Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘plásticos’

Alimentos a granel con envases compostables para cuidar la salud y el planeta

Mediterranean Superfoods es la primera startup española especializada en la venta online a granel de alimentos densos en nutrientes con certificación ecológica.  De esta manera los usuarios compran sólo la cantidad de producto que necesitan y no generan despilfarro.

Vende desde especias como romero, tomillo, perejil curry o pimienta negra a harinas, hierba de trigo, bayas de Goji, Chía, legumbres, alimentos deshidratados, avena de Finlandia, maca de Perú, algarroba de Valencia, flor de sal del Delta del Ebro, estevia de Murcia… Todos sin gluten, sin aditivos, sin colorantes ni conservantes añadidos y libres de organismos genéticamente modificados. Además, son de origen vegetal y, por tanto, óptimos para veganos y vegetarianos.

Se trata del primer comercio electrónico en nuestro país que permite al usuario hacer su compra a granel (desde 50 gramos hasta 25 Kg) y de un modo sostenible, porque se evitan los desperdicios, ya que cada persona compra la cantidad de producto en función de sus necesidades, por lo que se reduce el número de envases. Los productos se envían en bolsas de papel compostable libre de plásticos. Además, lo hacen a través de empresas de transporte que cumplen con la normativa de gestión medio ambiental ISO 14.001., es decir, que reducen las emisiones de CO2 aplicando mejoras en su red de transporte y fomentan la eficiencia energética.

“Entendemos que hay una coincidencia que no es casual entre el cuidado de la salud y del planeta. Creemos en la sostenibilidad como un medio para asegurar las necesidades del presente sin comprometer las necesidades del futuro”, asegura Diego de Castro, dietista, asistente nutricional y co-fundador de Mediterranean Superfoods, que añade: “lo ecológico no tiene por qué estar reñido con lo económico. Para que sea un hábito sostenible, tiene que tener un precio ajustado“.

Hasta el momento, la plataforma hace 200 envíos al mes. El 70% de sus clientes son mujeres de entre 35 y 50 años, a las que enseñan recetas culinarias para ayudarles a incluir los llamados superalimentos en sus platos. También ofrecen la posibilidad de hacer consultas nutricionales de forma privada, para adaptar la alimentación a las necesidades de cada persona.

El cambio del plástico por el papel no es la solución

La organización Greenpeace sigue trabajando para presionar y convencer a las marcas y supermercados a que renuncien a las capas y capas de plástico que envuelven los alimentos y que tardan cientos de años en degradarse.

Aunque cada vez más personas son conscientes de los problemas que genera el plástico en el medio ambiente y se esfuerzan en dejar de usar muchos de estos productos, la organización señala a las marcas y supermercados como “los verdaderos culpables” ya que en lugar de  ofrecer alternativas reales se limitan a disfrazar la situación con falsas soluciones que la organización ecologista enumera así:

1.- Del plástico al papel o cómo trasladar el problema a otro ecosistema: A primera vista parece una buena solución pero, ¿qué pasaría si ahora sustituimos los cientos de millones de envases de plástico que usamos al día en España por papel o cartón? Lo único que haríamos es trasladar este enorme problema a los bosques.

2.- “Biodegradable”: la nueva moda para el lavado de imagen: Aunque suena mejor y más natural, la realidad es que estas alternativas tienen prácticamente el mismo impacto que los plásticos convencionales: solo se van a degradar en condiciones muy específicas que no se dan en la naturaleza.

3.- Es de plástico pero… ¡reciclado o reciclable!: Solo se recicla el 9% de lo que se produce en todo el mundo. El resto termina en incineradoras, vertederos o directamente contaminando el medioambiente. Además, muchos productos supuestamente reciclables no lo son: por ejemplo, el reciclaje de los tetrabriks consiste en separar el papel y quemar el resto para conseguir el aluminio. ¿Y el plástico?

Greenpeace insiste a las marcas y supermercados para que eliminen los plásticos de un solo uso y pongan fin a esta “crisis masiva que han ayudado a crear”.

