Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de la categoría ‘banca ética’

El sector medioambiental, el más financiado por la banca ética en 2018

La evolución de las finanzas éticas en España continúa siendo positiva  y destaca sobre todo los préstamos concedidos por los bancos éticos en 2018 por un importe de 1.474 millones en 2018, un 16,31% más que el año anterior. El ector más beneficiado ha sido el medioambiental.

Esta es una de las afirmaciones del Barómetro de las Finanzas Éticas y Solidarias 2018, realizado por el Observatorio  de las Finanzas Éticas, que se ha presentado esta mañana en Madrid y que muestra la evolución del sector durante el último año.

Este incremento del volumen de préstamos de las entidades éticas a la economía real contrasta con las cifras de la evolución de los préstamos concedidos por las entidades convencionales, según afirma el coordinador del Observatorio, Sergi Salavert.

La banca ética ha financiado sobre todo proyectos medioambientales.

El Observatorio ha reforzado la importancia de las finanzas éticas que hacen “una apuesta clara y única por la promoción de proyectos con un claro impacto social y ambiental positivo y que, al mismo tiempo, están integradas en las diferentes redes locales, estatales o internacionales de las finanzas éticas”.

En este sentido, el barómetro señala que la banca ética “está muy lejos de las actividades especulativas, la financiación de la industria de la guerra o la apertura de filiales en paraísos fiscales para eludir impuestos”.

Además, el ahorro ético ha sido de más de 2.200 millones de euros, un 2,11 % más que  el año anterior y hoy hay más de 226.000 personas usuarias de finanzas éticas en España.

El número de personas usuarias se ha reducido un 2,58% pero a pesar de esta disminución, el capital social de las finanzas éticas ha seguido creciendo y se ha situado por encima de los 191 millones de euros, lo que supone un aumento del 6,45% con respecto al año anterior.

El informe señala también que la tasa de morosidad de las entidades de finanzas éticas fue del 1,68% en 2018, en contraposición con la de la banca tradicional, que se situó en el 5,81%.

Las entidades de finanzas éticas que operan en España han financiado proyectos de ámbito estatal e internacional. El sector más financiado, con un 40,64%, es el medioambiental, seguido por el sector social (22,84%) y el cultural (14,41%). El 22,11% restante corresponde a particulares y administraciones públicas. En cuanto a los proyectos  internacionales, el 76,16% de la financiación se ha hecho a través de microcréditos.

El mundo asegurador también forma parte del sector financiero y es, de hecho, un actor inversor clave, según los autores del Barómetro. Para incorporarlo al estudio se han utilizado como referencia aquellas entidades registradas con el Sello Europeo EthSI de seguros éticos. En este apartado, se muestra cómo los seguros éticos gestionan un volumen de primas de 637.753.230 euros y tienen inversiones realizadas que superan los 1.630 millones de euros.

En relación al volumen de pólizas, las entidades aseguradoras y mutualidades registradas por el Sello EthSI han gestionado más de 1,4 millones de pólizas durante el año 2018.

El Barómetro de las Finanzas Éticas y Solidarias es una radiografía anual de la evolución de las finanzas éticas y solidarias en España. Desde su primera edición, el año 2007, se incluyen como entidades de referencia exclusivamente aquellas entidades que hacen una apuesta clara y única por la promoción de proyectos con un claro impacto social y ambiental positivo, el respeto y el cumplimiento de todos o la mayoría de los principios que definen las finanzas éticas y que, al mismo tiempo, están integradas en las diferentes redes locales, estatales o internacionales de este tipo de finanzas.

El Barómetro de las Finanzas Èticas 2018 ha tenido el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo y el Ayuntamiento de Barcelona.

El observatorio de las finanzas éticas es  un espacio de encuentro entre los diferentes actores del sistema financiero ético, promovido y coordinado por FETS-Finançament Ètic i Solidari, dedicado a la observación, el anàlisis y la elaboración de estudios de las finanzas éticas y de su impacto en la realidad socioeconómica catalana y del resto de España.

