Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘residuos’

La transición hacia la economía circular se estanca en España

El cambio hacia un modelo de economía  circular se ha estancado en España con la recuperación económica y en la actualidad no avanza al ritmo que sería necesario. Lo confirma el Informe sobre la situación de la Economía Circular en España 2019, realizado por la Fundación Cotec, una entidad privada sin ánimo de lucro cuya misión es promover la innovación como motor de desarrollo económico y social.

La transición desde el modelo tradicional lineal de producción y consumo, todavía dominante, hacia un modelo de economía circular, se vio impulsada a partir de 2008, durante la crisis económica y el concepto de economía circular es además cada vez más popular entre los ciudadanos. Uno de cada tres españoles ya está familiarizado con este concepto, mientras que hace dos años eran uno de cada diez. No obstante, con la recuperación económica el cambio de modelo se ha estancado y no avanza al ritmo deseable, según este informe.

La economía circular es un sistema de aprovechamiento de recursos donde prima la reducción, la reutilización y el reciclaje de los elementos y propone cambiar el producir, usar y tirar por el reducir, reusar y reciclar.

Los vertidos representan en España el 54 % del volumen total de residuos (el resto se reparte entre incineración, reciclado y compostaje), un porcentaje que supone más del doble de la media de la Unión Europea (24 %) y que está muy lejos del objetivo establecido por la Comisión Europea para 2030 (10 %).

El indicador de generación de residuos municipales per cápita apunta a que la tendencia de reducción en España empieza a ponerse de manifiesto en 2003, y queda constatada con el inicio de la crisis económica a partir de 2007, si bien a partir de 2014 empiezan a registrarse nuevamente aumentos de residuos,

Las ciudades son verdaderos laboratorios de la economía circular, según los autores del estudio, que señalan que el reciclaje es una práctica que ayuda, pero que no soluciona el problema puesto que el objetivo debe ser generar una menor cantidad de residuos y para ello es necesario el uso de nuevas tecnologías, la mejora de los procesos y un cambio integral en el consumidor.

 

Respecto al indicador de uso circular de los materiales, que mide la proporción del material recuperado y devuelto a la economía, España pasa de contar con una tasa de circularidad del 10,4% en 2010 a una tasa del 7,6% en 2015, su valor más bajo.

España mantiene, según Cotec, patrones de producción y consumo con fuertes rigideces estructurales que dificultan la introducción de modelos más circulares y sostenibles. Otra dificultad para la implantación del nuevo modelo es la falta de indicadores específicos para medir la circularidad en la economía.

El informe recuerda que en los últimos años se han desarrollado en nuestro país acciones e iniciativas en administraciones, empresas y organizaciones sociales, pero la implantación de estrategias circulares es todavía incipiente. Por eso, apela a la voluntad política para favorecer la transición hacia una economía circular. En este sentido, subraya la importancia del ámbito local, debido a su proximidad con los ciudadanos, las empresas y los trabajadores.

La economía circular es una de las tres grandes transiciones en las que estamos inmersos y en las que la Fundación Cotec está centrando sus esfuerzos. Su tarea es el rediseño del modelo de producción lineal, que debe conducir progresivamente a una economía circular

Con este segundo informe, la fundación quiere mantener su contribución al análisis de la situación de la economía circular en España, y proponer una hoja de ruta en la que se recogen prioridades necesarias y estratégicas para la transición de lo lineal a lo circular. En 2017, Cotec publicó el primer informe.

Economía circular: Edificios como bancos de materiales

Arup, una empresa internacional de diseño e ingeniería, ha publicado una guía para el diseño de instalaciones inspirada en el concepto Cradle-to-Cradle (C2C), punto de partida de la economía circular que plantea un nuevo modelo de diseño y producción en el que todos los elementos puedan ser 100% reciclados o reutilizados.

Cradle to Cradle (C2C) significa literalmente de la cuna a la cuna. Es un concepto inspirado en la naturaleza, en la cual no se contempla la producción de residuos. Es lo que sus creadores denominaron basura=alimento: cerrar el ciclo de vida de todo producto haciendo del fin de vida un inicio de la siguiente producción.

Madrid Nuevo Norte.

El enfoque C2C no aspira a reducir el consumo sino a reinventar los procesos industriales para que los productos sean devueltos a la tierra como nutrientes o bien vuelvan a la propia industria.

