primera tienda online de copas menstruales en España para darlas a conocer y normalizar su uso. Hoy en día son un referente en este producto, aunque siguen trabajando en otros productos, conscicentes de la necesidad de ampliar el abanico de posibilidades que disponen las mujeres para hacer frente a la menstruación.

En diciembre del 2016 lanzaron un nuevo producto de ropa íntima vinculada a la absorción y la higiene íntima, las braguitas menstruales Cocoro, de las que vendieron más de 6.000 unidades en 40 días a través de una campaña de crowdfunding por su alta innovación técnica y social. Es una prenda de tela, reutilizable, cómoda, antibacteriana, transpirable y absorbente.

La fabricación se hace íntegramente de manera local y cuidan por lo tanto el proceso desde cerca. Además también se han ocupado de que el acabado sea de calidad y con distintos diseños para tener presente las diferentes sensibilidades.

Su principal objetivo es mejorar la calidad de vida de las mujeres, a través de productos más sostenibles y ecológicos que los tradicionales.  A este proceso lo llamaron la “revolución” porque aunque la menstruación afecta a la mitad de la población durante una media de 40 años, no ha habido una mejora significativa en este campo a nivel de innovación tecnológica.

En este momento, y ante el aumento de la demanda, quieren ampliar su negocio disponiendo de un stock permanente y otras líneas de trabajo.

Femme Fleur tiene una línea de crédito con Fiare Banca Etica y es un proyecto adherido al aval del Fondo para hacer crecer la economía social y solidaria del Ayuntamiento de Barcelona.

Fuente: Fiare Banca Ética.

 

 

Una plataforma de micromecenazgo que forma a mujeres en tecnologías

FutureFunded es la primera y única plataforma de crowdfunding que facilita los recursos necesarios para que las mujeres adquieran competencias tecnológicas con un objetivo claro: revolucionar el acceso a la financiación, formación y oportunidades profesionales futuras para mujeres en este sector.

“Estamos revolucionando el proceso de adquirir futuras competencias y oportunidades profesionales para las mujeres en el sector tecnológico” señalan sus responsables, un equipo de mujeres y hombres con una única misión: “construir la nueva generación de mujeres expertas en tecnología”.

Su razón de ser es que el mundo está cambiando muy rápido, las tecnologías están aumentando aún más rápido y las empresas necesitan talento que sepa cómo dominar estas tecnologías para innovar y evolucionar.

“Nos tomamos muy en serio el impacto social, por lo que el crecimiento tiene que ir de la mano de la mejora de nuestro mundo, algo que llamamos valor compartido. Por eso, nuestro enfoque se centra en los colectivos con menos privilegios y donde hay una brecha que puede y debe abordarse con urgencia. Incorporar a mujeres al sector de la tecnología es por ahora nuestra única misión”, afirman.

Esta plataforma de micromecenazgo ofrece recompensas a cambio de contribuciones financieras para alcanzar un objetivo. Su singularidad es que estas recompensas se llevan a cabo a cabo utilizando las nuevas habilidades de la persona que se ha formado gracias a las ayudas. Así, una candidata plantea sus necesidades para formarse en una disciplina (Ciencias, Tecnología, Ingeniería o Matemáticas) y ofrece a cambio servicios y conocimiento para las personas que decidan apoyarla, al estilo de las recompensas de plataformas de crowdfunding.

Según el funcionamiento de FutureFunded, si una aspirante que se ha apuntado a una campaña quiere aprender cómo programar y necesita 5.000 € para ir a la formación, una contribución de 1.000 € podría tener como recompensa trabajar a tiempo parcial durante un mes como desarrolladora junior en una compañía de software, y así sucesivamente. Si alcanza el éxito con la campaña, no solo tendrá los recursos necesarios para formarse, sino también varias oportunidades de trabajo. FutureFunded recomienda a las inscritas enviar las campañas que hacen a algunas de las empresas como carta  de presentación para futuros posibles trabajos.

