Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de la categoría ‘Economía circular’

Premio europeo para un mono de esquí confeccionado con redes de pesca recicladas

La empresa vasca Ternua, que fabrica ropa técnica para deportes de montaña y aire libre, ha recibido el Ispo Award Gold, considerados los Oscar de la ropa deportiva, en la feria ISPO de Alemania, la más importante del sector en Europa, por el mono de esquí de montaña Blackcomb,  elaborado con redes de pesca recicladas.

Esta prenda ha sido confeccionada con materiales reciclados, en su mayoría redes de pesca ya en desuso, procedentes del Cantábrico, mezcladas con elastano, que a su vez, tras su ciclo de vida, podrá ser reciclado. El jurado ha tenido en cuenta su diseño, innovación, funcionalidad y sostenibilidad y su característica principal: el alto grado de innovación sostenible aplicado al producto.

El mono lo ha co-diseñado Ternua junto con atletas de primer nivel que organizan la prueba de skimo Altitoy dentro del circuito La Grande Course. Estos esquiadores han testado la prenda incorporando detalles estratégicos para hacer que sea eficaz. Está  fabricada con Dryshell Active Flex, una tecnología desarrollada por la propia Ternua, que es una mezcla de 65% nylon reciclado proveniente de redes de pesca en desuso (Proyecto Redcycle) y 35% de elastano.

Todos los que formamos Ternua -señala Eduardo Uribesalgo, director de Innovación del grupo-, seguimos una filosofía en pro de la sostenibilidad y del cuidado del medio ambiente, que se plasma también en nuestra forma de trabajar. Para nosotros es importante hacer las cosas bien y ofrecer prendas que protejan a las personas, técnicas, con un diseño cuidado y con detalles muy estudiados y, al mismo tiempo, queremos proteger el planeta, utilizando materias primas recicladas y reciclables así como  acabados de repelencia al agua PCF free”.

La empresa diseña y produce con parámetros de sostenibilidad. El 100% de su colección textil OI 19 es Commitment, lo que certifica que la prenda ha sido fabricada con materiales reciclados, biodegradables naturales, con algodón orgánico o con materiales certificados Bluesign. En la próxima colección, por ejemplo, el 48% de prendas están elaboradas con tejidos reciclados como moqueta, redes de pesca, botellas de plástico, pluma, posos de café, lana o cáscaras de nueces.

También es pionera en la utilización de pluma reciclada Neokdun en todos sus productos de pluma y en aplicar un tratamiento hidrófugo a la pluma reciclada libre de tóxicos; y además, en eliminar el 100% de las sustancias nocivas de los acabados de repelencia al agua de su textil.

Esta es la tercera vez que la compañía obtiene este premio. En 2016 el Ispo Award Gold recayó en sus chaquetas de pluma reciclada Terranova y South River; y en 2017, en sus chaquetas Craddle hechas en su totalidad con materiales reciclados y, a su vez, reciclables.

Cómo hacer más habitables las ciudades de 2030

¿Cómo serán las Ciudades en el año 2030? ¿Como será el aire que respiramos? ¿Cómo nos desplazaremos o cómo serán las casas en las que viviremos?

A todas estas preguntas y a otras muchas responde el documental Ciudad 2030: Nueva Economía y Cambio Climático, producido por NESI, el Foro  de la Nueva Economía e Innovación Social, que este año celebra su reunión bienal de Málaga, del 24 al 26 de abril. Este congreso reúne a agentes socioeconómicos de todo el mundo para compartir los últimos avances en innovación social y nueva economía.

Más de dos terceras partes de la población mundial vivirán en ciudades en el año 2030. Además, las ciudades emiten más del 70% de los gases de efecto invernadero y generan la mayor parte de los residuos y vertidos que contaminan la tierra y las aguas. El documental presenta soluciones reales para hacer de las ciudades lugares más sostenibles, saludables y habitables.