Botellas ‘inteligentes’ contra el consumo de plásticos

Para ayudar a disminuir el consumo de botellas de plástico de un solo uso, la startup valenciana Closca ha lanzado una nueva colección de botellas inteligentes de resistente cristal borosilicato y reutilizables, inspiradas en cuatro iconos de la naturaleza que actualmente se encuentran en peligro de extinción.

Estas botellas cuentan con un chip NFC en su tapón inferior, que cuantifica la cantidad de veces que se rellena, por lo que mide el impacto positivo de cada usuario al no utilizar plástico de un solo uso para beber y le da recompensas por no generar residuos plásticos.

Además, la Closca Water App localiza más de 200.000 puntos para rellenarlas de agua potable en todo el mundo, más de 20.000 en España. Esto permite al usuario encontrar, en cualquier momento y lugar, las fuentes públicas y establecimientos donde es posible rellenar las botellas de forma gratuita.

El lanzamiento de cuatros nuevos modelos de esta botella forma parte de la campaña Consciousness, con la que se quiere dar visibilidad al estado de muchos de los iconos de la naturaleza que se encuentran en riesgo de desaparecer.  

Cada botella inteligente tiene un color (aguamarina, coral, beige y mostaza) que representa: los glaciares  que  se están derritiendo y desapareciendo debido a las altas temperaturas provocadas por el efecto invernadero; los corales que están muriendo y perdiendo su tonalidad debido a las elevadas temperaturas del agua; las playas, afectadas por los microplásticos y la basura; y las sabanas, un hábitat especialmente amenazado por la desaparición de su vegetación y de las miles de especies que dependen de su biodiversidad.

Además, el 10% de la venta de las botellas se va a destinar a una organización no gubernamental.

Closca fue fundada en 2013 por Carlos Ferrando, un joven ingeniero exalumno de la Universitat Politècnica de València. La compañía está especializada en el diseño y la innovación de productos como cascos y botellas y promueve un futuro más sostenible.

Cómo reciclar cinco millones de botellas de plástico al día

Eko-REC es una empresa guipuzcoana de economía circular única en Europa. Posee una tecnología pionera que la sitúa entre las más importantes e innovadoras del mundo en el reciclaje del plástico, al ser la única que combina el reciclaje de botellas  con la transformación en productos para alimentación, automoción o textil en las mismas instalaciones y proporciona empleo directo a alrededor de 120 personas.

En sus fábricas se reciclan cada día unos cinco millones de botellas de plástico que se reconvierten en bandejas para el sector de la alimentación o en fibra de poliéster con la que se hacen las alfombrillas de los coches. Esta fibra, además, se utiliza para elaborar prendas de ropa.

“Con el reciclado de botellas PET, además de darle una segunda vida al producto (o tercera, o cuarta), en su posterior uso para la fabricación de diferentes productos se consume un 20 % menos de agua, un 50 % menos de energía y se contamina un 60 % menos”, asegura David Zabala, responsable del Desarrollo de Negocio de Eko-REC.

Estos procesos sitúan a la compañía a la cabeza de las empresas que están apostando por la economía circular como negocio y como una alternativa para hacer del sector del reciclaje, una apuesta segura por la sostenibilidad.

El proceso por el que consiguen reciclar cinco millones de botellas PET al día, o lo que es lo mismo, 1.825.000.000 al año, evita la emisión de 42 toneladas de CO2 a la atmósfera.

La innovación y el desarrollo son dos pilares fundamentales sobre los que se sustenta. Gracias a esta apuesta la empresa es capaz de participar en la cadena de valor de productos tales como tejidos y prendas de ropa sostenible como camisetas, abrigos, pantalones, zapatillas sostenibles, gafas de sol a partir de redes de pesca, quillas de surf a partir de botellas o redes de pesca o filamento de impresoras 3D a partir de botellas o redes de pesca.

Ekomodo: startup de economía circular

Además, la empresa ha creado el primer Centro de Investigación para el Reciclaje, en el que se descubren nuevos procesos de tratamiento y nuevas aplicaciones para el plástico reciclado.

