BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de la categoría ‘banca ética’

Banca Ética obtiene en Europa más de dos millones de euros de beneficio en 2017

Fiare Banca Etica  -sucursal de Banca Etica en España-, cerró el año 2017 con un beneficio neto del banco en su conjunto de 2.3 millones de euros en Europa. Suponen casi la mitad de los conseguidos en 2016 (4,3 millones de euros), según explican sus responsables, por algunas partidas extraordinarias de costes y por una política prudente de provisión que debe afrontar nuevas reglamentaciones en materia de crédito.

El balance de resultados ha sido aprobado por el Consejo de Administración del banco y se presentará a la aprobación de la Asamblea General de las personas socias en mayo próximo, el espacio más importante de participación de este banco cooperativo que trabaja en España y en Italia.

Asamblea de personas socias de Fiare Banca Ética.

“El crédito otorgado a favor de la economía social y solidaria continúa creciendo a un ritmo sostenido en España e Italia con la vocación de ser el banco cooperativo de referencia en finanzas éticas a nivel europeo”, señalan sus responsables.

Los préstamos concedidos a finales de 2017 ascendieron a 1.115 millones de euros, que significan un 14.7% más que en 2016, dato que debe compararse con el decrecimiento del 1,74% registrado por el sector bancario en su conjunto en España y el crecimiento del 2.2% en Italia (fuentes: Banco de España y ABI Monthly Outlook).

En los últimos cinco años (2012-2017), los préstamos otorgados por Banca Etica han aumentado casi un 35%. También los depósitos directos de ahorro han registrado un aumento del 12% en 2017 y han llegado a 1.372 millones de euros.

La tasa de morosidad neta ha disminuido en comparación con el año anterior y está en el 0.89%, frente a un promedio del sistema bancario español que, aunque decreciente, se encuentra en el 7.78% y del italiano que se encuentra en el 3.74%.

Fiare Banca Ética tiene un capital social de 65,3 millones de euros y su coeficiente de solidez es del 12.15% (el promedio del sistema bancario español es del 11.9% y el italiano es del 12.5%).

El resultado consolidado con la filial Etica sgr, que promueve y gestiona exclusivamente fondos comunes de inversión socialmente responsables y de la que Banca Etica posee el 51.47%, muestra un beneficio en 2017 de 3.019 millones de euros.

“En España se ha conseguido doblar el crédito de los 15 millones del año anterior a 31.5 millones en 2017, y la recogida de ahorro ha tenido un incremento del 40%. Con estos datos – explica el consejero de Área, Peru Sasia- se confirma la tendencia de desarrollo de Fiare Banca Etica con el fin de ser el banco cooperativo de referencia para las entidades que necesitan crédito con proyectos de alto valor social y/o medioambiental”.

Por su parte, Ugo Biggeri, presidente del grupo señala que para la organización se proyecta un escenario de crecimiento sostenido interesante, porque las finanzas éticas y sostenibles están creciendo en toda Europa “y Banca Ética lo hace con un ritmo superior al de la media de nuestros colegas internacionales. Este resultado se debe a la consistencia con la que el grupo orienta y desarrolla su actividad según los principios de las finanzas éticas. Esperamos que los ideales y las propuestas de las finanzas éticas se escuchen cada vez más y se extiendan al mundo financiero tradicional”.

La banca ética refuerza el modelo participativo

Fiare Banca Ética ha decidido ampliar el nivel participativo de sus socios en el devenir del anco para cumplir uno de los principios que define a este banco, junto a la transparencia y la democracia, la participación. Este modelo social y organizativo es un elemento que Fiare considera que la diferencia del resto de entidades bancarias.

En el último año, Fiare se ha venido replanteando  el papel de los socios y poniendo las bases para que este 2018 se fomente y potencie el modelo participativo que han llamado Cantiere Partecipazione 2020 y tiene como objetivo poner las bases para recoger buenas prácticas que sean replicables después en todo el territorio.

