¿Qué fue de Kevin Dillon, el hermano pequeño de Mat Dillon que fue joven promesa?

Da un poco de rabia decir que Kevin Dillon es como una versión de su hermano mayor del AliExpress, pero… En fin, no lo voy a decir, pero solo porque da rabia, no porque no sea cierto.

La cuestión es que, en nuestro empeño de mostrarles a los niños clásicos de terror de todos los tiempos (empeño que se aguza en Halloween, claro), el otro día pusimos The Blob. O La mancha voraz. O El terror no tiene forma. Según dónde la veas se titula de una forma u otra, pero casi todos la recordamos como The Blob. Como sea, en ella veíamos a un joven Kevin, casi recién estrenado en cine, haciendo de buen macarra ochentero, con su moto escacharrada, su chupa de cuero, su pitillo en los labios, su pasado oscuro y su noble corazón.

kevin dillon the blob

Voy a hacer aquí un pequeño paréntesis para decir que, según la foto, puede también parecer un Kevin Bacon de AliExpress y, de hecho, he visto por ahí alguna foto de Matt Dillon con Kevin Bacon rotulada como «Matt Dillon y Kevin Dillon» que me ha hecho mucha gracia. Pero vayamos al lío:

Lee el resto de la entrada »

20 años después: ¿Qué fue de los niños de ‘Los Otros’ (Alakina Mann y James Bentley)?

Se aproxima Halloween y, con ello, son muchas las casas en las que se está haciendo un exhaustivo repaso al mejor cine de terror para organizar una maratón de miedo.

Casi todos los años yo me propongo mostrarles a mis hijos alguna película que ellos llaman «antigua», aunque solo lo sea por haber sido editada antes de que ellos nacieran. O, lo que es lo mismo, cualquier película anterior a 2010, en mi casa, se considera antigua por votación mayoritaria (ellos son tres, nosotros dos). Pero no me voy más por las ramas: lo intenté una vez y no cuajó, así que este año les propondré, una vez más, ver Los otros.

los otros

Estrenada en 2001, escrita y dirigida por un enorme Alejandro Amenábar y con Nicole Kidman a la cabeza del reparto, en Los otros se nos presentaba la historia de una viuda de guerra que habitaba una mansión envuelta en una espesa niebla con sus dos hijos, fotosensibles ambos —lo que la hacía mantener puertas y postigos cerrados para que no entrara la luz—, cuando empezaban a experimentar fenómenos extraños.

Dentro del suspense y los tremendos sustos que se sostienen durante toda la cinta, el final, original y revelador, es de los mejores finales de la historia del cine de terror. Una auténtica obra de arte que, en todo momento, mantuvo el foco en sus tres personajes principales: la madre (Kidman) y los niños, Anne y Nicholas. ¿Qué fue de ellos?

Lee el resto de la entrada »

El terrible devenir de Dominique Swain, la joven actriz de ‘Lolita’

Nació en agosto de 1980, y con diecisiete años se convirtió en la perturbadora imagen de la sensualidad al protagonizar, como Dolores Haze, la icónica Lolita de Adrian Lyne.

dominique swain lolita

Curiosamente, ese mismo año (1997) fue el de su debut en Cara a cara, donde interpretaba a Jamie, la hija de Travolta (¿O era de Cage?).

Como sea, en la cinta en la que compartió protagonismo con Jeremy Irons (y con Melanie Griffith, y con Frank Langella, que eran los tres nombres que figuraban en el cartel, no el suyo), la vimos representar extraordinariamente bien un papel turbio y complejo.

Por si pillo a alguien despistado, en esta película, basada en la novela de Vladimir Nabokov, Jeremy Irons se enamora de una niña de catorce años, hija de su casera.

Las escenas eliminadas de la cinta, por cierto, son perturbadoras.

Como veis, Swain prometía. Y mucho. Recién llegada a la alfombra roja ya se había comido el mundo, y tal vez era ya «mayor» como para convertirse en un juguete roto de Hollywood. Y no se convirtió, pero, inexplicablemente, su carrera interpretativa nunca despegó. El que prácticamente fue su debut, fue también su mejor trabajo y, casi, el único que se recuerda de ella.