“Investigamos con nuevos materiales reciclados e innovamos con proyectos que aportan no sólo valor económico, sino también valor social y medioambiental”, explica David Zabala. Fruto de este emprendimiento se creó el año pasado la empresa Ekomodo,  una variante de Eko-REC que nace bajo el concepto de una startup dedicada a la economía circular.

“Ekomodo nace porque nos dimos cuenta que en el sector industrial el material reciclado está bien considerado y es de muy buena calidad, pero no pasa lo mismo en el mercado de consumo. Al pensar en productos reciclados, lo normal es que nos vengan a la cabeza cosas feas, manualidades o de muy baja calidad. Esto no tiene por qué ser así y teníamos que hacer algo para cambiarlo”, asegura Adriana Uribesalgo, co-fundadora de Ekomodo.

“En la actualidad elaboramos accesorios de moda sostenible como fundas de ordenador, portadocumentos o fundas de gafas, pero estamos investigando con nuevos materiales sostenibles y ecodiseñando nuevos productos, también orientados a la decoración de espacios”, señala Aritz Gartzia.

Eko-REC está especializada en el reciclaje del PET; parte de la botella de PET post-consumo para hacer productos útiles a la industria, asegurando la mejora medioambiental y la reducción de emisiones de CO2. El proyecto nació en el año 2012, al identificar la oportunidad de utilizar la economía circular como fuente de negocio y mejorar la sostenibilidad de sectores como la automoción.

 

En España solo se recicla el 10% de toda la ropa de la que nos deshacemos

La Unesco declaró el 17 de Mayo el Día Mundial del Reciclaje. Una oportunidad para recordar la estrategia de Reducir, Reutilizar y Reciclar que busca reorientar el comportamiento de los ciudadanos para mejorar el medioambiente, para concienciar a la sociedad sobre la importancia de desechar los residuos de manera adecuada. Un hábito con el que no solo protegemos los recursos de las generaciones venideras, sino con el que ayudamos a frenar el cambio climático al que debemos hacer frente.

Para recordar este día, traigo dos iniciativas de dos plataformas que trabajan por el reciclaje y la sostenibilidad: la Fundación Humana, organización que promueve la protección del medio ambiente a través de la reutilización de textil y lleva a cabo programas de cooperación al desarrollo en África, América Latina y Asia y One Oak Brand, una firma de moda española que apuesta por darle una segunda vida al plástico y reutilizará 60.000 botellas de este material en 2019 como componente principal de sus mochilas.

La Unión Europea obligará a sus Estados miembros a reciclar en 2020 el 50% de todos los residuos domésticos, incluido el textil. La fecha límite está a la vuelta de la esquina y de momento en España solo se recicla el 10% de toda la ropa de la que nos deshacemos.

Mientras otros residuos urbanos han crecido en sus porcentajes de recuperación, el textil es el gran olvidado de las administraciones. Instalar más contenedores en la vía pública es la medida más urgente para evitar que cada año 900.000 toneladas de ropa acaben inutilizadas en vertederos, señalan los responsables de Humana.

Advierten de que pese a que la gran parte de las prendas que desechamos son susceptibles de tener una segunda vida, apenas un 10% se recupera selectivamente por un gestor autorizado para promover su reutilización. El resto (900.000 toneladas) acaba en vertederos donde es enterrado. Si este dato es preocupante, aún lo agrava más el hecho de que el residuo textil es la quinta fracción que más se genera (tras la orgánica, los envases y plásticos, el papel y el cartón, y el vidrio), y la que presenta el porcentaje de valorización más alto, por encima del 90%.

Cada vez que se recicla y se reutiliza, se contribuye a la protección del medio ambiente; se alarga la vida útil de los productos y, cuando ésta finaliza, son reintroducidos en el mercado asumiendo la lógica de la economía circular, se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y se crean puestos de trabajo en el llamado sector verde.

Desde esta entidad apuestan por implementar una adecuada red de contenedores en los municipios, según la cual, debería haber un punto de recogida de textil por cada 250-500 habitantes para alcanzar los objetivos que impone la Directiva Marco Europea, pero la proporción actual es de uno por cada 3.000–5.000 en el mejor de los casos. Además, la distancia óptima entre el usuario y un contenedor debe ser inferior a 100 metros.

