Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de febrero, 2019

Destinos turísticos para celebrar los Oscar

Este  domingo 24 de febrero, el Dolby Theatre de Los Ángeles, acogerá la 91ª gala de los Oscar, en la que se darán cita los principales exponentes de la industria del cine para premiar las mejores películas del año. Con este motivo, Musement, plataforma de reserva de actividades de ocio en destino, ha seleccionado planes y visitas para los amantes del cine.

Paseos de cine. Como el que se puede dar por el Paseo de la fama, una acera situada entre Hollywood Boulevard y Vine Street en Hollywood, California (Estados Unidos). Allí se han colocado más de 2.000 estrellas con los nombres de las celebridades más importantes de la industria del entretenimiento. También en Madrid, tenemos nuestro particular Paseo, mucho más modesto, en Martín de los Heros, la calle de los cines, en el barrio de Argüelles.

Rutas por los barrios más exclusivos. La ciudad de Los Ángeles se considera la meca del cine por lo que no es de extrañar que los actores y directores más famosos del mundo residan allí, sobre todo, en Hollywood. Musement, propone hacer una ruta por Mulholland Drive, donde se encuentra el famoso cartel que preside la ciudad; Beverly Hills y Bel-Air, dos de los barrios con más glamour de la ciudad; Rodeo Drive, una de las calles más famosas del mundo gracias a la película Pretty Woman; y terminar en Sunset Strip, cuyos letreros luminosos han aparecido en multitud de filmes.

Estudios y platós de cine. Otra opción en Los Ángeles es visitar estudios como el de Universal, en cuyo parque temático se pueden encontrar actividades y tours de A todo gas, Bates Motel, Kung-fu Panda o The Walking Dead. Los apasionados del cine fantástico pueden visitar La creación de Harry Potter que  Warner Bros Studio tiene en Londres.  Mientras que los fans de las películas de Sony Pictures, Dreamworks Animation y Lionsgate Films pueden visitar Motiongate en Dubai, un parque con atracciones inspiradas en Los pitufos, Hotel Transilvania y Lluvia de albóndigas, entre otros.

Museos cinematográficos, como la Mole Antonelliana (Turín) o Cinecittà (Roma), un famoso complejo de estudios en el que se puede disfrutar de la exposición permanente ‘Cinecittà Si Mostra’. En ella se recoge la historia del complejo en el que se han rodado más de 3.000 películas, de las que 90 han sido nominadas al Oscar. Los visitantes descubrirán todas las fases de creación de una película, desde el guión hasta la posproducción, pasando por vestuario, diseñadores, artesanos…

Festivales internacionales. Muchos de ellos son considerados como la antesala de los Oscar, pues sirven para medir su acogida entre público y crítica. De aquí al final de años se celebrarán, entre otros, el Festival Internacional de Cine de Hong Kong (China), del 18 de marzo al 1 de abril; el Festival de cine de TriBeCa (EE UU), del 24 de abril al 5 de mayo; el festival de Cannes (Francia), del  14 al 25 de mayo; el festival de cine de Venecia (Italia), del 28 de agosto al 7 de septiembre o el Festival Internacional de cine de San Sebastián (España), del 20 al 28 de septiembre.

La plataforma Musement da acceso a una selección de actividades y experiencias locales especialmente elegidas y diseñadas por gente del lugar, por lo que los turistas pueden vivir cada ciudad que visitan como si fuera la suya.

 

.

 

 

 

Tecnología 4.0 para que los pequeños agricultores ahorren agua

Prismab, una startup tecnológica española que diseña, fabrica y comercializa sistemas de medición agronómica accesibles para los pequeños agricultores y de bajo coste, ha desarrollado unos sensores con los que se puede, a través de una aplicación y una plataforma digital, reducir hasta el 30% del consumo de agua al año.

El 90% del consumo de agua que se produce en nuestro país proviene de la agricultura de regadío.

Gracias a estos dispositivos, el profesional va a ajustar las necesidades de agua, puede ahorrar hasta 2.000 euros de media por explotación pequeña y puede, además, controlar parámetros como la humedad, indispensable para combatir las heladas de invierno, la cantidad de agua disponible en el suelo, la salinidad, o la temperatura.