Desde que se estrenara Lolita ha acumulado un centenar de trabajos entre cine, televisión y series, y ha pasado absolutamente desapercibida en todas ellas.

De este centenar de títulos destacan solo un puñado, esparcidos aquí y allá en el tiempo y en los que, casi nunca, ha tenido un papel protagonista, con contadas excepciones como puede ser La casa de Nueva Orleans, ya de 2004: una serie de la CBS sobre tres generaciones de prostitutas del burdel de Canal Street en Nueva Orleans, basada en hechos reales.

la casa de nueva orleans

Sin embargo, la práctica totalidad de sus películas —tanto para cine como para TV— y series, no llegan ni siquiera al aprobado en los principales portales de cine. De hecho, casi desde el mismo momento en que debutó, y aparte de Lolita Cara a cara, los proyectos en los que se involucró empezaron a ser de escasísima calidad, a tener una terrible acogida por público y crítica y a terminar llevando a la jovencísima promesa, Dominique Swain, a los metafóricos lodazales de la industria. Desde Alpha Dog, en 2006, no ha parado de trabajar y, sin embargo, ninguno de los proyectos que han contado con ella destacan.

Desde La becaria (una suerte de comedia que recordaba de modo grotesco y mal hecho a las partes más perturbadoras de Lolita) o la malísima The Smokers, a principios de los 2000, hasta sus más recientes trabajos, la frecuencia de películas con una nota que roza la tragedia no ha hecho más que aumentar.

Podríamos hablar, por ejemplo, de Sharkansas (copia cutre de Sharknado, que es cine absurdo, pero al menos es original), de The Fast and the Fierce (lo mismo, pero de Fast & Furious y con aviones), de Astro, una de ciencia ficción en la que falla desde la ambientación y la historia hasta el ritmo y el decorado, de Nazi Overlord (soldados contra monstruos creados por los nazis), de y así una lista cuasi infinita (bueno, no tanto, ponedle algo menos de un ciento) de películas que no alcanzan ni un 3 sobre 10.


Aunque no hay que fiarse alegremente de las puntuaciones en portales, porque si nos fiamos de ellas podríamos, por ejemplo, destacar también The Matadors, que suma un 6,9 sobre 10 en IMDb, por ejemplo, pero solo con 23 votos, no sé si me seguís. Y la película es lo que estáis pensando: Los matadores. Tres chicos que quieren ser toreros. El póster es para verlo:

the matadors

¿Cómo llega una actriz que prometía con su debut ser una grande a este punto en el que no hace una sola peli buena? ¿Cuánta culpa tiene La becaria en esto? ¿A qué gigante de la industria pudo enfadar Swain para que ninguna gran producción quisiera tenerla en sus filas? Es cierto que Swain no llegó a ser un juguete roto de Hollywood, pero, al final, nunca pudo dejar de ser Lolita. Y solo Lolita.

Así es hoy Julia Ormond, 30 años después de enamorar a Hollywood

Julia Ormond fue uno de los grandes nombres del cine de los ’90, pero en los 2000 su fama, como era la norma en Hollywood para las mujeres cuando rondaban los 40, empezó a decaer.

julia ormond antes y ahora

Por si os pillo con el despiste, podemos hacer un breve repaso:

Aunque debutó en el 89 en algunos episodios de Traffik, y pronto dio el salto a las películas con buenos títulos para TV como Young Catherine Stalin, fue en el 94 cuando su nombre (y su rostro) saltaron a las grandes ligas al protagonizar, como Susannah Fincannon-Ludlow, el drama Leyendas de pasión, protagonizado por Brad Pitt y Anthony Hopkins, papel al que pertenece la foto de arriba (izquierda).