En lo que llevamos de año, de enero a abril, han recuperado 4.112 toneladas, equivale a prolongar el ciclo de vida a 8,5 millones de prendas. Además, representan un ahorro de 13.062 toneladas de CO2 a la atmósfera.

El pasado mes de marzo, la ONU creó la Alianza de las Naciones Unidas para la Moda Sostenible. Una organización que busca “detener las prácticas perjudiciales para el medio ambiente y la sociedad en este sector y convertirlo en un motor de la acción ambiental”. Las estimaciones sugieren que para 2030 la producción de la industria de la moda y del calzado crecerá un 81%, hasta 102 millones de toneladas de prendas.

En este camino hacia la sostenibilidad, una de las posibilidades que se plantea en la industria es la de absorber parte del millón y medio de toneladas de plástico que se generan sólo en nuestro país al año, según datos recogidos en el informe Maldito Plástico de Greenpeace, y convertir así el plástico en productos de moda para darle una nueva vida.

One Oak Brand, una firma de moda española creada por los emprendedores Carlos y Guillermo Íñiguez, ha apostado por el plástico reciclado para dar vida a sus mochilas de diseño. Estos nuevos hilos, llamados “recover”,  garantizan un producto más sostenible con el que se ahorra agua, energía, se reducen las emisiones de CO2.

La materia prima de la que se parte es el poliéster reciclado que, entre otras cosas, consigue el mismo rendimiento técnico que otras fibras de poliéster dejando una menor huella medioambiental, ya que se alarga su vida útil.

Las cifras que manejan en la firma es que van a reutilizar 60.000 botellas al cierre de 2019, que habrán sido reconvertidas en mochilas.

Por el hecho de utilizar plástico reciclado, One Oak reducirá la huella de carbono de cada mochila hasta en un 30%.

Ropa deportiva fabricada con plásticos recogidos de los océanos

The Running Republic es la primera marca de ropa deportiva sostenible para corredores, con sede en el Maresme, en Premià de Dalt, que  elabora las prendas con materiales reciclados y producción ética y que va a ser lanzada al mercado este martes 26 de marzo en la plataforma de microfinanciación colectiva Kickstarter.

 

Las prendas de esta primera colección están diseñadas con tejidos hechos de botellas y basura de plásticos recogidos en los océanos y se elaboran en industrias locales y fábricas certificadas y que ha conseguido reducir al máximo la huella de carbono.

La producción de todas las prendas se realiza en España y Portugal y todas tienen atributos técnicos para garantizar la práctica deportiva como ligereza, elasticidad en cuatro direcciones, compresión muscular, protección UV y anti-olor, según señala Paolo Quagliotti, responsable de la empresa.

The Running Republic se creó en diciembre de 2018, aunquensus fundadores llevan trabajando en el proyecto desde dos años antes, entre investigación de materiales y recursos, búsqueda de proveedores, desarrollo de producto y test del mismo.

La producción se llevará a cabo entre Mataró y Oporto en función de los volúmenes de fabricación y las previsiones apuntan a que acabarán trabajando un 80% en Portugal y un 20% en Mataró.

Para el lanzamiento se han elaborado siete modelos de hombre y otros tantos de mujer, cada uno de ellos. Se trata de diferentes modelos para correr, desde camisetas hasta sudaderas técnicas, pantalones cortos y leggings  y una chaqueta cortaviento con un tejido italiano de plana de polyester reciclado de botellas de post consumo con un 24% de elastán. Es una prenda muy elástica con un acabado impecable.

Con el lanzamiento en Kickstarter pretenden validar el producto y el modelo de negocio directamente con el consumidor, y por otro lado buscar financiación por micromecenazgo “que garantice, al no tener financiación externa, el mantenimiento de los compromisos con los valores de sostenibilidad y cumplir con las expectativas del accionariado. Además, creemos que Kickstarter es una plataforma que ha empujado a proyectos muy potentes relacionados con la sostenibilidad y que allí se encuentra nuestro target”, explica Paolo Quagliotti.

