BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de la categoría ‘medio ambiente’

Acciones por la justicia climática y energética

Todos los grupos de la organización Amigos de la Tierra en diferentes partes del mundo han organizado, por segundo año, un Día de Acción que se llevará a cabo este fin de semana del 5, 6 y 7 de octubre reclamar justicia climática y energética.

En España, la organización ha preparado diferentes actos, con música en vivo, en los que se presentará la publicación Sinfonía para el cambio, que ha contado con la participación de más de 30 personas que día a día luchan para favorecer la transición hacia una sociedad donde las personas y el planeta están en el centro de las políticas. Son historias de personas que ya actúan de forma respetuosa con el medio ambiente y en las que encontrar inspiración para sumarnos al cambio.

 

Imagen de la acción del año pasado en Madrid.

Sinfonía para el cambio es la forma que tiene esta organización ecologista de demostrar que las alternativas ya están en marcha, que hay muchas personas que favorecen un modelo local justo y a pequeña escala que reduce el impacto de la actividad humana en el clima. Por eso, piden a la ciudadanía que se anime a formar parte del movimiento para transformar el modelo actual con soluciones reales.

En Madrid, los actos tendrán lugar el sábado 6, a partir de las 18:30h, en el Centro Dotacional Integrado Arganzuela, en la calle Palos de la Frontera, 40.

Nueve empresas sostenibles, en la 4ª edición del Another Way Film Festival de Madrid

 

Del 4 al 7 de octubre se celebra la IV edición del Another Way Film Festival, el festival de cine sobre el progreso sostenible, en la Cineteca de Matadero de Madrid. Su objetivo es informar, educar y sensibilizar a la ciudadanía sobre los retos y las soluciones medioambientales a las que nos enfrentamos a través del cine más puntero y de las diferentes actividades paralelas.

El eje principal del festival es la programación de películas documentales que muestran temáticas como el activismo, el cambio climático, el movimiento verde, el acaparamiento de tierras, los derechos humanos o la protección de las especies y se presentan en dos categorías competitivas: Oficial e Impacto. Los títulos estarán acompañados de charlas con cineastas y expertos en las diferentes materias de la sostenibilidad. Con esta iniciativa, AWFF trata de impulsar la actuación del público hacia un desarrollo sostenible.

Una de las actividades programadas es la presentación de las nueve empresas sostenibles que participarán el sábado 6 de octubre en las “Cosechas”, celebradas por tercer año dentro del festival. Se trata de un lugar de encuentro para aquellas empresas con espíritu de cambio cuyo objetivo principal no sea la maximización del beneficio económico y cuya actividad se base en el triple balance: económico, social y medioambiental. Durante sus 13 ediciones, las “Cosechas” han estado impulsadas por Sannasuna asociación empresarial que difunde una nueva forma de entender la actividad económica: aquella que considera que hay un balance económico, otro ecológico y otro social.

De las 17 empresas presentadas a la convocatoria de este año, un equipo formado por Another Way Film Festival y la Asociación Sannas ha seleccionado a las nueve que presentarán sus proyectos y su modelo alternativo de negocio: Verdes Digitales, Biocracia, Energy Flow Concept, Resilient Design, Esgoa, Impact Hub Madrid, Costumizando, El Gatoverde y Souji.

Las empresas seleccionadas están enfocadas en las siguientes líneas de negocio: Verdes Digitales es una agencia de marketing y comunicación ambiental y social; Biocracia, empresa de ropa y tejidos orgánicos; Energy Flow Concept, una consultoría de energía y consultoría; Resilient Design, combina diseño y economía circular a partir de residuos urbanos o industriales; Esgoa, moda sostenible, ética y ecológica; Impact Hub Madrid, espacio de coworking, formación e impulso de la innovación y emprendimiento; Costumizando, cooperativa con tres áreas de negocio: taller textil, elaboración de productos costumizados, y formación ocupacional; El Gatoverde Producciones, productora cinematográfica basada en temática medioambiental, solidaridad y sostenibilidad; y Souji, reciclaje de aceite vegetal usado en jabón y  detergente.

