Entradas etiquetadas como ‘canada’

Quién fue… Terry Fox: recorrió 5.400 km con una sola pierna para luchar contra el cáncer… y recaudó millones

Fox, corriendo por Toronto en 1980 (WIKIPEDIA).

Hace bastante tiempo que no os traigo una historia de domingo tan inspiradora como la de hoy. Vamos a conocer más de cerca a Terry Fox.

Terrance Stanley Fox nació el 28 de julio de 1958 en Winnipeg, Manitoba, Canadá. De niño practicó fútbol, rugby y béisbol, aunque su pasión era el baloncesto. Pese a su estatura y a que el entrenador del equipo le intentaba disuadir, Terry era muy cabezota y no paró hasta hacerse con un hueco en el equipo.

El 2 de noviembre de 1976, Terry sufrió un accidente de coche en el que sufrió una herida leve en la rodilla derecha. Pese a la levedad de la herida, sufría dolores constantes hasta que en marzo del 77, acudió a un médico. Tras diversas pruebas, le diagnosticaron un osteosarcoma, un tipo de cáncer de huesos que suele manifestarse en las rodillas en primera instancia. Pese a que Terry pensaba que el accidente había sido clave para el desarrollo de la enfermedad, los médicos le contaron que no había relación. Sólo casualidad. Le dieron también la mala noticia de que iban a amputarle la pierna y a someterle a sesiones de quimioterapia. Y no sólo eso: tenía un 50% de posibilidades de sobrevivir.

Tres semanas después de la amputación, Terry Fox ya caminaba con la ayuda de una pierna ortopédica. El joven quedó muy impresionado cuando supo que en solo dos años, la tasa de supervivencia del osteosarcoma había pasado del 15% al 50% gracias a los avances en investigación. Tras 16 duros meses de quimio, Fox decidió luchar por la investigación contra el cáncer.

Inspirado en la historia de Dick Traum, el primer amputado que completó la maratón de Nueva York, empezó a entrenar. Le dijo a su familia que quería correr una maratón, pero su propósito era más ambicioso: recorrer Canadá de punta a punta para recaudar fondos contra la enfermedad, la ‘Maratón de la Esperanza’.

Pese a los dolores que le causaba correr, Terry Fox completó su primera carrera en septiembre de 1979, con una longitud de 27 km. Tras ella, reveló sus planes a su familia, que se mostraron en contra. Terry planeó recaudar 24 millones de dólares: un dólar por cada canadiense.

Empezó a buscar patrocinadores, como la Canadian Cancer Society. Además, Ford le donó una furgoneta, Imperial Oil el combustible para hacerla andar y Adidas unas zapatillas.

Así, el 12 de abril de 1980, Terry Fox inició ‘La Maratón de la Esperanza’. Empezó cerca de St. Johns, Newfoundland, en la orilla del mar. Llenó dos botellas de agua del Atlántico, una como recuerdo y la otra para derramarla en el Pacífico, adonde tenía previsto llegar. El mal tiempo y la escasa atención fueron la tónica de sus primeros días, hasta que en un pueblo llamado Port Aux Basques recibió una donación de 10.000 dólares.

El 22 de junio, Terry llegó a Montréal, aproximadamente un tercio de su trayecto, con 200.000 dólares recaudados. Fue entonces cuando Isadore Sharp, un magnate hotelero canadiense que había perdido a un hijo a causa del cáncer, conoció la historia de Terry Fox y decidió aportar dos dólares por cada milla que recorriera, y además convenció a otras 1.000 empresas de todos los tamaños a que hicieran lo mismo.

Cuando llegó a Ottawa, capital del país, fue recibido por Pierre Trudeau, presidente de Canadá (y padre del actual) y participó en diversos homenajes. Días después, fue recibido por 10.000 personas en Toronto. En un sólo día en esta ciudad recaudó 100.000 dólares. La estrella del hockey Bobby Orr le entregó un cheque de 25.000 dólares.

Mientras proseguía su carrera, Terry sufría numerosos problemas de salud: tendinitis, inflamaciones e incluso quistes. Pero él rechazaba la atención médica y sólo quería continuar. El 1 de septiembre, en Thunder Bay (Ontario), un fuerte dolor de pecho le hizo detenerse. Fue hospitalizado. El cáncer había vuelto y se le había extendido a los pulmones. Acababa su aventura, tras 5.373 kilómetros y haber recaudado 1,7 millones de dólares.