La campaña estará activa esta tarde y se mantendrá hasta el 2 de mayo (38 días). Si se alcanzan los 50.000€ de financiación, automáticamente se abrirá la posibilidad de elegir no solo los modelos sino dos colores de cada modelo, en la promoción que han abierto en la plataforma.

 

 

 

 

 

Una fibra textil reutilizable hasta el infinito

Moral Fiber, que en español se traduce como “fibra moral”, es el primer producto textil que se ha diseñado y fabricado en todo el mundo utilizando únicamente ropa vieja, gracias a un gran equipo, formado por ingenieros, científicos y diseñadores, con tal de impulsar el mundo de la moda hacia un futuro mucho más sostenible.

El  resultado es una fibra que se utiliza para crear productos textiles de forma totalmente sostenible, ya que se puede reutilizar todas las veces que queramos, gracias a un proceso químico que se encarga de extraer el poliéster de una mezcla de materiales y crea un nuevo hilo, para que sea 100% circular y 100% infinito, según publica ONU Medio Ambiente.

Imagen, ONU Medio Ambiente.

De momento, este proceso se encuentra en una fase de prueba en la ciudad de Los Ángeles, pero dentro de poco pretenden  llevarlo a otros países del mundo, en los cuales los niveles de consumo y residuos sean muy altos, con tal de que puedan reciclar la ropa y fabricar estos hilos. Un punto fuerte de esta tecnología es que puede ser transportada en un contenedor de envíos pequeño, lo que facilita su distribución.

La planta de Los Ángeles procesa cada día alrededor de 100 kilos de ropa proveniente de tiendas locales, pero el equipo está analizando cómo aumentar la producción y el próximo año planea lanzar una colección con una marca importante, ya que cuentan con el apoyo de grandes actores de la industria de la moda.

Akshay Sethi y Moby Ahmed son los impulsores del proyecto y creadores de este proceso innovador que es capaz de extraer poliéster de cualquier material mezclado, por lo que puede ser adecuado para reciclar otros plásticos, es decir que con este proceso no solo se pueden reciclar productos textiles, aunque es para lo que se utiliza actualmente, sino que también se podrá reciclar muchos otros productos, como por ejemplo, botellas de plástico o películas.

El camino de Sethi y Ahmed ha sido largo y ha pasado por varias fases de ensayo y error desde que ambos comenzaron a explorar formas de recuperar el poliéster -el tejido más común en la ropa de producción masiva-,  mientras estudiaban en la Universidad de California, en Davis. Posteriormente, en 2015, fundaron Ambercycle (actualmente Moral Fiber), donde comenzaron a trabajar con microbios para descomponer el poliéster.

A través de su campaña Mares Limpios, ONU Medio Ambiente insta a los gobiernos, empresas y consumidores a reducir el uso de plásticos de un solo uso con el fin de conservar los océanos y proteger su biodiversidad y alienta a inventores, diseñadores e investigadores a buscar formas de vencer nuestra adicción al plástico.

Los microplásticos, que se producen cuando los plásticos empiezan a desintegrarse, son un problema grave. Algunas estimaciones indican que al menos 51 billones de estas partículas ensucian nuestros mares, por lo que esta nueva tecnología podría ser de mucha ayuda para el futuro del planeta.

Akshay Sethi  cree que Moral Fiber es un arma más en la batalla contra la contaminación por plásticos que afecta los océanos. Quiere trabajar para mantener el poliéster fuera del mar y también frenar la fuga de microfibras que se desprendan de los textiles y entran en los ríos y océanos.

“Toda la ropa hecha con Fibra Moral se puede reciclar infinitamente y cuando se trata de los ciclos de vida de un producto, debemos volver a lo infinito. Es el único camino”, señala.

Una app que ayuda a llevar una vida sin plástico

Go Zero Waste es un proyecto de aplicación para poder llevar una vida sin plásticos, que ayudará a realizar pequeñas acciones para reducir el montón de basura que genera cada persona en su día a día.

