Las diez mejores novelas históricas de 2021

Photo by Joel Muniz on Unsplash

Llega el momento, como cada año, de hacer repaso de las mejores novelas históricas de este año para XX Siglos. Como siempre digo, estas listas son siempre injustas, parciales y, en este caso, muy, muy personales. Este año he leído unas 45 novelas históricas, que no son todas las que han sido publicadas, ni mucho menos, pero que creo que es una buena muestra del género. ¿Me acompañáis en mi repaso de lo mejor del año?

1. Hamnet, de Maggie O´Farrell (traducción de Concha Cardeñoso, Libros del Asteroide) 

Reseña: ‘Hamnet’: la familia y la tragedia tras un genio llamado William Shakespeare

Está esta novela en todas las listas de lo mejor del año -ya sea de género o no- y con toda la razón. Es una novela poderosa, que llega al alma y lo hace a través de algo tan difícil como raspar y reconstruir la vida íntima de un persona histórico de la talla de William Shakespeare. Hamnet es pura literatura, y también creo que se puede defender como gran literatura histórica (en Inglaterra no ha ganado el Walter Scott de este año porque entre las finalistas también estaba una tal Hilary Mantel con su final sobre la trilogía de Thomas Cromwell).

Y sí, lo es, es una maravillosa novela histórica que no solo reconstruye la vida privada de William Shakespeare a través de los ojos de su esposa, sino que, por ejemplo, refleja con maestría la fragilidad de la vida en una época marcada por la enfermedad o, el propio discurrir de la enfermedad, narrado en un capítulo antológico. Sin dudas, lo mejor del año.

2. Azucre, de Bibiana Candia (Pepitas de Calabaza)

Reseña: ‘Azucre’, la tragedia de los gallegos que fueron a Cuba a ser esclavizados en el siglo XIX

La gran sorpresa del año. Una primera novela que se ha colado, sin hacer, primero ruido, en el corazón de muchos lectores y que después ha empezado a hacerse reconocido. Con todo merecimiento. La odisea real de unos trabajadores gallegos que, en el siglo XIX, fueron seducidos por una oferta fraudulenta de trabajo en Cuba y acabaron siendo esclavizados. Una trágica aventura rescatada y narrada con delicadeza y maestría por su autora, Bibiana Candia.

Además, de haber ‘cazado’ esta interesante historia que nadie había novelado antes, Candia tiene el mérito de haberlo hecho con pulso y una fina mirada literaria. Con sensibilidad y dureza, rescatando las voces anónimas de los protagonistas olvidados de la historia y convirtiéndole en una recreación verosímil de la época y, a la vez, ofreciendo una historia de migración que resuena en la mente del lector cercana y dolorosa. Una estupenda prueba de que en España también se hace buena novela histórica fuera de los cánones formales y temáticos clásicos del género.

3. Noticias del gran mundo, de Paulette Jiles (traducción de Ignacio Alonso Blanco, Almuzara)

Reseña: ‘Noticias del gran mundo’, el western mestizo con alma de clásico en el que se basa la película de Netlix con Tom Hanks

Maravillosa novela western que ha pasado desapercibida este año, eclipsada, seguramente por su adaptación cinematográfica. Y la película no está mal, pero la novela es mucho mejor. Es una emocionante novela de aventuras, con todo el sabor del género, pero además con una finísima y trabajada reconstrucción histórica de los Estados Unidos del siglo XIX. La aventura del viejo capitán Kidd, un ‘lector de noticias’ sesentón, para llevar con su hogar a una niña cautiva llamada Johanna supone un breve pero auténtico novelón que atrapa y cautiva.

Jiles, además, fotografía con pulso una Texas mestiza y llena de lenguas y orígenes, entre nativos, anglosajones, españoles y una pléyade de migrantes europeos, en un contexto geográfico todavía hostil y por domeñar. Es puro western de aires clásicos, con un gran trabajo histórico, trabajado y reflexionado, que supone una modernización a los elementos clásicos del género. Una lectura con muchas capas y que funciona en todas ellas.

4. El país de los otros, de Leila Slimani (traducción de Malika Embarez Lopez, Cabaret Voltaire)

Otra que no veréis en apenas listas de novelas de género y sí entre lo mejor de la narrativa del año. Y puede que, siendo puristas, por una situación puramente cronológica -esa que dice que solo es histórico lo que trata hasta la Segunda Guerra Mundial-. Pero ya sabéis que en XX Siglos defiendo una mirada abierta al género y eso hace que podamos hablar de joyas como esta novela francesa.