A través de la app móvil, el agricultor coloca alertas que le avisen de la humedad baja, conductividad alta, aviso de precipitación, etc. Además, la plataforma le envía mensualmente un informe detallado sobre los riegos que ha realizado.

Esta tecnología pretende democratizar el acceso de la tecnología básica a los pequeños y medianos agricultores, asegura, Antonio Pastor, CEO de Prismab: “Nuestra misión es incorporar al mundo de las nuevas tecnologías, de la gestión 4.0, a agricultores que hasta ahora no lo han hecho tanto por coste como por dificultad de manejo. Queremos que haya una menor tasa de abandono por parte de los pequeños y medianos productores y que sea más atractivo el relevo generacional dentro del sector”.

Para poder ampliar su sistema, Prismab ha abierto una ronda de inversión participativa a través de la plataforma de impacto social, Bolsa Social, para seguir creciendo, reducir costes de producción y mejorar su estructura comercial.

La previsión de Prismab para 2019 es instalar más de 1.000 sensores, lo que les convertiría en líderes en velocidad de integración de esta tecnología en la agricultura.

En la actualidad la Unesco cifra en 4.600 KM3/año el volumen de agua destinada a consumo humano, y prevé que para el año 2050 esa demanda suba un 30% hasta los 6.000 KM3/año. De todo ese volumen de agua, el 80% se destina para regadío.

En España se cultivan más de 15 millones de Ha de las cuales tres millones de Ha son de regadío. La implantación de sistemas de gestión 4.0 en la agricultura es actualmente del 3,5%, con un volumen de mercado potencial de +1.740M€.

La Bolsa Social es una plataforma de financiación participativa autorizada por la CNMV, que pone en contacto a inversores de impacto y empresas con impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. La inversión se realiza mediante equity crowdfunding (en vez de donaciones, son inversiones de participantes que obtienen beneficios al colaborar). Si se alcanza el objetivo de financiación, la Bolsa Social formaliza la ampliación de capital en nombre de todos los inversores. Si no se logra, se devuelven las aportaciones sin coste para los inversores.

La falta de información, la principal barrera para un consumo consciente y responsable

¿Qué importancia damos a los aspectos éticos y medioambientales en los distintos ámbitos de consumo? ¿Cuáles son los hábitos de consumo sostenible de los consumidores más comprometidos?

A estas preguntas y a otras más pretende responder un estudio que han elaborado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social, que constata que es posible otro consumo para un futuro mejor.

El estudio se ha realizado a partir del resultado de unos grupos de discusión que se han llevado a cabo en Madrid, Bilbao y Barcelona, de entrevistas a expertos, de una encuesta representativa a la ciudadanía de toda España y de 340 encuestas exploratorias a personas cercanas a las nuevas economías.

Imagen: Efe.

Una de las principales conclusiones es que los consumidores no conocen las marcas de las nuevas economías, pero sí conocen los mensajes y las propuestas que estas envían a los consumidores.

Mientras modelos como la Economía Colaborativa y la Economía Circular son más conocidos, otros como la Economía Social y Solidaria, la Economía del Bien Común o las Finanzas Sostenibles, no tienen el mismo grado de conocimiento entre los consumidores.

En el estudio también se han identificado las principales barreras de los consumidores para realizar un consumo consciente y responsable. En primer lugar, para el 60% la barrera principal es la falta de información; en segundo lugar, para el 58% es el precio de los productos y servicios; y en tercer lugar, el 54% confiesa dificultad para encontrar alternativas accesibles en cuanto a cercanía y acceso al punto de compra.

Dentro del perfil del consumidor ético y sostenible cabe destacar que las personas que se consideran consumidores con este perfil están orgullosas de serlo y tienen muy claro que el mensaje con el que vivir su estilo de vida es: consumir menos y mejor.

Imagen: Nesi.

Las actitudes características de los consumidores comprometidos son: no compran más de lo que necesitan; miran las etiquetas para ver la composición y el origen de los productos; y apuestan por un consumo de proximidad, consciente y sensibilizado con el comercio local.

