Archivo de la categoría ‘Baile’

Final, bye-bye, adiós: la muerte de este blog

Este blog se convertirá en fósil desde hoy mismo. Cuando haya pulsado el punto final se petrificará y caerá al fondo del anonimato. El último pálpito brillará en la pestaña azul de “publicar” y se acabó.

Fósil. Wikimedia Commons.

Fósil. Wikimedia Commons.

Llegó su fin y fue a través de una llamada, esa comunicación que no esperas y que transmite el mensaje fúnebre: tenemos que reducir los blogs, y sonó el tuyo en la mesa de los desahucios.

Así, sencillo, aséptico. Un buen corte, nada de sangre.

Entonces, no sé por qué, pensé en los dinosaurios, que sabían tan poco como yo de las leyes que rigen los recortes económicos, y en los fósiles y los barcos de pescadores de historias hundidos en el Triángulo de las Bermudas de Internet (la web está llena de fantasmas).

Trasdós empezará a aullar desde el fondo abisal, me dije.

Pensé que cada entrada había sido como una especie de trilobite que salía a respirar con dificultad en la superficie siempre revuelta por la actualidad; a partir de hoy, mis bichos ya sin portada, seres del diluvio de la información, no lo harán más en 20 minutos (periódico al que he estado vinculado desde casi su fundación).

Quedarán sumergidos bajo las palabras de otros. Conocerán la web oscura, que llaman deep web, zona remota donde la gente se mueve tapando sus huellas en el fango. Pobrecillos, allí solitos entre rufianes, sicarios y traficantes.

Me gustaría recordar que este fósil llamado Trasdós ha sido el trabajo principal de Jose Ángel González y Helena Celdrán.

Fueron los creadores, quienes lo mimaron y le dieron su fuerza. Ellos unieron sus pulmones, ojos, garras y aletas. Fueron sus dioses, los padres de un Golem que nació mediante una sílaba mágica. Creo que deberían sentirse orgullosos por ello. Hicieron un gran trabajo.

Yo solo aparecí al final, un año y medio atrás, en este planeta que definieron como “un cajón de sastre de curiosidades artísticas”.

Llegué como un paracaidista. Ha tenido su práctica samurái. En muchos de los textos intenté dar lo mejor de mí. Pocas veces estuve contento con el resultado, pero tenía que publicar, me liaba yo solito.

Solo espero, como reza mi presentación, que lo hayáis pasado bien con algunos de ellos.

Hasta siempre.

PD:

Os dejo los enlaces de algunos de los escritos que aporté durante esta etapa: aunque imperfectos, son los que a mí me gustan.

Sed felices, abrazaros al máximo, jugad como lo hacen las marmotas bajo el sol de invierno, poco más vale la pena.

Agradecido a quienes nos leyeron.

Javier Rada

 

El cuento más triste con las palabras más singulares del mundo

Te pusieron un nombre indio al nacer

Cuando los chalecos amarillos incendiaron la autopista de Cortázar

Los tatuajes que protegen a las mujeres

Por qué grita el Grito de Munch

La verdad es un tía desnuda y está cabreada

El arte de vivir en un campo de concentración

Dobles fantasmales

Mundos fake

Un alfabeto de árboles

Martín Vicente, el verdadero artista

Los vampiros existen

Retrato de Hiroshima

Facebook inventa una nuevo perversión sexual: la venusfilia

Confesiones de un ladrón de libretas

Rap clandestino para convencer a los jóvenes que no crucen el Estrecho

Viaje al Japón abisal de Issui Enomoto

La más bonita de todas las banderas

La montaña mágica está Huesca

El Palacio ideal de un cartero ‘idiota’

 

Cuando los palestinos bailan tecno bajo las bombas

Palestina rezuma caos mediático, ruido de sables. Si desde aquí queremos formarnos una idea de ese paisaje, el conflicto usa su trazo gordo en la pintura mental. Es el aliento de la guerra que pinta de negro y gris los muros. Hacen del paisaje un coágulo que obstruye la vida.

No obstante, Palestina tiene otros colores y más formas de ser pintada. Tiene otras bombas. Hay en Palestina escenarios desconocidos. En el territorio ocupado también vibra la música y el baile. Es el escenario de pequeños actos de resistencia alegre, que bien podrían servir de ejemplo para aquella frase que en su día expresó el judío en el campo de concentración: ¡Qué bonito podría ser el mundo!

En los vídeos que transmite en vivo la plataforma de música Boiler Room podemos asistir como espectadores desconcertados a estos resistentes palestinos. Jóvenes que a pesar de vivir en una de las regiones más difíciles del planeta bailan, producen música, pinchan, sonríen.