Una semana después del final de su carrera, la televisión canadiense organizó un telemaratón en el que se recaudaron 10,5 millones de dólares. La cuenta siguió abierta y en abril de 1981 se habían recaudado ya 23 millones.

Terry Fox, mientras, recibía miles de cartas de apoyo. Fue nombrado miembro de la Orden de Canadá y fue ingresado en el Salón de la Fama del Deporte Canadiense. Por desgracia, el cáncer seguía imparable y su salud se fue deteriorando. El papa Juan Pablo II envió un telegrama en el que mostraba su apoyo y expresaba que rezaba por la salud de Terry. El 19 de junio de 1981, el atleta fue ingresado en el Royal Columbian Hospital de New Westminster, con neumonía provocada por el cáncer. Entró en coma y murió, rodeado por su familia, a las 4:35 de la madrugada del 28 de junio. Tenía 22 años.

Al día siguiente, el Gobierno ordenó que todas las banderas ondearan a media asta. Su funeral fue retransmitido en televisión para todo el país. Había nacido una leyenda.

Con su nombre fueron bautizados colegios, institutos, edificios, barcos, parques, calles, avenidas e instalaciones deportivas de todo el país. Se erigieron varias estatus en su honor y lo más importante: cada año se celebran en todo el mundo carreras con su nombre para recaudar dinero contra el cáncer. Se calcula que en 2018 se habían recaudado ya unos 750 millones de dólares. Desde su muerte, la ratio de supervivencia de un osteosarcoma ha aumentado hasta el 70% gracias a la investigación.

Hay un libro y un par de películas inspiradas en la vida de Terry Fox, uno de esos nombres que conviene no olvidar.

Nos vemos el jueves.

Quién fue… George Dixon: el primer campeón negro de boxeo

Foto de Dixon en 1894 (WIKIPEDIA).

Vamos a viajar de nuevo a finales del siglo XIX para conocer a uno de esos pioneros del noble arte del pugilato. Vamos a conocer más de cerca la figura de George Dixon.

El 29 de julio de 1870 nacía en Africville, Halifax, Nueva Escocia (Canadá) George Dixon. De pequeña estatura (1,61 metros), empezó a boxear muy joven y con 17 años, el 10 de mayo de 1888, disputó con el neoyorquino Tommy ‘Spider’ Kelly el título mundial de los pesos gallo. Dixon se hizo con la victoria y se convirtió, siendo aún  menor de edad, en el primer campeón negro en cualquier categoría boxística. Aunque ese título no era oficial, lo fue cuando el 27 de junio de 1890 venció al inglés Nunc Wallace.

Menos de un año después, sumó otro título: el de los pesos pluma, tras derrotar a Cal McCarthy. Justo después, puso en marcha un espectáculo de vodevil con él como principal atracción, y que recorrió Norteamérica.

En 1897 perdió el título de los pesos pluma ante el californiano Solly Smith y al año siguiente, cayó derrotado ante el inglés Ben Jordan en Nueva York. Estaba previsto que a finales de 1898 disputara un combate de revancha ante Smith, pero éste cayó derrotado ante Dave Sullivan, que se convirtió en el rival de nuestro protagonista de hoy. El 11 de noviembre de 1898, Dixon derrotó en Nueva York a Sullivan y recuperó el título de campeón del mundo de los pesos pluma.

Con el cambio de siglo, perdió el título. Unas fuentes dicen que fue en enero de 1900 ante Terry McGovern, otros que el octubre de 1901 ante Abe Attell. Sea como fuere, por aquella época se trasladó a Boston y posteriormente a Nueva York, pero acabó sumido en la pobreza y murió en la ciudad de los rascacielos el 6 de enero de 1908, con 37 años de edad. Se organizó un torneo benéfico de boxeo para pagar sus deudas hispitalarias. Está enterrado en el cementerio Mount Hope, en Boston.

Espero que os haya gustado esta historia. Volvemos el jueves.

Escudos y logos. Toronto Maple Leafs

Logo de los Toronto Maple Leafs (WIKIPEDIA).

Creo que en la NHL están algunos de los logos más chulos del deporte mundial y hoy os voy a hablar de uno de los más clásicos, el de los Toronto Maple Leafs.