Desde hace tiempo, las personas socias pueden intervenir a través de los grupos territoriales en el gobierno del banco, en la toma de decisiones para contribuir a plasmar las decisiones estratégicas o proponer candidaturas para los órganos de gobierno. La presencia activa en las circunscripciones territoriales les permite colaborar en la promoción de los principios del banco y en su desarrollo en el territorio.

Sin embargo, ahora consideran que este modelo que comenzó 20 años atrás, tiene que ser repensado. Por eso, en 2017 comenzó un proceso de debate en el que se vislumbró que el papel de las personas socias no es sólo un papel interno, sino también de cara al exterior. Los grupos territoriales conocen su territorio y son quienes pueden participar, crear redes y alianzas o posicionarse en las diferentes iniciativas y campañas de su región y por lo tanto hay que reforzarlo.

Entre las actividades que se están llevando a cabo en este proceso de profundizar en el papel de los socios y socias se han llevado a cabo debates y entrevistas para determinar sus perfiles y analizar las diferentes formas de participación,  qué piensan y cómo se sienten al participar en la vida del banco. Todas estas conversaciones han dado lugar a la creación de cuatro grupos de socios: los aliados, los comprometidos, los pioneros y los simpatizantes.

Fiare opera en nuestro país desde 2005 y pretende ser una herramienta de transformación social a través de la financiación de proyectos de la economía social y solidaria y la promoción de una cultura de la intermediación financiera, bajo los principios de la transparencia, la participación, la democracia y el crédito como derecho. Aquí colabora y apoya a numerosas entidades de la economía social y solidaria.

En España, la banca ética  tiene un capital social de 3.012.000 euros, cuenta con  2.562 socios, cuyo ahorro asciende a  95.993.000 euros y los préstamos concedidos llegan a los 39.742.000 euros

Una empresa de juegos infantiles, Premio Triodos Empresas con valores

Jugar i Jugar, una pequeña empresa familiar que se dedica a los juegos infantiles, ha sido este año la ganadora del Premio Triodos Empresas, con el que la banca ética reconoce la labor de empresas con valores culturales, sociales y medioambientales.

Las seis empresas que han sido finalistas en el 4º Encuentro Empresas con Valores, que se celebró el 25 de enero, son entidades que aúnan en su actividad diaria los valores que garantizan la promoción del cambio y provocar impactos positivos en su comunidad.

Jugar i Jugar es una empresa que pusieron en marcha dos madres, Carmen y Claudia, en 2012, centrada en difundir y facilitar a los niños un juego libre, imaginativo y personal. A través de su tienda online y de los talleres que organiza, ofrece a padres y tutores las herramientas necesarias para que los más pequeños puedan descubrir, cuestionar y recrear el mundo que les rodea.

Su objetivo es obtener una visión especialmente rica de los materiales y los procesos educativos del juego y del aprendizaje para ofrecerla como valor añadido a todas las familias que confían en su propuesta. “El juego es una de esas cosas en peligro de extinción. Y se trata de una necesidad vital, como comer o dormir, no solo en la infancia”, afirmó una de sus fundadoras, Carmen Granados, en el encuentro de empresas.

Además de la ganadora del premio de 10.000 euros, los finalistas este año han sido:

100 x 100 Madera: una empresa que promueve viviendas de madera con criterios de bioconstrucción y bioclimáticas, eficientemente energéticas, ecológicas y sanas.

Asprodes: asociación sin ánimo de lucro de Salamanca que trabaja en la igualdad de oportunidades y mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

 Aupex: asociación sin ánimo de lucro que representa a las universidades populares de Extremadura. Está integrada por cerca de 220 municipios y más de 3.000 profesionales, que hacen que la “educación para todos” llegue a unos 140.000 extremeños al año.

Biosabor: empresa de Almería especializada en el cultivo ecológico de una amplia gama de tomates.