FutureFunded se creó a finales del año pasado y sus fundadoras, Cecilia Tham, CEO y Founder de Makers of Barcelona, y Laura Fernández, experta en programas formativos para jóvenes en el ámbito del emprendimiento y la tecnología, se decidieron por incidir en primer lugar en el colectivo de las mujeres y el sector tecnológico, en el que éstas apenas representan el 25% de los empleos, una cifra que baja hasta el 18% en España.

 

La historia de 4.000 mujeres que han salido de la pobreza con el comercio justo

Corr the Jute Works es una iniciativa de comercio justo de Cáritas Bangladesh que trabaja desde 1973 promoviendo el empleo de mujeres organizadas en pequeños grupos de producción de ropa, complementos y artesanía. La organización también les ofrece formación y un fondo de préstamos y desarrolla proyectos educativos y sanitarios. Bangladesh, con la mitad de su población malviviendo con menos de 1 dólar al día, es uno de los países más pobres del mundo.

Dos miembros de esta organización han participado en un encuentro organizado por la Coordinadora estatal de Comercio Justo en Madrid, con motivo del Día Mundial de la Justicia Social, que se celebra el martes 20 febrero.

Naciones Unidas designó esta fecha como el Día Mundial de la Justicia Social con el fin de destacar la necesidad de erradicar la pobreza promoviendo el trabajo decente, la igualdad entre hombres y mujeres y el acceso al bienestar social.

Los dos representantes de Corr the Jute Works, que han viajado a Madrid, Milton Suranjit, responsable de desarrollo e información, y Ananda Piacid, director adjunto, han relatado cómo el comercio justo favorece la independencia y el desarrollo personal, económico y social de 4.179 mujeres de Bangladesh.

Dos ejemplos del trabajo que realiza esta organización los representan Maya Rani y Punnalaxmi Modhu, dos de sus trabajadoras que han conseguido salir de la pobreza. Como ellas, las mujeres de la organización llevan una vida digna gracias a la producción de ropa, complementos y artesanías en condiciones de comercio justo.

Maya Rani.

Maya Rani es viuda y tiene 42 años. Vive con sus dos hijos en la aldea de Koran, distrito de Gazipur (Bangladesh). Para poder mantener a su familia, buscó trabajo. Una de sus vecinas le habló del centro de Jagaroni, en el que podía aprender a hacer artesanía de yute que además, se podía hacer en casa para no dejar a su familia sola y así se unió a uno de los grupos de producción de Corr the Yute Works y comenzó a tener ingresos.

Maya ha podido mejorar su casa, comprar dos vacas y arrendar una pequeña tierra cultivable, que le proporciona arroz. Ahora ella es la coordinadora de su grupo de producción, se encarga de organizar y distribuir el trabajo y de formar a sus compañeras.

Punnalaxmi Modhu tiene 41 años y vive con su marido y sus tres hijos. Era la mayor de cinco hermanos de una familia pobre que no podía permitirse llevarlos a la escuela. Se unió a Corr the Jute Works, donde también aprendió a hacer artesanía con yute. Ahora ella y su familia cuentan con unos ingresos estables, han mejorado su vivienda y sus tres hijos están escolarizados.

Corr the Jute Works trabaja con 2.000 pequeñas cooperativas artesanas en las que el 97% de los trabajadores son mujeres. Las cooperativas están repartidas en 31 distritos de Bangladesh, especialmente en los más marginados. Una parte de las trabajadoras tienen alguna discapacidad y otras pertenecen a pueblos indígenas. Se trata de grupos sociales que viven en situaciones de especial marginación y son “invisibles” socialmente.

La organización les da formación en la elaboración de artesanías y también en gestión económica para que sean capaces de gestionar sus ingresos, sus  gastos, sus cuentas bancarias…

Cuando a Corr The Jute llega un pedido, distribuye el trabajo entre las distintas cooperativas, pero son las mujeres las que se organizan el trabajo, preparan los artículos y gestionan la parte económica. Las cooperativas se organizan de manera democrática y en cada una de ellas hay una responsable, que se presenta a ese cargo de manera voluntaria y es elegida democráticamente.

