Entradas etiquetadas como ‘Helena Celdrán’

Final, bye-bye, adiós: la muerte de este blog

Este blog se convertirá en fósil desde hoy mismo. Cuando haya pulsado el punto final se petrificará y caerá al fondo del anonimato. El último pálpito brillará en la pestaña azul de “publicar” y se acabó.

Fósil. Wikimedia Commons.

Fósil. Wikimedia Commons.

Llegó su fin y fue a través de una llamada, esa comunicación que no esperas y que transmite el mensaje fúnebre: tenemos que reducir los blogs, y sonó el tuyo en la mesa de los desahucios.

Así, sencillo, aséptico. Un buen corte, nada de sangre.

Entonces, no sé por qué, pensé en los dinosaurios, que sabían tan poco como yo de las leyes que rigen los recortes económicos, y en los fósiles y los barcos de pescadores de historias hundidos en el Triángulo de las Bermudas de Internet (la web está llena de fantasmas).

Trasdós empezará a aullar desde el fondo abisal, me dije.

Pensé que cada entrada había sido como una especie de trilobite que salía a respirar con dificultad en la superficie siempre revuelta por la actualidad; a partir de hoy, mis bichos ya sin portada, seres del diluvio de la información, no lo harán más en 20 minutos (periódico al que he estado vinculado desde casi su fundación).

Quedarán sumergidos bajo las palabras de otros. Conocerán la web oscura, que llaman deep web, zona remota donde la gente se mueve tapando sus huellas en el fango. Pobrecillos, allí solitos entre rufianes, sicarios y traficantes.

Me gustaría recordar que este fósil llamado Trasdós ha sido el trabajo principal de Jose Ángel González y Helena Celdrán.

Fueron los creadores, quienes lo mimaron y le dieron su fuerza. Ellos unieron sus pulmones, ojos, garras y aletas. Fueron sus dioses, los padres de un Golem que nació mediante una sílaba mágica. Creo que deberían sentirse orgullosos por ello. Hicieron un gran trabajo.

Yo solo aparecí al final, un año y medio atrás, en este planeta que definieron como “un cajón de sastre de curiosidades artísticas”.

Llegué como un paracaidista. Ha tenido su práctica samurái. En muchos de los textos intenté dar lo mejor de mí. Pocas veces estuve contento con el resultado, pero tenía que publicar, me liaba yo solito.

Solo espero, como reza mi presentación, que lo hayáis pasado bien con algunos de ellos.

Hasta siempre.

PD:

Os dejo los enlaces de algunos de los escritos que aporté durante esta etapa: aunque imperfectos, son los que a mí me gustan.

Sed felices, abrazaros al máximo, jugad como lo hacen las marmotas bajo el sol de invierno, poco más vale la pena.

Agradecido a quienes nos leyeron.

Javier Rada

 

El cuento más triste con las palabras más singulares del mundo

Te pusieron un nombre indio al nacer

Cuando los chalecos amarillos incendiaron la autopista de Cortázar

Los tatuajes que protegen a las mujeres

Por qué grita el Grito de Munch

La verdad es un tía desnuda y está cabreada

El arte de vivir en un campo de concentración

Dobles fantasmales

Mundos fake

Un alfabeto de árboles

Martín Vicente, el verdadero artista

Los vampiros existen

Retrato de Hiroshima

Facebook inventa una nuevo perversión sexual: la venusfilia

Confesiones de un ladrón de libretas

Rap clandestino para convencer a los jóvenes que no crucen el Estrecho

Viaje al Japón abisal de Issui Enomoto

La más bonita de todas las banderas

La montaña mágica está Huesca

El Palacio ideal de un cartero ‘idiota’

 

Nueva etapa en el blog

Foto: © Jose Ángel González

Foto: © Jose Ángel González

Helena y Jose Ángel se han tomado un respiro, merecido descanso tras cinco años ejerciendo los mandos de este blog. Los veo como unos Bonnie y Clyde exhaustos de disparar letras y otras visiones sobre curiosidades, bitácoras, exposiciones, artefactos, escenas… Rebuscando, alegan. Recolectores sagaces, miembros de una tribu sensible que no merece extinguirse, siempre los imaginé juntos, pasándose retos, tags y palabras alquímicas, aullando alertas, apretujados en su habitación luminosa del exilio berlinés, bajo el susurro de los córvidos inteligentes y el lamento de un gato insomne que nunca aprenderá a volar, buscando el disparo con el que enfocar vuestra mirada con esos destellos, reflejos y fulgores que el arte proyecta. Miles de entradas, gráficos, fotos. Son sus huellas en el pequeño museo que compartieron, un territorio de caza en el que han sabido encontrar presas de calidad que sacrificar ante vuestros ojos.

Hoy me toca presentarme aquí por una llamada que fue rápida y entonces no entendí bien. ¿Qué te parece llevar el blog de Trasdós durante unos meses? Trasdós viene del latín, y conjuga exterior y dorso. Salirse del dorso. Concepto relacionado con las bóvedas, arcos, muros y la aeronáutica. Supongo que se trata de superar el dique, girar por el arco, y volar hacia algún rincón secreto… Si os soy sincero, no sé a dónde. Durante estos meses escribiré aquí, es lo pactado, el reto.

Lee el resto de la entrada »