Esta franquicia, la segunda más valiosa del hockey mundial tras los NY Rangers, cumplió cien años el pasado 2017. Es, de hecho, uno de los clubes originales de la NHL. No obstante, el nombre no lo adquirieron hasta 10 años después, en 1927.

El nombre (Maple Leafs significa ‘hojas de arce’) lo eligió Conn Smythe, empresario y dueño del club. La hoja de arce es el símbolo de Canadá y Smythe quería con él homenajear a los soldados de la I Guerra Mundial, en la que él participó y fue prisionero. La primera vez que se usó el logo fue en color verde, aunque luego cambió a azul sobre blanco. Smythe decía que era por el azul del cielo de Canadá y el blanco de la nieve, pero una de sus principales empresas tenía el azul como color corporativo y tradicionalmente, es un color asociado a la ciudad de Toronto.

Desde entonces, el logotipo ha sufrido pocas variaciones, más allá de algunos retoques en el perfil de la hoja o en el tipo de letra. Es uno de los logos más reconocibles de la NHL y la mercadotecnia asociada a él es de las más vendidas.

Espero que os haya gustado el artículo. Hasta mañana.

Qué fue de… Julian de Guzman: un canadiense en a Liga

De Guzman pelea un balón con Gago en un Madrid-Dépor de enero de 2009 (Archivo 20minutos).

Vamos a hablar de un futbolista de una de las nacionalidades más exóticas (futbolísticamente hablando) que ha pasado por nuestra Liga. Es Julian de Guzman.

¿Quién era?: Un centrocampista canadiense de la pasada década y primeros años de la actual.

¿Por qué se le recuerda?: Por su paso de cuatro temporadas por el Deportivo de La Coruña, además de por su dilatada experiencia en Alemania y la MLS.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2016 en las filas de los Ottawa Fury de su país. En la actualidad, es el entrenador de este equipo.

¿Sabías qué…?: Su padre es de origen filipino y su madre, de origen jamaicano, ambos emigrados a Canadá.

– Su hermano pequeño Jonathan, que jugó en el Mallorca y el Villarreal, es internacional holandés, puesto que jugó cinco años en el Feyenoord y adquirió esta nacionalidad.

– Llegó a Europa gracias a los ojeadores del Olympic de Marsella. Pasó tres años en las categorías inferiores del equipo galo, pero no llegó a debutar con el primer equipo.

– Es el primer canadiense de la historia de la Liga.

– Sólo marcó un gol con el Deportivo y fue ante el Real Madrid en su primera temporada.

– Fue MVP de la Copa de Oro de la CONCACAF de 2007.

– En total, disputó seis Copas de Oro con su selección.

– Su dorsal favorito es el 6.

– En 2008 fue elegido mejor jugador canadiense del año.

– Mide 1,70 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Julian Bobby de Guzman nació el 25 de marzo de 1981 en Toronto, Canadá. Debutó como profesional en 2001 en el Saarbrücken. En 2002 se fue al Hannover 96 y en 2005 llegó al Deportivo de La Coruña. En 2009 se fue a su ciudad natal para jugar en el Toronto FC. En 2012 jugó en el FC Dallas y en 2013 en el Jahn Regensburg alemán. En 2013 se fue al Skoda Xanthi griego y su última experiencia fue en el Ottawa Fury de su país natal. Con Canadá jugó 89 partidos y marcó 4 goles.

Hasta mañana.

Santuarios del deport. Bell Centre de Montreal: el estadio de hockey más grande del mundo

Así se ve el interior del Bell Centre (WIKIPEDIA).

Volvemos al hockey hielo para hablar del estadio más grande de la principal liga del mundo, la NHL. Nos vamos pues a Canadá para conocer un poco más del Bell Centre de Montréal.

Nombre oficial: Bell Centre (Centre Bell en francés).

Ubicación: 1909, Avenue des Canadien-de-Montréal, Montréal, Quebec, Canadá.

Capacidad: 21.302 espectadores (hockey).

Año de inauguración: 1996.

Propietario: Familia Molson.

Más cosas: En efecto, el Bell Centre de Montréal es el estadio de hockey más grande del mundo y de la NHL en cuanto a capacidad. Sus obras empezaron en 1993 y duraron tres años. Desde su apertura, el 16 de marzo de 1996, hasta 2002, el estadio se llamó Centre Molson, en honor a la familia Molson, dueña de los Montreal Canadiens y de la instalación. No obstante, en 2002 los derechos de denominación del estadio se vendieron a la empresa de telecomunicaciones Bell.