Por si alguien dudaba de la gran labor que podía desempeñar en el cine, a esta película siguieron otros dos de sus grandes trabajos: El primer caballero, donde interpretó a Ginebra, y Sabrina (y sus amores), en la que, por supuesto, era Sabrina.

julia ormond sabrina

El barbero de Siberia, Ángeles de hierro e incluso El curioso caso de Benjamin Button, ya en 2008 y en la que, esta vez, interpretaba a la propia hija de Pitt, son otros ejemplos de grandes éxitos que la actriz lleva a sus espaldas aunque, como seguro habéis apreciado ya, cada vez con menor protagonismo.

Sin embargo, Ormond tomó una sabia decisión y es que, a pesar de significar aceptar papeles menores, mayoritariamente, prefirió continuar escogiendo buenas historias, de mayor o menor presupuesto, que mereciera la pena contar. Al menos, en líneas generales. Por eso, a lo largo de los 2000 pudimos seguir viéndola en taquillazos y éxitos de crítica como Mi semana con Marilyn o Rememory, y en series de tantísimo tirón como Las brujas de East End Mad Men.

julia ormond mad men

En los últimos años parece empezar a tener un descenso de producción, pero sigue totalmente activa. En 2019 protagonizó El cazafortunas con Ben Barnes, una miniserie sobre una «mujer mayor y rica que se enamora de un hombre más joven», en 2020 tuvo un pequeño patinazo con una de miedo, Reunion, que tuvo una crítica rozando lo nefasto y entre 2020 y 21 fue Elizabeth Kublek en The Walking Dead: World Beyond, donde apareció en una veintena de episodios.

julia ormond the walking dead

En proceso de producción están otros cuatro proyectos más, de los cuales el único con fecha de estreno (en teoría, para este 2023) es Home Education, en la que interpreta a una «dominante madre que educa en casa a su hija, que la empieza a cuestionar».

Ya puedes ver otra vez en televisión a Jane Kaczmarek, la madre de ‘Malcolm’

Cuando las productoras del mundo, allá a principios de los 2000, buscaban nuevas fórmulas de comedia familiar lejos del clásico núcleo de «familia feliz» que llevábamos tragando treinta años, surgió una teleserie en cuyo epicentro se encontraba Malcolm, un chavalín de quien descubrían que era un genio y que vivía en una familia deliciosamente desastrosa. Y, en ese desastre, Jane Kaczmarek era Lois, la matriarca.

Jane-Kaczmarek-Malcolm

 

A Jane le sucedió lo mismo que a su compañero de reparto, el gran Bryan Cranston, que es que fue esta la serie que le dio fama internacional, aunque llevaba ya muchos años de interpretación. Concretamente, 18 en su caso. Y casi todo lo que había hecho hasta entonces había sido televisión.

Lee el resto de la entrada »

30 años de ‘Vida de este chico’: así era Leo DiCaprio en su primer rol protagonista

Dudo que exista mucha gente en el planeta que no sepa quién es Leonardo DiCaprio. Puede que mi madre y poco más. Hace apenas siete años que alzamos la voz al cielo cuando, por fin, se alzó con el Oscar a mejor actor por su papel en El renacido, después de no pocas nominaciones, aunque menos de las que mucho creímos que se merecía.

Sorprende los pocos títulos que, en realidad, tiene en su currículum. Mientras que otros actores de su generación tienen más de setenta, ochenta o incluso cien títulos en su carrera, a Leo DiCaprio, desde que empezara a principios de los ’90, se le cuentan poco más de cuarenta, y eso que varios de ellos son cortometrajes o documentales producidos por él mismo para apoyar su intenso activismo contra el cambio climático, del que es uno de los más firmes embajadores. De hecho, desde 2015, año al que pertenece El renacido, solo ha protagonizado tres títulos más: Érase una vez en… Hollywood, No mires arriba y la recién estrenada Killers of the Flower Moon (Los asesinos de la luna), las tres a cual mejor, aunque la duración de esta última ha agitado la opinión de la gente sobre «lo que debe durar una película».