¡A limpiar el mundo de plásticos!

Este sábado 15 de septiembre con motivo de la campaña A limpiar el mundo (Clean Up the World) van a realizarse limpiezas por todo el mundo para combatir la contaminación por plásticos. Por este motivo desde Amigos de la Tierra está organizando limpiezas reivindicativas a través de sus grupos locales, con el objetivo de limpiar el entorno y llamar la atención sobre la contaminación provocada por los envases plásticos de usar y tirar.

En esta campaña, Amigos de la Tierra pretende dar un paso más y realizar auditorías de marca con el fin de identificar a qué empresas corresponden los diferentes envases que nos encontramos abandonados en nuestro entorno. “Los verdaderos culpables de la contaminación de plásticos en mares, ríos y entornos terrestres son las empresas que ponen en el mercado toneladas de plástico de usar y tirar sin importar sus repercusiones sobre el medio ambiente y la sociedad”, señala la organización.

Esta actividad forma parte de la de la Operación PlasticOff. Una campaña con la que la asociación ecologista pone a disposición de la ciudadanía consejos para reducir el uso de plásticos en el día a día, informar sobre convocatorias de limpiezas reivindicativas y proporcionar información para reclamar a empresas y administraciones que cambien sus políticas para frenar el uso desmedido de plásticos de usar y tirar.

La operación Plastic off pretende reducir el impacto de la contaminación por plásticos y para eso, es necesario cambiar nuestros hábitos y movilizarnos para reclamar cambios en los supermercados y en las políticas de las administraciones.

Algunos consejos de Amigos de la Tierra para empezar a cambiar:

Lleva siempre contigo una bolsa de tela. Además de evitar el uso de una bolsa de plástico, te ahorrarás los 5 céntimos. que cobran por bolsa.

Lleva también tu cantimplora. Podrás rellenarla y saciar tu sed sin necesidad de comprar botellas de plástico.

Elige siempre productos sin plástico, evita las bandejitas y otros envoltorios plásticos. Compra en el mercado de tu barrio, y promueve el comercio local.

Lleva tus bolsitas para la fruta y otras verduras que te obliguen a pesar.

Mejor todavía: apúntate a un grupo de consumo, así además de evitar plásticos, estarás apoyando a proveedores locales y consumiendo productos respetuosos con el medio ambiente y con tu salud.

Rechaza las pajitas, no son necesarias. Y si por cualquier cosa las necesitas, hay alternativas reutilizables. Hasta la propia de plástico te la puedes llevar a tu casa y lavarla.

Antes que comprar bebidas en botellas de plásticos, bricks o latas, opta por las de vidrio. Hazte tus propios zumos, limonada, hazte té helado…

Utiliza vajillas reutilizables, esta es la mejor alternativa, aunque también puedes optar por vajillas de cartón, es una opción menos ecológica porque suelen utilizarse con un fin de usar y tirar, pero siempre serán más respetuosas con el medio ambiente que las plásticas.

Deja de utilizar film o papel de plata. Utiliza tuppers, los podrás reutilizar una y otra vez, si son de vidrio, mejor.

Compra productos a granel.

No compres alimentos congelados o precocinados. Cuece tú mismo varias verduras a la vez en la olla exprés, prepara raciones de legumbres y congélalas.

Si compras pañales, pásate a los de tela. Tendrás que poner varias lavadoras, pero ya tienes que poner unas cuantas… Evita además las toallitas húmedas. Agua y jabón con una esponja cuando estés en casa, es mucho mejor opción para la piel de los bebés, y encima más ecológico.

No utilices las cafeteras de cápsulas desechables, si la tienes, y no quieres deshacerte de ella, tienes que saber que existen capsulas reutilizables.

No uses maquinillas de afeitar desechables.