Los bancos éticos han rendido más del triple que los tradicionales

Desde la caída del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers en 2008, los estados europeos han gastado unos 750.000 millones de euros para salvar de la quiebra decenas de bancos. Pero en estos diez años no ha hecho falta rescatar a los bancos éticos y sostenibles que operan en Europa.

Los motivos están explicados en el Segundo Informe sobre las Finanzas Éticas en Europa (2019), que la Fondazione Finanza Etica (Italia) y la Fundación Finanzas Éticas (España) acaban de publicar.

En el estudio se comparan la estructura, el crecimiento y los rendimientos de los bancos éticos europeos con los de los grandes bancos sistémicos. Los resultados del estudio arrojan tres conclusiones importantes:

  1. En los últimos diez años (2007-2017), los bancos éticos y alternativos han rendido más del triple que los bancos tradicionales, con una rentabilidad media anual del 3,98% frente al 1,23% (en términos de ROE).
  1. Con la crisis, el crecimiento de los colosos bancarios europeos ha cesado o se ha ralentizado mucho, mientras que los activos, depósitos, préstamos y el patrimonio neto de los bancos éticos y alternativos aumentan en un porcentaje cercano al 10% anual.
  1. Son dos tipos de banco totalmente diferentes: los éticos se estructuran de forma clásica, reuniendo depósitos y concediendo préstamos, y los sistémicos se dedican más a otras actividades (inversiones en títulos, servicios financieros, etc.). En 2017, la concesión de créditos representaba una media de casi el 77% de la actividad total de los bancos éticos y sostenibles, pero en los bancos tradicionales era del 40,52%.

Los autores del estudio hacen la comparación con las entidades tradicionales, transcurridos diez años de la crisis financiera que comenzó con el estallido de la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos, para mostrar los resultados, no solo en términos sociales, ambientales o de derechos humanos, sino también desde el punto de vista económico.

“Si queremos evitar que se repita todo lo que sucedió hace diez años –dicen–, necesitamos unas finanzas que sean sostenibles de verdad. El impacto ambiental y climático es un componente fundamental, pero solo un componente en un discurso enormemente más amplio en el que la sostenibilidad se estudia en sus 360 grados”.

El informe analiza además otros asuntos relacionados con las finanzas éticas y sostenibles como las inversiones socialmente responsables (ISR) en Europa, que han ido en aumento en los últimos años; o la desinversión en el sector fósil como método para hacer una llamada de atención a las empresas energéticas y presionar para que opten por las energías renovables.

10 millones de euros de la banca ética a proyectos con impacto social

Fiare Banca Etica firmó 73 nuevos créditos durante el año 2018 que suman 10 millones de euros, que se ha inyectado en empresas, cooperativas y asociaciones que trabajan para construir una sociedad mejor, con proyectos en ámbitos como la inserción social y laboral, la protección medioambiental, la agricultura de proximidad, la vivienda social y colaborativa, la educación y la cultura.

El ámbito donde más dinero se ha invertido es el de la inserción social y laboral, con más de cuatro millones de euros, el 43,3% de la financiación total. “Una apuesta para conseguir la inserción socio-laboral de personas en situación de vulnerabilidad que permite la integración y el intercambio de conocimientos y experiencias”, afirman los responsables del banco.

Le siguen los sectores de la vivienda, la cultura y la educación en los que se ha invertido 1,5 millones de euros por cada ámbito, que juntos suman casi un 30% de la financiación total. Superando la barrera del millón de euros también está la sostenibilidad medioambiental y la energía, con proyectos que muestran un compromiso por el futuro del planeta y la vida que lo habita.

En la agricultura de proximidad y/o ecológica y en las finanzas éticas se han inyectado más de 600.000 euros en cada sector. Por último, la tecnología o la cooperación al desarrollo también han estado financiados por Fiare con más de 100 mil euros.

La última campaña de recogida de capital social de Fiare Banca Etica ha sido un éxito, en palabras de sus responssables. Más de 200 nuevas personas socias han adquirido capital social junto con otras 150 que han ampliado el capital que tenían. Estas cifras se traducen en un aumento de más de 750.000 euros de capital social y dejan los números totales en 3.000 personas socias y un capital social que sobrepasa los tres millones de euros. Asimismo, el total de préstamos concedidos suman 45 millones de euros y el ahorro total del banco cooperativo asciende a más de 133 millones de euros.

