BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Archivo de la categoría ‘Top secret’

Insectos imaginarios que se parecen a los personajes de Star Wars

Piensa en la evolución. En la mutación. En el poder de la casualidad para perpetuar a las especies. En el azar que un día transforma a un insecto. Un accidente que moldea los rasgos y los colores y produce una ilusión en los ojos. Azul y blanco. Cuerpo abombado… Por el capricho de una evolución convergente el escarabajo acaba pareciéndose a R2-D2, el robot de la saga Star Wars. Está de suerte.

Los humanos, al sentir esta pareidolia, un error de percepción, no lo matarían, lo admirarían o incluso criarían. “¡Qué bonito, se parece al robot de la peli!”. En unos años esta especie de escarabajo mutante ganaría a sus congéneres. Tendríamos una raza victoriosa, el Roboduobus Deoduobus. Los escarabajos negros, feos y apenas cinematográficos, terminarían chafados, cucarachas bajo las suelas.

Este es el ganador…

'Roboduobus Deoduobus' Limited Edition Print. Available at richard-wilkinson.com/shop

A post shared by Richard Wilkinson (@richardwilkinsonart) on

Piensa en el juego creativo. En usar las ideas como si fueran alas de mosca, patas de tinta, antenas galácticas. En crear insectos que se mimetizan cual iconos de la cultura popular. A eso se dedica el ilustrador Richard Wilkinson: inventa ese insecto que nos recuerda a alguien… Un insecto imaginario que se parece a un personaje imaginado.

Lee el resto de la entrada »

Las increíbles esculturas de arena de Guy-Olivier Deveau

“Castillo de arena” es un concepto errático, ambiguo. Está en él la idea de fortaleza representada por el castillo, pero lleva consigo la caída inherente, la tierra que será destruida por el viento, el azote del mar o la estupidez del viandante.

Evoca la idea de críos mojados en barro. Una construcción que espera la marea alta. No aspira a la eternidad del arte. Casi nada…

Pero Guy-Olivier Deveau hace más que eso. Convierte la playa en un planeta lejano. Levanta figuras capaces de rendir culto a los dioses marinos de Lovecraft. Este escultor canadiense, nacido en Quebec, levantan tótems de arena, construcciones dignas de unos alienígenas que exigen ser adorados bajo pena de muerte: el paseante que se atreva a patearlas regresará a casa temiendo la maldición que le lancen desde el rincón más oscuro del cosmos, donde moran los devoradores de idiotas, fustigadores de los Anunnakis.

Trabaja la arena, la madera y el hielo. Ha ganado premios por medio mundo inspirado en el trabajo de los nigromantes del arte, como H.R. Giger (el padre estético de Alien). La arena toma en sus manos un aspecto ancestral y surreal que maravilla. La orilla puede convertirse en una pesadilla antropomorfa, en un gigante dramático, o solo en un guiño, un entretenimiento de críos que juegan a ser ese dios malévolo que deforma su creación original.

“Castillo de arena” puede ser un concepto bien extraño…

 

"Bleeding" 2013 #sandsculpture #godeveausculpture

A post shared by Guy-Olivier Deveau (@godeveausculpture) on

Lee el resto de la entrada »

Si ‘reescribes’ la historia de Tailandia sale esto… una epidemia psíquica

Es difícil entender cómo el trabajo de Harit Srikhao puede explicar la historia de Tailandia. Fotografía seres extraños, oscuros, surreales, fetichistas, cuerpos que son un enigma. La primera pista la encontramos en una revelación. Este fotógrafo se sintió harto de la propaganda en su país. Tuvo una epifanía, o quizás un cólico, un dolor de muelas. Entonces decidió “reescribir” el mundo que lo rodeaba. Una visión artística que partía la realidad en dos: sueño contra culto, imagen contra epidemia.

Harit vive en Tailandia. Patria exótica del turismo. Playas, juergas, resorts, miseria. 19 golpes de estado desde 1932. Poder militar y monárquico endulzado con enseñanzas de buda. El último alzamiento fue en 2006.

Comprendió que él, educado en una visión para las masas, inundado por residuos propagandísticos, necesitaba romper con la idea del mundo que había asimilado desde niño. Ocurre esto del mismo modo en la tierra que llamamos el Occidente democrático. Todos sufrimos epidemias psíquicas, cuerpos externos y pegajosos que son incrustados a golpe de telediario en las profundidades del hipotálamo.