Prueba alternativas a las compresas y tampones. La copa menstrual o las compresas de algodón son buenas alternativas y además más baratas.

Si fumas, lleva contigo un cenicero portátil y nunca tires las colillas al suelo.

Si estás en un supermercado y no tienes más opción que comprar un producto con plástico, al llegar a caja, saca tu tupper, retira el plástico del producto en cuestión y déjalo en la caja. Cuanta más gente realice este acto reivindicativo más presión para los supermercados.

Pregunta por productos a granel, aunque sepas que no los tienen. Cuanta más gente los demande, mayor será la presión para que exista la oferta.

Pregunta también por envases reutilizables. Sabemos que no existen, pero igual que antes, cuanta más gente los demande, mayor presión habrá para su vuelta al mercado (existían hace menos de dos décadas).

Pide una hoja de reclamaciones y deja claro que no quieres productos envasados en plástico.

Más información sobre la campaña enhttps://www.tierra.org/operacionplasticoff/

‘Gas no es la solución’, una red estatal por las energías renovables

La red Gas no es Solución, una amplia coalición de colectivos y organizaciones españolas, se ha creado para mostrar el rechazo al desarrollo de este combustible fósil.

Colectivos ciudadanos que luchan contra el desarrollo de infraestructuras de gas en el terreno, organizaciones ecologistas y formaciones políticas han firmado el documento constituyente de la red Gas no es Solución, una alianza informal de actores que se oponen al desarrollo del gas en el modelo energético desde distintos aspectos que incluyen la lucha contra el cambio climático, la promoción de las energías renovables, el transporte sostenible, la democratización de la energía o la defensa del territorio.

Los colectivos implicados en esta campaña consideran que el gas es un combustible fósil y como tal debe abandonarse para poder cumplir con los objetivos de París. “Es parte del problema y no de la solución”, dicen y añaden que “la combustión de hidrocarburos es la principal causa del cambio climático global, por lo que es preciso que estos recursos contaminantes permanezcan bajo tierra”.

Una de las organizaciones que forman esta red, es Greenpeace que subraya que “la huella climática del gas es muy importante, especialmente si se consideran las fugas de metano que se producen a lo largo de toda la cadena de suministro”.

“Las infraestructuras que se proyectan -señalan- tienen una vida media de varias décadas, lo que convierte la apuesta por este combustible en algo incompatible con los objetivos climáticos europeos, que exigen unos tiempos de reacción mucho más inmediatos. Cuestionamos también la idea de que estos desarrollos gasistas estén al servicio del bien común”.

Gas no es Solución pretende actuar como un paraguas de lucha contra el gas y está abierta a nuevas adhesiones. La red “estará vigilante” frente al papel que tanto el nuevo gobierno de Pedro Sánchez como el resto de administraciones otorguen al gas en sus planes presentes y futuros, y denunciará cualquier intento de colocar este combustible fósil como una pieza clave de la transición energética.

La red apuesta por una transición energética renovable, transparente, democrática y ecofeminista. Entre sus socios figuran organizaciones como Amigos de la Tierra, Greenpeace, WWF España, Seo/BirdLife, la Fundación Renovables, Ecologistas en Acción o la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético.

El nacimiento de la plataforma ha coincidido en el tiempo con la presentación del estudio Market Report Gas 2018, elaborado por la Agencia Internacional de la Energía (IEA), en el que se anuncia un crecimiento global de la industria del gas en los próximos cinco años.

 

 

Cómo llenar las ciudades de ciclistas formados y responsables

Los días 10 al 13 de este mes de julio se va a realizar un curso de formación de la metodología de Una Bici Más, un plan que ahora llega a la ciudad de Madrid y que se ha llevado a cabo en otras ciudades españolas, fruto de la colaboración de dos coordinadoras estatales ConBici y Factoría de Ciclistas, que trabajan en la formación en ciclismo urbano.

Se trata de un curso teórico-práctico para transmitir los aspectos más relevantes que ha de manejar una persona que trabaje o quiera trabajar profesionalmente como instructor/a en ciclismo urbano bajo la citada metodología.

Lo organiza Mares Madrid y para ello ha convocado esta semana a los agentes, colectivos y entidades que estén realizando rutas en bici, acompañamiento para rutas seguras al colegio en bici, rutas en bici al trabajo, etc., a una reunión explicativa del plan de formación Una Bici Más.

Imagen de Una Bici Mas.

El motivo es construir en Madrid una red suficiente de entidades vinculadas a la metodología Una Bici Más, adaptación para las ciudades españolas de la británica Bikeabili. Se trata de una metodología descrita, concreta y repetible, que trabaja las diferentes maniobras y situaciones que todo ciclista se puede encontrar durante cualquier desplazamiento en bici, y lo hace de manera práctica, en un entorno real con tráfico, bajo la supervisión de instructores cualificados.

Con un método estandarizado, la formación que se imparte se adapta a las características y necesidades de los diferentes usuarios potenciales (centros educativos, centros laborales, familias, colectivos en riesgo de exclusión, etc).

Conbici coordina a 60 asociaciones y colectivos de ciclistas en defensa de la bici en todo el país y Factoría de Ciclistas es la coordinadora de empresas formadoras en ciclismo urbano que trabaja en la promoción del uso de la bici y en asegurar que se ofrezca una formación seria, segura y de calidad contrastada.

Factoría de Ciclistas promueve además la investigación y la educación en materia de ciclismo urbano y está integrada por cinco empresas que, juntas, suman más de 50 años de experiencia en la promoción y educación en el uso de la bici: Biciclot en Catalunya, Bizieskola y Txita en Euskadi, La Ciclería en Aragón y Aula de la Bici en Valencia.

Ambas tienen alcance en todo el territorio nacional y trabajan para la expansión de unos cursos de circulación urbana de calidad, impartidos por instructores profesionales que contribuyan a llenar nuestras ciudades de ciclistas formados y responsables.

No más plásticos con nuestros alimentos

A pesar del grave problema medioambiental que supone la sobreproducción y consumo de plásticos de un solo uso, los supermercados siguen poniendo capas y capas de plásticos en los alimentos que nos venden, agravando este problema de contaminación.

Es lo que denuncia Greenpeace que hace unos días ha puesto en marcha una nueva campaña de firmas para pedir a los supermercados que eliminen los envases de plástico de un solo uso de sus productos.

Estos envases suponen un gran problema medioambiental, señala Greenpeace, para quien el problema sólo puede solucionarse de forma efectiva si se ataca  la raíz del problema: la producción y el elevado consumo de plásticos.

“Los supermercados tienen un papel crucial en esta situación, ya que la gran mayoría de sus productos están envasados y ofrecen escasas alternativas a las personas consumidoras. Sin embargo, los supermercados pueden cambiar la situación, ser líderes en esta batalla ambiental si comienzan a ofrecer productos a granel y otras alternativas a los plásticos”.

Efe verde

La organización ecologista señala que la producción y el consumo de plásticos sigue aumentando cada año a un ritmo alarmante, por lo que el flujo de estos materiales al medio ambiente continúa en aumento. Se estima que hasta 12 millones de toneladas llegan a los océanos cada año, y que el equivalente a un camión de basura acaba en el mar cada minuto.

“Los plásticos de un solo uso generan graves problemas en los océanos impactando en la fauna marina e indirectamente en el ser humano. Más de 550 especies de animales del mar ingieren objetos de plástico y/o se enredan con ellos, lo que obstaculiza su desarrollo vital y en algunos casos causa su muerte”.

Aunque el reciclaje se ha planteado hasta ahora como la mejor solución, se sabe que aproximadamente el 90% de los plásticos que se consumen no se reciclan. Más del 60% de todo el plástico que se ha producido hasta el momento continúa acumulándose en vertederos, o en el medio ambiente. La solución pasa por reducir la producción y el consumo de plásticos de un solo uso, pide Greenpeace.