Modelos como la economía circular, la economía del bien común, las finanzas sostenibles, el consumo colaborativo o la bioconstrucción aportan propuestas que ya están siendo aplicadas en muchas ciudades del planeta, señalan todos los expertos que han intervenido en el filme.

En Ciudad 2030 expertos como Albert Cañigueral de Ouishare, Amaya Apesteguia de la OCU, Nicola Cerantola de Ecologing, Daniel Trurán de B Corps, Diego Isabel La Moneda del Foro NESI, Michael Weahterheas de la Wellbeing Economy Alliance, Ana Huertas y Juan del Río de Red en Transición, Borja Izaola de Ecooo, el ingeniero Daniel Toro, Iñaki Alonso de Satt Arquitectos o Kristina Apiñaniz del clúster Aclima presentan soluciones reales para crear la Ciudad 2030 en la que disfrutar el logro de los objetivos de la Agenda 2030, Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y Objetivos de Acuerdo de París de cambio climático.

Ciudad 2030: Nueva Economía y Cambio Climático ha sido producido por el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social con el apoyo de la Fundación Biodiversidad el Ministerio de Transición Ecológica del Gobierno de España.

El Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social trabaja para conseguir un modelo económico más sostenible, colaborativo, justo y democrático. Sus valores y misión se recogen en la Carta NESI de Málaga, documento elaborado por las principales redes de nueva economía e innovación social y cuyo fin central se resume en la frase “El objetivo y propósito de la nueva economía será servir a las personas y al planeta”.

En esta próxima edición, los participantes explorarán cómo lograr nuestros objetivos globales comunes (ODS-Objetivos de Desarrollo Sostenible y los compromisos sobre del cambio climático) desde una perspectiva local y a través de la innovación social.

Los alimentos que tomamos, cómo nos desplazamos, cómo circula el dinero, la forma en que trabajamos, etc.  “Todo esto forma parte del sistema económico en el que vivimos. Todos tenemos un papel que desempeñar en la transformación de la economía para que ofrezca un bienestar compartido en un planeta sano”, señalan.

El foro NESI se considera el “Davos” de la nueva economía, ya que es el evento más importante y reúne a todas las personas y organizaciones involucradas en el desarrollo de la nueva economía que se centran en la ciudadanía y el planeta.

Un supermercado de materiales recuperados para empresas y profesionales

Mares Madrid, la herramienta del Ayuntamiento de la capital para promover proyectos de economía social, ha puesto en marcha un supermercado de materiales recuperados, que va a ser presentado este martes, 29 de enero, en el Campus de Vicálvaro de la Universidad Rey Juan Carlos.

La iniciativa surge de la necesidad de muchas áreas productivas, Pymes y profesionales autónomos de tener acceso rápido y legal a un gran abanico de materiales recuperados; así como a maquinaria, espacio e infraestructura logística a un precio asequible y sin la necesidad de amortizar la inversión en la compra de equipo.

Sus promotores explican que el supermercado pretende “recoger, valorizar, catalogar y suministrar materiales a las iniciativas que lo necesiten, así como ofrecer servicios transversales basados en la economía social y solidaria, complementarios a un amplio número de áreas productivas”.

Además, apostará por la innovación y ayudará a las organizaciones y profesionales asociados a llevar a cabo estrategias en sus procesos. Para ello, se contará con una universidad pública de Madrid como partner, que actuará como asesor y promotor de la I+D que se quiere desarrollar.

El supermercado de materiales nace dentro del proyecto de transformación urbana Mares, concretamente del Mar de Reciclaje situado en Vicálvaro, distrito donde se pretende llevar a cabo el proyecto piloto. Su tejido empresarial está muy centrado en el sector servicios y compuesto principalmente por empresas de menos de tres trabajadores, pero que cuenta con dos elementos que lo hacen especialmente atractivo para un proyecto como este: el campus de la Universidad Rey Juan Carlos y el Polígono Industrial.