Está considerada como una de las canchas más ruidosas de toda la NHL. En algunos partidos se han llegado a registrar 135 decibelios.

En el complejo hay seis restaurantes y no sólo acoge partidos de hockey: también ha sido escenario de partidos de la NBA, de combates de la MMA, la UFC y la WWE, además de conciertos.

Así se celebra un gol en este santuario del deporte:

Hasta mañana.

Qué fue de… Steve Nash: un jugador mágico, dos MVP, ningún anillo y un atraco a los Lakers (por Raúl Rioja)

Nash, en acción con los Suns (WIKIPEDIA).

Cuando decidí sacar al personaje de hoy, no tuve ninguna duda de que el que lo tenía escribir no era yo, sino mi compañero Raúl Rioja, que este miércoles ejerce de firma invitada. Para que os hagáis una idea, llevó el apellido del protagonista de hoy durante muchos años en su ID de Twitter. Sin más, os dejo con lo que os cuenta mi amigo Raúl sobre Steve Nash:

Hubo un día en el que un tipo delgaducho, con más pinta de maratoniano que de jugador de baloncesto, se convirtió en el mejor de la NBA. Eso de que el físico es determinante en la liga norteamericana, lo desmontan hombres como él.

Una de las cosas que más me gustan de la NBA es como un solo jugador puede hacer que seas de un equipo. A principios de siglo, yo era de la franquicia en la que jugara Steve Nash, bien fuera en los Suns o en los Mavs. O, incluso, en los Lakers.

Para entender la grandeza de Steve Nash, quiero aportar un dato. En este siglo, solo tres jugadores han ganado más de una vez el MVP de la temporada en la NBA. Son LeBron James (4), Tim Duncan (2), Stephen Curry (2) y… sí, el base canadiense (2). Hablamos de un club, el del los que han ganado más de una vez ese galardón, en el que no están ni Shaquille O’Neal, ni Kobe Bryant, ni Kevin Garnett, ni Kevin Durant, ni Hakeem Olajuwon, ni Charles Barkley, ni David Robinson…

Nash y los Suns fueron adelantados a su tiempo, los primeros en aplicar el run&gun, el seven seconds or less (tirar a canasta en cada ataque en seis segundos o menos). El brutal ritmo de juego de hoy en día en la NBA tuvo su precursor en el equipo liderado por el canadiense, un base genial, imparable en su época y que hacía disfrutar al aficionado como pocos lo han hecho.

Eso sí, su carrera tiene dos peros. El primero, no haber ganado nunca un anillo. De hecho, es, junto a Karl Malone, el único jugador que ha ganado dos o más veces el MVP de la NBA sin haber levantado nunca el título. El segundo, su etapa en los Lakers. Su contratazo (28 millones de euros por tres años) fue un atraco en toda regla, aunque a Nash poco se le puede reprochar. Llegó demasiado mayor, con 38 años, y con la espalda hecha polvo, lo que le impidió ser ni una sombra de lo que fue en sus anteriores equipos. Él lo resumió con ironía hace poco.

¿Quién era?: Un base canadiense de finales del siglo XX y principios del XXI.

¿Qué fue de él?: Se retiró en el 2015, a los 39 años, asolado por las lesiones. En la actualidad colabora esporádicamente los entrenamientos de los Warriors. Luego, tiene una empresa de fitness, que es a la que dedica el tiempo libre que tiene. Está vinculado al proyecto del Real Mallorca, en 2ª B, ya que es el asesor deportivo de Robert Sarver, multimillonario americano que es propietario del conjunto bermellón.

¿Sabías qué…?: Es un grandísimo aficionado al fútbol. En 2015, entrenó con el segundo equipo del New York Cosmos, de la cuarta división estadounidense, y pese a sus 41 años estuvo a punto de debutar con dicho equipo.

– El club de sus amores es el Tottenham inglés, “está en mi sangre, es un modo de vida”.

– En 2016, llegó a entrenar con el Mallorca, que actualmente tiene una pinta estupenda, líder de su grupo y con muchas posibilidades de volver un año después a la división de plata.

– Su hermano pequeño, Martin Nash, fue jugador de fútbol profesional. Llegó a ser 38 veces internacional con la selección de Canadá.

