Entradas etiquetadas como ‘can’

¿Por qué los perros quedan atrapados mientras se aparean?

El ‘bulbus glandis’ es el tejido responsable de que el miembro viril de un perro quede atrapado en la vagina de la hembra cuando se están apareando.

¿Por qué los perros quedan atrapados mientras se aparean?

El pene de los cánidos, en el momento de penetrar, no solo se pone en erección (gracias a un hueso que poseen que se llama báculo y del que ya te hablé en otro post), sino que además se hincha de sangre gracias al tejido eréctil que hay en la base del miembro, quedando bloqueado y sin poderse soltar hasta que el animal no ha eyaculado totalmente (el tiempo de duración del acto sexual puede rondar entre los veinte y treinta minutos).

Este es el motivo por el que cuando dos perros en celo se ponen a copular, en contra de la voluntad de sus propietarios, es tan sumamente complicado desengancharlos o hacerles desistir de su propósito.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Algunos alimentos que nos encantan pero que pueden ser muy perjudiciales si se los das a tu perro

El chocolate es algo que le gusta a la inmensa mayoría de personas. A unas con leche y dulce y a otras sin embargo negro y amargo. De sobras son conocidos sus beneficios para la salud (evidentemente en un consumo de proporciones moderadas) y también ampliamente sabido es que se trata de uno de los alimentos que debemos evitar dar a nuestro perro.

Algunos alimentos que nos encantan pero que pueden ser muy perjudiciales si se los das a tu perro

Ello es debido a la presencia en el cacao de la teobromina, un alcaloide estimulante del sistema nervioso central (con unos efectos muy parecidos a la cafeína) y que también posee propiedades diuréticas y vasodilatadoras.

El problema está en que los perros no pueden metabolizar y eliminar correctamente de su organismo esta sustancia por lo que tras haber consumido chocolate a nuestra mascota le puede provocar la aceleración del ritmo cardiaco, además de vómitos, diarreas e incluso, dependiendo las dosis, la muerte.

Cuanto más negro y puro es el cacao más presencia de teobromina hay, pero sin embargo si el chocolate está rebajado lo que es perjudicial para el animal es la gran cantidad de azúcar que se le ha añadido. No por ser tóxico sino por todos los efectos secundarios que ello comporta: obesidad, diabetes, pérdida de piezas dentales.

Además podemos encontrar que en algunos chocolates y cada vez más alimentos (e incluso las típicas chucherías como chicles, los famosos ‘caramelos sin azúcar’) han sustituido el azúcar por un edulcorante natural llamado ‘xylitol’.

Este edulcorante es inocuo para el ser humano pero altamente perjudicial para los perros debido a que puede provocarles una bajada de los niveles de azúcar en la sangre del animal pudiéndoles provocar alguna insuficiencia hepática.

Otro de los alimentos que debemos abstenernos de darles son las uvas (e incluso las pasas). Es común en algunas personas que, a la hora de celebrar la despedida del año, le dan a su mascota sus correspondientes doce uvas (un acto muy simbólico por el deseo de proporcionarle al animal una próspera entrada en el nuevo año) pero en lugar de hacerles un favor en realidad están cometiendo una temeridad, debido a que si se sobrepasa los 32 gramos (por cada kilo que pesa el can) esta fruta podría llegar a provocarle una insuficiencia renal. No afecta por igual a todas las razas, pero un síntoma claro de que la ingesta de uvas y pasas no le ha sentado demasiado bien es verlo somnoliento en las siguientes horas e incluso que llegue a vomitar repetidamente en un periodo corto de tiempo.

Otro alimento que se ha puesto últimamente muy de moda y que son muchísimos los hogares en los que se consume es el aguacate. En esta fruta hay presente un fungicida natural conocido como ‘persin’ que aunque es inofensivo para ser humano podría ser algo tóxico si es consumido por nuestra mascota.

Pero esa toxicidad del persin no está presente en la pulpa (lo que nos comemos) sino en la cáscara, el hueso y las hojas de la rama donde crecen los aguacates. Por tanto es difícil que nuestro perro se intoxique a no ser que ingiera alguna de esas partes. Pero tranquilos, no sería nada grave, simplemente unas diarrea y algo de malestar transitorio.

Los ajos (al igual que las cebollas) contienen tiosulfato, algo que no le sienta nada bien a nuestro perro, debido a que su consumo le puede provocar debilidad y anemia al ser una sustancia que acaba con los glóbulos rojos de su sangre.

Evidentemente, aunque no lo haya nombrado en este post, bajo ningún concepto debemos suministrar a nuestro perro bebidas alcohólicas, debido a que el etanol en él contenido es altamente tóxico para las mascotas.