Además, este proyecto se encuentra incluido en una iniciativa mayor llamada Madrid Circular, que pretende revitalizar el Polígono Industrial de Vicálvaro y crear un polo de atracción de innovación, inversión y empresas industriales como medio para fomentar una economía con alto nivel de empleo y que sea capaz de generar cohesión social y territorial.

En el proyecto de supermercado se considera imprescindible obtener materiales a bajo coste para poder comercializarlos a un precio inferior a los materiales de fábrica (nuevos). La viabilidad económica no depende directamente del volumen de ventas directas pero sí del poder de atracción del supermercado de materiales. El bajo precio y la trazabilidad de los materiales ha de atraer a potenciales clientes para los otros servicios que ofrece el supermercado.

Otro punto clave es que al menos el 50% de la plantilla del supermercado estará formada por trabajadores y trabajadoras provenientes de empresas de inserción.

También consideran primordial su plataforma online de comercialización. Una herramienta imprescindible para la viabilidad del proyecto, ya que a través de ella se ofrecerán y publicitarán los servicios transversales (ingresos principales) a la venta de los materiales que ofrece el supermercado.

El supermercado no tiene ánimo de lucro, pretende ser una herramienta para organizaciones, profesionales y  particulares, promocionará modelos de negocio basados en la economía circular y animará a los profesionales a adaptar sus modelos y procesos productivos a este nuevo sistema económico.

Mares es un proyecto de transformación urbana a través de iniciativas de economía social y solidaria, de la creación de empleo de cercanía y de calidad y de la promoción de otro modelo de ciudad, que interviene en cuatro distritos de Madrid: Villaverde, Vicálvaro, Puente de Vallecas y Centro.

Lo promueve el Ayuntamiento de la capital junto a ocho socios: Dinamia, Estudio SIC, Vivero de Iniciativas Ciudadanas, Ecooo, Todo por la Praxis, Agencia para el Empleo, Acción contra el Hambre y Tangente.

Presentación: Martes 29 de enero
De 12:00 a 14:30 horas
Aula 105 del Campus de Vicálvaro
de la Universidad Rey Juan Carlos

Se buscan universitarios capaces de resolver retos en economía circular

TheCircularLab, el centro de innovación en economía circular de la organización Ecoembes, ya tiene en marcha la nueva edición de Circular University Challenge, una iniciativa con la que persigue reclutar estudiantes universitarios capaces de resolver retos relacionados con el desarrollo de la economía circular.

La apuesta va dirigida a estudiantes inquietos que cursen cualquier titulación en las doce universidades participantes en el proyecto de esta edición de 2019 y que estén dispuestos a generar, individualmente o en equipo, soluciones innovadoras que impulsen la economía circular.

Los retos a los que se enfrentan los participantes de esta edición se dividen en dos categorías: una, ¿Cómo podríamos conseguir que los ciudadanos reciclasen más y mejor? Y la segunda, ¿Cómo mejorarías el diseño de los envases para que fueran más sstenibles, se reiclasen mejor e incorporasen materiales reciclados?

El programa se estructura en dos fases: En la fase 1, que durará ocho semanas, los equipos participantes presentarán ideas que respondan a alguno de los retos planteados. Estas ideas deberán estar desarrolladas hasta un punto que permitan ser evaluadas.

En la fase 2 participará un equipo de cada una de las universidades participantes que será seleccionado previamente. Los equipos deberán presentar maquetas, modelos y prototipos que desarrollen las ideas planteadas en la fase 1. Ecoembes asignará recursos a los equipos participantes en la segunda fase que contribuyan al desarrollo de las ideas y los resultados hasta un máximo de 500 euros, en función de la calidad de la idea y si el desarrollo de la misma lo requiere.

Los estudiantes que acepten el desafío de la Circular University Challenge tendrán la oportunidad de recibir formación en herramientas de innovación, además de desarrollar competencias de trabajo en equipos multidisciplinares.