WhatsCine: una aplicación que  permite que todas las personas con discapacidad auditiva o visual puedan disfrutar del cine y de la televisión, con total independencia e igualdad. Es un proyecto conjunto de WhatsCine y de la Universidad Carlos III de Madrid.

El Premio Triodos Empresas es una convocatoria anual que tiene por objeto reconocer a las personas y organizaciones que están demostrando día a día que es posible desarrollar la iniciativa social y económica con una visión de futuro y el compromiso con la sociedad. En el premio participan seis proyectos que han contado con financiación de Triodos Bank.

La selección de los finalistas se realiza de forma participativa por todos los empleados de Triodos, atendiendo al compromiso individual de los emprendedores, la transformación social del proyecto y la respuesta a las necesidades reales de las personas y el medio ambiente. El ganador del premio, que tiene una dotación de 10.000 €, es elegido mediante votación abierta a través de la web.

Las finanzas éticas constituyen ya el 5% del PIB europeo

El conjunto de las actividades de las finanzas éticas y sostenibles de Europa equivale a 715.000 millones de euros, casi el 5% del Producto Interior Bruto de la Unión Europea, según un informe realizado por la italiana Fondazione Finanza Etica sobre las finanzas éticas y sostenibles en Europa, que publica Fiare.

El informe pretende conseguir dos objetivos: por un lado, demostrar a las personas que ya invierten de forma sostenible que esta forma de inversión sigue creciendo y ocupando espacios nuevos; y por otro, explicar a quien no ha oído hablar nunca de las finanzas éticas que son muy diferentes de la banca tradicional y que, sin embargo, permiten conservar o aumentar el valor económico de los ahorros propios con el tiempo, así como añadir a la última línea del extracto bancario una serie de valores diferentes, como el respeto al medio ambiente, la lucha contra el cambio climático, el derecho a la vivienda o a una alimentación sana.

De los 715.000 millones citados, 39.800 millones representan los activos de aproximadamente treinta bancos éticos y sostenibles europeos, que a finales de 2016 habían concedido créditos por un total de 29.330 millones de euros a decenas de miles de proyectos de inclusión social, defensa del medio ambiente, cultura o cooperación internacional.

Se invirtieron 493.000 millones en fondos socialmente responsables, es decir, en acciones y obligaciones de empresas que cotizan en bolsa o en títulos del Estado, seleccionados con criterios de sostenibilidad: nada de armas, juegos de azar o tabaco y luz verde a las sociedades y Estados que invierten en energías renovables, que adoptan sistemas certificados de gestión ambiental y que no están implicados en ningún tipo de controversia grave.

Por otro lado, los microcréditos ha demostrado para estos bancos ser válidos también para las necesidades de 750.000 europeos: préstamos de pocos miles de eiuros para ayudar a poner en marcha actividades empresariales o para hacer frente a una necesidad temporal de liquidez.

En Europa, el total de microcréditos concedidos suma los 2.540 millones de euros. Una cifra pequeña respecto a los créditos de los bancos éticos y las inversiones de los fondos socialmente responsables pero que representa la suma de cientos de miles de préstamos pequeños que han marcado la diferencia, señala el informe.

Las obligaciones verdes (bonos verdes), a través de las cuales las empresas y las administraciones se endeudan en el mercado para financiar proyectos ambientales, se dispararon en el bienio 2013-2014 y continúan creciendo ahora: en Europa, según el último dato agregado difundido en 2016, el valor de los títulos verdes en circulación fue de 211.000 millones de dólares, 178.000 millones de euros al cambio actual. Secundarios pero en fuerte expansión, son los bonos de impacto social, que están financiado a su vez proyectos de bienestar por un total de 273 millones de euros.