En lo que se refiere a alimentación, los consumidores comprometidos presentan los siguientes hábitos de consumo: el 78% evita el desperdicio alimentario; el 71% evita comprar productos sobre envasados; el 69% toma decisiones que creen, favorecen el bienestar animal; el 67% evita comprar productos procesados; el 61% hace compra de proximidad; y el 12% cultiva sus propias frutas y verduras.

En movilidad, el 79% intenta desplazarse a pie y el 64% de las veces en transporte público. Solo el 25% utiliza la bicicleta.

En Moda, cabe destacar que el 26% de las personas consideradas consumidores comprometidos, utiliza la ropa de segunda mano y el 42% intenta averiguar el origen de las prendas.

En Finanzas, el 30% de las personas entrevistadas utilizan entidades de la denominada Banca Ética o Banca con Valores.

En Hogar, el 89% de las personas manifiestan que reciclan y el 82% que reutilizan. También hay un 65% de personas comprometidas con el ahorro de energía.

Y en Ocio y turismo, un 33% de las personas encuestadas afirman que cuando escogen sus vacaciones intentan no viajar lejos y evitan modelos contaminantes como los viajes de cruceros.

Nesi es un foro mundial, abierto y permanente, que se celebra cada año, desde 2017, en Málaga y cuyo objetivo prioritario es crear una hoja de ruta marcada por expertos que guíe los pasos de los gobiernos hacia una nueva economía, alejada del crecimiento económico autodestructivo, por el que vamos.

Economía circular para la basura electrónica

Un informe de la Plataforma para Acelerar la Economía Circular (PACE) y la Coalición anti Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, lanzado en la última reunión del Foro de Davos, el pasado 24 de enero, alerta de que la producción mundial de residuos electrónicos alcanzará los 120 millones de toneladas por año en 2050 si no se ponen remedios.

Imagen: Efe.

El informe revela que el valor anual de los residuos electrónicos mundiales asciende a más de 62.5 mil millones de dólares, más que el PIB de la mayoría de los países, y que más de 44 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos se produjeron en el mundo en 2017. Una cantidad equivalente a más de seis kilogramos por cada persona en el planeta y al peso de todos los aviones comerciales construidos hasta la fecha.

Menos de 20% de los residuos electrónicos se recicla formalmente y 80% termina en vertederos o se recicla de manera informal, gran parte de ellos en los países en desarrollo, lo que expone a los trabajadores a sustancias cancerígenas y peligrosas como el mercurio, el plomo y el cadmio. Los residuos electrónicos en vertederos contaminan el suelo y las aguas subterráneas y ponen en riesgo los sistemas de suministro de alimentos y las fuentes de agua.

Además de los impactos en la salud y la contaminación, el informe incide en que el manejo inadecuado de estos residuos está generando una pérdida significativa de materias primas escasas y valiosas como el oro, el platino y el cobalto. Hasta un 7% del oro mundial puede estar contenido actualmente en residuos electrónicos, con 100 veces más oro en una tonelada de residuos electrónicos que en una tonelada de mineral de oro.

En el informe, los miembros de PACE y la Coalición sobre Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, incluyendo a ONU Medio Ambiente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Foro Económico Mundial y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, piden una revisión del sistema electrónico actual y remarcan la necesidad de una economía circular en la que los recursos no se extraen, utilizan y descartan, sino que se valoran y se reutilizan de manera que se minimizan los impactos ambientales y se crean empleos decentes y sostenibles.

Las soluciones incluyen el diseño de productos duraderos, sistemas de recompra y devolución de productos electrónicos usados, la ‘minería urbana’ para extraer metales y minerales de residuos electrónicos y la ‘desmaterialización’ de productos electrónicos mediante el reemplazo de la propiedad absoluta del dispositivo con modelos de alquiler y arrendamiento con el fin de maximizar las oportunidades de reutilización y reciclaje de productos.

Para ayudar a afrontar el desafío de los desechos electrónicos y aprovechar la oportunidad de la economía circular, el Gobierno de Nigeria, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y ONU Medio Ambiente anunciaron en Davos una inversión de dos millones de dólares para poner en marcha la industria formal de reciclaje de desechos electrónicos en Nigeria. Se espera que esta inversión se complemente con financiación privada para poder llegar a los 13 millones de dólares.