 

Te puede interesar leer otros relacionados con el mundo de los perros:

 

Si queréis tener más info sobre vuestros animales de compañía no podéis dejar de leer el fantástico blog de mi compañera Melisa Tuya @melisatuya: ‘En busca de una segunda oportunidad’

 

Fuentes de consulta y más info: pets / apsca / expertoanimal / petpoisonhelpline / petdarling
Fuente de la imagen: pixabay

¿Por qué tu perro ladea la cabeza cuando le hablas?

Si tienes en casa un perro, dependiendo de la raza de éste, muy probablemente te habrás fijado que cuando le hablas ladea la cabeza mientras te mira fijamente como si estuviera escuchándote con atención e incluso entendiendo lo que le estás diciendo (es curioso, pero no todos lo hacen).

¿Por qué tu perro ladea la cabeza cuando le hablas?

Ese acto, que algunos podrían decir que es fruto de la casualidad, en realidad tiene varias posibles explicaciones debido a que los expertos en comportamiento canino no terminan de ponerse totalmente de acuerdo.

El estadounidense Stanley Coren, con una dilatada carrera como psicólogo de la UBC (University of British Columbia de Canadá) y experto en comunicación e inteligencia canina (ha publicado un buen número de estudios y libros relacionados con el comportamiento de nuestras mascotas) propuso una explicación totalmente diferente a la que, hasta entonces, se tenía como correcta.

Un gran número de expertos (entre los que se encuentran la psicóloga y especialista en cognición canina Alexandra Horowitz y el etólogo canino Steven Lindsay) apuntaban a que el hecho de que los perros ladeasen la cabeza era para escuchar mejor a sus amos con intención de que el sonido llegase con mejor nitidez a sus pabellones auditivos e incluso para interpretar las palabras pronunciadas por éstos.

Pero tras muchos años observando el comportamiento de los canes, el profesor Coren ha llegado a otra conclusión: no todos los perros ladean la cabeza cuando les están hablando y quienes lo suelen hacer son mayoritariamente de aquellas razas cuyos hocicos son más prominentes.

El ladear les permite tener, según Coren, un mejor ángulo de visión de la boca y facciones de quien les está hablando. Ya no solo por las palabras que escuchan (de las que pueden reconocer, entender o interpretar alrededor de 165) y el tono en el que se les habla puede facilitar el entender a los humanos, es fundamental para los perros el ver el rostro para descifrar la intencionalidad. Un hocico grande hace que no vean con total nitidez a su interlocutor por lo que al ladearse la visión es adecuada.

Evidentemente no todos los expertos en comportamiento canino están de acuerdo con las conclusiones de Stanley Coren y, por tanto, se suma una hipótesis más a las diferentes conjeturas que había sobre la posible razón.

Y vosotros ¿cuál creéis que es la razón por la que un perro ladea la cabeza cuando se le habla?

 

 

Te puede interesar leer otros posts con curiosidades relacionadas con el mundo de los perros

 

Si queréis tener más info sobre vuestros animales de compañía no podéis dejar de leer el fantástico blog de mi compañera Melisa Tuya @melisatuya: ‘En busca de una segunda oportunidad’

 

 

Post realizado a raíz de la consulta que me ha hecho llegar Silvia Álvarez a través de la página en Facebook de este blog
Fuentes de consulta y más info: psychologytoday / omicrono.elespanol / simiperrohablara / How to Speak Dog: Mastering the Art of Dog-human Communication (Stanley Coren) / consumer / petmd / dogtime
Fuente de la imagen: catmitchell (Flickr)

¿Cuál es el origen de la expresión ‘hace un día de perros’?

¿Cuál es el origen de la expresión 'hace un día de perros'?Es curioso ver el proceso y variación que ha sufrido esta expresión a lo largo de los siglos, ya que para encontrar su origen hemos de trasladarnos muchísimos siglos atrás; a la época en el que los calendarios eran astronómicos y los pueblos se guiaban a través de la posición de las estrellas y constelaciones.

Dichas estrellas/constelaciones eran habitualmente bautizadas con nombres de aquello a lo que se asemejaban (objetos, animales…), dioses de las diferentes mitologías, etc…

El origen e incluso significado original de la expresión ‘hace un día de perros’ también procede de la astrología y hace referencia a ‘Sirio’ la estrella que más brilla y que se encuentra en la constelación del Canis Maior (Can Mayor, la estrella del perro).

Desde la antigüedad se tenía el convencimiento de la estrecha relación que existía entre Sirio con los días de calor más intenso durante el estío (lo que nosotros llamamos verano).