Iniciativas para que en la UE se potencie la banca ética

El Parlamento y la Comisión Europea apoyarán a las empresas sociales de la UE, facilitándoles el acceso al crédito mediante la adopción de medidas y la concesión de financiación a organizaciones y empresas que desarrollan proyectos en favor del bien común en los ámbitos ambiental y social.

Roberto Gualtieri, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, anunció este compromiso durante el encuentro Finanzas éticas y sostenibles para el futuro de Europa, celebrado recientemente en el Parlamento Europeo, en Bruselas, a iniciativa de las eurodiputadas italianas Patrizia Toia y Silvia Costa. Precisamente, en Italia se aprobó hace un año la Ley sobre las finanzas éticas, que ha tenido un impacto muy positivo desde el punto de vista social y económico en ese país.

Imagen de Banca Ética.

Con esta iniciativa, el Parlamento Europeo pretende hacer ver la importancia de las finanzas sostenibles y las microfinanzas como herramientas idóneas a la hora de llevar a cabo un crecimiento y desarrollo territorial sostenibles. También, propone financiar proyectos relacionados con el empleo, los negocios de economía social y el bienestar comunitario y recomienda que para un crecimiento de la economía sostenible y social, los países de la Unión Europea deben apostar por la legitimación de la puesta en marcha de la banca ética en sus territorios.

Los bancos éticos o sostenibles, como Fiare, Triodos, Coop57, Oikocredit…, son bancos a todos los efectos que, además de los requisitos de la legislación, incluyen procedimientos en sus estrategias, gestión y sistemas de control que les permiten verificar si están consiguiendo los objetivos sociales y ambientales de los que se han dotado.

Son bancos que limitan voluntariamente sus propias oportunidades de mercado pero que tienen un rendimiento y una solidez que muestran una tendencia mejor que los bancos sistémicos, explica Ugo Biggeri. presidente de Fiare Banca Etica, para quien es muy importante que las instituciones europeas reconozcan que se puede valorar e incentivar las inversiones sociales y ambientales.

El crédito concedido por las entidades adheridas a la Alianza Global por una Banca con Valores (GABV) suma más de 110.000 millones de euros: estas finanzas de orientación ética podrían tener un impacto aún más elevado si contaran con el apoyo de las instituciones europeas, según sus representantes.

En Europa, los bancos adheridos a la Federación Europea de Bancos Éticos y Alternativos (FEBEA) financian la economía social con más de 30.000 millones de euros. Las instituciones financieras adheridas a la Red Europea de Microfinanzas (REM) y al Microfinance Center (MFC) conceden 1.500 millones de euros.

Las empresas de la economía social dan trabajo al menos a 11 millones de personas en la UE y representan un 6 % del total de la fuerza de trabajo y un 10 % del conjunto de las empresas europeas; es decir, dos millones de sociedades, que contribuyen de forma significativa al modelo social europeo y a la Estrategia Europa 2020.

Las finanzas éticas y sostenibles, como se afirmó en el encuentro de Bruselas, se presentan como uno de los pilares de los que dispone la Unión para construir una Europa más inclusiva, cercana a las personas y promotora de soluciones ambientales y sociales innovadoras y caracterizada por ejercer un papel de líder innovador a nivel mundial tal y como indica el Libro blanco sobre el futuro de Europa.

El banco ético Fiare aumenta en un 30% la financiación de proyectos sociales

Fiare Banca Etica  ha conseguido en el primer semestre del año niveles de crecimiento en España superiores al de toda la banca en su conjunto. La captación directa de ahorro ha aumentado un 16% y las financiaciones a proyectos de economía social y solidaria un 30%, según  los datos aprobados por el Consejo de Administración.

El aumento de las financiaciones a la economía social y solidaria es uno de los objetivos principales de la entidad para 2017, según explica Peru Sasia, miembro del Consejo de Administración de Banca Etica y delegado de España.