Según la Organización Internacional del Trabajo, hasta 100.000 personas trabajan en el sector de desechos electrónicos en Nigeria, de manera no reglada. La inversión prevista ayudará a crear empleos seguros y decentes, al tiempo que captura el valor latente en las 500.000 toneladas de desechos electrónicos que se eliminan en Nigeria anualmente.

PACE es un mecanismo de colaboración público-privado y un acelerador de proyectos dedicado a lograr la economía circular en velocidad y escala. Reúne a una coalición de más de 50 líderes de organizaciones empresariales, gubernamentales e internacionales y está copresidida por los directores de ONU Medio Ambiente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y Royal Philips. Es alojado por el Foro Económico Mundial.

La Coalición de Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas es un grupo de siete agencias de la ONU que se han unido para fortalecer la colaboración, crear asociaciones y brindar un apoyo más eficiente a los Estados miembros para abordar el desafío de los residuos electrónicos.

Una fibra textil reutilizable hasta el infinito

Moral Fiber, que en español se traduce como “fibra moral”, es el primer producto textil que se ha diseñado y fabricado en todo el mundo utilizando únicamente ropa vieja, gracias a un gran equipo, formado por ingenieros, científicos y diseñadores, con tal de impulsar el mundo de la moda hacia un futuro mucho más sostenible.

El  resultado es una fibra que se utiliza para crear productos textiles de forma totalmente sostenible, ya que se puede reutilizar todas las veces que queramos, gracias a un proceso químico que se encarga de extraer el poliéster de una mezcla de materiales y crea un nuevo hilo, para que sea 100% circular y 100% infinito, según publica ONU Medio Ambiente.

Imagen, ONU Medio Ambiente.

De momento, este proceso se encuentra en una fase de prueba en la ciudad de Los Ángeles, pero dentro de poco pretenden  llevarlo a otros países del mundo, en los cuales los niveles de consumo y residuos sean muy altos, con tal de que puedan reciclar la ropa y fabricar estos hilos. Un punto fuerte de esta tecnología es que puede ser transportada en un contenedor de envíos pequeño, lo que facilita su distribución.

La planta de Los Ángeles procesa cada día alrededor de 100 kilos de ropa proveniente de tiendas locales, pero el equipo está analizando cómo aumentar la producción y el próximo año planea lanzar una colección con una marca importante, ya que cuentan con el apoyo de grandes actores de la industria de la moda.

Akshay Sethi y Moby Ahmed son los impulsores del proyecto y creadores de este proceso innovador que es capaz de extraer poliéster de cualquier material mezclado, por lo que puede ser adecuado para reciclar otros plásticos, es decir que con este proceso no solo se pueden reciclar productos textiles, aunque es para lo que se utiliza actualmente, sino que también se podrá reciclar muchos otros productos, como por ejemplo, botellas de plástico o películas.

El camino de Sethi y Ahmed ha sido largo y ha pasado por varias fases de ensayo y error desde que ambos comenzaron a explorar formas de recuperar el poliéster -el tejido más común en la ropa de producción masiva-,  mientras estudiaban en la Universidad de California, en Davis. Posteriormente, en 2015, fundaron Ambercycle (actualmente Moral Fiber), donde comenzaron a trabajar con microbios para descomponer el poliéster.

A través de su campaña Mares Limpios, ONU Medio Ambiente insta a los gobiernos, empresas y consumidores a reducir el uso de plásticos de un solo uso con el fin de conservar los océanos y proteger su biodiversidad y alienta a inventores, diseñadores e investigadores a buscar formas de vencer nuestra adicción al plástico.

Los microplásticos, que se producen cuando los plásticos empiezan a desintegrarse, son un problema grave. Algunas estimaciones indican que al menos 51 billones de estas partículas ensucian nuestros mares, por lo que esta nueva tecnología podría ser de mucha ayuda para el futuro del planeta.

Akshay Sethi  cree que Moral Fiber es un arma más en la batalla contra la contaminación por plásticos que afecta los océanos. Quiere trabajar para mantener el poliéster fuera del mar y también frenar la fuga de microfibras que se desprendan de los textiles y entran en los ríos y océanos.