Sus creadores han comenzado una campaña de microfinanciación en la plataforma Ulule para poder llevar a cabo el proyecto. Preocupados por la gran cantidad de plástico que consumimos y el impacto de nuestro consumo en el planeta, están decididos a cambiar nuestros hábitos y empezar el camino hacia una vida sin residuos. Quieren crear la herramienta que anime a otras personas a sumarse al cambio de manera ágil, fácil y atractiva.

Necesitan recaudar 10.000 euros para crear la primera versión de la app y expolican que Go Zero Waste será la herramienta digital para llegar a vivir sin generar residuos, (objetivo Zero Waste)).

Si se reúne la cantidad necesaria para desarrollarla, la app estará disponible en unos meses de manera gratuita para IOs y Android.

Con la aplicación se podrá crear la lista de la compra con los productos necesarios para la compra de la semana/mes, descubrir alternativas Zero Waste a los productos de uso cotidiano, acceder a menús y recetas para una dieta saludable, con productos ecológicos y de proximidad y encontrar otros servicios como bares, restaurantes, hoteles y empresas que tengan una conciencia y metodología Zero Waste.

También será posible, según los promotores de la app, encontrar dónde comprar los productos de la lista cerca, crear la mejor ruta para optimizar el tiempo de compra y conseguir descuentos por traer tus propios recipientes y recibir promociones de los comercios habituales.

Y si no se dispone del tiempo necesario, te traen la compra a casa de forma sostenible: a pie, en bici o en moto eléctrica. La pp permite además enviar la lista de la compra y el mejor horario para recibir a domicilio y con la red de Zero Wasters lo llevan a casa o al trabajo.

Los usuarios de Go Zero Waste app podrán conseguir descuentos en tiendas y servicios al utilizar la aplicación, retos personalizados para alcanzar el objetivo Zero Waste en 1 semana, 1 mes o un 3 meses y puntospor cada residuo no generado que se pueden intercambiar por entradas, productos o promociones de las empresas adheridas a la plataforma.

Más información en: https://es.ulule.com/gozerowaste-app/

Traviesas de ferrocarril fabricadas con plásticos y neumáticos reciclados

La empresa italiana Greenrail, con sede en Milán, fabrica traviesas de ferrocarril duraderos, utilizando una mezcla de residuos plásticos de origen urbano y de neumáticos al final de su vida útil. El próximo objetivo del fabricante será integrar los paneles solares a sus productos.

La empresa milanesa Greenrail, creada en 2012, fabrica traviesas de ferrocarril utilizando plásticos reciclados así como neumáticos fuera de uso para la fabricación de su covertura externa, según recoge en su boletín la Fundación para la Economía Circular.

Los productos Greenrail tienen mejor resistencia a la congelación y descongelación -señalan los responsables de esta empresa-, una vida más larga y reduce la vibración y los niveles de ruido generados por el tráfico ferroviario, en comparación con las traviesas estándar actuales en el sector.

Para un kilómetro de ferrocarril, se utilizan 35 toneladas de materiales reciclados, de los cuales, la mitad son neumáticos y la otra mitad plástico reciclado. La compañía italiana está desarrollando actualmente el programa solar Greenrail, que tiene como objetivo integrar paneles solares pequeños en los travesaños. Esta tecnología podría producir de 30 a 35 megavatios hora (MWh) de electricidad anuales, energía suficiente para alimentar a diez hogares al año, según el director de operaciones de Greenrail, Firas Buní.

Para su desarrollo, Greenrail cuenta con el apoyo financiero del programa marco de la Comisión Europea, Horizonte 2020, y de organizaciones como la Fundación para el Desarrollo Sostenible de Italia y la Fundación Politécnico de Milán.

¡A limpiar el mundo de plásticos!

Este sábado 15 de septiembre con motivo de la campaña A limpiar el mundo (Clean Up the World) van a realizarse limpiezas por todo el mundo para combatir la contaminación por plásticos. Por este motivo desde Amigos de la Tierra está organizando limpiezas reivindicativas a través de sus grupos locales, con el objetivo de limpiar el entorno y llamar la atención sobre la contaminación provocada por los envases plásticos de usar y tirar.