“Estamos incrementando nuestra capacidad de apoyar el desarrollo de proyectos de agricultura ecológica, cultura, cohousing e inserción laboral de personas desfavorecidas en las diferentes comunidades autónomas. Este es el compromiso que tenemos con nuestros socios y nuestras socias: hacer crecer la economía que pone en el centro a las personas y el medio ambiente y que tiene un impacto positivo en el territorio”.

En estos meses, ha seguido aumentando también el número de personas que han decidido participar en el proyecto de banca ética comprando capital social. De enero a junio de 2017, el número de personas socias ha crecido en un 21%, “una señal importante que indica cómo las finanzas éticas y cooperativas son capaces de generar confianza y participación”, añade Sasia.

Los datos referidos  al primer semestre de 2017 señalan que el beneficio neto ha sido de 2.226.000 €; el crédito concedido supera los 770 millones de euros (+6,37% respecto al cierre de 2016); la captación directa de ahorro ha alcanzado una cuota de 1.000.325.000 € (+7,07% respecto al cierre de 2016); y el capital social es de 63.705.000 € (+7,28% respecto al 31/12/2016).

La morosidad neta se ha estabilizado en un 0,94% (1,00% a 31 de diciembre de 2016; frente al 4,38% medio del sistema bancario según publicaba la Asociación de la Banca Italiana – ABI en mayo de 2017); y el índice CET 1 es del 12,58% (12,47% a 31 de diciembre de 2016).

Fiare Banca Etica es un banco ético y cooperativo que opera en España desde finales de 2014. Este proyecto es fruto del compromiso de muchas personas y organizaciones que se pusieron en marcha a mediados de los años 90 para constituir una entidad de crédito totalmente inspirada en los principios de las finanzas éticas: transparencia, participación, sobriedad, eficiencia y atención a las repercusiones no económicas de las acciones económicas.

Convive, un programa que promueve la convivencia entre mayores y universitarios

Desde hace unos años, existen en muchas partes del mundo los llamados programas de solidaridad intergeneracional, en los que un joven y una persona mayor, sin parentesco ni relación de amistad previa, deciden vivir juntos, el primero en casa de la segunda. Es el homesharing.

Programas más o menos parecidos funcionan en España, Estados Unidos, Francia, Bélgica, Alemania, Reino Unido, Japón o Australia.

En Madrid, Solidarios para el Desarrollo y Homeshare International han organizado el 5ª Congreso Mundial Home Share, una cita sobre este movimiento, que se celebrará los días 25 y 26 de mayo y en el que se reunirán organizaciones, expertos, medios de comunicación, administraciones y participantes para conocer Homeshare como respuesta intergeneracional a nuestros desafíos demográficos, así como otras experiencias solidarias e innovadoras de convivencia en el mundo.

En España funciona el programa Convive, promovido por Solidarios para el Desarrollo, una entidad que trabaja con banca ética (Triodos Bank), y en el que participan varias universidades de toda España.

Desde 1995, Convive permite la convivencia entre personas mayores de 65 años y estudiantes universitarios. Con más de 75 convivencias entre mayores y estudiantes universitarios, Solidarios para el Desarrollo cuenta con un convenio firmado con el Ayuntamiento de Madrid, ya que a través de sus servicios sociales acceden los mayores al programa; y también con la colaboración de siete universidades madrileñas, donde estudian los integrantes universitarios de Convive.

En España viven más de 8 millones de personas mayores de 65 años, de las cuales un 20% viven solas. Muchas de ellas manifiestan que se sienten solas, lo que puede tener efectos perjudiciales para su salud. A pesar de esta soledad y aislamiento, la mayoría prefiere permanecer en sus hogares antes que trasladarse a una residencia, según los responsables del programa Convive.

Esta posibilidad permite que un estudiante universitario viva en casa de una persona mayor durante el curso académico. Las personas mayores del programa se valen por sí mismas para la vida cotidiana, aunque prefieran contar con apoyo y compañía en su casa. Los jóvenes universitarios comparten las tareas y los gastos en el domicilio de la persona mayor.

