Entradas etiquetadas como ‘100 metros’

Quién fue… Harold Abrahams: uno de los protagonistas de ‘Carros de Fuego’

Abrahams, en 1921 (WIKIPEDIA).

La relación entre cine y deporte es larga y fructífera. Hemos visto en este blog, sobre todo los domingos, que hay historias de deportistas que merecen ser llevadas a la gran pantalla. Hoy vamos a hablar del personaje cuya historia se mostró en la que para muchos es una de las mejores películas que se han hecho sobre deporte: Carros de Fuego. Es Harold Abrahams.

Harold Maurice Abrahams nació el 15 de diciembre de 1899 en Bedford, Inglaterra. Su padre, Isaac Abrahams, era un judío polaco, financiero de profesión, que se había instalado en Gran Bretaña años atrás. Su madre, Esther Isaacs, era también judía, nacida en Gales. Harold tenía dos hermanos mayores, Sidney y Adolphe. Los tres estudiaron en Cambridge. El primero fue atleta olímpico en los Juegos de 1912 y el segundo está considerado el pionero de la medicina deportiva en Gran Bretaña.

Antes de entrar en Cambridge, Harold estuvo en el ejército, donde alcanzó el rango de teniente, para entrar en la universidad en 1919. Fue miembro y presidente del Club de Atletismo de Cambridge, del Club Liberal, del Club Pitt y del Club Aquiles, una asociación de atletas de Cambridge y Oxford.

Fue en la universidad donde empezó a competir, centrándose en las pruebas de velocidad y en el salto de longitud. Durante su estancia en Cambridge logró entrar en el equipo olímpico británico y acudió a los Juegos Olímpicos de 1920, en Amberes, donde participó en las pruebas de los 100 y los 200 metros, en el relevo 4×100 y en salto de longitud. Su desempeño fue discreto. En 100 y 200 quedó eliminado en las series de cuartos de final, en el relevo los británicos quedaron cuartos y en salto de longitud, en el vigésimo puesto.

En 1923 acabó sus estudios universitarios y de cara a los Juegos del año siguiente, en París, decidió contratar a un entrenador para mejorar su rendimiento. Ese hombre era Sam Mussabini, un londinense de origen sirio, turco, italiano y francés. Mussabini era un experto en crear ganadores. Entre sus discípulos hubo medallistas de oro en los Juegos de 1908, de 1912 y 1920. Mussabini tenía un lema: “Piensa sólo en dos cosas: la pistola y la cinta. Cuando escuches la primera, corre con todas tus fuerzas hasta que rompas la segunda”.

Mussabini decidió que Abrahams debía centrarse en la prueba de 100 metros, dejando en segundo término la de 200. Fueron seis meses de duro entrenamiento, en los que Abrahams perfeccionó su salida y su zancada. Un mes antes de partir a París, batió el récord británico de salto de longitud, dejándolo en 7.38 m, una marca que no se mejoraría hasta 32 años después.

Ya en París, el equipo británico perdió a uno de sus especialistas en los 100, el escocés Eric Liddell (el otro protagonista de Carros de Fuego). Al saber que la final de la prueba era un domingo, Liddell, profundamente religioso, optó por no disputarla. Aún así, los grandes favoritos eran los estadounidenses, sobre todo Charley Paddock, el campeón olímpico en Amberes.

Abrahams, en 1924 (WIKIPEDIA).

Abrahams ganó sus series con un tiempo de 10.6 (tanto en cuartos como en semifinales), y en la gran final (compitió con cuatro estadounidenses y un neozelandés) se impuso a sus rivales con el mismo tiempo. La plata fue para el estadounidense Jackson Scholz y el bronce para el neozelandés, Arthur Porritt. Paddock fue quinto, si bien todos entraron muy juntos, puesto que entre Abrahams y el último clasificado sólo había cuatro décimas. Abrahams y Porritt se hicieron muy amigos. La final de los 100 en París fue un 7 de julio, a las 7 de la tarde. Tras aquella cita, todos los 7 de julio a las 7 de la tarde, Abrahams y Porritt quedaban para cenar. No fallaron ni un año, hasta la muerte de Abrahams.

Harold Abrahams también corrió la prueba de los 200 metros junto a Liddell. El escocés logró el bronce y Abrahams fue sexto. Liddell ganaría después el oro en los 400 metros y Abrahams, que renunció al salto de longitud, participó en el relevo 4×100, donde Gran Bretaña se llevó la plata.

Un año después de los Juegos, Abrahams se fracturó una pierna en un salto de longitud y se retiró del deporte. Empezó a ejercer de abogado. En 1928 volvió a los Juegos, pero como capitán del equipo de atletismo y reportero para el Comité Olímpico Británico. Fue el inicio de una carrera como periodista, ya que durante 40 años fue comentarista para la BBC Radio, estando incluso en los Juegos de Berlín de 1936. Fue presidente de la Asociación de Atletas Judíos y de la Asociación de Atletas Amateur. También escribió varios libros. En 1957 fue nombrado comandante del Imperio Británico. Estuvo casado con la cantante Sybil Evers. La pareja no tuvo hijos naturales, pero adoptó a cuatro, dos de ellos niños judíos refugiados de la II Guerra Mundial.