Las universidades participantes son la Universidad Politécnica de Catalunya, la Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad Carlos III, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad Politécnica de Valencia, Universidad de Sevilla, Universidad de A Coruña, Universidad de La Laguna, Universidad Pública de Navarra, Universidad de La Rioja, Universidad de Zaragoza y Universidad de Lleida.

Imagen, Ecoembes.

TheCircularLab es un ecosistema de innovación abierta, pionero en Europa, que investiga en cuatro líneas: envase del futuro, gestión inteligente de residuos (smartwaste ), ciencia ciudadana y emprendimiento.  En su primer año y medio de vida, ha creado un ecosistema de emprendimiento del que forman parte más de 200 colaboradores externos, 55 estudiantes y una comunidad de 20 emprendedores, seleccionados entre más de 150 de los cinco continentes.

Ecoembes es una organización sin ánimo de lucro que se dedica a la recuperación de envases para darles una segunda vida y promueve la eficiencia medioambiental y económica para conseguir que los resultados de reciclaje de envases en España crezcan año tras año.

Proyectos empresariales de la Economía Azul para personas con discapacidad

La consultora europea MedAtlantia ha lanzado su programa Telo Na Man: El Océano está en tus manos, con el objetivo de impulsar iniciativas empresariales en el marco de la economía Azul. Para ello, realizará talleres y sesiones de acompañamiento en las que ayuda a las personas participantes a desarrollar sus iniciativas con impacto en el medio ambiente.

La economía azul es «la economía que reconoce la importancia de los mares y los océanos como motores de la economía por su gran potencial para la innovación y el crecimiento»,​ según definición de la Unión Europea. La Organización WWF/Adena añade a esa definición económica otro significado más restringido: el uso del mar y sus recursos para un desarrollo económico sostenible y rentable.

La duración total del proyecto Telo Na Man es de 12 meses, en los cuales se impulsarán hasta 24 iniciativas de Economía Azul de Almería y Galicia, a través de sesiones de acompañamiento y talleres innovadores que complementarán el programa principal, según informa el portal Eco Circular.

Lo más importante de este programa es que se consiga crear empresas con un gran impacto social que tengan como beneficiarias a personas con discapacidad en el marco de la economía azul, así como mejorar las competencias emprendedoras de este colectivo a través de nuevas metodologías. Para llevarlo a cabo, se seleccionarán iniciativas de cada una de las comunidades autónomas participantes, promovidas por emprendedores con discapacidad y organizaciones sociales que trabajen con personas con discapacidad.

El programa Telo Na Man va dirigido a personas con interés en emprender, así como a profesionales del ámbito de la inserción socio-laboral que quieran acompañar a personas con iniciativas de emprendimiento y que tengan interés por los retos que ofrecen los espacios marinos de la Red Natura 2000 de Galicia y Almería.

MedAtlantia señala que este proyecto es una apuesta revolucionaria por la diversidad, así como una gran generadora de solidez en iniciativas de economía azul que apuesta por un futuro mucho más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. El programa forma parte de empleaverde 2018, promovido por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica, además de contar con la colaboración de la Asociación A Toda Vela de Almería.

Todas las acciones de este proyecto son gratuitas y cofinanciadas por el FSE para conseguir formación y empleo de calidad para aquellas personas que realmente lo necesitan.

MedAtlantia es una cooperativa constituida en 2015 y formada por un equipo multidisciplinar de personas especializadas en diversas áreas temáticas. Presta servicios de consultoría técnica en gestión integral de proyectos para entidades de economía social abarcando múltiples ámbitos temáticos como son: la Economía Circular, la inclusión social, el aprendizaje, la cooperación, el emprendimiento cooperativo, etc.

Empresas B Corp, la economía más inclusiva y sostenible

En España ya hay más de 50 compañías B Corp, que se suman a las más de 2.600 empresas que poseen la certificación B Corp en el mundo. Todas ellas son entidades comprometidas que generan un impacto positivo en la sociedad y en el planeta.

Estas empresas acaban de celebrar en Zaragoza la tercera edición del B Good Day, para explorar nuevos caminos de gestión y de transformación empresarial, tan necesarios en el entorno incierto que rodea a las empresas y a la sociedad.