La guía de Arup tiene como objetivo servir de base a los diseñadores que busquen incorporar principios de diseño circular en el desarrollo de sistemas y edificios, proporcionando un equilibrio positivo que genere un impacto ecológico beneficioso en su entorno, según publica EcoCircular, el portal de la Economía circular.

El documento detalla cómo llevar a cabo la aplicación de sus principios en las diferentes disciplinas que conforman las instalaciones: los sistemas eléctricos, de agua, gas, calefacción, ventilación o enfriamiento, así como el transporte vertical o la gestión de edificios.

Proporciona un conjunto de objetivos generales y criterios de diseño para la aplicación del C2C en cada una de estas disciplinas, indicando los aspectos que se deben considerar en cada fase de diseño. Además, sobre la eliminación de residuos y el diseño para el desmontaje (DFD), la guía también incluye los métodos de construcción y selección de materiales, garantizando que los materiales empleados puedan reciclarse y reutilizarse al final de su vida útil, convirtiendo el edificio en un “banco de materiales”.

Fundación Botín, en Santander.

Para el lanzamiento de esta guía, el equipo de expertos de la compañía se ha basado en su experiencia global y señala que un diseño inspirado en el C2C no puede lograrse por ninguna disciplina por sí sola, sino que requiere el desarrollo de soluciones holísticas que vayan más allá de las disciplinas de diseño tradicionales.

Arup, una firma de consultores, ingenieros y diseñadores, ofrece una amplia gama de servicios profesionales a clientes en todo el mundo y está detrás de muchos de los edificios, proyectos de ingeniería civil y transporte más innovadores y sostenibles. Está en España desde hace más de 25 años, fue fundada en 1946 y opera en 34 países.

En nuestro país, trabajan, entre otros proyectos, en las torres de la Sagrada Familia de Barcelona, en una colaboración de diseño digital y piedra. También en Madrid Nuevo Norte, en donde darán  vida a un espacio en desuso formado por el haz de vías que conducen a la estación de Chamartín y darán respuesta a las nuevas tendencias en movilidad, con la estación de Chamartín como epicentro de Cercanías y plataforma de lanzamiento del tren de alta velocidad para el norte de España. En Santander, han creado el Centro Botín, un referente artístico y cultural a pie de mar.

La industria textil se compromete a trabajar con la UE por la economía circular

Cinco organizaciones europeas y mundiales de la industria textil y de la moda se han comprometido a trabajar con las instituciones de la Unión Europea para desarrollar una visión conjunta para los textiles en una economía circular, según la Fundación para la Economía Circular.

La Confederación Europea de Confección y Textil (Euratex), la Federación de la Industria Europea de Artículos Deportivos (FESI), la Federación Internacional de Confección (IAF), la Coalición de Confección Sostenible (SAC) y la Agenda Global de la Moda (GFA) han elaborado un manifiesto en el que llaman a trabajar para introducir la economía circular en el textil.

“Es la primera vez que tantas organizaciones influyentes en la industria de la moda se unen para trabajar con los responsables políticos en un enfoque unificado de la circularidad“, señala Eva Kruse, presidenta de GFA, organizadora de la Cumbre de la Moda que se celebra cada año en Copenhague.

El manifiesto reconoce que la Comisión Europea ha destacado los textiles como una prioridad futura para la economía circular y señala que una parte representativa  de la industria ya está comprometida, pero que la infraestructura y las herramientas para apoyar la circularidad en los textiles son todavía inadecuadas.

Las organizaciones piden a los políticos que miren más allá de las herramientas políticas existentes que están arraigadas en una economía lineal y dicen que cerrar el ciclo requiere de una colaboración sin precedentes para combatir los residuos textiles.

“La industria necesita implementar innovaciones tecnológicas para ayudar a separar las fibras para su reutilización y reciclaje. También necesitan mejores diseños y materiales”, afirman.

El manifiesto exige políticas innovadoras adaptadas a las PYME (la mayoría de los fabricantes) y multinacionales (marcas de moda) y regulaciones inteligentes para incitar a los consumidores a reconsiderar cómo usan y desechan los textiles.

Europa es el segundo mayor exportador de textiles del mundo después de China y los fabricantes europeos subrayan que la aplicación de las normas de la UE para las importaciones es crucial para mantener la competitividad internacional.

