Entradas etiquetadas como ‘nieve’

El origen y significado del refrán ‘Año de nieves, año de bienes’

A través de mi cuenta @curiosisimo en la red social TikTok me preguntan sobre el origen y significado del refrán ‘Año de nieves, año de bienes’.

El origen y significado del refrán ‘Año de nieves, año de bienes’

Nuestros antepasados vivieron mayoritariamente de la agricultura y, a falta de muchos de los conocimientos y técnicas que tenemos actualmente, solían guiarse o predecir cómo iba a ser los siguientes meses mediante la meteorología y cómo se comportaba esta.

Dependiendo de si hacía frío o calor, llovía, nevaba o lucía el sol en determinado día o momento del año, les servía como eficaz pronosticador. Conocedores de que todo era cíclico, empezaron a crear pequeñas sentencias (refranes) con las que hacer referencia a cada época y situación.

El hecho de iniciarse el año en época invernal (en el hemisferio norte) provoca que durante las primeras semanas caigan algunas nevadas en diversos lugares y eso (dependiendo de la cantidad de nieve caída) les servía de indicador para predecir cómo serían las siguientes cosechas.

Un año que empezaba nevando, en el mundo rural, era sinónimo de excelentes cosechas (sobre todo de cereales) debido a que gracias a la nieve caída la tierra se mantendría húmeda, hidratada y esponjosa, las malas hierbas morirían y, además, proveería de agua el caudal de los ríos una vez derretida.

De ahí que surgiera entre los campesinos el famoso refrán ‘Año de nieves, año de bienes’.

No se sabe con exactitud el momento en el que surgió (algo muy común con la inmensa mayoría de refranes, ya que se originaban directamente entre el pueblo y no como un hecho histórico concreto) pero sí que se tiene conocimiento de su uso y existencia en el siglo XVII.

Incluso existe una variante de este refrán, que ya aparece recogida en el ‘Vocabulario de refranes y frases proverbiales’ de Gonzalo Correas (publicado en 1627) que decía ‘Año de nieves, años de mieses’. Las ‘mieses’ a las que hace referencia es el nombre que reciben los terrenos en los que se cultivan cereales y también el tiempo de la siega y cosecha de granos (mies).

También cabe destacar que ese tipo de refranes (y en concreto éste) no es exclusivo del castellano, pudiéndonos encontrar que en otros idiomas tiene sus correspondientes variantes: ‘Any de neu, any de Déu’ (Año de nieve, año de Dios; catalán), ‘Hiver froid, bonne moisson’ (Invierno frío, buena cosecha; francés), ‘Ano de nevadas, ano de fornadas’ (Año de nevadas, año de hornadas; gallego), ‘Ano de nevão, ano de pão’ (Año de nevadas, año de pan; portugués) o ‘A snow year, a rich year’ (Un año de nieves, un año rico; inglés), entre otros ejemplos.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Por qué al frigorífico también se le llama ‘nevera’?

A través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) recibo un mensaje en el que Montse me pregunta por qué el frigorífico también se conoce como nevera.

¿Por qué al frigorífico también se le llama ‘nevera’?

De hecho, el término ‘nevera’ (en relación al electrodoméstico que sirve para conservar, enfriar y mantener refrigerados los alimentos y bebidas) es anterior al de ‘frigorífico’ o ‘refrigerador’.

Lo que hoy en día conocemos como un aparato eléctrico que sirve para enfriar, encontramos que fue inventado durante el segundo cuarto del siglo XIX y bautizado como ‘refrigerator’ (refrigerador), pero mucho antes de eso ya se habían encontrado otros modos de mantener fríos los alimentos y era a través de la nieve y no del hielo (la máquina para fabricar hielo no fue inventada hasta 1834).

Anteriormente lo que se hacía era ir a coger bloques de nieve a la montaña y meterlos en cuevas u otros habitáculos (e incluso cajas) que se convertían en improvisadas neveras, ya que la etimología de ese término es el latín ‘nivarius’, cuyo significado literal es ‘lleno de nieve’.

Así pues, una nevera era un lugar/cubículo, que había sido llenado de nieve. Y es que, antes de existir los refrigeradores eléctricos, existía una especie de armarios e incluso habitaciones (despensas), en algunos hogares, que estaban aislados y en el que se colocaban los bloques de nieve compacta (que solía durar largo tiempo) para conservar los alimentos.

De ahí que, una vez inventado los frigoríficos, el término nevera ya era popular entre la población y se mantuvo dicho nombre para estos electrodomésticos.

También cabe destacar que aquellos profesionales que se encargaban de subir a la montaña y bajar los bloques de nieve recibían el apelativo de ‘neveros’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixnio

¿Por qué cuando nieva se echa sal en las aceras y carreteras?

¿Por qué cuando nieva se echa sal en las aceras y carreteras?

Aquellos lugares que son más previsores echan la sal con antelación a una nevada (sobre todo en las poblaciones donde nieva con frecuencia). Pero cuando la nieve pilla por sorpresa tras la llegada de un temporal de frío, es muy común ver a empleados municipales y operarios que se dedican a esparcir palas de sal por las aceras y carreteras.

El hecho de que se eche antes es para evitar que la nieve que ha de caer cuaje en el suelo, convirtiéndose en líquido tal y como entra en contacto con la sal.

Pero si la nieve pilla por sorpresa y se echa a posteriori  también es un buen remedio y ayuda a que el hielo se derrite más rápidamente, ya que la sal (cloruro de sodio) al mezclarse con el hielo/nieve provoca que se descongele a mayor velocidad y lo mantiene en estado líquido a temperaturas más bajas, no congelándose hasta alcanzar una temperatura de -21ºC, mientras que el punto de congelación del agua (sola) es a los 0ºC.

 

Lee y descubre en este blog más posts con curiosidades de ciencia

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Sabías que no existen dos copos de nieve iguales?

¿Sabías que no existen dos copos de nieve iguales?

¿Sabías que no existen dos copos de nieve iguales?Según Kenneth G. Libbrecht, profesor de Física en Caltech (Instituto de Tecnología de California), se puede afirmar que no existen dos copos o cristales de nieve iguales, dadas las altas tasas de improbabilidad que existen de que esto pueda ser así.

Se calcula que cada invierno cae un cuatrillón (septillón anglosajón) de copos de nieve. Es decir: 1.000.000.000.000.000.000.000.000 copos.

 

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2)

¿Por qué en verano graniza, pero no nieva?

Suele ser porque la temperatura del suelo es mayor y favorece la formación de nubes de desarrollo vertical.

En ellas, el contraste de temperatura entre la base y la cima es muy intenso, y se forman corrientes ascendentes muy veloces en su interior.

De esta forma, el vapor de agua pasa directamente a estado sólido (sublimación) y forma el granizo.

La nieve aparece cuando el contraste es mucho menor.

 

Fuente Revista Quo