En esto como en muchas cosas, España va a la cola de los países europeos. Los países que menos vertidos de plástico producen y echan al mar son los nórdicos, que fueron también los primeros que empezaron a cobrar por las bolsas de plástico.

El Gobierno español presentó septiembre pasado un proyecto de Real Decreto con el que se quiere prohibir la distribución gratuita de bolsas de plástico convencionales en tiendas y supermercados para 2020, fecha desde laque solo se podrán distribuir reutilizables y compostables. La norma impone cobrar por las bolsas de plástico entre 5 y 15 céntimos de euro, excepto las muy ligeras, que son las que se utilizan en pescaderías y fruterías de supermercados, hasta su prohibición definitiva en 2020. Sin embargo, el 1 de marzo no ha entrado en vigor este Real Decreto y ha sido aplazado hasta no se sabe cuándo.

Campaña de firmas.

Materiales sostenibles también en la construcción

Aislanat es una empresa navarra líder en el aislamiento ecológico, que está contribuyendo a la normalización de una construcción sostenible, con productos de calidad. Es el nombre también de un aislante de celulosa fabricado en Navarra y realizado a partir de papel de periódico reciclado totalmente ecológico.

La empresa fue fundada en 2011 por los hermanos Iñigo y Julen Puncel, que acumulaban una experiencia de más de 10 años en el sector de los materiales ecológicos para construcción, en especial de los aislamientos. Precisamente, la búsqueda de un material aislante innovador que fuera ecológico, fácil de aplicar y limpio, les llevó hasta la celulosa, muy extendida en Estados Unidos y Europa pero que todavía no se fabricaba en España.

Cuentan con una red de expertos en cada uno de los sectores en los que trabajan que aportan una visión estratégica  y están en constante búsqueda de alternativas ecológicas, económicas, eficientes y de calidad.

La celulosa es un aislante natural térmico y acústico para construcción realizado a partir de papel de periódico reciclado que posee propiedades ignífugas y antifúngicas. Como producto aislante contribuye a reducir estos costes elevados de energía de los hogares españoles a través de un método sencillo, económico y no perjudicial para el entorno.

La materia prima utilizada es en un 85% procedente de material reciclado y su proceso de fabricación es el que presenta un menor consumo energético. Se obtiene a nivel local y tiene distancias de envío a fábrica muy cortas, con la consiguiente reducción de consumo de combustible (kilómetro cero).

Su producción está ligada a la gestión forestal responsable y los escasos desechos generados durante su producción y aplicación también son reciclados y reciclables. Además, contribuye a reducir las emisiones de CO₂ ya que la celulosa es básicamente una molécula orgánica.

 

 

Cosmética natural, artesana, local y de comercio justo

¡Nunca pongas en tu piel algo que no puedas comer! Esta frase forma parte de la filosofía de Ecoeko, una empresa de cosmética consciente, artesanal, local, ecológica y de comercio justo, radicada en Madrid.

Con la premisa de que la piel es el mayor órgano de tu cuerpo y hay que cuidarlo, Ecoeko elabora de manera artesanal y personalizada cosmética natural y ecológica, productos “vivos” que incluso podrías comer, elaborados con ingredientes naturales libres de sustancias químicas artificiales.

“Alimentar nuestra piel con moléculas inertes procedentes de la síntesis química supone considerar la piel como un simple envoltorio inerte que cubre nuestro cuerpo”, señalan quienes están detrás de esta firma, que son conscientes de que la piel es un órgano vivo y complejo, que no todas las pieles son iguales y que una misma piel no tiene las mismas necesidades a lo largo de su vida, ni tan siquiera a lo largo del año.