En esta campaña, Amigos de la Tierra pretende dar un paso más y realizar auditorías de marca con el fin de identificar a qué empresas corresponden los diferentes envases que nos encontramos abandonados en nuestro entorno. “Los verdaderos culpables de la contaminación de plásticos en mares, ríos y entornos terrestres son las empresas que ponen en el mercado toneladas de plástico de usar y tirar sin importar sus repercusiones sobre el medio ambiente y la sociedad”, señala la organización.

Esta actividad forma parte de la de la Operación PlasticOff. Una campaña con la que la asociación ecologista pone a disposición de la ciudadanía consejos para reducir el uso de plásticos en el día a día, informar sobre convocatorias de limpiezas reivindicativas y proporcionar información para reclamar a empresas y administraciones que cambien sus políticas para frenar el uso desmedido de plásticos de usar y tirar.

La operación Plastic off pretende reducir el impacto de la contaminación por plásticos y para eso, es necesario cambiar nuestros hábitos y movilizarnos para reclamar cambios en los supermercados y en las políticas de las administraciones.

Algunos consejos de Amigos de la Tierra para empezar a cambiar:

Lleva siempre contigo una bolsa de tela. Además de evitar el uso de una bolsa de plástico, te ahorrarás los 5 céntimos. que cobran por bolsa.

Lleva también tu cantimplora. Podrás rellenarla y saciar tu sed sin necesidad de comprar botellas de plástico.

Elige siempre productos sin plástico, evita las bandejitas y otros envoltorios plásticos. Compra en el mercado de tu barrio, y promueve el comercio local.

Lleva tus bolsitas para la fruta y otras verduras que te obliguen a pesar.

Mejor todavía: apúntate a un grupo de consumo, así además de evitar plásticos, estarás apoyando a proveedores locales y consumiendo productos respetuosos con el medio ambiente y con tu salud.

Rechaza las pajitas, no son necesarias. Y si por cualquier cosa las necesitas, hay alternativas reutilizables. Hasta la propia de plástico te la puedes llevar a tu casa y lavarla.

Antes que comprar bebidas en botellas de plásticos, bricks o latas, opta por las de vidrio. Hazte tus propios zumos, limonada, hazte té helado…

Utiliza vajillas reutilizables, esta es la mejor alternativa, aunque también puedes optar por vajillas de cartón, es una opción menos ecológica porque suelen utilizarse con un fin de usar y tirar, pero siempre serán más respetuosas con el medio ambiente que las plásticas.

Deja de utilizar film o papel de plata. Utiliza tuppers, los podrás reutilizar una y otra vez, si son de vidrio, mejor.

Compra productos a granel.

No compres alimentos congelados o precocinados. Cuece tú mismo varias verduras a la vez en la olla exprés, prepara raciones de legumbres y congélalas.

Si compras pañales, pásate a los de tela. Tendrás que poner varias lavadoras, pero ya tienes que poner unas cuantas… Evita además las toallitas húmedas. Agua y jabón con una esponja cuando estés en casa, es mucho mejor opción para la piel de los bebés, y encima más ecológico.

No utilices las cafeteras de cápsulas desechables, si la tienes, y no quieres deshacerte de ella, tienes que saber que existen capsulas reutilizables.

No uses maquinillas de afeitar desechables.

Prueba alternativas a las compresas y tampones. La copa menstrual o las compresas de algodón son buenas alternativas y además más baratas.

Si fumas, lleva contigo un cenicero portátil y nunca tires las colillas al suelo.

Si estás en un supermercado y no tienes más opción que comprar un producto con plástico, al llegar a caja, saca tu tupper, retira el plástico del producto en cuestión y déjalo en la caja. Cuanta más gente realice este acto reivindicativo más presión para los supermercados.

Pregunta por productos a granel, aunque sepas que no los tienen. Cuanta más gente los demande, mayor será la presión para que exista la oferta.

Pregunta también por envases reutilizables. Sabemos que no existen, pero igual que antes, cuanta más gente los demande, mayor presión habrá para su vuelta al mercado (existían hace menos de dos décadas).

Pide una hoja de reclamaciones y deja claro que no quieres productos envasados en plástico.

Más información sobre la campaña enhttps://www.tierra.org/operacionplasticoff/