“Toda la ropa hecha con Fibra Moral se puede reciclar infinitamente y cuando se trata de los ciclos de vida de un producto, debemos volver a lo infinito. Es el único camino”, señala.

Vuelve la feria de las ideas para una vida sostenible

Este fin de semana, 9 y 10 de febrero se celebra en la Casa Encendida de Madrid la II Feria Sosteniblemente, una feria gratuita para todos los públicos en la que a través de expositores, talleres y charlas se darán a conocer productos e ideas sencillas para llevar una vida más ecológica y sostenible.

El encuentro está organizado por Transitando, una asociación que impulsa el tránsito hacia ciudades más sotenibles, y en el mismo participarán casi una y treintena de expositores de todos los sectores.

Las distintas entidades participantes ofrecerán productos y servicios que podremos conocer e incorporar a nuestra vida cotidiana, vinculados con temas tan diversos como alimentación saludable y ecológica, cuidado personal, huerta en casa, biodiversidad, movilidad, agua, energía, ropa sostenible, finanzas éticas…

Durante los dos días que dura el certamen también se programarán talleres dirigidos a todos los públicos, que acercarán de una forma práctica y original algunos de estos temas: cosmética natural, alimentación, reciclaje textil, ahorro energético en el hogar, bicicletas y movilidad o factura eléctrica.

Además, habrá espacio para conocer iniciativas o experiencias concretas en formato de microcharlas y se podrán adquirir y consumir en la propia feria algunos productos de alimentación ecológica. La feria pretende ser una buena oportunidad para conocer, compartir y actuar en clave de sostenibilidad.

La plataforma Transitando entiende la ciudad como un entramado de procesos ecológicos y sociales y, por eso, se vale de la ecología, la educación y las ciencias sociales para abordar la intervención en los entornos urbanos. Consideran la ciudad “como un socio-ecosistema, que como tal, se relaciona con el resto de socio-ecosistemas, de los que demanda servicios. Cuanto menor sea la demanda externa, y mayor la provisión directa por el propio ecosistema urbano, mayor será la sostenibilidad y resiliencia de las ciudades”.

Sosteniblemente: 9 y 10 de febrero de 2019.
Horario: Sábado de 11:00 a 20:00 y Domingo de 11:00 a 18:00.
Dónde: Patio y salas de trabajo de La Casa Encendida de Madrid.

 

La rentabilidad de la banca ética triplica la de la banca tradicional

El grupo Banca Etica ha presentado en Bruselas, en el Parlamento Europeo, el  informe Las finanzas éticas y sostenibles en Europa, que analiza la estructura, el crecimiento y el rendimiento de los 23 bancos éticos y sostenibles en Europa (identificados como aquellos que pertenecen a la Global Alliance for Banking on Values y a la Federación Europea de Banca Ética y Alternativa), comparándolos con 15 bancos europeos tradicionales de relevancia sistémica identificados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Junto con la inversión, el informe estudia el crédito y mide el volumen de financiación sostenible con el que trabajan los bancos al dar crédito a las personas y las empresas (la llamada economía real) y apoyar la creación de valor y empleo, respetando el medio ambiente, la legalidad y los derechos humanos.

En los últimos 10 años, según este informe, mientras Europa luchaba, y todavía lo hace, por recuperarse de los efectos de la crisis financiera, los bancos éticos han continuado recogiendo depósitos y otorgando préstamos mientras que los bancos tradicionales sistémicos (aquellos demasiado grandes para quebrar) se han dedicado más a otras actividades (inversiones de valores, servicio financieros, etc.). En 2017, la concesión de préstamos representó casi el 77% del total de activos para bancos éticos y sostenibles y el 40’52% para los grandes bancos tradicionales.

Los bancos éticos mostraron además un mejor rendimiento. El informe explica que entre 2007 y 2017, los bancos éticos y sostenibles rindieron tres veces más que los tradicionales, con una rentabilidad media anual (en términos de ROE – Return on Equity) de 3’98% frente al 1’23% de los bancos tradicionales.