Lee el resto de la entrada »

Los tatuajes que protegen a las mujeres

Hay regiones donde las mujeres aún se tatúan la cara, la barbilla, la frente, lo pómulos, las manos, las piernas, el pubis; hacen de la sangre y la tinta un ritual íntimo. Talismanes que emiten avisos. Líneas que envían al forastero un mensaje, pero también al ser querido: si vienes a joderme, mi espíritu guardián te hará picadillo.

Primera regla:

Nunca subestimes a una chica del desierto, y menos a su espíritu protector.

Si viajas al Norte de Marruecos, en el olvidado Rif, o te pierdes por las cabilas argelinas, podrás ver a estas mujeres. Muchas de ellas ancianas ya, pero aún fuertes, risueñas. Sentirás la mirada que te ensarta bajo sombreros de mimbre y pañuelos. Aparecerán como una manada en las cercanías de las casas bajas de un solo piso, armadas por esas líneas matriarcales que adornan sus rostros.

Son geometrías indescifrables para el neófito, y puede que para el resto de los hombres.

El origen de estos tatuajes se perdió en los tiempos en que adorábamos el fuego celeste, antes de que los humanos convirtiéramos a dios en una neurosis.

Fíjate por ejemplo en la siguiente fotografía. En la belleza y poder de esta mujer joven nacida en el Atlas Sahariano.

 

Mujer amazigh tatuada en Argelia. 1905. Autor: Lehnert Landrock. Ouled Naïl Girl. Wikimedia Commons.

Mujer amazigh tatuada en Argelia. 1905. Autor: Lehnert Landrock. Ouled Naïl Girl. Wikimedia Commons.

Su mirada ha cruzado un siglo y aún es capaz de retarte. Ojos desafiantes, ensalzados por esas marcas que recuerdan a la cruz bereber, vestigio de un culto solar extinto que ha llegado hasta nuestros días. Parecen las cicatrices de una batalla espiritual.

Si te fijas un poco más verás que las señas puntúan un triángulo o pirámide en el rostro ovalado de esta mujer hinchada de fuego.

Ella es la esfinge.

Lee el resto de la entrada »

‘Homunculus Loxodontus’, el inquietante ser al que los rusos adoran

El Homunculus Loxodontus es un ser inquietante por distintos motivos, que sumados nos lanzan la profecía de que nuestra vida transcurre en una sala de espera. La sorpresa inicial nace de su aspecto de humanoide paciente y adorable: una mezcla entre foca y elefante, grandes ojos de ébano, un híbrido marciano en la posición de aguardar algo que no llega. Está sentado además en la entrada de un lugar igualmente extraño: el Hospital Universitario de Leiden (Holanda).

El por qué de que los rusos lo adoren sigue siendo un misterio.

 

Homunculus Loxodontus, en la Universidad de Leiden. Bic. Wikimedia Commons.

Homunculus Loxodontus, en la Universidad de Leiden. Bic. Wikimedia Commons.

 

La criatura es una escultura de la artista Margriet van Breevoort, y simboliza las horas que un ser humano puede aguantar en un centro hospitalario en espera de una solución; pacientes en filas o sillas, en salas, pasillos y ventanillas, esperadores sin remedio.

La obra de arte se encuentra en el citado centro desde el año 2016, cuando fue seleccionada por el hospital por simbolizar a esos enfermos que aguardan su destino en la impronunciable dilatación de las manillas de un reloj.

Sin embargo, en 2017, consiguió fama internacional, y esto resulta aún más inquietante si cabe. Una mujer eslava subió un retrato suyo en el foro de Pikabu, la versión rusa del Reddit. De repente rusos y ucranios empezaron a multiplicar los memes en la Red. Y fue bautizado con el cariñoso nombre de ‘zhdun’ (el esperador).

Lo adoraron.

Lee el resto de la entrada »

Convierte a los superhéroes en retratos flamencos del siglo XVI

Imagina que Superman hubiera nacido en el siglo XVI; que el increíble Hulk no fuera un científico sino un duque; que el pintor flamenco Van Eyck hubiera podido pintar a Batman, el Joker o la Mujer Maravilla, juntos.