Punnalaxmi Modhu.

“No trabajamos solamente para que las mujeres produzcan y vendan sus artículos en condiciones de comercio justo, trabajamos también para que ellas se sientan independientes”, señala Milton Suranjit.

“Las mujeres cuando comienzan a recibir ingresos –añade-  son vistas de manera diferente por su familia y su entorno, son escuchadas, se sienten con capacidad para hablar, para exponer sus puntos de vista y toman sus propias decisiones”.

Para la organización, son igualmente muy importantes las medidas de conciliación con la familia y aplican medidas de flexibilización para facilitar el cuidado de los hijos.

Además, les ofrece créditos a bajo interés para que las mujeres puedan desarrollar otras pequeñas fuentes de ingresos y también les proporciona atención sanitaria.

En la actualidad, más de 700 millones de personas viven en condiciones de pobreza extrema, es decir, no tienen acceso a necesidades básicas como alimentación, agua, salud, o educación. Además, el hecho de tener un empleo no garantiza salir de la pobreza. En los países en vías de desarrollo al 38% de los trabajadores y trabajadoras son pobres, según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y en la región de Asia y Pacífico el empleo vulnerable afecta a casi la mitad de los trabajadores, más de 900 millones de personas, de los que el 82% son mujeres.

Las cooperativas de energía renovable quieren más mujeres en sus organizaciones

El I Encuentro de Mujeres con Energía Cooperativa es un proyecto transfronterizo e innovador entre Portugal y España, que promueve un nuevo modelo energético, fomenta las redes entre mujeres cooperativistas y favorece la creación de empleo a través de iniciativas de economía social y solidaria.

La cita será en Madrid, el próximo sábado 27 de enero, dentro del proyecto Mares Energía y está organizado por la Unión Renovables y las cooperativas de energía verde, que llevan años trabajando por un nuevo modelo energético y por hacer cambios en el modelo social y el económico, contando con las mujeres.

Estas organizaciones quieren facilitar la participación y la visibilización de las mujeres dentro del sector cooperativo como coprotagonistas del nuevo modelo energético, económico y social que pretenden construir.

Por este motivo, les gustaría poner en marcha líneas de cooperación y planes de igualdad en las cooperativas de las que forman parte, a través de metodologías participativas y constructivas.

Este encuentro va dirigido a mujeres cooperativistas, pero está abierto a periodistas, académicas, juristas, feministas, políticas, sindicalistas, ingenieras, técnicas, activistas… que defienden y trabajan día a día por la construcción un nuevo modelo energético.

Unión Renovables es la Unión de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de Energías Renovables que agrupa a 17 cooperativas de ámbito municipal y regional que se dedican a comercializar electricidad a sus más de 25.000 socios, a los que forman e informan sobre el consumo responsable, ajustes de factura para ahorrar y sobre el sector eléctrico.

Propugnan el consumo responsable, la economía local y la generación renovable distribuida. “El coste medioambiental de producir y consumir de forma local es mucho menor, mientras la gestión local hace crecer los beneficios sociales (los puestos de trabajo se quedan en el entorno, los impuestos se pagan a nivel local y más dinero permanece en la región)”, señalan.

El l Encuentro de Mujeres con Energía Cooperativa tendrá lugar en el Espacio de Encuentro feminista, dentro del marco del proyecto Mares de Energía, cofinanciado por el Ayuntamiento de Madrid, The European Regional and Development y The Urban innovative actions initiative.

(MARES es un proyecto piloto innovador de transformación urbana a través de iniciativas de economía social y solidaria, de la creación de empleo de cercanía y de calidad y de la promoción de otro modelo de ciudad. MARES intervendrá en 4 distritos de Madrid: Villaverde, Vicálvaro, Puente de Vallecas y Centro.)

Lugar: Espacio de Encuentro Feminista.
C/ Ribera de Curtidores, 2.
De 16 a 20 h

Formulario de inscripción.