El país de los otros es la historia de una joven alsaciana que se enamora de un soldado marroquí del ejército colonial francés y tras la Segunda Guerra Mundial se casa y se marcha a vivir a Marruecos con él. La historia de esta familia en la década posterior, la de ella y su hija, en un país extraño que además vive su proceso de independencia es fascinante y dura. Habla de un país y su formación, de la familia, de las mujeres, de la identidad, del mestizaje, y lo hace todo con sensibilidad y crudeza, con maestría y profundidad. Su valor histórica está en la mirada la época y la independencia marroquí, fundamental en la novela, que es el inicio de una trilogía, basada en su propia familia, sobre la historia reciente de Marruecos.

Ha sido una de mis últimas lecturas del año y me ha dejado impresionado y con muchas dudas de si no debería estar más arriba en mi lista, pero ninguna de que es de lo mejor que he leído en este año. Magistral.

5. Castellano, de Lorenzo Silva (Destino)

Reseña: ‘Castellano’, el viaje comunero hacia la identidad de Lorenzo Silva

A Lorezno Silva lo histórico nunca le ha sido ajeno. Y en este 2021, desembarcó con una novela que desafió los cánones del género y que se lee como un grito. Un grito por una nueva mirada a la ficción histórica, por una nueva mirada a la identidad y por una nueva mirada hacia el pasado de los Comuneros. El resultado es una novela breve, que conjuga el ensayo con la ficción y el ensayo, que conecta con los autores más innovadores del género -sobre todo franceses-, pero que se erige como un camino nuevo en la ficción nacional.

Silva narra su propio viaje hacia el redescubrimiento de su identidad castellana, a la vez que relata la rebelión comunera y repasa momentos históricos y culturales que han formado esa identidad. El resultado llega y transforma la realidad. Una reivindicación de otras identidades que, en los tiempos que corren, se percibe como urgente.

6. China, de Edward Rutherfurd (traducción de  Dollors Gallart, Roca Editorial)

Entrevista: Edward Rutherfud: “Casi todo lo que ocurre hoy con China deriva de su desastroso encuentro con Occidente”

Las novelas de Edward Rutherfurd son a la novela histórica como las buenas superproducciones de Hollywood al cine. Novelas ambiciosas y espectaculares, con todo lo bueno que ofrece el género clásico, bien hecho y expuesto. China, su última obra, quizá no sea tan ambiciosa como otras de sus novelas en lo cronológico: en vez de tratar de condensar la historia entera de un país o ciudad solo capta un siglo. Pero es que lo que trata es novelar un siglo tan turbulento como el XIX en un lugar tan complejo como China. Y sale airoso.

Así Rutherfurd desgrana, teniendo como el eje el opio y su comercio, la historia del siglo XIX chino, el siglo de la humillación, y su compleja relación con las potencias occidentales. Desde el punto de vista inglés y el chino, este gigante de la ficción histórica urde tramas entrelazadas que le sirven para narrar las guerras del opio, la rebelión Taiping, el ascenso y caída de la emperatriz Cixi o la rebelión boxer. Nos lleva desde los campesinos, hasta los comerciantes ingleses, desde los pobres hasta los cortesanos de la Ciudad Prohibida. Es un exuberante ejercicio de narración, que se luce en los momentos de intimidad como en las grandes batallas.

Ilustrativo pero apasionante. Rutherfurd sale airoso de tan magna intención y logra una novela poderosa, que nos hace viajar en el tiempo y el espacio. China se disfruta con facilidad y deja poso de conocimiento. Parece fácil, pero no lo es en absoluto.

7. Tokio Redux, de David Peace (traducción de Ignacio Gómez Calvo, Hoja de Lata)

Si no estuviera convencido de que esta novela, pese a su marco y contexto histórico bien trazado, es una pura novela negra estaría mucho más alta en esta lista. Pero es que es tan buena, la experiencia lectora es tan potente que merece estar en la lista de lo mejor del año. Y como en XX Siglos me enorgullezco de tener una mirada abierta y amplia sobre el género histórico esta titánica novela negra ambientada en el pasado debe estar.

Cierre de la trilogía tokiota de Peace -con la que tiene conexiones, pero que se puede leer de manera independiente-, Tokio Redux es un tres en uno, tres novelas que conforman una con una maestría que absorbe y se vuelve insondable. Basándose en el asesinato real del presidente de los ferrocarriles nacionales de Japón en 1949, con el país ocupado por los EE UU y arrancando la Guerra Fría, Peace conforma una novela policíaca, negra y de espías que corre desde 1949, pasando por los olímpicos 60 hasta llegar a los 80 de la muerte del emperador. Se compara mucho a Peace con Ellroy y tiene sin duda similitudes, pero Peace logra hacer una literatura personal, propia y diferente. Un cruce entre novela negra y policiaca -como la de Ellroy- que golpea como un boxeador.

Policías, espías y detectives obsesionados se entremezclan en una novela que es pura dinamita, que abduce al lector como el crimen de Shimoyama a los protagonistas y lo introduce en una espiral donde Peace ofrece tanto como oculta. Propone al lector una experiencia lectora brillante que también le exige concentración y ejercicio para rellenar los huecos que el autor hábilmente deja. Ya os guste la novela negra, la histórica, ambas o ninguna, no deberíais dejar de probar esta novela.

