Entradas etiquetadas como ‘refrigerador’

¿Por qué al frigorífico también se le llama ‘nevera’?

A través del perfil en Instagram de este blog (@yaestaellistoquetodolosabe2) recibo un mensaje en el que Montse me pregunta por qué el frigorífico también se conoce como nevera.

¿Por qué al frigorífico también se le llama ‘nevera’?

De hecho, el término ‘nevera’ (en relación al electrodoméstico que sirve para conservar, enfriar y mantener refrigerados los alimentos y bebidas) es anterior al de ‘frigorífico’ o ‘refrigerador’.

Lo que hoy en día conocemos como un aparato eléctrico que sirve para enfriar, encontramos que fue inventado durante el segundo cuarto del siglo XIX y bautizado como ‘refrigerator’ (refrigerador), pero mucho antes de eso ya se habían encontrado otros modos de mantener fríos los alimentos y era a través de la nieve y no del hielo (la máquina para fabricar hielo no fue inventada hasta 1834).

Anteriormente lo que se hacía era ir a coger bloques de nieve a la montaña y meterlos en cuevas u otros habitáculos (e incluso cajas) que se convertían en improvisadas neveras, ya que la etimología de ese término es el latín ‘nivarius’, cuyo significado literal es ‘lleno de nieve’.

Así pues, una nevera era un lugar/cubículo, que había sido llenado de nieve. Y es que, antes de existir los refrigeradores eléctricos, existía una especie de armarios e incluso habitaciones (despensas), en algunos hogares, que estaban aislados y en el que se colocaban los bloques de nieve compacta (que solía durar largo tiempo) para conservar los alimentos.

De ahí que, una vez inventado los frigoríficos, el término nevera ya era popular entre la población y se mantuvo dicho nombre para estos electrodomésticos.

También cabe destacar que aquellos profesionales que se encargaban de subir a la montaña y bajar los bloques de nieve recibían el apelativo de ‘neveros’.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixnio

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Debo de reconocer que otra de mis aficiones, aparte de coleccionar todo tipo de datos y anécdotas curiosas, es cocinar. Así pues, cada vez que tengo ocasión además de ponerme delante de los fogones me pongo a buscar curiosidades y trucos que estén relacionados con este hobby.

En el post de hoy os traigo un puñado de curiosos y útiles trucos que, a todos aquellos y aquellas que os guste la cocina, os será de mucha utilidad.

 

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Imagen libre vía Wikimedia commons

Limones y naranjas más duraderos y con más jugo:

Cuando necesites el zumo de un limón, mételo unos pocos segundos en el microondas (no más de 10 segundos) y será mucho más fácil de exprimir (este truco también va fenomenal hacerlo con las naranjas).

A veces tan solo necesitamos unas gotas de zumo de un limón (o naranja) para añadírselo a un aliño o receta, por lo que cortar por la mitad este cítrico hará que se seque antes si no lo utilizamos en breve.

Un truco para conseguir esas gotas que nos hacen falta sin tener que cortar por la mitad es haciendo un agujero con un alfiler en cada extremo de la fruta y apretar. Saldrá la cantidad de jugo que necesitamos.

En caso de que tengamos que cortar por la mitad porque lo que necesitamos es un luquete (rodaja), se conservará más tiempo si lo colocamos boca abajo en un platito y lo cubrimos con un vaso.

 

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Imagen libre vía www.kjokkenutstyr.net

Evitar que se oxiden las manzanas y los aguacates:

Tanto las manzanas como los aguacates son dos frutas que se oxidan (obscurecen) tras ser cortadas y permanecer un tiempo expuestas al oxígeno (el causante de que se oxiden).

Un truco para evitar la oxidación es echándoles unas gotas de limón y envolviendo cada pieza en film plástico trasparente.

Para la manzana funciona muy bien el sumergirla durante cinco minutos en agua fría a la que le hemos añadido un chorro de zumo de limón.