Biografía, palmarés, estadísticas: Stephen John Nash nació el 7 de febrero de 1974 en Johannesburgo, Sudáfrica. Formado en la Universidad de Santa Clara, fue elegido en el draft de 1996 (puesto 15 de la primera ronda) por Phoenix Suns. Tras dos años en Arizona, se fue a Dallas Mavericks en 1998. En 2004 regresó a Phoenix, donde estuvo hasta 2012. Ese año se fue a los Lakers, donde se retiró en 2015. En su carrera promedió 14.3 puntos, 3 rebotes y 8.5 asistencias. Con Canadá ganó una plata y un bronce en las AmeriCups de 1999 y 2001.

Os dejo con un vídeo homenaje a Nash

Hasta mañana.

Escudos y logos. Vancouver Canucks: una orca muy indígena

Logo de los Canucks (WIKIPEDIA).

En la edición de hoy dedicada a los logos vamos a volver a fijarnos en la NHL, la liga norteamericana de hockey hielo, para hablar de uno de los más molones (en mi opinión) del campeonato, el de los Vancouver Canucks.

Los Canucks son uno de los siete equipos canadienses de la NHL. Forman parte de ella desde la expansión de 1970. El nombre de ‘canuck’ hace referencia a un adjetivo de origen más o menos incierto que empezó a usarse en Estados Unidos para denominar a los canadienses de origen neerlandés o francés y posteriormente sirvió para calificarlos a todos (algo así como ‘yanqui’ para los estadounidenses).

El primer logo del equipo fue la silueta azul de una pista de hockey con un stick sobre ella, de modo que forma una ‘C’ estilizada. Este logo, creado por el diseñador local Joe Borovich, se usó ocho años y en la década de 2000, como logo alternativo. Aún hoy se usa una versión de este logo en las mangas de los uniformes.

En 1978, los dueños del equipo quisieron dar un giro más agresivo al equipo y encargaron a una agencia de San Francisco un rebranding, un rediseño radical de la imagen del club. Así, nació un uniforme negro con una V amarilla, naranja y roja, y un logotipo que representaba un patín a toda velocidad. El logo fue conocido como The Flying Skate (el patín volador), pero también como ‘El Plato de Spaghetti’.

Logo de los Canucks entre 1978 y 1997 (WIKIPEDIA).

En 1997 se volvió a cambiar el logo, naciendo la primera versión del actual. Se trata de una orca saliendo de una placa de hielo. El conjunto forma una ‘C’. Además, la orca está dibujada en el estilo de los haida, una de las tribus nativas de la zona de la Columbia Británica, donde se sitúa Vancouver, en la costa pacífica de Canadá. La orca es uno de los mamíferos marinos más comunes en la zona y está muy presente en la iconografía de los haida, aunque medios y fans apuntaron a que era una referencia directa a Orca Bay, el nombre de la empresa propietaria del equipo. Diez años después, el logo fue retocado levemente.

Dibujo de una orca al estilo haida (PIXABAY).

Al año siguiente, se introdujo un tercer logo alternativo (recordemos, tras la versión renovada del original y el de la orca). Lo llevan en algunos partidos en el hombro y como logo principal en algunas ediciones especiales del uniforme. Se trata de una V sobre la cual sobresale la cabeza de Johnny Canuck. Éste es un personaje de la iconografía de la zona, que representa al canadiense medio (como el británico John Bull o el estadounidense Tío Sam, más o menos). Lleva gorro de lana, barba y camisa de leñador.

Logo de Johnny Canuck (WIKIPEDIA).

Espero que os haya gustado el artículo. Mañana, más.

Quién fue… Al Pease, el piloto más lento de la historia de la Fórmula 1

Al Pease, posando con gafas de sol (WIKIPEDIA).

Nota antes de empezar: esta semana hay dos Quién Fue (porque sí, vaya). El primero de ellos es del mundo del motor. Por aquí hemos visto a grandes estrellas de las cuatro ruedas, pero hoy toca hablar de uno que no lo fue tanto. Es Al Pease.

Victor ‘Al’ Pease nació el 15 de octubre de 1921 en Darlington, Reino Unido. De joven se enroló en el ejército y sirvió en India, Rhodesia y Egipto. En los años 60 emigró a Norteamérica, en concreto en Canadá, donde se estableció como ilustrador, aunque su pasión era el motor.

