Entradas etiquetadas como ‘etanol’

¿Por qué si metes en el congelador una botella de una bebida alcohólica el contenido no se congela?

Muchas son las personas que tienen por costumbre guardar las botellas de algún tipo de licor alcohólico (también llamadas ‘bebidas espirituosas’) en el congelador con el fin de que estén bien frías a la hora de servir, sin tener así que utilizar cubitos de hielo que aguaría la bebida.

¿Por qué si metes en el congelador una botella de una bebida alcohólica el contenido no se congela?

Pero es curioso comprobar que, por mucho tiempo que una botella de whisky, ron, ginebra o vodka e tire dentro de un congelador nunca llegará a congelarse (al igual que si rellenamos las cubiteras con el propósito de hacer cubitos de hielo con esas bebidas, nunca lo conseguiremos.

Y es que para que uno de eso licores pudiera llegar a congelarse necesitaríamos una temperatura mínima de -45º y nuestro congelador suele tener (por norma) una temperatura que no baja de los 18º o 20º, motivo por el que es prácticamente imposible conseguir congelar una bebida alcohólica.

Además, mucho más complicado lo tendríamos si lo que queremos es congelar una botella de alcohol de 96º (el típico que tenemos en casa para desinfectar las heridas), ya que en ese estado, prácticamente puro, el etanol (o alcohol etílico) tiene su punto de fusión (o congelación) en los -114º.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: anokarina (Flickr)

Algunos alimentos que nos encantan pero que pueden ser muy perjudiciales si se los das a tu perro

El chocolate es algo que le gusta a la inmensa mayoría de personas. A unas con leche y dulce y a otras sin embargo negro y amargo. De sobras son conocidos sus beneficios para la salud (evidentemente en un consumo de proporciones moderadas) y también ampliamente sabido es que se trata de uno de los alimentos que debemos evitar dar a nuestro perro.

Algunos alimentos que nos encantan pero que pueden ser muy perjudiciales si se los das a tu perro

Ello es debido a la presencia en el cacao de la teobromina, un alcaloide estimulante del sistema nervioso central (con unos efectos muy parecidos a la cafeína) y que también posee propiedades diuréticas y vasodilatadoras.

El problema está en que los perros no pueden metabolizar y eliminar correctamente de su organismo esta sustancia por lo que tras haber consumido chocolate a nuestra mascota le puede provocar la aceleración del ritmo cardiaco, además de vómitos, diarreas e incluso, dependiendo las dosis, la muerte.

Cuanto más negro y puro es el cacao más presencia de teobromina hay, pero sin embargo si el chocolate está rebajado lo que es perjudicial para el animal es la gran cantidad de azúcar que se le ha añadido. No por ser tóxico sino por todos los efectos secundarios que ello comporta: obesidad, diabetes, pérdida de piezas dentales.

Además podemos encontrar que en algunos chocolates y cada vez más alimentos (e incluso las típicas chucherías como chicles, los famosos ‘caramelos sin azúcar’) han sustituido el azúcar por un edulcorante natural llamado ‘xylitol’.

Este edulcorante es inocuo para el ser humano pero altamente perjudicial para los perros debido a que puede provocarles una bajada de los niveles de azúcar en la sangre del animal pudiéndoles provocar alguna insuficiencia hepática.

Otro de los alimentos que debemos abstenernos de darles son las uvas (e incluso las pasas). Es común en algunas personas que, a la hora de celebrar la despedida del año, le dan a su mascota sus correspondientes doce uvas (un acto muy simbólico por el deseo de proporcionarle al animal una próspera entrada en el nuevo año) pero en lugar de hacerles un favor en realidad están cometiendo una temeridad, debido a que si se sobrepasa los 32 gramos (por cada kilo que pesa el can) esta fruta podría llegar a provocarle una insuficiencia renal. No afecta por igual a todas las razas, pero un síntoma claro de que la ingesta de uvas y pasas no le ha sentado demasiado bien es verlo somnoliento en las siguientes horas e incluso que llegue a vomitar repetidamente en un periodo corto de tiempo.

Otro alimento que se ha puesto últimamente muy de moda y que son muchísimos los hogares en los que se consume es el aguacate. En esta fruta hay presente un fungicida natural conocido como ‘persin’ que aunque es inofensivo para ser humano podría ser algo tóxico si es consumido por nuestra mascota.

Pero esa toxicidad del persin no está presente en la pulpa (lo que nos comemos) sino en la cáscara, el hueso y las hojas de la rama donde crecen los aguacates. Por tanto es difícil que nuestro perro se intoxique a no ser que ingiera alguna de esas partes. Pero tranquilos, no sería nada grave, simplemente unas diarrea y algo de malestar transitorio.

Los ajos (al igual que las cebollas) contienen tiosulfato, algo que no le sienta nada bien a nuestro perro, debido a que su consumo le puede provocar debilidad y anemia al ser una sustancia que acaba con los glóbulos rojos de su sangre.

Evidentemente, aunque no lo haya nombrado en este post, bajo ningún concepto debemos suministrar a nuestro perro bebidas alcohólicas, debido a que el etanol en él contenido es altamente tóxico para las mascotas.

 

Te puede interesar leer otros relacionados con el mundo de los perros:

 

Si queréis tener más info sobre vuestros animales de compañía no podéis dejar de leer el fantástico blog de mi compañera Melisa Tuya @melisatuya: ‘En busca de una segunda oportunidad’

 

Fuentes de consulta y más info: pets / apsca / expertoanimal / petpoisonhelpline / petdarling
Fuente de la imagen: pixabay