El B Good Day es la cita anual de la comunidad B Corp en España y reúne a todas las empresas certificadas como B Corp y aquellas que están en proceso o interesadas en realizar un cambio de paradigma hacia un modelo sostenible y responsable. El sello B Corp reconoce el cumplimiento de buenas prácticas sociales, medioambientales, de gobierno y transparencia por parte de las empresas.

Responsables de distintas empresas con certificación como Holaluz o Triodos Bank señalan que estas compañías están llevando a cabo “una transformación empresarial que va mucho más allá de la responsabilidad social corporativa: el movimiento B Corp está redefiniendo el ADN y la función de la empresa del siglo XXI en la sociedad y el planeta. Más allá de los beneficios económicos, las B Corp utilizan su fuerza como empresas para hacer frente a los desafíos y problemas sociales y ambientales del presente”.

Este cambio también implica a las personas y cada vez son más quienes buscan negocios comprometidos con las comunidades y el medioambiente. Y todo apunta que no dejarán de aumentar. “La generación Z lleva el sello B Corp en la frente”, afirma Nieves Segovia, directora de Institución Educativa Sek.

Durante la celebración del B Good Day, distintas empresas como Ecoalf, Veritas y Ecodes compartieron con los asistentes cómo están transformando el sector textil, agroalimentario y TIC industrial respectivamente a través de la economía circular, mientras que con otras, como Triodos Bank, Creas, Transcendent o Ecodes, se exploraron las opciones reales y efectivas para escalar el impacto empresarial con una financiación ética y con valores.

B Corporation es un movimiento global de personas que utilizan la fuerza de las empresas para resolver los problemas sociales y ambientales del siglo XXI. A diferencia de las empresas que sólo persiguen fines económicos, las empresas con la certificación B Corp cumplen con niveles elevados y verificados de desempeño social y ambiental, transparencia pública, responsabilidad legal y compromiso de impacto positivo.

El movimiento está presenta en España y B Corp Spain ya cuenta con más de 50 empresas orientadas a generar impacto positivo.

Móviles Km0, contra la obsolescencia y la basura tecnológica

Molo Repair es una empresa de unos emprendedores valencianos que quieren poner fin a la basura tecnológica y a la obsolescencia programada de los dispositivos móviles, alargando la vida de teléfonos, tabletas y portátiles.

La basura tecnológica sigue aumentando. En la actualidad ya se han acumulado 48 millones de toneladas de residuos electrónicos sobre la tierra y esta cifra que podría aumentar exponencialmente si no se encuentran soluciones. Las previsiones son que para 2021 la basura electrónica sea de 50 millones de toneladas de residuos, según un informe de Naciones Unidas.

El consumismo y la obsolescencia programada son dos factores clave para entender esta acumulación de residuos. Por eso, esta compañía se ha propuesto revertir esta situación.

Uno de sus objetivos principales es popularizar el concepto de dispositivos móviles Km0: teléfonos, tabletas y portátiles que han sido reacondicionados con piezas nuevas para su posterior venta, a precios más económicos. Algo que garantiza a los usuarios el óptimo rendimiento, ya que funcionan como si fueran nuevos y acabasen de salir de fábrica.

La mayoría de estos dispositivos han sido utilizados tan sólo unos meses por sus anteriores dueños, sobre todo altos ejecutivos que los han desechado porque quieren lucir constantemente los últimos modelos del mercado.

“La propuesta de MOLO Repair no sólo alarga la vida útil de los dispositivos, sino que ayuda a la Naturaleza, evitando que se acumule la basura tecnológica y reduciendo el impacto negativo sobre el medio ambiente”, señalan sus responsables.

