Entradas etiquetadas como ‘deseo’

Cuando en los jardines se plantaba albahaca para despertar el deseo sexual de la persona amada

Científicamente está por demostrar el poder afrodisíaco de numerosos alimentos, especias y compuestos que se presentan como potenciadores de la libido y en los que, alrededor de éstos, hay más leyenda y mitos que demostraciones empíricas, soliendo influir a menudo en ello el efecto placebo o el efecto ‘a mí me funciona’ .

Cuando se plantaba albahaca en los jardines para despertar el deseo sexual

Una de las plantas a la que se le otorga un gran poder afrodisíaco es la albahaca y esa creencia nos viene de siglos atrás, cuando en la cultura musulmana se tenía el convencimiento de que era una planta que atraía el amor (o deseo sexual) gracias a su potente olor.

Por tal motivo muchas eran las casas en las que en su jardín se plantaban, o colocaban macetas en el alfeizar de la ventana, con el fin de atraer y retener a los amantes.

Pero otra de las razones eran las medicinales, debido a que con la albahaca se realizaban infinidad de medicinas y ungüentos, pues se tenía el convencimiento de que su olor penetraba en el cerebro y curaba la dolencia.

De hecho, el término albahaca proviene del árabe hispánico ‘al-ḥabáqa’ (ḥabáqa era el nombre genérico que le daban a todas las plantas medicinales).

La creencia de que eran plantas afrodisíacas fue tal que, incluso, durante muchísimos siglos estuvo prohibida su utilización en la cocina de los conventos religiosos e incluso plantar en sus jardines.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Demisexualidad: cuando no hay atracción sexual sin sentir amor

Muchas son las personas a las que les gusta diferenciar entre hacer el amor o practicar sexo y justifican que lo primero se trata de cuando hay unos sentimientos por medio que une a las dos personas que lo practican y lo segundo es algo que se realiza sin ningún tipo de pasión, solo emoción carnal.

Demisexualidad: cuando no hay atracción sexual sin sentir amor

Entre los que defienden el modelo de relación con amor implícito se encuentran los ‘demisexuales’, personas que solo sienten deseo y excitación sexual cuando a quien tienen en frente es alguien con quien les une una gran complicidad, se conocen y existe un fuerte vínculo emocional, pero son incapaces de sentir ningún tipo de deseo sexual por alguien a quien acaban de conocer, por muy atractiva o excitante esa persona sea.

La ‘demisexualidad’ es un neologismo acuñado por la AVEN (Asexual Visibility and Education Network), traducido en español como ‘Red para la Educación y Visibilidad de la Asexualidad’, una organización fundada en el año 2001 que defiende los derechos de las personas consideradas como ‘asexuales’ (que no sienten atracción sexual por ningún sexo) y aunque a los demisexuales no se les puede considerar como asexuales es un proyecto en el que pueden encontrarse representados.

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: needpix

¿Cuál es el origen de la expresión ‘beber los vientos’?

¿Cuál es el origen de la expresión ‘beber los vientos’?Es habitual escuchar expresiones del tipo: Fulano bebe los vientos por menganita’ para referirse a una persona que está perdidamente enamorada de otra e incluso para señalar cuando alguien quiere conseguir algo material con ansia (‘Zutano bebe los vientos por comprarse una moto’).

El origen de la expresión ‘beber los vientos’ lo encontramos varios siglos atrás (hay constancia escrita del siglo XVII en el ‘Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras formas comunes de la lengua castellana’ de Gonzalo Correas) como clara referencia a los perros de caza que se utilizan en las monterías (caza mayor) y también en la caza menor.

Estos canes, conocidos como perros venteadores, al olfatear el aire para saber dónde se encuentra la presa lo hacen como si se lo estuvieran bebiendo, entrando en un estado de excitación al detectarla y provocando en el animal un ansia por darle caza, de ahí la estrecha relación entre el gesto de parecer que está bebiéndose el viento y el deseo/empeño por conseguir algo o a alguien.

Cabe destacar que en el citado ‘Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras formas comunes de la lengua castellana’ de Gonzalo Correas la expresión aparece originalmente como ‘Beber los vientos y los elementos’ dándole la siguiente explicación:

“Dícese de un enamorado: «bebe los vientos por fulana», y del que anda en pretensión que mucho desea.”

 

Fuentes de consulta: ‘Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras formas comunes de la lengua castellana’ de Gonzalo Correas / Google books / tiempo.com
Fuente de la imagen: Wikimedia commons