BLOGS
La energía como derecho La energía como derecho

Las claves de un tema que nos afecta a todos

Todas las canciones de El Último de la Fila me recuerdan algo

Por Juan Castro – Gil – Secretario y abodago de ANPIER

A todos nos pasa constantemente que, cuando escuchamos una canción, inmediatamente viene a nuestra memoria algún recuerdo concreto de un tiempo pasado. A mí me pasa sobre todo con ‘El Último de la Fila’. Fueron muchos años de adolescencia y post-adolescencia disfrutando de forma reiterada de ‘Querida Milagros’, ‘Aviones Plateados’ y tantas otras, como para no haber afectado a mi persona.

El_último_de_la_fila_-_Directo

Es curioso, porque cada canción ancló bajo mi cuero cabelludo una persona, un momento, un lugar, o incluso un aroma. No voy a profundizar aquí públicamente los pormenores de cada recuerdo y sus vínculos con las letras y músicas de Manolo y Quimi, pero sí quiero valorar la sorprendente intensidad con la que uno revive sentimientos anteriores, por el mero hecho de escuchar melodías reconocibles.

La cruz de esta historia, es que no solo sucede con la música de este grupo, sino que también se replica con las cantinelas de otras bandas. Escuchar estos días los ritmos gubernamentales que habían decidido enviar al filopanameño exministro Soria al Banco Mundial (lugar donde se dirimen más de 25 arbitrajes por el hachazo renovable que él mismo provocó), me recordaron a la misma copla que cuando el mismo gobierno envió a Bruselas como Comisario de Energía al señor Arias Cañete (de mujer también filopanameña), a ver si podía contener la brecha que se le abría en Europa por hundir el sector renovable español; escuchar el recital de la señora Cospedal justificando su nombramiento –por ahora renunciado-, me trajo a la memoria la inolvidable polifonía del “despido en diferido” del señor Bárcenas; leer como el Partido Popular escribió en la letra de la canción que compuso únicamente para unos días con Ciudadanos, que traería la seguridad jurídica y derogaría el impuesto al sol, me recordó aquella composición que recitaba con candor en sus primeros pasos como prima donna de la energía el ministro canario, donde defendía el autoconsumo fotovoltaico y la imposibilidad de cambiar las normas a mitad de los partidos.

Como decían los también fabulosos ‘Golpes Bajos’, son malos tiempos para la lírica. Esta campaña inacabable en la que no terminamos de saber quién inviste a quién, ni quien toca la flauta y quién los timbales, nos está trayendo melodías políticas de dudoso recuerdo y que espero no atrofien demasiado nuestra capacidad musical, para que seamos capaces de recordar que Insurrección era una gran canción, pero un himno de partido a ritmo de bachata no es más que una tomadura de pelo.

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.