No imagines, solo observa…

💥 🤡💥 #eduardplantinggallery #sachagoldberger

A post shared by 💥Sacha Goldberger💥 (@sachagoldberger) on

💥Old Fashion pea💥 #superflemish #sachagoldberger

A post shared by 💥Sacha Goldberger💥 (@sachagoldberger) on

💥Van D2R2💥 #superflemish #flemishinthestars #sachagoldberger #starwars

A post shared by 💥Sacha Goldberger💥 (@sachagoldberger) on

El fotógrafo de moda francés Sacha Goldberger se ha apropiado de estos iconos de la cultura popular estadounidense para confrontarlos con los artistas de la pintura flamenca. Crea un cruce entre la ciencia ficción y la historia del arte. En sus imágenes, que juegan con las técnicas de la luz y contraste de aquella época, los superhéroes se muestran nobles a la vez que frágiles, meditativos, cansados de tener que salvar al mundo sin descanso bajo la máscara del anonimato.

Lee el resto de la entrada »

‘El padrino de los cultivadores de hierba’ dedicó 30 años a fotografiar sus plantas

Mel Frank tiene un trabajo considerado futurista en el 95% del globo terráqueo. Es consultor de cannabis, cultivador y cosechador en California. El Estado Dorado ha sido el último en declarar esta planta legal, regulación que abarca tanto el uso terapéutico como lúdico (ya son 7 estados donde el consumo recreativo está legalizado y 29 en los que se vende como una medicina más).

Toda una industria está despertando en California, huele a hierba en un lugar con mucho sustrato. Desde hace años existen cultivos más o menos proscritos estimulados por la exención terapéutica que se declaró en 1996. A pesar de la prohibición, la marihuana nunca abandonó la patria de los hippies, y ha sido cultivada en el llamado Triángulo Esmeralda (al norte) desde el Verano del Amor, en la década de los 60.

Mel lleva en el cogollo resinoso desde hace años, no esperó a la legalización, y pudo cultivar sus plantas en el anonimato de esas densas selvas y granjas que hay en California, páramos solitarios donde un disparo no es escuchado por nadie.

Hasta hace poco era un criminal por cultivar esta hierba, se jugaba la cárcel por su pasión botánica y ansias de conocimiento. En sus fotografías, sin embargo, lejos de las armas o el ceño fruncido de unos chavales con pañuelos y pistolas en el cinto, se observa a ancianas que ocultan con inocencia su rostro bajo las hojas de la maría.

Lee el resto de la entrada »

Un vídeo artístico que muestra el proceso neuronal de la depresión

La depresión es una epidemia silenciosa. Más de 300 millones de personas la sufren en el mundo. Abatimiento, pérdida general de la energía, la concentración y el apetito, se manifiesta por la emergencia de la ansiedad y sentimientos de culpa imprecisos.

Es una ruptura de la que emanan crípticos mensajes de tristeza, y, en ocasiones, quienes los sufren desconocen los orígenes de estas llamadas de auxilio.

La tristeza tiene hoy mala prensa a pesar de ser una emoción necesaria, portadora de una información valiosísima para nosotros mismos. No es un enemigo, de poco sirve ocultarla o exigirle el exilio, es una sensación que nos pertenece, nos quiere y enseña desde la fragilidad que mide nuestro equilibrio. La tristeza es como aquel odiado profe de mates al que si lo escuchas acabarás comprendiendo mejor el mundo y a ti mismo.

En ocasiones, sin embargo, esta tristeza supera los límites y se apodera de nosotros como una garrapata anímica; se produce un proceso de subyugación que llamamos depresión. Y el animal humano se sumerge entonces a una especie de crisálida, lugar oscuro y apartado de todos, un nido frío construido por telas del dolor y desesperación.

Millones de personas caen en ella y sienten que se perdió el sentido, les embarga un desánimo generalizado, la pérdida de la esperanza y se derrumban sobre la cama, cuyas sábanas tienen el magnetismo propio de un imán calamitoso.

Suelen ser personas sensibles, puede que los mejores de nuestra especie, gente que tuvo que endurecerse tanto en este camino de supervivencia que un día el espejo se quebró en los mil pedazos, y ahora están perdidas reordenando las piezas.