La cuestión es que, cuando rememoramos los inicios de DiCaprio, siempre echamos mano de dos títulos consabidos: la serie Los problemas crecen, en la que participó como Luke Brower, un «chico problemático», en la séptima temporada, y Critters 3, de 1991, en la que tenía un pequeño papel como Josh.

Sin embargo, fue un par de años más tarde, en el 93, cuando el actor tuvo ocasión de poner todos los focos sobre él, y es que ese año se estrenaron ¿A quién ama Gilbert Grape? Vida de este chico.

Si son del mismo año, porque elijo hablar de Vida de este chico, y no de ¿A quién ama Gilbert Grape? Porque en la primera DiCaprio sí era «este chico», y en la segunda Gilbert Grape era Johnny Depp. Eso sí, el papel de Arnie Grape, el hermano pequeño de Gilbert, fue el que le valió a Leo su primera nominación a un Oscar, como mejor actor de reparto. No lo ganó, y tardó más de veinte años en poder levantar esa estatuilla.

Vida de este chico, que hizo con diecinueve años, fue su primer papel protagonista para cine.

leo dicaprio vida de este chico

Bajo la dirección de Michael Caton-Jones, compartió cartel con Robert De Niro y Ellen Barkin para dar vida a Tobias Wolff, Toby, en la propia autobiografía del escritor y profesor de literatura, que gira en torno a su relación como adolescente rebelde en los años ’50 con su padre maltratador.

Una película que ha envejecido notablemente bien (habida cuenta, sobre todo, de que está inspirada en los ’50 y es buen reflejo de la sociedad de entonces) y que, además, mantiene una buenísima puntuación del público en la mayoría de los portales de cine. El papel de DiCaprio aquí no lo llevó a una nominación al Oscar, como ¿A quién ama Gilbert Grape?, pero sí le valió cinco nominaciones en diferentes premios a mejor actor promesa, de los cuales ganó dos: el Film Critics Association de Chicago y el ídem de Los Ángeles.

leo dicaprio robert deniro vida de este chico

De la película y las interpretaciones que vemos en ella, se ha dicho que es un «sólido retrato familiar, guion sin efectismos y un reparto eficaz que da fuerza a este melodrama» (Fernando Morales, El País) o que «sus protagonistas trabajan con denuedo para hacer que sus personajes y sus relaciones sean creíbles, intensas y emotivas» (Jonathan Rosenbaum, Chicago Reader).

Treinta años del que fue el primer gran éxito de uno de los actores más importantes de nuestro siglo, del que sus compañeros, como Christian Bale, ha llegado a decir que «todos los actores de nuestra generación hemos hecho carrera con los papeles que ha rechazado DiCaprio». Un buen momento para recordar que todos tenemos un inicio.

Kate Moss, pillada (y criticada) en unas fotos «al natural»

Érase una modelo a un cigarrillo pegada.

Su época de esplendor fueron sin duda los años ’90, cuando su imagen como modelo era conocida internacionalmente en la industria de la moda.

Supermodelo, de hecho. De aquella época en que los principales nombres femeninos de la pasarela aparecían en revistas adolescentes como Bravo o SuperPop para servir, teóricamente, de referente, con sus consejos de belleza, estilo y dieta. Entre los grandes nombres de entonces estaba el suyo, icono de (una vez más, teóricamente) lo «incorrecto y subversivo»: Kate Moss.

kate moss gucci 97

Imagen de Kate Moss en el backstage de Gucci en el 97 (Instagram KMA)

Se la denominó «la musa de Karl Lagerfeld» y, aunque es cierto que los ’90 fueron sus años de oro, todavía en 2012, y según la revista Forbes, era la segunda modelo mejor pagada del mundo.