Adquirió la nacionalidad canadiense y empezó a competir en pruebas nacionales. Castrol Canadá se convirtió en su patrocinador y gracias a ello, en 1967 pudo competir en el GP de Canadá de Fórmula 1, al volante de un Eagle que llevaba parado medio año. Y se notó.

Antes de empezar la carrera, se quedó sin batería, por lo que empezó seis vueltas tarde. Una vez en marcha, dio un trompo y se volvió a quedar sin batería. Al final, acabó con 43 vueltas más que el resto de compañeros.

Al año siguiente quiso probar suerte de nuevo en el GP de Canadá, aunque esta vez no pudo ni correr, porque el cigüeñal del coche (el mismo que el año anterior) le dejó tirado.

Pease llegó a 1969 decidido a acabar con su mala suerte y de nuevo lo intentó en el GP de su país. Pero el coche era lentísimo. El resto de pilotos empezó a doblarle una y otra vez. Encima, Pease se empañaba en no dejarse adelantar (ya veis cómo ha cambiado la F1), por lo que era una insufrible molestia. El campeón Jackie Stewart casi acaba fuera la pista por su culpa, por lo que Ken Tyrrell, el encargado de la escudería Matra, exigió que le descalificaran. En efecto, Pease vio la bandera negra, convirtiéndose en el primer y por ahora único piloto de la historia de la Fórmula 1 que ha sido descalificado por lento.

Pease no volvió a subirse a un F1 y siguió compitiendo con cierto éxito en competiciones nacionales de Canadá. Se retiró en Estados Unidos y falleció el 4 de mayo de 2014 en Sevierville, Tennessee, a los 92 años de edad.

Mañana, más.

Quién fue… Herbert Carnegie: el crack al que su color de piel le impidió jugar en la NHL

Herbert Carnegie, con el uniforme de los Randies (Canadian Encyclopedia).

Cerraremos la semana con una de esas historias del nuevo continente en las que queda patente que la segregación racial llegó hasta hace relativamente poco tiempo. Veamos hoy la historia de Herbert Carnegie.

Herbert Henry Carnegie nació el 8 de noviembre de 1919 en Toronto, Canadá. Sus padres, jamaicanos, habían llegado a Canadá en el año 1912. Desde muy niño, mostró interés en el hockey hielo, y ya en la época del instituto destacó como jugador. Su padre ya le advirtió. Sus compañeros de trabajo le habían advertido de que su chico no llegaría a la NHL por su color de piel. El padre intentó quitarle de la cabeza la idea a Herb, pero sin éxito. El tiempo, por desgracia, le daría la razón.

En 1941 empezó a jugar con su hermano Ossie y otro jugador de raza negra, Manny McIntyre, en un equipo llamado Buffalo-Ankorite Bisons. En 1944 empezó a jugar en clubes de la Quebec Provincial League como los Sherbrooke St. Francis o los Quebec Aces. En 1946, 1947 y 1949 fue elegido MVP de la competición.

En 1948, el manager de los New York Rangers invitó a Herb a un campus de entrenamiento. Tenía 29 años y veía más cerca que nunca su sueño de jugar en la NHL. El dueño de los Rangers le dijo que era un gran jugador, pero que para el equipo filial, en Connecticut. Y con un sueldo menor al que cobraba en Canadá. Nunca le dijeron el motivo, pero él lo sospechaba: su color de piel. Otros compañeros, peores jugadores que él, sí encontraron hueco en la NHL.

Siguió jugando en ligas menores, hasta que colgó los patines en 1954. Sólo cuatro años después, Willie O’Ree rompió la barrera racial de la NHL fichando por los Boston Bruins.

Pero su frustración la enfocó a algo positivo, y abrió una escuela de hockey. Además, empezó a practicar golf, deporte en el que fue campeón de Canadá en categoría senior en los 70. Posteriormente, de su academia surgió una fundacion llamada Future Aces, dedicada a ayudar a niños desfavorecidos de la zona de Toronto.

Con la edad se quedó ciego, y falleció el 9 de marzo de 2012 en Toronto, a los 92 años de edad.

Os dejo con un reportaje sobre Carnegie, que incluye una entrevista con el propio jugador antes de morir:

Hasta el miércoles.

Quién fue… Gordie Howe: el hombre récord del hockey

Cromo de Howe de su época en Detroit Red Wings (WIKIPEDIA).