La compañía abrió en 2014 su primera tienda, bajo el nombre de Naranja Center como taller de reparación de dispositivos móviles en Valencia. Sus propietarios han localizado un negocio que en España mueve millones de euros al año. El 87% de la población española posee, al menos, un teléfono móvil según el último estudio de Digital 2018. Actualmente, la empresa cuenta con 30 establecimientos y, según las previsiones, cerrará 2019 con 60 tiendas y alcanzará el centenar en 2020.

Estos establecimientos disponen de un equipo de profesionales y técnicos capaces de reparar cualquier dispositivo móvil, tableta y ordenador, especialmente la alta gama Android y Apple, en talleres propios.

 

Nueva campaña para pedir IVA cero a la venta de bienes de segunda mano

Las organizaciones Amigos de la Tierra y Aeress-Red de recuperadores de Economía Solidaria se han unido para reclamar a la Administración una reducción del IVA a las tiendas y comercios de productos reparados y reutilizados.

No es la primera vez que estas asociaciones piden esta medida en campañas anteriores y ahora se unen para fomentar ambas un consumo sostenible y responsable que permita prolongar la vida útil de los productos.

A la iniciativa también se ha sumado Oxfam Intermón, Ong que contribuye a reducir los residuos textiles y a concienciar sobre la importancia de la reutilización a través de sus tiendas de Segunda Oportunidad. Juntos pretenden alcanzar un modelo de Economía Circular que abandone el modelo lineal de usar y tirar a favor de un consumo más responsable, consciente y sostenible, basado en la reducción del uso de recursos naturales y la igualdad de oportunidades.

La red de tiendas de segunda mano de Aeress vende productos que han sido gestionados para evitar que se conviertan en residuos, a la vez que hacen un acompañamiento a la inserción sociolaboral y dan trabajo a personas en riesgo de exclusión, y los comercios de segunda mano, reparación y alquiler agrupados en el directorio de Amigos de la Tierra, Alargascencia, contribuyen a un mismo objetivo, alargar la vida útil de los productos, luchar contra la obsolescencia y reducir la cantidad de residuos, protegiendo el medio ambiente.

La petición conjunta para solicitar a las administraciones públicas una reducción fiscal conlleva dos medidas; por un lado, IVA cero a la venta de bienes de segunda mano que provienen de la preparación para la reutilización llevado a cabo por entidades sociales; y por otro, una reducción del IVA del 21% al 10% para el resto de comercios locales con servicios de reparación, compra-venta de segunda mano y alquiler.

Cada vez más países se están sumando a las reducciones fiscales para este tipo de productos y servicios. Es el caso de Bélgica, Suecia, Francia, Países Bajos, Irlanda y Reino Unido, “que se han dado cuenta de sus ventajas sociales y ambientales, así como del nicho de empleo que representa”, afirman estas organizaciones que estiman que por cada 1.000 toneladas de residuos gestionados se pueden llegar a crear hasta 296 empleos locales, promoviendo al mismo tiempo el empleo de inserción”, afirman.

Amigos de la Tierra y Aeress han solicitado una reunión con los ministerios de Hacienda y de Transición Ecológica para trasladar la petición, que se enmarca dentro de las políticas de Economía Circular y la aplicación de la correcta gestión de residuos establecida por la Unión Europea, “promocionando la prevención, la reutilización y por último el reciclaje, una máxima que debe guiar a las administraciones de los Estados miembros a la hora de legislar, y establecer las políticas fiscales alineadas con estos principios”.

La campaña incluye también una llamada a otras entidades para que se sumen a la iniciativa en el siguiente enlace. Por el momento ya se han suscrito a la petición Economistas Sin Fronteras, Ecologistas en Acción, ReZero y Surfrider

Amigos de la Tierra y Aeress advierten de que no somos conscientes del ahorro que supone darle una segunda, tercera oportunidad a un objeto: el ahorro en la extracción de materias primas, en la energía y agua que se necesita para su fabricación, en las emisiones de CO2 resultantes de todo el proceso, en el transporte para su distribución, los materiales para su embalaje, o en la gestión de residuos. Y ponen un ejemplo: “tan solo para fabricar una camiseta de algodón se necesitan de media 3.900 litros de agua”, señala Alodia Pérez, responsable del área de Recursos Naturales y Residuos de Amigos de la Tierra.