 

Lee el resto de la entrada »

Son abejas artistas y tienen un mensaje para ti

En el taller de Aganetha Dyck vuelan las artistas invitadas, cual arquitectas callejeras de una república dulce. Son creativas y eusociales. Antófilas (del griego, “que aman las flores”). Matemáticas intrépidas. Poetisas obreras que trabajan sobre una estructura vibrante: construyen miles de pisos que huelen a propóleo y saben a miel.

En el arte de esta escultora canadiense de 81 años las “artistas invitadas” son abejas.

 

 

Pequeños seres que baten sus alas 200 veces por segundo. Insectos capaces de dedicar su corta existencia -unos 85 días de vuelo rasante- a su comunidad, pasando por distintos oficios que jadean dignidad, siendo recolectoras del preciado polen, limpiadoras de celdas, cocineras del néctar, exploradoras campestres, cuidadoras de larvas o infatigables guerreras. Animales que son una metáfora viviente que zumba en nuestros oídos:

“Todas formamos parte de esta colmena. Dejémonos de estupideces”.

Este es el mensaje de la abeja obrera para ti, un insecto que no dudará en decapitar a su reina si no cumple con la comunidad.

Aganetha hace la propuesta: una escultura de cerámica, por ejemplo. Abandona luego este elemento al genio de las abejas en apiarios especialmente diseñados para este propósito, su taller.

Así nace una colaboración creativa entre las distintas especies.

 

Las abejas construyen las colmenas guiadas por el instinto, la sabiduría genética, el arte sin nombre, la fuerza vital. Lo hacen en esa figura de cerámica, un zapato o un casco de rugby. Los elementos se conjugan para crear un espectáculo de singular belleza. Es un mensaje poético, geométrico e irracional, unido al símbolo de una humanidad doméstica.

Lee el resto de la entrada »

Descorriendo la cortina

¿Delante o detrás de la cortina?

Helena Celdrán y Ánxel Grove

¿Por qué Trasdós? ¿Qué es Trasdós?

Quizá nuestro autorretrato ayude a explicarlo: ¿dónde está el punctum, delante o detrás de la imagen?, ¿mejor descorrer la cortina o dejarla cerrada?, ¿qué miramos cuando queremos ver?…

Es difícil responder: casi siempre deseamos acceder a lo que hay detrás, lo que se esconde en el trasfondo, esa cueva de Alí Babá.

Pero también, acaso porque los tiempos son dados a la cosecha de información, queremos los datos, la referencia, los antecedentes, la circunstancia.

Al mismo tiempo, curiosos y eficaces.  Asomarse tras la cortina y volver al mundo, sorprendidos y un poco más felices.

A veces, quedarse tras la cortina y no regresar en un buen rato.

Empezamos hoy con esta bitácora, complementaria del canal Aparte, que también estrenamos hoy en 20minutos.es.

En el canal hablaremos de literatura, pintura, fotografía, mixed media, vídeo y otros bellos brotes de la creación.

En Trasdós nos permiteremos ser caprichosos al cien por cien. Nos gustaría practicar la la ambivalencia: “periodistas y recolectores”, como dice nuestro perfil. Entrar en los cajones secretos, revolverlos, juguetear y salir con un pequeño tesoro para compartir.

Trasdós tendrá una cadencia más o menos estricta -no es posible ser riguroso cuando bailas, a veces conviene improvisar el paso-.

La idea es que el blog cuente con cinco actualizaciones, una al día, de lunes a viernes. Cada entrada pertenecerá a una de nuestras cinco categorías.

Esta es la cadencia del vals:

Top secret (lunes):
Libros, discos, películas… de culto. Grandes obras olvidadas o abducidas por los tiempos y la mercadotecnia. Lo necesario aunque poco conocido.

Obsesiones (martes):
Fetichismo visual. La atracción por el arte, el diseño, la fotografía…, relacionada siempre con un fetiche, una fijación, una obsesión, ya sean pies, ojos, máquinas de escribir, felinos o trenes. También habrá lugar para galerías de inventos e innovaciones de creadores con afán de adornar o sorprender.

Cotilleando a… (miércoles):
Los pequeños secretos de los grandes artistas. Cada entrega será un ¿sabías que…? íntimo. Descubriremos manías, anécdotas, citas, peculiaridades, filias y fobias de una gran figura.

Xpo (jueves):
En el e-mundo todos llevamos en el bolsillo una potencial cámara de fotos, pero, de manera paradójica, hay cada vez menos buenas fotos, aquellas que conmueven, remueven, dicen algo… La sección va de eso: fotos no sólo espectaculares, sino punzantes.

Artefactos (viernes):
Arte no canónico. Llamativo por los motivos, la materia prima, el resultado…

Porque bailar en soledad no es bailar, toda intervención será bienvenida. En forma de comentario o correo electrónico, participen ustedes de la fiesta.

Top secret
Libros, discos, películas… de culto. Grandes obras olvidadas o abducidas por los tiempos y la mercadotecnia. Lo necesario aunque poco conocido.

Xpo