“De hecho -indican-, hasta 2006/2007 los bancos tradicionales pudieron beneficiarse de la especulación y el endeudamiento, pero esa fase ha terminado. Los bancos tradicionales, que contribuyeron a la crisis con instrumentos cada vez más sofisticados de especulación, tuvieron que dedicarse a ordenar sus activos para no ser abrumados por el estallido de las burbujas, dejando también de dar crédito a la economía real. Mientras, los bancos éticos han encontrado aún más espacio para el crecimiento y han podido inyectar crédito a personas y empresas”.

Con la crisis, el crecimiento de los gigantes bancarios europeos se ha detenido o, como mínimo, se ha ralentizado, señala el estudio. En cambio, los activos, depósitos, préstamos y capital de los bancos éticos y sostenibles aumentan con porcentajes en torno al 10% anual. De 2007 a 2017, los activos (y por lo tanto el total de las inversiones, los créditos y la liquidez) de los bancos éticos han crecido una media del 9,66% al año, frente al -1% anual de los bancos tradicionales.

También han seguido creciendo los fondos de inversión socialmente responsables, que son aquellos que invierten en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa, o en títulos de deuda soberana, seleccionados en base a una serie de criterios ambientales y sociales. En Europa, el patrimonio invertido en fondos éticos ha subido una media del 9% anual entre 2015 y 2017, rozando los 600.000 millones de euros.

Con la presentación de este informe, la banca ética pretende urgir a los países y a la Unión Europea a que aprueben normativas que reconozcan las diferencias entre los dos tipos de entidades bancarias. En este sentido, la investigación analiza cómo ha cambiado el sistema financiero diez años después del estallido de la crisis, cuánto pesan los lobbies financieros en las decisiones políticas y cuántas oportunidades de reforma se han perdido en los últimos años, “con el regreso de un viento de involución y conservadurismo inquietante a ambos lados del Atlántico”.

El movimiento de las finanzas éticas espera un mayor coraje por parte de la Comisión Europea, “que hasta ahora parece querer centrarse únicamente en los aspectos ambientales, poniendo los criterios sociales fuera de plano. Un error de perspectiva que los bancos éticos estáná tratando de cambiar con la presentación de enmiendas al proyecto de reforma”.

Precisamente, el informe se presenta cuando la Comisión Europea está trabajando en la aprobación de un Plan de Acción Europeo para definir la regulación y promover una financiación sostenible en Europa.

 

Premio europeo para un mono de esquí confeccionado con redes de pesca recicladas

La empresa vasca Ternua, que fabrica ropa técnica para deportes de montaña y aire libre, ha recibido el Ispo Award Gold, considerados los Oscar de la ropa deportiva, en la feria ISPO de Alemania, la más importante del sector en Europa, por el mono de esquí de montaña Blackcomb,  elaborado con redes de pesca recicladas.

Esta prenda ha sido confeccionada con materiales reciclados, en su mayoría redes de pesca ya en desuso, procedentes del Cantábrico, mezcladas con elastano, que a su vez, tras su ciclo de vida, podrá ser reciclado. El jurado ha tenido en cuenta su diseño, innovación, funcionalidad y sostenibilidad y su característica principal: el alto grado de innovación sostenible aplicado al producto.

El mono lo ha co-diseñado Ternua junto con atletas de primer nivel que organizan la prueba de skimo Altitoy dentro del circuito La Grande Course. Estos esquiadores han testado la prenda incorporando detalles estratégicos para hacer que sea eficaz. Está  fabricada con Dryshell Active Flex, una tecnología desarrollada por la propia Ternua, que es una mezcla de 65% nylon reciclado proveniente de redes de pesca en desuso (Proyecto Redcycle) y 35% de elastano.

Todos los que formamos Ternua -señala Eduardo Uribesalgo, director de Innovación del grupo-, seguimos una filosofía en pro de la sostenibilidad y del cuidado del medio ambiente, que se plasma también en nuestra forma de trabajar. Para nosotros es importante hacer las cosas bien y ofrecer prendas que protejan a las personas, técnicas, con un diseño cuidado y con detalles muy estudiados y, al mismo tiempo, queremos proteger el planeta, utilizando materias primas recicladas y reciclables así como  acabados de repelencia al agua PCF free”.