Casi tres cuartas partes (73%) de la ropa en el mundo termina en vertederos. Además, el progreso en la sostenibilidad de la moda se ha desacelerado en el último año, según estas organizaciones, que señalan que el sector no está mejorando lo suficientemente rápido como para contrarrestar el impacto dañino del crecimiento y que la sostenibilidad aún está lejos de ser una consideración clave en las decisiones de compra.

Según Euratex, la ropa representa alrededor de un tercio del mercado textil europeo, otro tercio lo forman los textiles para el hogar y el resto son textiles técnicos, como los materiales utilizados en los motores de los aviones.

 

Recogidas para su reciclaje 5.000 toneladas de residuos de iluminación

Durante el ejercicio 2018, Ambilamp, Asociación para el Reciclaje de Residuos de Iluminación, ha recogido para su reciclaje 2.616 toneladas de residuos de lámparas, 2.233 toneladas de residuos de luminarias y 277 toneladas de residuos de material eléctrico y electrónico bajo la marca Ambiafme. En total, la Asociación ha recogido y tratado más de 5.000 toneladas de residuos durante el pasado ejercicio.

Imagen: Efe.

Ambilamp es una asociación sin ánimo de lucro que nace para intentar dar soluciones al problema de la recogida de residuos luminarios, reuniendo a las principales empresas de iluminación con el objetivo de desarrollar un sistema de recogida y tratamiento de residuos de lámparas y luminarias.

Desde 2005, año de fundación de Ambilamp, la asociación registra un acumulado de más de 26.000 toneladas de residuos de lámparas reciclados (casi 200 millones de unidades) y desde 2012, año en el que Ambilamp comenzó a recoger residuos de luminarias, ya ha contabilizado 7.121 toneladas recicladas. La actividad desempeñada, solo con el reciclado de las lámparas, revierte en beneficios medioambientales, como evitar la emisión a la atmósfera de más de 2 millones de toneladas de CO2, señalan los responsables de la asciación.

En cuanto a lo recogido y reciclado por la marca Ambiafme, las recogidas se han realizado desde agosto del pasado ejercicio, mes en el que entró en vigor el nuevo ámbito de aplicación del Real Decreto RAEE 110/2015, y se han sumado un total de 277 toneladas recicladas de estos nuevos materiales.

Cataluña, Madrid y Andalucía son las comunidades que están a la cabeza del reciclaje de lámparas. En Cataluña se recogieron en 2018 566 toneladas de lámparas y 283 toneladas de luminarias; en Madrid, 418 toneladas de lámparas y 442 toneladas de luminarias; y en Andalucía, 320 toneladas de lámparas y 380 toneladas de luminarias.

Otras regiones como la Comunidad Valenciana, País Vasco o  Galicia siguen estando con índices medios de reciclaje, como en años anteriores pero sin descender en las recogidas.

A través de su página web, Ambilamp ofrece un localizador de puntos de recogida en todo el país. Así, los ciudadanos y los profesionales de la iluminación pueden acceder a un buscador en el que están incluidos por localidades los más de 32.000 puntos de recogida de la asociación.

Ambilamp se creó en 2005 como Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor y su objetivo es la implantación y mantenimiento de un modelo de recogida y tratamiento de aparatos de iluminación en España. Cuenta con más de 380 productores adheridos y más de 32.000 puntos de recogida. A partir de 2018, a través de Ambiafme  ha ampliado sus actividades a los diferentes subsectores del material eléctrico.

Calle ‘Residuo 0’, la guerra contra el desperdicio de la Ciudad de París

La rue de Paradis, en París, va ser el escenario de la operación “Basura 0”, que durará un año y su objetivo es ayudar a los habitantes del distrito a reducir considerablemente la cantidad de residuos que generan, aprendiendo buenas prácticas y probando algunas medidas que si resultan eficaces se aplicarán de manera generalizada en toda la capital.

Desde el pasado sábado 8 de diciembre hasta diciembre de 2019, La rue de Paradis será una vía de “residuo cero”. El Ayuntamiento y el movimiento Zero Waste París han puesto en marcha esta iniciativa para sensibilizar y formar a los residentes, de manera voluntaria, reducir así la generación de residuos y fomentar su reutilización y reciclado, informa la Fundación para la Economía Circular.

Imagen: Fundación para la Economía Circular.

Será un reto para los 3.000 habitantes de la rue de Paradis, que tendrán que reducir sus residuos tanto como sea posible. Colaborarán el centenar de comerciantes del vecindario, las empresas que tienen allí sus oficinas, así como los edificios de administraciones públicas y escuelas. En total, unas 6.000 personas se implicarán en la lucha contra la generación de residuos.