Harold Abrahams falleció el 14 de enero de 1978 en Enfield, Inglaterra. Su funeral es la escena con la que abre la película que lo convirtió en leyenda, Carros de Fuego.

Os dejo con un vídeo grabado poco después del éxito de Abrahams:

Hasta el miércoles.

Qué fue de… Francis Obikwelu: de albañil inmigrante a medallista olímpico

Obikwelu, en los Europeos de Goteborg de 2006 (Archivo 20minutos).

Obikwelu, en los Europeos de Goteborg de 2006 (Archivo 20minutos).

Empezamos esta semana con atletismo y lo vamos a hacer con un tipo que tiene una fantástica historia y que sorprendió a todos. Es Francis Obikwelu.

¿Quién era?: Un velocista portugués de origen nigeriano de los 90 y la pasada década.

¿Por qué se le recuerda?: Pues por su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas en la prueba de los 100 metros.

¿Qué fue de él?: Pues acaba de retirarse. Está preparando la apertura de una escuela de atletismo para jóvenes en el estadio de Jamor, cerca de Lisboa, en Portugal.

¿Sabías qué…?: En su niñez, en Nigeria, empezó siendo jugador de fútbol. Con 14 años, un entrenador le dijo que probara, por sus condiciones, en el atletismo.

– Emigró desde su país a Europa cuando tenía 16 años.

– Tras ser rechazado por las secciones de atletismo de Benfica y Sporting, se trasladó al Algarve, donde trabajó como albañil.

– Una señora portuguesa lo acogió durante esa época. Él la considera como si fuera su madre.

– Mide 1,95 metros.

– Acabó su carrera en uno de los clubes que lo rechazó, el Sporting.

– Aún ostenta el récord de Europa de los 100 metros (9.68 segundos), ex aequo con el francés Jimmy Vicaut.

– Batió el récord en una inolvidable final de los 100 metros en los Juegos de Atenas 2004.

– Obikwelu fue sólo superado por Justin Gatlin y batió a atletas como Maurice Green.

– El Gobierno portugués lo condecoró con la medalla de la Orden del Infante Henrique.

Biografía, palmarés, estadísticas: Francis Obiorah Obikwelu nació el 22 de noviembre de 1978 en Onitsha, Nigeria. Empezó a competir a nivel profesional en 1999 y se retiró en 2015. En su palmarés tiene una plata y un bronce en Mundiales, una plata olímpica y tres oros y una plata en Europeos, entre otras victorias.

Os dejo con Obikwelu ganando el oro en los Europeos de 2006:

Hasta mañana.

Quién fue… Jim Hines, el primer hombre que rompió la barrera de los 10 segundos en los 100 metros

Hines, nada más terminar su carrera en México 68 (YOUTUBE)

Hines, nada más terminar su carrera en México 68 (YOUTUBE)

Pues cerramos la semana con velocidad, pero esta vez de la humana. Quizá no os suene mucho el protagonista de hoy, pero debería hacerlo a partir de ahora. Y es que es un tipo muy importante para la historia del atletismo, un hombre que rompió una de las grandes barreras en este deporte. Es Jim Hines.

Nacido en Dumas, Arkansas, el 10 de septiembre de 1946, James Ray Hines se trasladó de niño a Oakland, California, donde empezó a despuntar en béisbol, hasta que un entrenador de su instituto, Jim Coleman, vio en él buenas aptitudes para la velocidad. Y fue así como comenzó su carrera en el atletismo.

Enrolado en la Texas Southern University, en Houston, con 21 años participó en los campeonatos nacionales de atletismo de 1968 en Sacramento, California. Allí Hines dio un adelanto de lo que iba a pasar meses después. Ganó la carrera de 100 metros con un tiempo de 9.9 segundos, pero fue medición manual. La medición real, electrónica, fue de 10.03 segundos.

Y llegaron los Juegos Olímpicos de México 1968. Fue una cita olímpica controvertida. En Estados Unidos se producían disturbios raciales y los atletas afroamericanos estuvieron a punto de boicotear los Juegos, ya que además hubo mucha polémica por el hecho de que Sudáfrica pudiera participar en la cita y por Avery Brundage, el presidente del Comité de los Estados Unidos, de reconocidas tendencias antisemitas y ultraderechistas. Si recordáis, México 68 fue el escenario de la famosa foto de Tommie Smith y John Carlos.