Convive consigue crear un espacio de encuentro intergeneracional donde compartir experiencias de vida. Ambos aprenden el uno del otro, se apoyan y se enriquecen. Además de generar un vínculo entre generaciones, enriquecerse de la diversidad cultural, ya que el programa reúne a personas de distintas procedencias y países.

También consigue construir una relación de confianza, de aprendizajes compartidos y apoyo mutuo y solucionar problemas de soledad en los más mayores y de alojamiento en los más jóvenes, “al tiempo que se construye una sociedad más pendiente de las necesidades y más integradora”.

Fuente: Triodos Bank.

Hay una banca ética centrada en la gente, en serio

Del 19 al 22 de abril se celebrará en Málaga el NESI Forum, un encuentro que, bajo el lema Co-creando una narrativa común, se dedicará a repensar la economía del futuro, una economía que no se entiende sin innovación ni colaboración entre las personas.

NESI es un Foro Global sobre Nueva Economía e Innovación Social que reúne por primera vez a los principales representantes internacionales de los llamados Nuevos Movimientos Económicos.

Movimientos que están demostrando la viabilidad de otros modelos alternativos como la Economía Social y Solidaria, la economía del Bien Común, la Economía Colaborativa basada en valores, la Economía Circular, el Comercio Justo, las Empresas Sociales, las Ciudades en transición o el Decrecimiento.

“El objetivo principal de este proyecto es fortalecer la colaboración entre los nuevos movimientos económicos, organizaciones  y personas que trabajan para avanzar en la transición hacia una economía más democrática y orientada a las personas”, como afirma Diego Isabel La Moneda, director del NESI Forum 2017.

Uno de esos movimientos que colaboran en  NESI Forum es la Alianza Global para una Banca con Valores, una red de líderes de la banca de todo el mundo, fundada en el año 2009 y comprometida a avanzar en un cambio positivo en este sector, que aportará en Málaga sus experiencias.

De la Alianza forman parte más de cuarenta instituciones -bancos, cooperativas bancarias y cooperativas de crédito, instituciones microfinancieras y bancos de desarrollo-, que operan en países de Asia, África, Australia, América Latina, América del Norte y Europa, entre los que están Triodos Bank en España, Vancity de Canadá, Gróupe Crédit Cooperatif, FIE de Bolivia, el Banco de Australia o Enclude Holding de Reino Unido.

En conjunto tienen más de 24 millones de clientes, con una capacidad de hasta 110 mil millones de dólares de activos. Invierten en proyectos locales sociales y sostenibles.

Su fin colectivo –señalan- es cambiar el sistema bancario para que sea más transparente, compatible con la sostenibilidad económica, social y ambiental y centrado en la gente.

Una banca basada en valores, que toma un papel protagonista en el debate acerca de cómo construir un futuro financiero sostenible, justo y transparente mediante la gestión de proyectos conjuntos que propicien el cambio.

En NESI Forum tratarán el tema Repensar el dinero: El futuro de la banca y las finanzas”¿Es el dinero un fin o un medio? ¿Cuál es el papel de la banca, las finanzas y la filantropía para construir una nueva economía más sostenible, justa, colaborativa y centrada en las personas?

Un eje temático que se centra en el papel del dinero y sus diferentes funciones: creación de dinero, banca, finanzas y filantropía y que afronta cómo identificar las acciones clave que se pueden emprender para remodelar la banca y las finanzas para el bien común.

Repensar qué hacemos con el dinero

Rob Hopkins, movilizador de recursos sociales y económicos, ha conseguido que grupos de personas en 500 poblaciones de todo el mundo actúen por una economía más humana, creando la red Transition Network.