La rentabilidad de la banca ética triplica la de la banca tradicional

El grupo Banca Etica ha presentado en Bruselas, en el Parlamento Europeo, el  informe Las finanzas éticas y sostenibles en Europa, que analiza la estructura, el crecimiento y el rendimiento de los 23 bancos éticos y sostenibles en Europa (identificados como aquellos que pertenecen a la Global Alliance for Banking on Values y a la Federación Europea de Banca Ética y Alternativa), comparándolos con 15 bancos europeos tradicionales de relevancia sistémica identificados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

Junto con la inversión, el informe estudia el crédito y mide el volumen de financiación sostenible con el que trabajan los bancos al dar crédito a las personas y las empresas (la llamada economía real) y apoyar la creación de valor y empleo, respetando el medio ambiente, la legalidad y los derechos humanos.

En los últimos 10 años, según este informe, mientras Europa luchaba, y todavía lo hace, por recuperarse de los efectos de la crisis financiera, los bancos éticos han continuado recogiendo depósitos y otorgando préstamos mientras que los bancos tradicionales sistémicos (aquellos demasiado grandes para quebrar) se han dedicado más a otras actividades (inversiones de valores, servicio financieros, etc.). En 2017, la concesión de préstamos representó casi el 77% del total de activos para bancos éticos y sostenibles y el 40’52% para los grandes bancos tradicionales.

Los bancos éticos mostraron además un mejor rendimiento. El informe explica que entre 2007 y 2017, los bancos éticos y sostenibles rindieron tres veces más que los tradicionales, con una rentabilidad media anual (en términos de ROE – Return on Equity) de 3’98% frente al 1’23% de los bancos tradicionales.

“De hecho -indican-, hasta 2006/2007 los bancos tradicionales pudieron beneficiarse de la especulación y el endeudamiento, pero esa fase ha terminado. Los bancos tradicionales, que contribuyeron a la crisis con instrumentos cada vez más sofisticados de especulación, tuvieron que dedicarse a ordenar sus activos para no ser abrumados por el estallido de las burbujas, dejando también de dar crédito a la economía real. Mientras, los bancos éticos han encontrado aún más espacio para el crecimiento y han podido inyectar crédito a personas y empresas”.

Con la crisis, el crecimiento de los gigantes bancarios europeos se ha detenido o, como mínimo, se ha ralentizado, señala el estudio. En cambio, los activos, depósitos, préstamos y capital de los bancos éticos y sostenibles aumentan con porcentajes en torno al 10% anual. De 2007 a 2017, los activos (y por lo tanto el total de las inversiones, los créditos y la liquidez) de los bancos éticos han crecido una media del 9,66% al año, frente al -1% anual de los bancos tradicionales.

También han seguido creciendo los fondos de inversión socialmente responsables, que son aquellos que invierten en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa, o en títulos de deuda soberana, seleccionados en base a una serie de criterios ambientales y sociales. En Europa, el patrimonio invertido en fondos éticos ha subido una media del 9% anual entre 2015 y 2017, rozando los 600.000 millones de euros.

Con la presentación de este informe, la banca ética pretende urgir a los países y a la Unión Europea a que aprueben normativas que reconozcan las diferencias entre los dos tipos de entidades bancarias. En este sentido, la investigación analiza cómo ha cambiado el sistema financiero diez años después del estallido de la crisis, cuánto pesan los lobbies financieros en las decisiones políticas y cuántas oportunidades de reforma se han perdido en los últimos años, “con el regreso de un viento de involución y conservadurismo inquietante a ambos lados del Atlántico”.

El movimiento de las finanzas éticas espera un mayor coraje por parte de la Comisión Europea, “que hasta ahora parece querer centrarse únicamente en los aspectos ambientales, poniendo los criterios sociales fuera de plano. Un error de perspectiva que los bancos éticos estáná tratando de cambiar con la presentación de enmiendas al proyecto de reforma”.