A pesar de todo, Hines y los atletas afroamericanos se dieron cita en los Juegos de México. La final de los 100 metros empezó ya con un hecho histórico, y es que por primera vez en la historia, todos sus participantes eran de raza negra. Hines ganó la carrera con un tiempo de 9.89 (luego corregido a 9.95) en la medición electrónica y 9.9 en la manual. Por lo tanto, no había duda: era la primera vez que un ser humano recorría 100 metros en menos de 10 segundos. Hines lograría, además, otro récord del mundo, el del 4×100.

Hines, en un momento de la carrera de México 86 (YOUTUBE).

Hines, en un momento de la carrera de México 86 (YOUTUBE).

Como curiosidad, os diré que con ese tiempo, en la última final Olímpica (Londres 2012), Hines hubiera entrado en la final con el peor tiempo y hubiera quedado séptimo (más bien octavo, porque Asafa Powell se lesionó en plena carrera).

La carrera de atleta de Hines se acabó ahí. Sí, digo bien, porque a su regreso a Estados Unidos, empezó otra como jugador de fútbol. Fue drafteado por los Miami Dolphins ese mismo 1968, pero por desgracia, se equivocó de deporte. Su velocidad no bastaba, ya que carecía de las aptitudes necesarias para jugar a nivel profesional y tenía bastantes problemas para agarrar los balones. Para que os hagáis una idea, al poco de empezar a jugar lo bautizaron con el apelativo de ‘Ooops’ Hines. Jugó bastante poco en los Dolphins y fue traspasado a los Kansas City Chiefs, aunque sólo jugó un partido.

Dejó el deporte y se trasladó a Houston, donde trabajó con jóvenes y en el sector petrolero, hasta su jubilación.

Tuvieron que pasar 15 años hasta que el récord de Hines se batiera de nuevo. Fue Calvin Smith el que, en 1983, en Colorado, dejó el cronómetro parado en 9.93. Luego vendrían Ben Johnson, Carl Lewis… pero eso es otra historia.

Os dejo con el vídeo de la final de los 100 de México 68. Perdón por la calidad, pero es que el COI, en un alarde de estupidez, no permite insertar los vídeos (lo tenéis enlazado clicando en las fotos):

Saludos y buen fin de semana.

Qué fue de… Katrin Krabbe

krabbe1Hace algo más de dos semanas, en el artículo sobre Franziska van Almsick, igesar75 proponía un nombre. Me pareció muy buena idea porque en su día era bastante famosa. Además, cumplo con el atletismo, un deporte del que siempre me gustaría sacar más personajes de los que saco, y con las mujeres. Os presento a Katrin Krabbe.

¿Quién era?: Una atleta alemana de finales de los 80 y principios de los 90.

¿Por qué se la recuerda?: Porque era una de las más grandes velocistas de su época, doble campeona del mundo (100 y 200 metros lisos), además de por el fin de su carrera, marcado por el dopaje.

¿Qué fue de ella?: Se retiró en 1992. Casada con otro exdeportista profesional, el remero Michael Zimmermann (cuyo apellido ha adoptado) ambos regentan un concesionario de Toyota en Neubrandenburg, la ciudad  natal de la atleta.

¿Sabías qué…?: En su época, estaba considerada como una de las deportistas más bellas del mundo. La llamaban ‘la Grace Kelly del atletismo’.

– Krabbe, en alemán, significa ‘cangrejo’.

– Su explosión deportiva llegó con la caída del Muro de Berlín. Las autoridades de la nueva Alemania la convirtieron en un símbolo de la Alemania unificada.

– En privado, vivió el rechazo de los antiguos alemanes del Este, por considerar que se vendía a los capitalistas, así como el de los alemanes del Oeste, que recelaban de los atletas del otro lado del Telón de Acero.krabbe2

– En su época de máximo esplendor, le llegaban cientos de cartas cada día de admiradores.

– Firmó un lucrativo contrato con Nike tras la caída del muro.

– En 1992 fue sancionada con tres años de suspensión por dar positivo por clembuterol. Eso la impidió competir en Barcelona 92 y decidió retirarse.

– En la actualidad, vive alejada del deporte, a excepción del balonmano, que practican sus dos hijos adolescentes.

– La estadounidense Gwen Torrance y la jamaicana Merlene Ottey fueron sus grandes rivales.

– Antes de regentar el concesionario, tuvo una tienda de deportes, también en Neubrandenburg.

Biografía, palmarés, estadísticas: Katrin Krabbe nació en Neubrandenburg el 22 de noviembre de 1969. Empezó a competir con 15 años y se retiró en 1992, con apenas 23. En su palmarés destacan dos oros (100 y 200 m) en los Mundiales de Tokio 91, más dos bronces (4×00 y 4×400) en la misma cita. Además, ganó tres oros en los Europeos de Split 90: 100, 200 y 4×100.

Os dejo la carrera de los 100 de Tokio 91 (tal y como la retransmitió la Rai Uno italiana):

Mañana, más.