Era ese momento, quizás, en que la imagen de la supermodelo empezaba a alejarse de la mujer correcta y fabulosa, y las campañas de moda comenzaban a convertirse en una especie de nueva idolatría de lo decadente. No en vano, una de las primeras campañas de Moss fue para Calvin Klein con el también incorrectísimo y exconvicto Marky Mark, a quien ahora conocemos como Mark Wahlberg.

kate moss mark wahlberg calvin klein

Tenía mucho que ver, tal vez, en esa imagen suya de supuesta incorrección el hecho de que, en la mayoría de las fotos que le hacían sin que fueran posados, salía con su eterno cigarrillo adosado a la mano. Y si comento esto es porque no deja de resultar sorprendente que esto haya sido, precisamente, lo que hizo que hace unas semanas medio mundo hablara de ella, y no para bien.

Lee el resto de la entrada »

Serie B, boda secreta… ¿Qué está haciendo Naomi Watts?

Pasa siempre: poco a poco nombres como Naomi Watts o Nicole Kidman van siendo sustituidos lentamente por otros como Emma Stone o Margot Robbie y, cuando te quieres parar a pensarlo, hace años que no sabes del paradero profesional de las primeras, igual que sus nombres sustituyeron antes a otros como Kim Basinger o Sharon Stone. El ciclo de la vida, particularmente corto para las mujeres en Hollywood.

La cuestión es que Watts, que alcanzó lo más alto en títulos icónicos como Mulholland Drive (2001), King Kong (2005) o la no tan lejana Lo imposible (2012), en la que el ahora famosísimo Tom Holland interpretaba a su hijo, lleva un tiempo fuera del foco mediático, y casi hay que buscarla a propósito para poder saber algo de su vida.

naomi watts lo imposible

Lee el resto de la entrada »

Así son ahora los gemelos Sprouse, Ben en ‘Friends’ y los famosos ‘Zack y Cody’

Decían Albert Monteys y Manel Fontdevilla en una tira de El Jueves que todas las grandes historias pueden resumirse en una sola frase. La de Friends sería «toman café y les pasan cosas».

Friends marca un antes y un después en nuestra manera de entender las sitcoms. Se salieron del hilo típico que centraba su atención en el núcleo familiar para contarnos la vida de seis amigos solteros en la ciudad de Nueva York. El que podría definirse como eje de la serie, la trama que la ocupa durante sus diez temporadas (del ’94 al 2004) es la historia de ¿amor? entre Rachel, una niña rica que acaba de dejar a su futuro marido plantado en el altar, y Ross, el hermano mayor de una vieja amistad del instituto, separado y padre de un hijo, Ben.

Cole-Sprouse-Friends

A Ben le daba vida un jovencísimo actor llamado Cole Sprouse que, aunque no fue seleccionado para el papel, tenía un hermano gemelo también actor: Dylan Sprouse. Y, tras Friends, ambos hicieron carrera, tanto juntos como por separado. Lee el resto de la entrada »

Catherine Lloyd Burns, la profesora de ‘Malcolm’: de actriz afamada a repostera anónima

Malcolm in the Middle era, y sigue siendo con el paso de los años —porque ha envejecido estupendamente bien—, una serie absolutamente completa: la madre intenta hacerlo todo superbién y al final es un desastre (cosa con la que, como madre, me siento más que identificada); el padre es un feliz de la vida que pasa de todo y, aun así, es un padrazo; el mayor no da pie con bola y dice que todo es culpa de su madre; el segundo tiene más mala idea que Patán; el tercero (el del medio) era un genio incomprendido; el cuarto, que para mí que era en realidad el más listo, se limitaba a manejarlo todo sin que nadie pareciera darse cuenta y el pequeño, bueno, no pudimos ver demasiado de él, pero tenía toda la pinta de ser el perfecto esbirro para el cuarto.

El genio incomprendido que le daba nombre a la serie (a.k.a. Malcolm) era incluido, ya en el episodio piloto, en una clase especial para jóvenes genios en su escuela, donde impartía las lecciones una profesora a medio camino entre lo erudito y lo estrafalario. Una especie de profesora Trelawney, pero con libros de mecánica cuántica y flautas traveseras. Pues a esta profesora, que se llamaba Caroline Miller en la ficción, le daba vida la actriz Catherine Lloyd Burns.

catherine lloyd burns malcolm

Lee el resto de la entrada »