Ese periodo de calor sofocante es conocido por el nombre de ‘canícula’ (de can, perro) por lo que en el lenguaje popular comenzó a referirse a esas jornadas tan calurosas como ‘días del perro’ y de ahí derivó a expresiones tan utilizadas como ‘hace un día de perros’, ‘hacer un tiempo de perros’ e incluso ‘haber tenido un día de perros’ o ‘tener un día de perros’.

El término evolucionó con los años y de un tiempo caluroso pasó a significar/referirse a cualquier día en el que hace mal tiempo (sobre todo de tormentas) e incluso al hecho de haber tenido un mal día por cualquier motivo sin que éste tenga relación alguna con la meteorología.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

 

Fuentes de consulta: javierdiazgil / muyinteresante / estoespaverlo1
Fuente de la imagen: Wikimedia commons /

¿Cuál es el origen de los perros lazarillo?

¿Cuál es el origen de los perros lazarillo?Sobre adiestramiento específico de perros para ayudar a personas invidentes, existen algunos escritos que relatan casos concretos y los sitúan hacia el primer cuarto del siglo XIX e incluso hay indicios en los que se indican que, ya en la antigüedad, se utilizaban a algunos canes para ayudar a las personas ancianas y enfermas. Pero todas las fuentes señalan a un médico de origen alemán, llamado Gerhard Stalling, como precursor del perro lazarillo tal y como los conocemos actualmente.

Durante la Primera Guerra Mundial, el doctor Stalling se ocupaba de atender a los combatientes que habían regresado de la contienda con algún tipo de lesión ocular por culpa de los gases venenosos utilizados.

En cierta ocasión salió a pasear junto a uno de sus pacientes por los alrededores del hospital donde ejercía su labor. Les acompañaba el perro del doctor y los tres caminaban plácidamente por los jardines. En un momento dado, la presencia del médico se hizo precisa en otro punto, dejando a su mascota junto a su paciente para que le hiciera compañía.

Cuando regresó al lugar advirtió que ninguno de los dos estaba allí y que habían continuado caminando juntos. Esto fue lo que le despertó el interés para crear la primera escuela de adiestramiento para perros guía.

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades con animales

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de la imagen: smerikal (Flickr)

¿Por qué los perros aúllan?

¿Por qué los perros aúllan?Recibo un correo a través del apartado de contacto en el que Carmen Pérez me pregunta sobre el porqué del aullido de los perros.

A pesar de ser domésticos y tenerlos como nuestros más fieles compañeros, no hemos de olvidar que los perros pertenecen a la familia de los cánidos y por descendencia evolutiva no han dejado de tener algunos de los comportamientos, reacciones o modo de comunicarse como los que podemos encontrar en los lobos, zorros o coyotes (por nombrar tan sólo a tres).

Nuestra mascota se comunica con nosotros a través de diversos modos: el ladrido, el jadeo y el aullido. Cada uno está determinado para ‘decirnos’ alguna cosa y, dependiendo del estado de ánimo del animal, utiliza uno u otro y con una intensidad diferente.

Esa línea de descendencia que tienen de los lobos los faculta para seguir utilizando el aullido como una de las formas de comunicación y  varios son los motivos por los que un perro se ponga a aullar: para llamar la atención, entrar en contacto con otros perros o las personas de su entorno, anunciar su presencia e incluso como respuesta a los sonidos agudos (como las sirenas de ambulancias o instrumentos musicales).

En momentos de tristeza o ansiedad también se puede apreciar que utilicen el aullido. Es muy común escucharlos aullar cuando echan de menos a su propietario o llevan mucho tiempo encerrados en un mismo lugar (por ejemplo cuando su dueño se ha ido a trabajar o ha salido de viaje).

Pero también nos podemos encontrar que, como listos que son, utilizan el aullido como forma de llamar nuestra atención y para conseguir aquello que se proponen (que juguemos con ellos, le demos comida cuando no les toca comer, lo saquemos de paseo, etc…). Muchos son los expertos que aconsejan no caer en la trampa de darles esa compensación que esperan tras el aullido, ya que se convertirá en una eficaz estrategia para sacar de nosotros todo lo que desean (muy similar a cuando un niño pequeño llora porque quiere que lo cojamos en brazos).

En definitiva, el aullido de los perros no deja de ser una forma de comunicación que tiene nuestra mascota, que, según la astucia que tenga ésta, la utilizará más o menos con el fin de conseguir sus propósitos.

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 
Fuentes de consulta: medicinenet / ojocientifico
Fuente de la imagen: Jean-François Chénier vía photopin cc