Vicky Hermida comenzó en la cocina de su casa a fabricar los productos de lo que hoy es Ecoeko y lo que empezó como una necesidad de encontrar cosméticos limpios de tóxicos, pasó a ser, poco a poco, una forma de contribuir al bienestar de su entorno más cercano. Con el tiempo, esa necesidad personal inicial se fue transformando en lo que hoy es su pasión y su proyecto de vida, del que participa un equipo más grande.

Los conocimientos botánicos y la experiencia en grupos de consumo y ecología le  abrieron la puerta al mundo de los aceites vegetales y esenciales, a la aromaterapia y al Ayurveda.Y partiendo de un concepto de belleza asociado a la salud y a la búsqueda del equilibrio cuerpo-mente-espíritu, muy alejado del concepto de belleza artificial que nos hace esclavos de la imagen exterior, comenzó con el estudio de la antigua ciencia de la perfumería y el uso tradicional de las plantas medicinales.

Ecoeko pertenece al Mercado Social, una red de producción, distribución y consumo de bienes y servicios que funciona con criterios éticos, democráticos, ecológicos y solidarios, constituida por empresas y entidades de la economía social y solidaria junto con colectivos y ciudadanos.

También colabora con Ecologistas en Acción, porque creen que apoyar a asociaciones independientes, no a empresas privadas con intereses económicos propios, es la mejor certificación ecológica que se puede tener.

Cuentan con la certificación Bio de Acene, la una asociación española sin ánimo de lucro que garantiza al consumidor que los productos cosméticos que llevan este sello han pasado las verificaciones por parte de un organismo auditor independiente. Aunque señalan que su mejor certificación en la transparencia con la que trabajan, ya que todo el que quiera puede visitar su laboratorio y ver como elaboran los productos.

Además, han obtenido la huella fiscal que proporciona la fundación Knowcosters, para que el consumidor responsable sepa dónde tributan las empresas en las que compra sus productos. Una herramienta básica frente a la evasión fiscal.

Papel de usar y plantar

Sheedo es una pequeña empresa de productos promocionales ecológicos, creada por tres jóvenes, que ha sustituido el papel de usar y tirar por el de usar y plantar. Su papel está hecho artesanalmente en España y tiene semillas en su composición, lo que permite plantarlo tras su uso y cerrar así el ciclo del consumo.

El papel lo hacen en un molino papelero situado en un pueblecito de Girona. Lo producen maestros papeleros, a partir de fibras de algodón residuales de la industria textil. Gracias a eso, evitan el uso de celulosa y por lo tanto, la tala de árboles y los químicos para el blanqueamiento. El resultado es un papel 100% sostenible que se transforma en posavasos, etiquetas de empresa, acreditaciones, envoltorios…

Pero su magia reside en que tiene semillas en su composición, lo que permite plantarlo tras su uso y cerrar así el ciclo del consumo.

“Devolvemos a la tierra los recursos más preciados que nos regala y activamos una experiencia inolvidable en cada persona que reciba un Sheedo: tiene la oportunidad de crear vida“, señalan sus creadores.

Producen el papel con una máxima: respetar a las personas y la naturaleza y utilizan materias primas de primera calidad y semillas de petunia, hierba de San Juan, manzanilla, zanahoria, césped, cebollino o pepino, entre otros.

Gonzalo Mestre, Gloria Gubianas y Gala Freixa comenzaron juntos hace dos años esta aventura y decidieron revolucionar la industria papelera, uno de los principales responsables de la contaminación en el planeta. Y empezaron con un maestro papelero, que dio con la fórmula perfecta para crear el papel plantable, sustituyendo la celulosa por el algodón residual, las máquinas por las personas y los químicos por las semillas.

“Nos juntamos en la universidad –señalan- porque compartíamos la misma preocupación por cuidar el medio ambiente y creíamo y creemos que se puede hacer empresa respetando el medio ambiente y favoreciendo a la sociedad que nos rodea”.