Precisamente, el informe se presenta cuando la Comisión Europea está trabajando en la aprobación de un Plan de Acción Europeo para definir la regulación y promover una financiación sostenible en Europa.

 

JAK, otra alternativa a la banca convencional

JAK es un proyecto de banca ética y democrática por una soberanía financiera, de origen sueco que también se ha constituido en España. Se trata de una iniciativa de ciudadanos que se asocian para satisfacer mutuamente sus necesidades de financiación por medio de una entidad de propiedad conjunta, controlada de forma democrática y asamblearia y gestionada con transparencia y con una filosofía basada en la solidaridad, la justicia y la ecología.

En Madrid, el proyecto JAK ha llegado a un acuerdo con la Red de Economía Social y Solidaria (REAS Madrid) para ofrecer ayudas reembolsables sin intereses al alumnado del cursoExperto/a en Gestión y Promoción de Empresas de Economía Social y Solidaria, que imparte la Universidad Complutense. El objetivo es facilitar el pago de la matrícula a aquellas personas que lo necesiten.

La iniciativa plantea una alternativa a la banca convencional y reactiva la economía local a través de la autofinanciación. El tipo de servicios financieros que ofrece son ayudas sin intereses vinculados a fondos sin remuneración. Los posibles beneficiarios de estas ayudas son las personas asociadas de JAK, únicamente personas físicas y autónomos.

El proyecto se basa en la experiencia de JAK Medlemsbank, entidad fundada en Suecia en los años 60 y que en la actualidad cuenta con licencia bancaria y unos 40.000 miembros. Además el movimiento de la banca libre de intereses tiene presencia con iniciativas similares en otros países como Finlandia, Italia, Dinamarca o Alemania.

Las siglas JAK son las iniciales de tres palabras en sueco que definen la filosofía del movimiento: Jord (Tierra), identifica los recursos naturale. Arbete (Trabajo), identifica la aportación que hacemos los humanos en creación, conocimiento y transformación de los recursos.Y Kapital (Capital), identifica los productos obtenidos de la Tierra y del trabajo. Se refiere al capital real en oposición al capital financiero.

Los miembros de JAK consideran que una economía justa debe estar basada en el equilibrio de estos tres factores y consideran los intereses como una de las herramientas que contribuyen a desestabilizar este equilibrio, ya que creen que su uso es aprovechar la escasez del dinero para obtener un beneficio; provoca una fuga continua de dinero de la economía real a la economía financiera; y agudiza las desigualdades sociales.

Por el contrario, esta organización entiende que no utilizar intereses es lo justo y ético por los beneficios que genera para la sociedad, pues se retiene la riqueza donde se produce; el dinero está disponible donde es necesario y no donde se ofrecen los intereses más altos;y pasa a estar controlado por la sociedad y no por una minoría.

En cuanto a las ayudas, se conceden a proyectos que respeten los valores de honestidad, transparencia y corresponsabilidad social y medioambiental y da prioridad a aquellos que representen un beneficio social.

El sistema de ayudas va ligado al ahorro, ya que el dinero concedido a unos miembros procede de los ahorros de otros. Cuando un miembro hace uso del sistema tomando una ayuda debe contribuir a la sostenibilidad del sistema, ahorrando. En función de la cuantía y duración de la ayuda, deberá realizar un ahorro obligatorio de una cierta cantidad de dinero.

Para hacer el balance entre los ahorros y las ayudas de cada miembro se utiliza la unidad de medida “puntos de ahorro”: 1 punto de ahorro equivale a ahorrar 1€ durante 1 mes; y 1 punto de ahorro negativo equivale a tener concedido 1€ durante 1 mes.

El mayor apoyo económico de las finanzas éticas se centra en el sector medioambiental

El Observatorio de las Finanzas Éticas acaba de presentar los datos del crecimiento de las finanzas éticas durante el año 2017, un barómetro que muestra la evolución del sector en España durante el último año y que concluye que su evolución continúa siendo muy positiva.