 

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Imagen libre vía publicdomainpictures

Cortar el queso perfectamente:

A veces cuando cortamos el queso éste se rompe en trocitos y no nos queda el corte como queremos.

Un truco para que la locha salga perfecta es untando el cuchillo (que debe estar bien afilado) con unas gotitas de aceite por ambos lado, lo que hará que se deslice a la hora de cortar y no se rompa.

 

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Imagen libre vía Wikimedia commons

Conservar el jamón:

Existe la costumbre de cubrir una pata de jamón con un paño/ de cocina, algo que los expertos jamoneros desaconsejan por dos motivos: el primero porque el trapo va a absorber la grasa del jamón, por lo que éste se quedará seco mucho antes, además de transmitirle olores del propio paño. También desaconsejan colocar la propia grasa sobre el corte.

El tiempo que se nos conservará el jamón en óptimas condiciones depende de muchos factores (entre ellos la temperatura y humedad del lugar donde se guarde y la calidad de la pieza), pero un eficaz método de conservación es cubriéndolo con film plástico trasparente.

 

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Imagen libre vía pixabay

Prolongar la conservación de los ajos:

Tenemos el convencimiento que el frigorífico es el lugar en el que mejor se nos conservaran los alimentos, pero esto no es así en todos los casos, existiendo unos cuantos a los que le sienta mucho mejor estar fuera, alargándose así su tiempo de conservación.

Es el caso de los ajos es ideal guardarlos en un lugar seco, fresco y ventilado (si es la cabeza entera conservar el tallo), de este modo podríamos conservarlos hasta medio año. Por el contrario si los metemos en la nevera la humedad de ésta hará que se estropee mucho antes, además de favorecer que salga moho.

 

Media docena de curiosos y útiles trucos de cocina

Imagen libre vía Wikimedia commons

Pelar calabaza fácilmente:

La piel de calabaza es de las más duras que hay, siendo muy complicado el poder cortar y pelar a la hora que ir a cocinarla.

Un truco infalible para pelarla fácilmente es pinchando la calabaza con un tenedor por unos cuantos lados y metiéndola en el microondas entre dos y tres minutos (dependiendo del tamaño del vegetal).

Una vez pasado este tiempo la dejas enfriar y podrás pelarla sin complicación alguna pasándole un pelador (como el que se usa para pelar las patatas).

 

 

Te puede interesar leer:

 

 

Fuentes de consulta: Abantal Restaurante / Blog Trucos Caseros / La Gulateca
Fuente de las imágenes: Wikimedia commons / Wikimedia commons (https://www.kjokkenutstyr.net) / publicdomainpictures / Wikimedia commons / pixabay / Wikimedia commons

El origen de la máquina de hacer hielo

Antiguamente se conseguía mantener en frío los alimentos y la bebida con hielo de las montañas envuelto en paja. Se le adjudica a William Cullen, de la Universidad de Glasgow, que en 1748 hiciese la primera demostración de refrigeración artificial. Fue en 1834, cuando el norteamericano, Jacob Perkins, dejó estupefacto al mundo entero patentando una máquina de hacer hielo. Esto fue el antecesor de las neveras que hoy en día podemos disfrutar en todos nuestros hogares, la máquina que inventó fabricaba frío con el calor de sus fricciones.

El Papa Gregorio XVI al enterarse del invento de Perkins comentó:

“Ya saben fabricar hielo… eso es meterse en el terreno de Dios. Ahora van a llevar su irreverencia blasfema hasta el extremo de fabricar sangre”

Jacob Perkins fue el patriarca de cuatro generaciones de Ingenieros que a lo largo de la historia llegaron a patentar centenares de proyectos relacionados con la refrigeración, ventilación y calefacción.

 

Más información sobre la familia Perkins AQUÍ (en ingles)

 

(Fuentes y más información: The Perkins Family / inventors.about.com )