Hoy, ya son un equipo de seis personas con una misión en común: ser una empresa de triple balance: económico, social y medioambientalmente sostenible y con un próximo objetivo, la expansión a Francia, Alemania e Inglaterra, donde ya están teniendo las primeras ventas.

Su campaña de Navidad ya está en marcha, con el lema Los deseos que se plantan, se cumplen. Este año quieren poner especial esfuerzo en que las grandes empresas apuesten por una campaña más sostenible, como hizo Danone las navidades pasadas, que decidieron hacer sus tarjetas con el papel de Sheedo.

La campaña se centrará en la concienciación sobre el cuidado del planeta en unas fechas donde prima el consumismo y el uso excesivo de papel, plástico y otros envoltorios. Para ello, han fabricado regalos plantables y personalizables: tarjetas navideñas de usar y plantar, kits para plantar tu propio abeto, calendarios para plantar los deseos del año nuevo o bombas con semillas de huerto navideño, que se pueden encontrar en su página web.

Hay un turismo consciente y respetuoso con las personas y el entorno

Ecovamos es una plataforma online española en la que se pueden encontrar planes de ocio y experiencias, tanto rurales como urbanas, sostenibles y con un impacto positivo y ofrece al turista una manera diferente de viajar y de vivir su ocio de forma saludable y consciente.

Su fundadora, María José Fuertes, creo Ecovamos, que ahora se ha rediseñado, a raíz de un viaje personal en el que deseaba descubrir formas de vida respetuosas con las personas, los animales y el planeta. Visitó diferentes lugares, eventos y comunidades que iba reflejando en lo que comenzó como un blog personal  y que más adelante se convirtió en una empresa social ganadora del Primer Premio Operación Emprende 2014 en Valencia.

En la plataforma están convencidos de que cada vez son más los turistas comprometidos que buscan mantener la misma coherencia, autenticidad y respeto hacia el entorno social y el medio ambiente que practican en su día a día, también en sus vacaciones y momentos de ocio.

“Nos encontramos con un viajero que necesita propuestas que vayan en coherencia con su estilo de vida, actividades que aporten valores, que les hagan vibrar y que dejen una huella positiva en su entorno. Atrás ha quedado el turismo de sol y playa. Ahora la demanda es disfrutar experiencias de vida que además contribuyan al bienestar del planeta“, afirma María José Fuertes, fundadora de Ecovamos.

El portal también ofrece a los usuarios la posibilidad de explorar establecimientos, restaurantes, alojamientos, festivales, profesionales y marcas que apuestan por la ecología y el bienestar como piedra angular de su oferta. Un ejemplo de este tipo de ocio es el festival Wanderlust 108 Barcelona, que se celebrará este año por primera vez en España, el 15 de octubre, y al que Ecovamos dará apoyo a través de su plataforma, blog y redes.

La comunidad cuenta ya con más de 250.000 seguidores activos de espíritu viajero que comparten y asisten a actividades dentro de su ciudad o de otras, tanto de España como en otros países. El perfil del usuario es el de aquel que no solo se preocupa por la diversión, sino también porque esa diversión tenga una repercusión social y ambiental positiva y sostenible.

Ecovamos comenzó ofreciendo a sus usuarios una guía de actividades de turismo sostenible y ocio consciente, llegando a contar con más de 1.000 eventos por trimestre, señalan sus responsables. La buena acogida de los usuarios le ha permitido evolucionar hasta esta nueva fase en la que la plataforma se ha rediseñado por completo para dar más voz a su comunidad. En ella, los usuarios pueden subir y valorar sus lugares, marcas y eventos favoritos.

Esta plataforma, pionera en su sector, invita a descubrir, a viajar y a compartir lugares, empresas y los proyectos más inspiradores. Cada proyecto o actividad puede ser valorada por los usuarios, “porque es una plataforma viva y en constante evolución. Nos gusta aunar ocio, bienestar y responsabilidad en un mismo lugar. Puedes pasártelo bien respetando el entorno y generando un impacto positivo”, dice María José Fuentes