Para la elección de esta calle se ha tenido en cuenta que el vecindario es una muestra representativa de la ciudad con su mezcla social; una población bien acomodada cohabita con una población más modesta en este histórico distrito. Es uno de los barrios con peores resultados en lo que a generación de residuos se refiere: sus habitantes generan 488 kilos de basura al año. La media de todo París es de 418 kilos.

Los vecinos colaborarán en la iniciativa si así lo quieren, ya que según los organizadores, el  objetivo es crear conciencia y promover las buenas prácticas entre los residentes: “Les acompañaremos, les daremos toda la información disponible y luego seleccionaremos con ellos los pequeños gestos que pueden hacer y que realmente nos ayudan a reducir la cantidad de residuos generados. La idea es avanzar gradualmente a lo largo del año e implementar soluciones a los problemas detectado”.

Los responsables municipales pretenden hacer de la rue de Paradis un modelo en el ámbito de la prevención, la reutilización y el reciclaje de residuos. De momento, las recomendaciones son sencillas: reducir el consumo de envases de plástico y de un solo uso, separar correctamente los residuos y depositarlos en el contenedor adecuado, medidas para combatir el desperdicio de alimentos y promover la reutilización.

La iniciativa se enmarca en el Plan Climático de París, que persigue una ciudad neutra en carbono y 100% en energías renovables.

Se crea el Observatorio de la Fiscalidad de los Residuos

La Fundació ENT acaba de poner en marcha el Observatorio de la Fiscalidad de los Residuos, un instrumento que servirá para realizar un seguimiento de las herramientas fiscales aplicables para una mejor gestión de los residuos en España.

La web del observatorio cuenta con contenidos en materia de tasas de residuos, sistemas de pago por generación e impuestos autonómicos sobre el vertido y la incineración de residuos.

Imagen de la Fundació ENT.

Todos estos contenidos no estaban disponibles hasta ahora y, según sus promotores, se irán actualizando con la incorporación de nuevos estudios e instrumentos. Además, incluye informes sobre casos de interés que puedan servir de referencia a las Administraciones Públicas que deseen adoptarlos, así como un apartado con numerosas publicaciones técnicas y científicas sobre fiscalidad de los residuos.

Sergio Sastre, investigador de la Fundació ENT, señala que “cada vez son más las comunidades autónomas que han adoptado cánones sobre el vertido o la incineración de residuos. En este nuevo portal ofrecemos una comparativa de las iniciativas en curso. Se trata de un instrumento clave para avanzar hacia la consecución de los objetivos europeos en materia de prevención y el reciclaje”.

Para Ignasi Puig, jefe de proyectos de la Fundació ENT, “las tasas de residuos son uno de los tributos municipales más importantes en cuanto a recaudación. Siendo así, es curiosa la ausencia de recursos que permitan a los ayuntamientos comparar y mejorar su diseño. Este portal ofrece información actual y de utilidad para los municipios”.

Este proyecto está impulsado por la Fundació ENT y está abierto a la colaboración de personas y entidades que compartan el objetivo de buscar la mejora de la calidad del medio ambiente y la gestión de los residuos.

La Fundació ENT está formada por profesionales con perfiles multidisciplinares dentro del sector ambiental y cuenta con una larga trayectoria en temas como la economía ecológica, la ecología política, la gestión de residuos, la energía y la pesca.

 

La ONU lanza la Alianza de las Naciones por la moda sostenible

La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que se celebrará el próximo mes de marzo, analizará soluciones pioneras para abordar los desafíos ambientales, bajo el lema Piensa en el planeta, vive simple.

En este foro, ONU Medio Ambiente lanzará formalmente la Alianza de las Naciones Unidas sobre la Moda Sostenible para alentar al sector privado, a los gobiernos y a las organizaciones no gubernamentales a reducir los impactos negativos de la industria de la moda en lo social, económico y ambiental, y a convertir a este gremio en un impulsor de la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Imagen de International Trade Centre.

Las agencias de la ONU ya están trabajando para hacer que la moda sea más sostenible, desde la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que protege las tierras cultivables, hasta la Iniciativa de Moda Ética establecida por el Centro de Comercio Internacional, y ONU Medio Ambiente, que fomenta prácticas de fabricación sostenibles.