Cromo de Howe de su época en Detroit Red Wings (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana con ua leyenda del hockey hielo, ahora que parece que ya se va el calor para ir adentrándonos en temperaturas más frescas. Vamos a hablar de Gordie Howe.

Gordon Howe nació el 31 de marzo de 1928 en una granja de Floral, Saskatchewan, Canadá, siendo el sexto de los nueve hijos de Albert Howe y Katherine Schultz. Su familia era muy pobre y debido a ello necesitó suplementos vitamínicos por la falta de calcio debido a una alimentación insuficiente.

Desde los 8 años de edad se aficionó al hockey hielo y empezó a mostrar sus dotes. Con 15 años, los New York Rangers le hicieron una prueba, pero no la pasó. En cambio, un equipo llamado Saskatoon Lions sí que le contrató.

En 1944, un ojeador de los Detroit Red Wings, otro de los grandes equipos americanos, le invitó a pasar otra prueba, y esta vez Howe la superó. Tras pasar dos años en equipos filiales debido a su corta edad, Gordie Howe debutó como profesional en la NHL el 16 de octubre de 1946. Tenía 18 años. Marcó un gol y dio dos asistencias. Aunque su primer año no fue para tirar cohetes, fue a partir del segundo (cuando por cierto, se hizo con el dorsal 9, el que resultaría icónico para su carrera) cuando empezó a destacar. Gracias a su buen hacer, los Red Wings ganaron cuatro Stanley Cups y durante siete años acabaron primeros en la Liga Regular, hito que aún no ha sido igualado.

La carrera de Howe estuvo llena de grandes momentos y de otros no tan buenos, como cuando en marzo de 1950 sufrió una fractura de cráneo que casi acaba con su trayectoria deportiva.

Una lesión de muñeca le obligó a retirarse a final de la temporada 70/71, tras lo que el club le ofreció un puesto en la directiva. Pero no fue el adiós definitivo de Howe, ya que en 1972 sorprendió a todos anunciando su vuelta a las pistas: lo hacía en los Houston Aeros, de una nueva competición llamada World Hockey Association. El motivo era que iba a cobrar nada menos que 2,2 millones de dólares y otro más especial: iba a jugar al lado de sus dos hijos, Mark y Marty, también jugadores profesionales.

Howe, recibiendo un homenaje (WIKIPEDIA).

Howe, recibiendo un homenaje (WIKIPEDIA).

En Houston pasó cuatro años y ganó un título de la WHA. En 1976 lo contrataron los New England Whalers. Dos años después, la WHA desparecía, por lo que la NHL absorbió las franquicias que sobrevivieron. Esto supuso el retorno de Howe a la gran competición. Finalmente, se retiró en 1980, con nada menos que 52 años de edad.

Esta carrera tan longeva hace que Howe sea el jugador de la historia con más temporadas (26) y más partidos disputados (1.767) de la historia de la NHL. Estos logros le hicieron ganarse el apodo de ‘Mr. Hockey’.

Tras colgar los patines, Howe recibió todo tipo de homenajes, como ser elegido tercer mejor jugador de todos los tiempos (por detrás de sus compatriotas Wayne Gretzky y Bobby Orr), la retirada de su dorsal o entrar en el Salón de la Fama del Hockey. En 1997 firmó un contrato de un día con los Detroit Vipers de la IHL. Jugó un minuto, a sus 69 años, lo que le convirtió en el jugador más veterano de la historia del hockey profesional. Un puente que une Detroit con Windsor, Canadá, lleva su nombre. En la entrada del estadio de los Red Wings hay una estatua de bronce dedicada a él.

En sus últimos años, Howe fue diagnosticado con demencia. Viudo desde 2009, vivió con sus cuatro hijos en turnos (Mark, Marty, Murray -médico en Ohio- y Cathy, que vive en Texas). El pasado 10 de junio, cuando estaba en casa de su hijo Murray en Sylvania, Ohio, un fallo multiorgánico acabó con la vida de Gordie Howe. Su cuerpo fue velado el día 14 de 9 de la mañana a 9 de la noche (en honor a su dorsal) en el Joe Luis Arena, la cancha de los Red Wings. Fue incinerado y sus cenizas reposan en Saskatoon, Canadá, junto a las de su esposa y bajo una estatua dedicada a su memoria.

Os dejo con un documental sobre Howe:

Hasta el miércoles.