En una entrevista concedida a la revista Triodos Bank, afirma que “el propósito del sistema financiero es una acumulación dirigida al 1% más rico de la sociedad, como mostró el economista Thomas Piketty en su libro Capital. Pero para mí el dinero es meramente la habilidad de hacer posibles cosas, un símbolo del valor que damos a los bienes”.

rob-hopkins“El dinero debe circular tantas veces como sea posible –añade- y hacer que todo lo posible tenga lugar antes de desaparecer: sabemos que el comercio local produce entre dos y cuatro veces más empleo y entre dos y cuatro veces más riqueza local que las cadenas comerciales”.

Considera que si queremos hacer nuestras comunidades más fuertes, debemos encontrar maneras de que el dinero se invierta en ellas, en proyectos de energía, agricultura, bienes y vivienda comunitarios.

Pienso en el dinero como en los nutrientes de un bosque, donde el ecosistema no solo los absorbe, sino que ha desarrollado formas muy sofisticadas de capturar y almacenar esos nutrientes, llevados por el viento o la lluvia, por ejemplo, e integrándolos en el sistema o recirculándolos muchas veces”.

Para Hopkins, si pudiéramos hacer lo mismo con nuestras economías locales, viviríamos en lugar más vibrantes y diversos. “Claro que el dinero se puede usar para cosas horribles, pero también para otras extraordinarias, y este en un momento de la Historia en el que necesitamos que nuestro dinero haga cosas extraordinarias”.

Su experiencia se centra en Inglaterra, en Totnes, dónde se está regenerando poco a poco el tejido social y van surgiendo proyectos locales de reconstrucción de resiliencia (capacidad de superar la adversidad).

Hopkins (Londres, 1968) es el fundador de Transition Network, red que impulsa proyectos comunitarios en todo el mundo para una sociedad baja en carbono y de la que forma parte el Movimiento Internacional de Transición, un proyecto sin ánimo de lucro que en España forman  personas que trabajan para visibilizar y dinamizar este movimiento y apoyar las iniciativas locales y conectarlas entre sí.

Fuentes: Triodos Bank y Red de Transición.

Una Bolsa para empresas con impacto positivo en la sociedad

La Bolsa Social es la primera plataforma de financiación participativa (crowdfunding) autorizada por la CNMV en España. Persigue financiar el crecimiento de empresas con buen modelo de negocio, potencial de crecimiento y que produzcan un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente y se dirige a inversores que buscan obtener una rentabilidad integral: económica, social y medioambiental.

Promueve el cambio positivo en la sociedad conectando empresas e inversores con valores y gestiona participaciones en empresas desde los mil euros. Los inversores, con su aportación, pasan a ser socios de cada proyecto.

la bolsa social

José Moncada, su director general, señala, en una entrevista realizada por la revista de Triodos Bank,  que “Hay un cambio de mentalidad. Cada vez hay más personas que quieren invertir de acuerdo con sus valores y producir un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente, hartas de ponerse una venda en los ojos, molestas por los paraísos fiscales, por los modelos insostenibles y con la gente que se enriquece a costa de contaminar o de mantener en la pobreza a trabajadores de otros países”.

“Hay que romper con la idea de que o se invierte con criterios puramente económicos o se hace filantropía. Hay algo en medio, y es la inversión de impacto, que busca tanto la rentabilidad económica como producir un impacto positivo en el mundo”, añade.

En la Bolsa Social seleccionan a las empresas que cuenten con un buen modelo de negocio probado, que tengan potencial de crecimiento y que generen un impacto positivo y medible en la sociedad y el medio ambiente y que superen un estudio sobre aspectos financieros y legales.

Entre las empresas seleccionadas para conseguir financiación están Whatscine , que permite a las personas con discapacidad visual o auditiva disfrutar de la experiencia del cine y la televisión; utopic_US es una lanzadera de iniciativas innovadoras y colaborativas que busca transformar la sociedad; y Nostoc Biotech, pioneros en bioagricultura, soluciones naturales de fertilización y protección de cultivos, basadas en microorganismos vivos.