Algunos diseñadores y organizaciones ya están diseñando moda sostenible y España es un buen ejemplo de ello. La Asociación de Moda Sostenible de España o la Asociación de Madrid o Barcelona dan a conocer y fomentan la moda sostenible, su creación, producción, venta y su uso y facilita a los creadores el acceso a materias primas, producción y comercialización de sus creaciones.

Es muy relevante también el trabajo que lleva a cabo The Circular Project, que fue la primera tienda de moda sostenible en la capital y que también representa a un sinfín de marcas de otras provincias para darles visibilidad en Madrid. Es una plataforma que trabaja para promover la moda ética y responsable desde el enfoque integral del triple balance, que hace hincapié de igual forma en los aspectos social, económico y ecológico.

En España, son ya numerosas las empresas que ya están trabajando en moda ética y sostenible, con el respeto al Medio Ambiente como idea principal de sus creaciones. Aquí recojo algunas de ellas, pero quedan otras muchas que luchan para concienciar al público de que no hay vuelta atrás.

Ecoalf hace zapatos con algas y plástico reciclado como parte de su colección Upcycling the Oceans. Fundada en 2012, Ecoalf recolecta basura marina plástica de 33 puertos y convierte la basura en zapatos, ropa o bolsos.

Hemper fabrica y comercializa sus mochilas sostenibles y complementos fabricados a mano con cáñamo en Nepal. Con ello, da trabajo digno a comunidades locales para llevar a cabo la producción íntegra de sus productos.

Ternua,  empresa guipuzkoana, elabora prendas de ropa para actividades al aire libre en favor de la sostenibilidad. Una de sus líneas de actuación es la reutilización de cáscaras de nueces para elaborar tintes naturales.

Sylvia Calvo BCN, creada en Barcelona en 2015, utiliza procesos de producción artesanales. Emplea materiales ecológicos, tanto orgánicos como reciclados, como son los trozos de sacos de café, para elaborar sus piezas de ropa. Sus prendas son elaboradas a mano y con un diseño exclusivo que da una segunda vida a materiales considerados como residuos.

Bolso de Araceli García.

Araceli García illustration. Artista que apuesta por el trabajo artesano con el que fabrica su obra y fusiona nuevas tecnologías que permiten captar momentos y mantenerlos en el tiempo para así disfrutar de ellos de forma atemporal. Acaba de presentar en Madrid su colección de bolsos Perception, una edición limitada de 50 piezas con la que liberarse del automatismo impuesto por las producciones masivas.

Deus ex Machine es una marca de accesorios con ua colección innovadora, a base de materiales reciclados (neumáticos de vehículos, banners publicitarios, sacos de arroz entre otros), que pretenden revolucionar como alternativa el mundo de la moda.

L’autre sac realiza bolsos con papel Tyvek®, que es un material 100% reciclable, impermeable, resistente y muy ligero, y los fabrica en un taller de Colombia que da trabajo a mujeres con riesgo de exclusión laboral.

ONU Medio Ambiente señala que la industria de la moda produce el 20% de las aguas residuales mundiales y el 10% de las emisiones globales de carbono, más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo. La industria textil es la segunda industria más contaminante de agua del mundo; por ejemplo, para fabricar un pantalón vaquero se necesitan casi 8.000 litros de agua. Y también está el negativo aspecto humano de esta industria con trabajadores, muchas veces niños, a los que se les paga sueldos mínimos por producir masivamente en países en desarrollo.

Si nada cambia, para 2050 la industria de la moda consumirá una cuarta parte del presupuesto mundial de carbono. Lavar la ropa también libera al océano medio millón de toneladas de microfibras cada año. Por fortuna, son muchos los que ya están trabajando para cambiar este negro panorama.

Fuentes: Fundación por la Economía Circular
The Circular Project

 

Sólo se recupera el 10% de la ropa que desechamos

La ropa usada es uno de los residuos con un porcentaje de valorización más alto, pero sólo se recupera un 10% de todas las prendas que los españoles desechamos anualmente, lo que significa que administraciones, organizaciones y ciudadanía debemos redoblar los esfuerzos para tener una mayor conciencia sobre la importancia de colocar el textil en el contenedor adecuado para que pueda tener una segunda vida.

Lo señala Humana, fundación que promueve la protección del medio ambiente y lleva a cabo proyectos de cooperación en distintos países de África Subsahariana, Sudamérica y Asia, para lo cual se sirve de la financiación que obtiene por la gestión de los residuos textiles que se generan en España.