La crisálida, por definición, no es larva ni mariposa. Es solo un estadio en transición que anuncia una transformación: la reconstrucción del espejo del mundo.

La depresión es una especie de amor roto, una conexión fallida que busca la reconexión dentro de ese capullo oculto bajo la hojarasca de la vida.

Lee el resto de la entrada »

‘Memento mori’, las fotografías ‘post mortem’ del siglo XIX

Las fotografías de los muertos nos inquietan; más que la Muerte misma. En la época victoriana, sin embargo, fueron algo común, una mezcla de sentimentalismo, romanticismo y memento mori: la necesidad de recordar que un día aparecerás en esa imagen perturbadora.

Familia posando con hija fallecida. Wikimedia Commons.

Familia posando con hija fallecida. Wikimedia Commons.

Una vez fallecidos, los vestirán con las mejores galas, los sentarán o estirarán sobre una butaca o ataúd simulando al animalillo dormido. Su carcasa de carne será eterna, congelada por un fotón de luz para las generaciones venideras. El alma habrá regresado a las estrellas fundadoras por el agujero negro del aliento. El ciclo estará concluido. Será el último adiós. No sabemos si habrá más allá, paz, vacío, no existencia, conciencia pura en su retorno a la Fuente, cielo, averno, o eones de aburrimiento.

Solo sabemos que la física cuántica no entiende la Muerte y que la naturaleza no la inventó como tal. La Muerte es un concepto humano, un temor o un rompecabezas. Un salto al vacío. Y hubo un tiempo en que podía ser fotografiada porque ocurría en casa, y no en los hospitales o centros de retiro, formaba parte de una realidad doméstica sin zona de exclusión.

La perdida de un ser querido, especialmente la de un niño, en épocas de alta mortalidad infantil por culpa de la viruela o la tuberculosis, los trabajos forzados o el hambre, se consagraba entonces con una fotografía en blanco y negro, un recuerdo. En ocasiones, trucando el negativo, se les dibujaban unos ojitos para mantener el espejismo de la vida. Muchos de estos retratos serían el primero y último.

Lee el resto de la entrada »

El hotel más antiguo del mundo: un oasis enfrentado a los nuevos tiempos

El hotel más antiguo del mundo se encuentra en Japón, en la zona de Awazu, en el centro del país. Se llama Hoshi y está bendecido por un hermoso jardín zen; cual arquitectura de oasis, o bosquecillo benévolo, aparece incrustado entre edificios modernos que respetan con pudor su antiquísima forma.

Lleva en pie y dando servicio desde hace 1300 años, y su fuente termal nunca ha dejado emanar gracias al cuidado de sus administradores. Es un ryokan (hotel tradicional) construido alrededor de esas aguas en el año 718 y regentando por la misma familia desde hace 46 generaciones.

El fotoperiodista Fritz Schumann ha publicado un corto documental, titulado Houshi, que se adentra en este establecimiento que llegó a albergar en su centenar de habitaciones a miembros de la familia real, geishas y samuráis. Un espacio de relajación que sobrevive en el contraste de lo nuevo y lo viejo, la tradición y la tecnología, que hay en Japón.

El Hoshi ha sufrido a lo largo de los siglos cataclismos y guerras, pero la familia siempre lo reconstruyó para continuar con un oficio que puede solo transmitirse- según el estricto protocolo privado– a los hijos mayores del clan, y cuya misión es la de proteger con convicción de samurái la fuente termal.

El linaje de esta familia proviene de un antiguo monje que fundó un templo en la zona y que adoptó a un niño llamado Zengoro, el cual sentaría el legado dinástico, vinculando su descendencia al hotel budista. Desde entonces cada uno de los dueños de este espacio cargaron con su nombre: el último administrador responde a Zengoro 46.

En el documental de Fritz Schumann se desliza el conflicto existente entre un modelo tradicional -que lucha por sobrevivir en un mundo volátil- y las nuevas generaciones de la familia, especialmente las mujeres, que pelean por encauzar su destino dentro de una estructura conservadora y asfixiante. La muerte prematura del hijo mayor provoca un conflicto en el sistema de herencia, la preocupación de decidir quién puede ser elegido el próximo Zengoro 47, cuando para cubrir este vacío solo queda la hija superviviente.

Houshi (english) from Fritz Schumann on Vimeo.