La empresa diseña y produce con parámetros de sostenibilidad. El 100% de su colección textil OI 19 es Commitment, lo que certifica que la prenda ha sido fabricada con materiales reciclados, biodegradables naturales, con algodón orgánico o con materiales certificados Bluesign. En la próxima colección, por ejemplo, el 48% de prendas están elaboradas con tejidos reciclados como moqueta, redes de pesca, botellas de plástico, pluma, posos de café, lana o cáscaras de nueces.

También es pionera en la utilización de pluma reciclada Neokdun en todos sus productos de pluma y en aplicar un tratamiento hidrófugo a la pluma reciclada libre de tóxicos; y además, en eliminar el 100% de las sustancias nocivas de los acabados de repelencia al agua de su textil.

Esta es la tercera vez que la compañía obtiene este premio. En 2016 el Ispo Award Gold recayó en sus chaquetas de pluma reciclada Terranova y South River; y en 2017, en sus chaquetas Craddle hechas en su totalidad con materiales reciclados y, a su vez, reciclables.

Cómo hacer más habitables las ciudades de 2030

¿Cómo serán las Ciudades en el año 2030? ¿Como será el aire que respiramos? ¿Cómo nos desplazaremos o cómo serán las casas en las que viviremos?

A todas estas preguntas y a otras muchas responde el documental Ciudad 2030: Nueva Economía y Cambio Climático, producido por NESI, el Foro  de la Nueva Economía e Innovación Social, que este año celebra su reunión bienal de Málaga, del 24 al 26 de abril. Este congreso reúne a agentes socioeconómicos de todo el mundo para compartir los últimos avances en innovación social y nueva economía.

Más de dos terceras partes de la población mundial vivirán en ciudades en el año 2030. Además, las ciudades emiten más del 70% de los gases de efecto invernadero y generan la mayor parte de los residuos y vertidos que contaminan la tierra y las aguas. El documental presenta soluciones reales para hacer de las ciudades lugares más sostenibles, saludables y habitables.

Modelos como la economía circular, la economía del bien común, las finanzas sostenibles, el consumo colaborativo o la bioconstrucción aportan propuestas que ya están siendo aplicadas en muchas ciudades del planeta, señalan todos los expertos que han intervenido en el filme.

En Ciudad 2030 expertos como Albert Cañigueral de Ouishare, Amaya Apesteguia de la OCU, Nicola Cerantola de Ecologing, Daniel Trurán de B Corps, Diego Isabel La Moneda del Foro NESI, Michael Weahterheas de la Wellbeing Economy Alliance, Ana Huertas y Juan del Río de Red en Transición, Borja Izaola de Ecooo, el ingeniero Daniel Toro, Iñaki Alonso de Satt Arquitectos o Kristina Apiñaniz del clúster Aclima presentan soluciones reales para crear la Ciudad 2030 en la que disfrutar el logro de los objetivos de la Agenda 2030, Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y Objetivos de Acuerdo de París de cambio climático.

Ciudad 2030: Nueva Economía y Cambio Climático ha sido producido por el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social con el apoyo de la Fundación Biodiversidad el Ministerio de Transición Ecológica del Gobierno de España.

El Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social trabaja para conseguir un modelo económico más sostenible, colaborativo, justo y democrático. Sus valores y misión se recogen en la Carta NESI de Málaga, documento elaborado por las principales redes de nueva economía e innovación social y cuyo fin central se resume en la frase “El objetivo y propósito de la nueva economía será servir a las personas y al planeta”.

En esta próxima edición, los participantes explorarán cómo lograr nuestros objetivos globales comunes (ODS-Objetivos de Desarrollo Sostenible y los compromisos sobre del cambio climático) desde una perspectiva local y a través de la innovación social.

Los alimentos que tomamos, cómo nos desplazamos, cómo circula el dinero, la forma en que trabajamos, etc.  “Todo esto forma parte del sistema económico en el que vivimos. Todos tenemos un papel que desempeñar en la transformación de la economía para que ofrezca un bienestar compartido en un planeta sano”, señalan.

El foro NESI se considera el “Davos” de la nueva economía, ya que es el evento más importante y reúne a todas las personas y organizaciones involucradas en el desarrollo de la nueva economía que se centran en la ciudadanía y el planeta.