La Unión Europea ha aprobado las directrices para que los Estados miembros impulsen los mecanismos que permitirán que los ayuntamientos, responsables de la gestión de residuos, contemplen siempre la recogida separada de ropa usada, que será obligatoria antes de 2025. Con ello, se potenciará el reciclaje y la reutilización de ropa y el calzado.

Esta fundación incide en la necesidad de convertir los residuos en recursos, como ha dicho en el Día Mundial del Reciclaje, que se acaba de celebrar. “Cada vez que se recicla y se reutiliza, se contribuye activamente a la protección del medio ambiente; se alarga la vida útil de los productos y, cuando esta finaliza, son reintroducidos en el mercado asumiendo la lógica de la economía circular; se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero que agravan el cambio climático y se crean puestos de trabajo en el llamado sector verde”.

A finales de febrero, la UE decidió elevar del 44% al 55% el porcentaje de residuos municipales que deben reciclarse a partir de 2025, una medida enmarcada en un paquete de acciones para mejorar la gestión de residuos. “En España, apenas se recicla el 30% de los residuos que generamos, así que hay un largo camino por recorrer”, señalan.

Diversos actores del sector de recuperadores y gestores de textil usado insisten en que sólo una de cada 10 prendas es recuperada por un gestor autorizado para su reutilización o reciclaje. Para llegar al 55% que impone Bruselas es necesario aplicar un conjunto de medidas que van desde la adopción de acciones legislativas hasta el aumento de la sensibilización y concienciación, pasando por el refuerzo de la transparencia en la trazabilidad del residuo, facilitando que la ciudadanía pueda depositar sus donaciones en el contenedor apropiado.

La decisión de la UE permitirá equiparar el residuo textil al vidrio, el papel o el plástico, fracciones a las que supera en posibilidades de valorización y según el Ministerio de Agricultura, la recogida separada es clave para cumplir con los objetivos de reciclaje y reutilización. El textil representa aproximadamente entre un 5% y un 6% de los residuos municipales.

Humana señala que nueve de cada diez prendas usadas son susceptibles de tener una segunda vida a través de la reutilización o el reciclaje y que pasar de un modelo de economía lineal a circular es imprescindible para la sostenibilidad de la industria de la moda y, por extensión, para el planeta.

España, el país que más plástico tira al vertedero y dificulta el avance a la economía circular

España es el segundo país europeo que más plástico recicla por habitante. Pero también, es es el que más plásticos manda a vertederos. La falta de restricciones de envío al vertedero y lo barato que sale esta opción en España, dificultan el avance hacia una economía más circular y sostenible.

Así lo señalan los datos de un estudio de gestión de residuos plásticos elaborados por Plastics Europe, que muestran la dicotomía española: una buena evolución en el reciclado mecánico y un estancamiento en la reducción de los residuos que acaban en los vertederos. De hecho, en el periodo 2012-2016, mientras que en Europa se ha reducido un 20% la cantidad de plásticos enviados al vertedero, en España esa cantidad no sólo no ha disminuido, si no que ha crecido un 4%.

Aunque cuenta con un amplio margen de mejora, el informe señala que España es el segundo país europeo que más plásticos está reciclando por habitante, unos 18 kg por persona al año. Sin embargo, su peor gestión se da en cuanto al depósito en vertederos,  es el país europeo que más residuos plásticos desaprovecha enviándolos a los vertederos:  23 kg por persona al año.

En total, la tasa de recuperación de residuos plásticos en 2016 en España ha alcanzado el 54%. De ellos, el 37% corresponde a reciclado mecánico y el 17% al uso de estos residuos para producir energía alternativa. El 46% restante acabó desperdiciándose en los vertederos (más de un millón de toneladas).

Aprovechar el plástico desperdiciado en los vertederos en el año 2016 supondría un ahorro considerable, ya que su valor, sólo en términos de materias primas plásticas, es del orden de 1.500 millones de euros. Una cifra con la que conseguiríamos pagar la factura anual de la luz de casi un millón y medio de hogares españoles o pagar el salario medio de más de 56.000 personas en nuestro país.

Todos estos datos están recogidos en el informe Plásticos – Situación en 2017, elaborado por PlasticsEurope, la asociación europea de fabricantes de materias primas plásticas, y que recoge los datos más actualizados disponibles sobre la recuperación de residuos plásticos post-consumo en España y Europa.

