Entradas etiquetadas como ‘naútica’

El curioso origen del término ‘calma’

Se conoce como ‘calma’ a un estado o momento de quietud, paz y sosiego, pero, curiosamente, este término deriva etimológicamente de algo que nada tenía que ver con su actual definición: el calor sofocante o bochorno que hace en los días de verano.

El curioso origen del término ‘calma’

El vocablo llegó al castellano (está documentado hacia mediados del siglo XIII) desde el latín ‘cauma’ y a este desde el griego ‘kaûma’ (καῦμα) cuyo significado era ‘quemadura’ y/o ‘que está quemando’ (tras la unión de ‘kaio’,  quemar, y el sufijo ‘-ma’, utilizado para indicar el resultado de una acción).

Lo curioso es que el término ‘calma’ nos llegó a través de la náutica, como clara referencia a aquellos días de calor en los que el mar estaba tranquilo a causa de la falta de viento. Ese estado de tranquilidad fue lo que hizo que dicho vocablo acabase siendo utilizado como sinónimo de tranquilidad, paz, quietud, reposo, sosiego, placidez o apacibilidad. De ahí nace también expresiones tan comunes como ‘estar el mar en calma’ o ‘calma chicha’ (esta última, según el Diccionario de la RAE, significa: ‘Especialmente en la mar, completa quietud del aire’).

Como nota curiosa, indicar que aquellos remedios medicinales (ungüentos, pomadas…) que servían para apaciguar y rebajar el dolor que se sentía tras una quemadura, recibieron el nombre de ‘calmante’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: maxpixel

¿Cuál es el origen de la expresión ‘tela marinera’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘tela marinera’?

Suele utilizarse la expresión ‘tela marinera’ para expresar la importancia, dificultad, abundancia e incluso lo muy costoso que puede ser algo: ‘te va a costar conseguirlo tela marinera’, ‘la cosa tiene tela marinera’, ‘el tío ese tiene tela marinera’

El origen de dicha locución surge de los ambientes marineros y hace referencia al tejido utilizado para la confección de las velas de los barcos: mucha tela, costosas de hacer y de caro precio.

En los tiempos en los que los grandes navíos llevaban un buen puñado de velas era necesario utilizar centenares de metros de tela. Si además de la cantidad necesaria de tela para vestir los mástiles tenemos en cuenta que no se trataba de un material corriente (el cual tenía un cuantioso coste), pues debía tener una gran resistencia para aguantar las fuertes embestidas del viento y ese tejido tenía la dificultad añadida de que era muy complicado para ser cosido (en un tiempo que  no existían las máquinas de coser y se realizaba ese trabajo manualmente), podremos encontrar el cómo y porqué surgió la expresión ‘tela marinera’ y el sentido que se le dio.

Post realizado a raíz de una petición que me hizo a través de twitter @madrereciente y a la que se sumó .

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons