Entradas etiquetadas como ‘coche’

¿Qué fue de los faros amarillos de los coches franceses?

Emulando a los fantásticos blogs de mis compañeros en 20minutos:  ‘¿Qué fue de…? El blog de los deportistas olvidados’ de Edu Casado y ‘¿Qué fue de…? todos los demás’ de Jessica Gómez, he decidido titular el post de hoy ‘¿Qué fue de los faros amarillos de los coches franceses?’. Una entrada que realizo a través de una consulta recibida de un oyente del programa ‘La Noche de COPE’ en el que tengo una sección semanal de curiosidades.

¿Qué fue de los faros amarillos de los coches franceses?

Varias fueron las décadas en las que, cuando transitabas por una carretera o autopista por la noche, sabías que te estabas cruzando con un coche francés por su característicos faros de color amarillo (aparte de su identificativa matrícula, evidentemente).

El amarillo de los faros fue algo prácticamente exclusivo de los automóviles galos, aunque hubo un tiempo en el algunos conductores de otros países decidieron incorporarlos a sus coches (sobre todo como luces antiniebla), ya que fuera de Francia no solían venir de serie.

Fue en 1934 cuando los miembros de la prestigiosa Academia de Ciencias (Académie royale des sciences) sugirieron incorporar luces nocturnas amarillas en los autos debido a que este color era menos deslumbrantes para el resto de conductores, además de dar una mejor visibilidad en días de niebla.

¿Qué fue de los faros amarillos de los coches franceses?Así fue como, a instancia de los académicos científicos, la industria automovilística francesa empezó a introducir de serie los faros amarillos, a partir de 1936. Los coches de nueva matriculación debían incorporarlo de serie a partir del 1 de abril de 1937 y los más antiguos debieron cambiar sus luces forzosamente antes del 1 de enero de 1939, fecha en la que se fue obligatorio llevar lámparas amarillas. Aquellos vehículos franceses que circulaban con luces blancas eran multados.

Y así se mantuvo la norma a lo largo de casi medio siglo, hasta que a inicios de la década de 1990 una disposición de la Unión Europea aconsejaba que todos los vehículos de la UE llevaran los faros de luz blanca y durante un tiempo se permitió que los coches franceses portaran los antinieblas amarillos (las luces de posición, cortas o largas no).

A partir de 1993 se fue reduciendo paulatinamente y hoy en día apenas pueden verse coches con esos faros amarillos. Algunos de los que se ven circular son conductores que se los han instalado por su cuenta, ya sea colocando la lámparas de ese color o unos filtros amarillos.

En España es algo confusa la legislación sobre el uso de faros amarillos (tanto las bombillas como los filtros) y se han dado algunos casos de automovilistas multados por la Guardia Civil al ser interceptados en la carretera con ese alumbrado e incluso cuando han ido a pasar la ITV les han echado para atrás el coche por tal razón. (ACTUALIZACIÓN: Gracias al lector Dei, quien a través de un comentario que podéis leer más abajo, nos indica que coexisten 2 normativas en función de la matriculación y/o puesta en circulación de los vehículos)

Cabe destacar que como dato anecdótico muchas son las fuentes que, erróneamente, indican que el origen de colocar faros amarillos en los vehículos franceses se originó durante la Segunda Guerra Mundial, tras la entrada de los nazis en el país, pues así podían detectar qué automóviles eran galos y cuáles no, pero se trata de una leyenda urbana. Evidentemente podría haber sido un útil modo de localizar coches extranjeros durante la noche e incluso más de uno lo haría, pero no fue el motivo por el que se originó el colocar esos característicos faros amarillos.

 

 

Te puede interesar leer los posts:

 

 

Fuentes de la imagen: Wikimedia commons (1) / Wikimedia commons (2)
Fuentes de consulta: gallica.bnf.fr (1) / gallica.bnf.fr (2) / francetvinfo / ladocumentationfrancaise / legifrance

¿Sabías que el Diccionario de la RAE acepta el término ‘haiga’?

¿Sabías que el Diccionario de la RAE acepta el término ‘haiga’?

Lamentablemente, algunas personas no conjugan correctamente algunos verbos encontrándonos con sonados y chirriantes errores gramaticales. El problema viene cuando se trata de una palabra que, de modo habitual, es utilizada incorrectamente por muchos individuos.

Esto mismo ocurre con el término ‘haiga’, el cual es frecuente escuchar decir de vez en cuando a alguien a la hora de conjugar erróneamente el verbo ‘haber’.

El hecho por el que el término ‘haiga’ esté recogido en el Diccionario de la RAE proviene de la época de la posguerra en España, un tiempo en el que algunas personas se enriquecieron gracias a trapichear con el estraperlo en el mercado negro. Alguna fuente también apunta hacia los famosos ‘indianos’ quienes, a su regreso a España tras hacer las Américas, traían una buena fortuna.

La mayoría de estos ‘nuevos ricos’, a pesar de tener buen ojo para los tratos o los negocios turbios, eran analfabetos y carecían de estudios, por lo que su forma de hablar estaba llena de incorrecciones (frecuente era  escucharles decir en su lenguaje coloquial barbarismos como ‘asín’, ‘haiga’, ‘arradio’, amoto, ‘me se’…).

Y una de las primeras cosas que hacía alguien cuando ganaba mucho dinero era ir a comprarse el coche más ostentoso que estuviera a la venta, por lo que a la hora de pedirlo decía que quería ‘el coche más grande que haiga’, quedando este término recogido como  ‘Automóvil muy grande y ostentoso’ en su  uso ‘coloquial y sentido irónico’.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras palabras

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

 

Fuente de la imagen: shorey

¿Cómo se debe circular por una rotonda? ¿Quién tiene prioridad?

¿Cómo se debe circular por una rotonda? ¿Quién tiene prioridad?Si eres conductor habitual, muy posiblemente te habrás encontrado en más de una ocasión que en el momento de circular por una rotonda (también llamadas glorietas) has estado a punto de colisionar con otro vehículo que se te ha cruzado e incluso haciendo el otro conductor  aspavientos para indicarte que él era el que tenía prioridad.

Pero ¿realmente sabemos cómo se debe circular por una rotonda? ¿quién tiene prioridad?

Si nos pusiésemos a preguntar a todos los conductores que han de incorporarse a una glorieta nos encontraríamos con multitud de contestaciones diferentes, pero con la coincidencia de que todos estarían convencidos de llevar la razón. Si nos ponemos a navegar por la red podemos encontrarnos con infinidad de información en otros blogs, foros y redes sociales, pero lo curioso de ello es que entre unas y otras hay disparidad de opiniones. Cada conductor se cree un experto del volante y, muchos de ellos, están convencidos de estar en posesión de la razón; pero lamentablemente no es así en la mayoría de los casos.

Por esta razón me he puesto en contacto con un profesional de la DGT, quien muy amablemente me ha facilitado la información referente a las glorietas y cómo circular por ellas con la reglamentación que figura en la Subdirección General de Formación para la Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico y la circular que reparten entre los examinadores, profesionales de la conducción y autoescuelas.

En el art. 57c del Reglamento General de Circulación se establece que “En las glorietas, los que se hallen dentro de la vía circular tendrán preferencia de paso sobre los que pretendan acceder a aquellas”.

Respecto al acceso a la rotonda, se realizará desde el carril de la derecha siempre que este se encuentre libre, independientemente de la dirección a seguir. Si el carril derecho ya estuviera utilizado por otro u otros usuarios se podrá acceder por los contiguos. Dentro de la glorieta rige lo establecido en los artículos 31,32,33 del RGC en cuanto a la utilización de carriles.

En cuanto a quién tiene la prioridad a la hora de abandonar la rotonda (eterna discusión cuando se cruza un automóvil que va por la izquierda y corta tu paso para salir él) esto es lo que se dispone en la circular de la Subdirección General de Formación para la Seguridad Vial:  reglamento: “De acuerdo con lo  establecido en el artículo 75b del RGC y dado que para efectuar la salida de la glorieta hay que efectuar un cambio de dirección hacia la derecha, con la anticipación suficiente el conductor deberá estar situado en el carril derecho de la glorieta”.
“No deberá abandonarse la glorieta desde los carriles interiores de la misma, salvo que la señalización mediante flechas de selección de carril, estando estos delimitados, así lo permitiese.”

Haciendo un resumen rápido, podemos llegar a la conclusión de los siguientes puntos:

  • Tienen total preferencia aquellos vehículos que circulan por la rotonda frente a aquellos que pretenden incorporarse a la misma.
  • Si vamos por el carril derecho de la glorieta y vemos que otro vehículo quiere incorporarse no tenemos ninguna obligación de cambiar al carril izquierdo. Son ellos los que tienen una señal de ‘ceda el paso’. Eso sí… el sólo hecho de tener prioridad de paso cuando estamos circulando por una rotonda no debe contradecir la obligación que tenemos los conductores de facilitar, dentro de lo posible, la maniobra de incorporación de otros automóviles. Si la rotonda fuese muy grande no está de más, siempre que sea posible, desplazarse a un carril interior para facilitar la incorporación y regresar posteriormente al derecho.
  • Siempre hemos de indicar nuestras maniobras (cambio de carril o abandono de la rotonda) a través de las luces intermitentes (o en su defecto el brazo) para así poder advertir a los otros vehículos (tanto que circulan por la misma como los que deben incorporarse).
  • No se debe abandonar la rotonda directamente cuando se circula por el carril interior o de la izquierda, teniéndonos que situar con suficiente antelación en el de la derecha, advirtiendo de ello a los demás conductores.
  • Cuando nos incorporamos a una rotonda, tanto si debemos salir en la primera salida como continuar rectos, el carril que debemos ocupar hasta abandonar la glorieta es el de la derecha. Si por el contrario, el giro es hacia la salida que se encuentra más a la izquierda desde nuestra posición a la hora de incorporarnos o lo que deseamos es realizar un cambio de sentido, nos incorporaremos hacia el carril interior y nos iremos colocando paulatinamente hacia el de la derecha según vayamos recorriendo la rotonda y se aproxime nuestra salida.
  • Jamás abandonaremos una glorieta tomando directamente la salida desde el carril izquierdo/interior.

¿Cómo se debe circular por una rotonda? ¿Quién tiene prioridad?

 

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

 

Fuente: Información obtenida a través de la circular de la Subdirección General de Formación para la Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT) / Reglamento General de Circulación
Fuente de las imágenes: permisecole / ponlefreno

La curiosa historia sobre el origen de la marca de automóviles Mercedes-Benz

La curiosa historia sobre el origen de la marca de automóviles Mercedes-BenzHoy en día conocemos a la prestigiosa marca de automóviles con el nombre de Mercedes-Benz, pero en su origen se trataba de dos empresas que se fusionaron en 1926. Este post es para explicaros el curioso origen del nombre de una de ellas: Mercedes

La marca de automóviles alemana le debe su popular nombre a una niña de once años. La pequeña realmente no se llamaba Mercedes, ya que su verdadero nombre era Adrienne Manuela Ramona Jellinek pero en su casa todos la llamaban cariñosamente Mercedes y con los años acabó incorporándoselo como primer nombre, aunque en la partida de nacimiento no constaba como tal.

La curiosa historia sobre el origen de la marca de automóviles Mercedes-Benz - Adrienne Manuela Ramona Jellinek, era conocida por todos como MercedesSu padre era Emil Jellinek (1853-1918), importante hombre de negocios y cónsul diplomático, que sentía una verdadera devoción por su hija y las carreras automovilísticas, que comenzaban a ponerse de moda en los últimos años del siglo XIX.

De hecho, el señor Jellinek había participado en alguna competición conduciendo un bólido de la época y bajo el pseudónimo de Monsieur Mercédès. Era tal su pasión por los coches que en 1900 encargó a la empresa DMG (Daimler Motoren Gesellschaft, fundada por el ingeniero alemán Gottlieb Daimler) que le fabricasen una flota de 36 coches, con una sola condición: los coches deberían llamarse Daimler-Mercedes.

Los automóviles fabricados fueron un éxito absoluto, lo que llevó a Daimler y Jellinek a firmar un acuerdo de colaboración para la fabricación de nuevos autos y la incorporación de Emil en el consejo de administración de la empresa.

Curiosamente, en 1903 Emil añadió el nombre familiar, con el que llamaban a su hija y a los automóviles, al suyo propio y pasó a llamarse Emil Jellinek-Mercedes. A raíz de esto solía bromear en infinidad de ocasiones recordando que era la primera vez en la historia que un padre adoptaba el nombre de su hija.

La curiosa historia sobre el origen de la marca de automóviles Mercedes-Benz - Emil JellinekSe podría decir que el señor Jellinek sentía una auténtica obsesión por ese nombre ya que a un gran número de inmuebles de su propiedad los bautizó con él (Villa Mercedes I y II, Chalet Jellinek-Mercedes…).

Con los años el nombre Mercedes fue cogiendo cada vez más fuerza dentro de la empresa automovilística y cuando en 1926 (Emil Jellinek ya había fallecido ocho años atrás) se firmó un acuerdo entre Daimler y la empresa Benz (otro de los grandes fabricantes de coches de la época que había sido fundada por Karl Friedrich Benz) la empresa resultante tomó el nombre de Daimler-Benz, quedando el de  Mercedes-Benz como ‘marca comercial’, tal y como la conocemos actualmente. (Gracias a Pedro por el dato facilitado)

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

Fuentes de las imágenes: pedrosimoes7 (Flickr) / Mercedes-Benz

¿Qué ocurre si se echa azúcar en el depósito del coche?


Hay un rumor circulando desde hace bastante tiempo que explica que si te echan azúcar en el depósito del coche ya puedes ir despidiéndote de él. Pues bien, tan solo es eso, un rumor, ya que al vehículo no le pasa nada en caso de que a algún graciosillo se le ocurriese verter azúcar en el depósito de nuestro coche.

El azúcar no se disuelve en la gasolina ni en el gasóleo, así que ocurriría lo mismo que si echamos arena: que se iría al fondo y simplemente ensuciaría el depósito.

Eso sí, podrían fastidiarnos a base de bien si en el depósito nos echaran agua: esta se colaría por los conductos de suministro, porque el combustible flota sobre ella. Y eso sí que inutilizaría el coche.

 
 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 
Fuente e imagen: howstuffworks