BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Entradas etiquetadas como ‘Javier Rada’

¿Por qué grita ‘El Grito’ de Munch?

¿Por qué grita El Grito de Munch? ¿Qué expresará esa cara desencajada, dolorida, atávica…?

Edvard Munch, maestro expresionista, tuvo una vida de perros. Peor que eso, porque los perros gozan de cierta inocencia: bostezan bajo el sol en invierno, cagan a la sombra en verano, muerden enemigos, huelen culos, esperan que el dueño recoja su mierda.

Nada de eso tuvo Munch. Un padre obsesivo y estricto. Maltratos bañados en agua ardiente. La muerte prematura de madre y hermana por tuberculosis. El necesario universo femenino que se colapsa bajo el dominio fálico de Saturno.

Depresión. Alcoholismo. El ingreso posterior en el club de los buenos manicomios, donde lobotomía suena a banda de jazz… La pintura como acto único de redención.

Razones suficientes para gritar, ¿no te parece?

El Grito de Edvard Munch. Wikimedia Commons.

El Grito de Edvard Munch. Wikimedia Commons.

Lee el resto de la entrada »

Los secuestradores exigen un rescate: mi animal de poder

Indios y niños. Los no contactados y los que no superan los cinco años. Solo ellos pueden ser felices. El resto perdimos a nuestro animal de poder.

Imagina que tu cabeza fuera una selva. Que las fuerzas psíquicas que te componen, conscientes e inconscientes, son animales o personas. Los pensamientos, ideas, pulsiones, cobran vida independiente. Braman. Rugen. Zumban. Aúllan en tu mente.

Así ocurre durante un brote psicótico. No te asustes. Puedes imaginarlo sin perder el control. Estás en la selva

A veces yo también personalizo mis pensamientos, o las fuerzas psíquicas que azuzan, como abejitas borrachas de azúcar, mi conciencia. Es una psicosis controlada que uso para entenderme mejor.

A determinados patrones, capacidades, o líneas de pensamiento, las relaciono con un animal de poder. Mi curiosidad creativa, por ejemplo, sería una urraca que grazna palíndromos.

Urraca. Benutzer123. Wikimedia Commons.

Urraca. Benutzer123. Wikimedia Commons.

A veces recibo el mensaje de la parte opuesta, las fuerzas oscuras que me gobiernan. Los llamo “Los secuestradores”.

Tenemos secuestrado a tu ser íntimo. Entréganos a tu animal poder.

El animal es la forma de pago que exigen a cambio de mi presunta libertad. Una transacción con mi parte oscura. No es buen negocio.

Mata a tu urraca y serás un hombre de éxito.

Los secuestradores son unos tipos siniestros que viven en la mente profunda, disfrazados de cultura, ley y razón. Son colonizadores que llegaron tiempo atrás a mi selva, que entonces era un vergel, y yo tendría dos o tres años.

El que más me acojona se llama “Duda”. Tiene pinta de escolar, de buen tipo, contable, quizás; contrasta con la imagen de sus compinches, “Negación” y “Furia”, que van llenos de cicatrices y pueden jurar en ruso. “EL-MIEDO-QUE-TRANSMITEN-LOS-PADRES” es el más siniestro de todos. Lee el resto de la entrada »

Te pusieron un nombre indio al nacer

A ti te pusieron un nombre indio al nacer. No lo dijiste en la escuela, estará olvidado. No tuvo su origen en tus padres o el cura. Viene del cielo por derecho salvaje. Un don de enredaderas, bautismo de aves, que pían tu nombre antes que lo profane un nuevo “José”.

Tu madre y abuela tampoco recuerdan esta filiación indígena.

No es su culpa. A este proceso lo llamaron asimilación cultural. Consiste en llenarte la cabeza de muebles para erradicar a los pájaros bautismales. Prueba de ello es que cuando un ave cruza los cielos pocas veces sabrás entonar su verdadero título y, por las leyes sagradas de la reciprocidad, ella tampoco responderá al tuyo.

Como ves les ocurrió a muchos otros antes que a ti, es una epidemia que cabalga sobre los siglos. Tiene un comportamiento vírico similar al del lenguaje, su vector principal: palabras que aparecen en la selva como mosquitos de una educación siniestra, que divide, separa, junta en la masa y así vence; picaduras de una mosca del olvido que te enferman hasta la desmemoria ancestral.

Lee el resto de la entrada »

Nueva etapa en el blog

Foto: © Jose Ángel González

Foto: © Jose Ángel González

Helena y Jose Ángel se han tomado un respiro, merecido descanso tras cinco años ejerciendo los mandos de este blog. Los veo como unos Bonnie y Clyde exhaustos de disparar letras y otras visiones sobre curiosidades, bitácoras, exposiciones, artefactos, escenas… Rebuscando, alegan. Recolectores sagaces, miembros de una tribu sensible que no merece extinguirse, siempre los imaginé juntos, pasándose retos, tags y palabras alquímicas, aullando alertas, apretujados en su habitación luminosa del exilio berlinés, bajo el susurro de los córvidos inteligentes y el lamento de un gato insomne que nunca aprenderá a volar, buscando el disparo con el que enfocar vuestra mirada con esos destellos, reflejos y fulgores que el arte proyecta. Miles de entradas, gráficos, fotos. Son sus huellas en el pequeño museo que compartieron, un territorio de caza en el que han sabido encontrar presas de calidad que sacrificar ante vuestros ojos.

Hoy me toca presentarme aquí por una llamada que fue rápida y entonces no entendí bien. ¿Qué te parece llevar el blog de Trasdós durante unos meses? Trasdós viene del latín, y conjuga exterior y dorso. Salirse del dorso. Concepto relacionado con las bóvedas, arcos, muros y la aeronáutica. Supongo que se trata de superar el dique, girar por el arco, y volar hacia algún rincón secreto… Si os soy sincero, no sé a dónde. Durante estos meses escribiré aquí, es lo pactado, el reto.

Lee el resto de la entrada »