El informe dice que los préstamos concedidos por las entidades de finanzas éticas en España han pasado de los 1.022 millones de euros a los 1.267 millones el año 2017, con un incremento del 24%, dato que contrasta con las cifras de evolución de los préstamos concedidos por las entidades convencionales.

Según los datos del barómetro, la tasa de morosidad de las entidades de finanzas éticas fue del 2,20% el 2017, en contraposición al de la banca tradicional que se situó en el 7,79 %.

El número de personas usuarias se ha reducido un 1,83% después de duplicarse en los últimos 5 años. Paralelamente, el capital social de las finanzas éticas continúa creciendo y se sitúa cerca de los 180 millones de euros, con un aumento del 5,25% respecto al año anterior.

Las entidades de finanzas éticas que operan en España han financiado proyectos de ámbito estatal e internacional. El sector más financiado con un 40,50% es el medioambiental, seguido por el sector social (24,72%) y el cultural (15,36%). Sólo un 11,78% de la financiación es a particulares. En el ámbito internacional, el 77,70% de la financiación se hace a través de microcréditos.

Territorialmente, la Comunidad de Madrid (31,79%) lidera las concesiones de préstamo seguida de Cataluña (13,83%) y Andalucía (12,95%). Las 3 comunidades agrupan prácticamente el 60% de los préstamos otorgados. El otro 40% queda repartido equitativamente entre el resto del estado.

El informe ha sido elaborado por FETS-Finançament Ètic i Solidari a través de su Observatorio de las Finanzas Éticas y Solidarias, en colaboración con el Consorcio Somos Comercio Justo y Banca Ética y el apoyo de la ACCD y el Ayuntamiento de Barcelona.

FETS-Financiación Ética y Solidaria es una asociación de segundo grado, que agrupa entidades catalanas del tercer sector y de la Economía Social y Solidaria que quieren promover la financiación ética y solidaria en nuestro país.

Un paso más hacia el estímulo de la actividad financiera sostenible en la UE

La Unión Europea ha dado otro paso hacia el pleno reconocimiento y estímulo de la actividad financiera sostenible como instrumento para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), y como medio para lograr la estabilidad financiera en Europa.

La Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo ha aprobado una resolución que obliga a la Autoridad Bancaria Europea a recopilar datos para determinar de una vez por todas si la introducción de un factor de apoyo social y verde (green and social supporting factor) es deseable y justificada desde el punto de vista de la normativa prudencial sobre los bancos.

Introducir un factor de apoyo verde y/o social supone reconocer que las inversiones de los bancos en actividades con impacto social y ambiental positivo se fomentan también mediante un trato de favor desde el punto de vista de las provisiones prudenciales requeridas por la Autoridad Bancaria, según publica Fiare Banca Ética.

Por primera vez se reconoce la posible menor exposición al riesgo de las inversiones socialmente responsables y su impacto positivo, no solamente para la protección del medio ambiente y de los derechos de las personas, sino también para la estabilidad financiera en Europa.

Ahora la Autoridad Bancaria Europea deberá redactar el informe y enviarlo a la Comisión y al Parlamento para que elaboren una propuesta legislativa con el factor de apoyo verde y/o social.

“Un paso tras otro Europa parece estar en el buen camino para reconducir la actividad financiera al servicio del bien común, penalizando las operaciones más especulativas y premiando, en cambio, a aquellas enfocadas a financiar iniciativas de interés colectivo en el campo social y ambiental”, señala Ugo Biggeri, presidente de Banca Etica.

Fiare Banca Etica se define como una cooperativa, transparente, al servicio de las personas y del medio ambiente. Tiene 40.000 socios que forman un banco independiente, que emplea el dinero recogido para financiar miles de proyectos sostenibles.

 

 

Banca Ética obtiene en Europa más de dos millones de euros de beneficio en 2017

Fiare Banca Etica  -sucursal de Banca Etica en España-, cerró el año 2017 con un beneficio neto del banco en su conjunto de 2.3 millones de euros en Europa. Suponen casi la mitad de los conseguidos en 2016 (4,3 millones de euros), según explican sus responsables, por algunas partidas extraordinarias de costes y por una política prudente de provisión que debe afrontar nuevas reglamentaciones en materia de crédito.

El balance de resultados ha sido aprobado por el Consejo de Administración del banco y se presentará a la aprobación de la Asamblea General de las personas socias en mayo próximo, el espacio más importante de participación de este banco cooperativo que trabaja en España y en Italia.

Asamblea de personas socias de Fiare Banca Ética.

“El crédito otorgado a favor de la economía social y solidaria continúa creciendo a un ritmo sostenido en España e Italia con la vocación de ser el banco cooperativo de referencia en finanzas éticas a nivel europeo”, señalan sus responsables.

Los préstamos concedidos a finales de 2017 ascendieron a 1.115 millones de euros, que significan un 14.7% más que en 2016, dato que debe compararse con el decrecimiento del 1,74% registrado por el sector bancario en su conjunto en España y el crecimiento del 2.2% en Italia (fuentes: Banco de España y ABI Monthly Outlook).

En los últimos cinco años (2012-2017), los préstamos otorgados por Banca Etica han aumentado casi un 35%. También los depósitos directos de ahorro han registrado un aumento del 12% en 2017 y han llegado a 1.372 millones de euros.

La tasa de morosidad neta ha disminuido en comparación con el año anterior y está en el 0.89%, frente a un promedio del sistema bancario español que, aunque decreciente, se encuentra en el 7.78% y del italiano que se encuentra en el 3.74%.

Fiare Banca Ética tiene un capital social de 65,3 millones de euros y su coeficiente de solidez es del 12.15% (el promedio del sistema bancario español es del 11.9% y el italiano es del 12.5%).

El resultado consolidado con la filial Etica sgr, que promueve y gestiona exclusivamente fondos comunes de inversión socialmente responsables y de la que Banca Etica posee el 51.47%, muestra un beneficio en 2017 de 3.019 millones de euros.

“En España se ha conseguido doblar el crédito de los 15 millones del año anterior a 31.5 millones en 2017, y la recogida de ahorro ha tenido un incremento del 40%. Con estos datos – explica el consejero de Área, Peru Sasia- se confirma la tendencia de desarrollo de Fiare Banca Etica con el fin de ser el banco cooperativo de referencia para las entidades que necesitan crédito con proyectos de alto valor social y/o medioambiental”.

Por su parte, Ugo Biggeri, presidente del grupo señala que para la organización se proyecta un escenario de crecimiento sostenido interesante, porque las finanzas éticas y sostenibles están creciendo en toda Europa “y Banca Ética lo hace con un ritmo superior al de la media de nuestros colegas internacionales. Este resultado se debe a la consistencia con la que el grupo orienta y desarrolla su actividad según los principios de las finanzas éticas. Esperamos que los ideales y las propuestas de las finanzas éticas se escuchen cada vez más y se extiendan al mundo financiero tradicional”.

La banca ética refuerza el modelo participativo

Fiare Banca Ética ha decidido ampliar el nivel participativo de sus socios en el devenir del anco para cumplir uno de los principios que define a este banco, junto a la transparencia y la democracia, la participación. Este modelo social y organizativo es un elemento que Fiare considera que la diferencia del resto de entidades bancarias.

En el último año, Fiare se ha venido replanteando  el papel de los socios y poniendo las bases para que este 2018 se fomente y potencie el modelo participativo que han llamado Cantiere Partecipazione 2020 y tiene como objetivo poner las bases para recoger buenas prácticas que sean replicables después en todo el territorio.

Desde hace tiempo, las personas socias pueden intervenir a través de los grupos territoriales en el gobierno del banco, en la toma de decisiones para contribuir a plasmar las decisiones estratégicas o proponer candidaturas para los órganos de gobierno. La presencia activa en las circunscripciones territoriales les permite colaborar en la promoción de los principios del banco y en su desarrollo en el territorio.

Sin embargo, ahora consideran que este modelo que comenzó 20 años atrás, tiene que ser repensado. Por eso, en 2017 comenzó un proceso de debate en el que se vislumbró que el papel de las personas socias no es sólo un papel interno, sino también de cara al exterior. Los grupos territoriales conocen su territorio y son quienes pueden participar, crear redes y alianzas o posicionarse en las diferentes iniciativas y campañas de su región y por lo tanto hay que reforzarlo.