Laura Rubio, directora de Aeress, señala que “una fiscalidad ambiental que incentive los mejores hábitos de consumo y que favorezca la reutilización puede ser tremendamente eficaz para avanzar hacia una verdadera economía circular y socialmente justa”.

No cumplimos los objetivos de reutilización y reciclado propuestos por la UE

La Comisión Europea ha advertido a España y a otros 13 países de la Unión de que corren el riesgo de no cumplir el objetivo de preparación para la reutilización y reciclado del 50 por ciento de los residuos urbanos para 2020.

En un informe señala a Bulgaria, Croacia, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Letonia, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia y España como los países que corren el riesgo de incumplir el objetivo establecido para 2020. Ese informe analiza cómo están gestionando los Estados miembros sus residuos urbanos y la efectividad de sus normas de reciclado y señala que si no se toman medidas políticas adicionales, algunos de estos Estados miembros “probablemente ni siquiera alcanzarán el objetivo del 50% en 2025”, momento en que la nueva Directiva Marco de Residuos (revisada dentro del paquete de Economía Circular) exige a los Estados miembros que cumplan con el objetivo de reciclado del 55%.

“Estos países necesitan hacer más para que sus poblaciones y sus economías puedan beneficiarse de la Economía Circular“, señala la Comisión Europea. Por ello, ha establecido acciones específicas por país para ayudar a estos 14 Estados miembros a cerrar la brecha que, de ser implementadas con rapidez, según el informe, “reduciría significativamente el riesgo de no cumplir los objetivos”. Entre las acciones recomendadas se incluye una recogida separada más efectiva, esquemas de RAP (Responsabilidad Ampliada del Productor), instrumentos económicos o el fomento de la colaboración entre ayuntamientos.

Expertos del Ejecutivo comunitario visitarán los Estados miembros en riesgo de incumplir el objetivo de reciclaje de residuos urbanos para abordar las oportunidades y los retos en este ámbito con las autoridades locales, regionales y nacionales, así como con otras partes interesadas.

El Banco Mundial señala que la generación de residuos crecerá desde las 2.000 toneladas mundiales de 2016 hasta las 3.400 toneladas en 2050.

Traviesas de ferrocarril fabricadas con plásticos y neumáticos reciclados

La empresa italiana Greenrail, con sede en Milán, fabrica traviesas de ferrocarril duraderos, utilizando una mezcla de residuos plásticos de origen urbano y de neumáticos al final de su vida útil. El próximo objetivo del fabricante será integrar los paneles solares a sus productos.

La empresa milanesa Greenrail, creada en 2012, fabrica traviesas de ferrocarril utilizando plásticos reciclados así como neumáticos fuera de uso para la fabricación de su covertura externa, según recoge en su boletín la Fundación para la Economía Circular.

Los productos Greenrail tienen mejor resistencia a la congelación y descongelación -señalan los responsables de esta empresa-, una vida más larga y reduce la vibración y los niveles de ruido generados por el tráfico ferroviario, en comparación con las traviesas estándar actuales en el sector.

Para un kilómetro de ferrocarril, se utilizan 35 toneladas de materiales reciclados, de los cuales, la mitad son neumáticos y la otra mitad plástico reciclado. La compañía italiana está desarrollando actualmente el programa solar Greenrail, que tiene como objetivo integrar paneles solares pequeños en los travesaños. Esta tecnología podría producir de 30 a 35 megavatios hora (MWh) de electricidad anuales, energía suficiente para alimentar a diez hogares al año, según el director de operaciones de Greenrail, Firas Buní.

Para su desarrollo, Greenrail cuenta con el apoyo financiero del programa marco de la Comisión Europea, Horizonte 2020, y de organizaciones como la Fundación para el Desarrollo Sostenible de Italia y la Fundación Politécnico de Milán.