Para Ignacio Marco, director general de PlasticsEurope en la región ibérica, “No podemos considerar el vertedero como una opción de gestión de residuos, ya que es una clara barrera al uso eficiente de nuestros recursos y, además, es más una fuente de arrojar basura. En España la práctica del vertedero está demasiado extendida y mientras esta situación no cambie, será sumamente difícil cumplir con la jerarquía de residuos, como establecen las legislaciones europea y española, y fomentar alternativas más sostenibles, generadoras de riqueza, tejido industrial y empleos”.

Existen alternativas al vertedero como el reciclaje mecánico, el reciclado químico o el uso de residuos como fuente de energía renovable alternativa que sí aprovecharían el valor de los plásticos al final de su vida útil, convirtiendo estos residuos en un recurso clave para avanzar hacia una economía más circular.

Estas alternativas se pueden fomentar de diferentes maneras, pero existen dos que ya han dado sus frutos en otros países de Europa. La primera es incrementar las tasas de entrada a vertedero, de forma que compense utilizar otras opciones más sostenibles. En el Reino Unido, por ejemplo, el incremento de las tasas ha supuesto que en cuatro años (2012 -2016) se haya reducido en un 60% la cantidad de residuos depositada en vertedero.

La segunda, y más efectiva  aún, según los fabricantes, es limitar la entrada a vertedero de residuos reciclables y recuperables. Esto es lo que hizo Alemania en 2005, y dos años más tarde consiguió reducir en un 95% la cantidad de residuos depositada en vertedero.

La situación de España contrasta con la del conjunto de Europa, donde en 2016 sólo un 27% de los residuos plásticos acabó en los vertederos. La diferencia es aún mayor en comparación con países líderes en gestión de residuos y protección medioambiental como Suiza, Alemania, Suecia o Dinamarca. Allí la tasa no supera el 3% ya que se recuperan la casi totalidad de los residuos plásticos, gracias a la aplicación de medidas anti-vertedero.

Supermercados con estantes libres de plásticos

La cadena de supermercados ecológicos Ekoplaza ha abierto en Ámsterdam su nuevo establecimiento piloto, con un pasillo libre de plásticos, que tiene más de 700 productos sin plástico, que incluyen carne, arroz, salsas, productos lácteos, chocolate, cereales, frutas y verduras.

La iniciativa ha provocado numerosas llamadas de ONG para que otros Estados miembros las promuevan en sus territorios.

El envasado se realiza con nuevos materiales biológicos compostables y materiales tradicionales, según la idea inicial de la organización británica especializada en la lucha contra la contaminación por plásticos  A Plastic Planet. La cadena Ekoplaza prevé implementarla en sus 74 establecimientos antes de finales de este año. Los productos dentro del pasillo llevan una nueva etiqueta destinada a ayudar a los compradores a identificar rápidamente los productos que están libres de envases plásticos.

Imagen de Zero Waste Europa.

Zero Waste Europa ha dado la bienvenida a cualquier iniciativa que genere conciencia sobre la cantidad innecesaria de envases de plástico de un solo uso. Pero los pasillos libres de plástico ya están presentes en muchas tiendas de Europa que ofrecen solo productos a granel o envueltos en papel, cartón u otras alternativas con certificación ecológica.

El problema de los plásticos que contaminan los océanos y dañan y matan la vida silvestre ha acelerado la agenda después de que la Comisión Europea publicara su reciente estrategia sobre plásticos y la serie documental de la naturaleza de la BBC Blue Planet II incidiese en este grave problema.

La estrategia de plásticos, publicada por la Comisión Europea en enero 2018 como parte del paquete de economía circular, pretende que todos los envases de plástico en el mercado de la UE sean reciclables para 2030. Se alentará a la industria del plástico a garantizar que se utilicen 10 millones de toneladas de plásticos reciclados en nuevos productos para 2025.

En la Unión Europea, la legislación sobre plásticos de un solo uso se presentará antes del verano, según Frans Timmerman, vicepresidente del gabinete ejecutivo de la UE. El paquete de medidas sobre residuos va a dar lugar a una intensificación del reciclaje de residuos y va a contribuir a la creación de una economía circular. Mejorará la forma en que se gestionan los residuos y fomentará la reutilización de los materiales valiosos contenidos en los residuos.