Entre las actividades que se están llevando a cabo en este proceso de profundizar en el papel de los socios y socias se han llevado a cabo debates y entrevistas para determinar sus perfiles y analizar las diferentes formas de participación,  qué piensan y cómo se sienten al participar en la vida del banco. Todas estas conversaciones han dado lugar a la creación de cuatro grupos de socios: los aliados, los comprometidos, los pioneros y los simpatizantes.

Fiare opera en nuestro país desde 2005 y pretende ser una herramienta de transformación social a través de la financiación de proyectos de la economía social y solidaria y la promoción de una cultura de la intermediación financiera, bajo los principios de la transparencia, la participación, la democracia y el crédito como derecho. Aquí colabora y apoya a numerosas entidades de la economía social y solidaria.

En España, la banca ética  tiene un capital social de 3.012.000 euros, cuenta con  2.562 socios, cuyo ahorro asciende a  95.993.000 euros y los préstamos concedidos llegan a los 39.742.000 euros

Una empresa de juegos infantiles, Premio Triodos Empresas con valores

Jugar i Jugar, una pequeña empresa familiar que se dedica a los juegos infantiles, ha sido este año la ganadora del Premio Triodos Empresas, con el que la banca ética reconoce la labor de empresas con valores culturales, sociales y medioambientales.

Las seis empresas que han sido finalistas en el 4º Encuentro Empresas con Valores, que se celebró el 25 de enero, son entidades que aúnan en su actividad diaria los valores que garantizan la promoción del cambio y provocar impactos positivos en su comunidad.

Jugar i Jugar es una empresa que pusieron en marcha dos madres, Carmen y Claudia, en 2012, centrada en difundir y facilitar a los niños un juego libre, imaginativo y personal. A través de su tienda online y de los talleres que organiza, ofrece a padres y tutores las herramientas necesarias para que los más pequeños puedan descubrir, cuestionar y recrear el mundo que les rodea.

Su objetivo es obtener una visión especialmente rica de los materiales y los procesos educativos del juego y del aprendizaje para ofrecerla como valor añadido a todas las familias que confían en su propuesta. “El juego es una de esas cosas en peligro de extinción. Y se trata de una necesidad vital, como comer o dormir, no solo en la infancia”, afirmó una de sus fundadoras, Carmen Granados, en el encuentro de empresas.

Además de la ganadora del premio de 10.000 euros, los finalistas este año han sido:

100 x 100 Madera: una empresa que promueve viviendas de madera con criterios de bioconstrucción y bioclimáticas, eficientemente energéticas, ecológicas y sanas.

Asprodes: asociación sin ánimo de lucro de Salamanca que trabaja en la igualdad de oportunidades y mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

 Aupex: asociación sin ánimo de lucro que representa a las universidades populares de Extremadura. Está integrada por cerca de 220 municipios y más de 3.000 profesionales, que hacen que la “educación para todos” llegue a unos 140.000 extremeños al año.

Biosabor: empresa de Almería especializada en el cultivo ecológico de una amplia gama de tomates.

WhatsCine: una aplicación que  permite que todas las personas con discapacidad auditiva o visual puedan disfrutar del cine y de la televisión, con total independencia e igualdad. Es un proyecto conjunto de WhatsCine y de la Universidad Carlos III de Madrid.

El Premio Triodos Empresas es una convocatoria anual que tiene por objeto reconocer a las personas y organizaciones que están demostrando día a día que es posible desarrollar la iniciativa social y económica con una visión de futuro y el compromiso con la sociedad. En el premio participan seis proyectos que han contado con financiación de Triodos Bank.

La selección de los finalistas se realiza de forma participativa por todos los empleados de Triodos, atendiendo al compromiso individual de los emprendedores, la transformación social del proyecto y la respuesta a las necesidades reales de las personas y el medio ambiente. El ganador del premio, que tiene una dotación de 10.000 €, es elegido mediante votación abierta a través de la web.