8. ¡Pelayo!, de José Ángel Mañas (Esfera de los Libros)

Reseña: El Pelayo ‘kronen’ y sin Don de José Ángel Mañas |  Entrevista: José Ángel Mañas: “Pelayo es el Michael Corleone de nuestra historia”

Una novela en clave épica sobre Don Pelayo puede dar hasta pereza, pero la habilidad de José Ángel Mañas como novelista histórico estriba en su mirada juguetona y su capacidad para sorprender sin renunciar a la épica. No necesita salirse de los cánones del género para ofrecer algo diferente, y en ¡Pelayo! lo demuestra desde las exclamaciones del título.

Mañas no baja del mito a Pelayo, ni renuncia a Guadalete, el rey Rodrigo, el rapto de la Cava o Covadonga. A larga distancia son los grandes mitos fundacionales. Pero en la distancias cortas, Mañas saca el bisturí humanizador, irónico y popular y logra ofrecer una mirada nueva a los personajes y situaciones.

La narración en primera persona de la hermana de Pelayo, Adosinda, proporciona frescura y crítica al caudillo, lo humaniza y lo descuartiza para, aún así, manteniéndolo a la altura de su propio mito. Novela breve y directa, llena de batallas, aventuras y traiciones, que logra crear un Pelayo, integrador pero diferente, que seguramente no deje totalmente contento a nadie, pero que narrativamente funciona como un reloj.

9. El puño del emperador, de Alberto Caliani (Ediciones B)

Reseña: Espías y asesinos en serie en la retaguardia de Marco Aurelio: ‘El puño del emperador’

¿Me tengo que quedar con una novela de aventuras histórica de épica y aventuras de este año? Me quedo con El puño del emperador, por fresca, desacomplejada y trepidante. Novela que respira fusión de géneros, insolencia y aventura por los cuatro costados. Que trata de recuperar las esencias que solo despiertan las grandes aventuras que son leídas en la adolescencia y le mete gota de thriller, terror y un tono comiquero que le sientan de vicio al mundo romano.

Esta novela conjuga el misterio, el terror, la aventura y la épica con pulso y sin duda ni complejos. Y la confianza en la apuesta deja una novela redonda, que engancha y se disfruta sin más preocupaciones. Quizá a los más puristas del género histórico les repatee, pero eso sea hasta una buena señal.

Esta aventura en tiempos de las campañas de Marco Aurelio al otro lado del Danubio, conquista y convence. Y ofrece sensaciones que conectan con el lector adolescente que todos llevamos dentro y que siempre soñamos con recuperar y leer y disfrutar con esa misma ilusión. Proponerlo es fácil; lograrlo tiene mucho mérito.

10. Resurrecta, de Vic Echegoyen (Edhasa)

Entrevista: Vic Echegoyen: “El terremoto de 1755 en Lisboa tiene el rango de mito, como el incendio de Roma o la destrucción de Babilonia” | Firma invitada: ‘Resurrecta’: cómo novelar el terremoto de Lisboa de 1755, crónica de una catástrofe anunciada y futura

Hay que reconocer novelas como esta, valorar el riesgo y la creatividad sobre el éxito y el impacto. Porque es cierto que muy probablemente, Resurrecta no vaya a captar al gran público español, ni a la crítica. Una novela histórica sobre el gran terremoto de Lisboa de 1755, contada de manera extremadamente coral, pero tremendamente concentrada en lo temporal -apenas seis horas- y con un lenguaje impresionista y economizado no parece que sean los elementos de una novela de éxito. Pero aún así, la última novela de Vic Echegoyen ofrece un arriesgado ejercicio, logrado formalmente, poco visto en el género patrio.

Resurrecta es una novela que mezcla la transversalidad y el reparto coral de las grandes superproducciones de catástrofes de los 50 y 60 de Hollywood -piense el lector en Terremoto o El coloso en llamas-, con la crónica periodística y la mejor narrativa histórica. Logra retratar seis horas de una ciudad en su jornada más difícil. Poniendo rostro a la tragedia a través de una pléyade de personajes que van desde animales, a putas, nobles, actores, eclesiásticos y reyes. Con un lenguaje medido, poderoso e impresionista, que impacta y logra su cometido.

Es verdad, que esa extremada coralidad del relato provoca que no se termine de empatizar con ningún personaje en concreto y que la emocionalidad quede un punto por debajo de lo que debería. Pero como empezaba esta reseña, el riesgo y lo logrado del resultado deben ser valorado. Y Resurrecta, como experimento, como soplo de aire fresco en el género, debe estar entre lo mejor del año.

Si te ha interesado esta entrada, quizá te guste…

Los comentarios están cerrados.