Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘paolo vasile’

La fe y las audiencias del debate

El lunes se celebró el Debate a cuatro, entre los cuatro principales candidatos en las elecciones del próximo día 26. Se trataba del evento electoral más importante de esta precampaña; además coincidía en el mismo día de emisión que el partido entre España y la República Checa, en el que nuestra selección debutaba en la Eurocopa. Había un cierto morbo por saber si (a pesar de la hora intempestiva, poco futbolera) el fútbol conseguía más audiencia que el debate.

Y aquí es donde entran los temas que suelo tratar en este blog.

El partido tuvo 8.574.000 espectadores mayores de 4 años, según Kantar. Pero ya sabemos que Kantar sólo mide la audiencia dentro del hogar principal y que el fútbol se ve en muchos casos en grupo, en casa de amigos, en bares o (en un partido que se juega a las 3 de la tarde de un día laborable) en la propia empresa. Seguro que todos conocemos a alguien que lo vio en su empresa, que dio algún tipo de facilidad para tener contento a un personal que, en cualquier caso, iba a estar pendiente del desarrollo de ese partido.

Hay dudas sobre la cadena en la que se vio el debate

¿Y el debate?

La audiencia del debate fue de 10.496.000. Casi dos millones más que el fútbol. Así que, si nos olvidamos de quienes vieron el partido fuera de casa, el debate ganó al fútbol.

Y ahora viene otra cuestión interesante: ¿en qué cadena se vio el debate? Porque, por primera vez, el debate se emitió simultáneamente por 17 cadenas, entre ellas cuatro de las principales. (Cuatro fue la única que se desmarcó: emitió la película John Carter y consiguió congregar a 1.451.000 espectadores. No le fue mal: consiguió una cuota del 9,1%, cuando su media durante este mes se queda en el 6,9%).

Bueno, pues el debate se vio mayoritariamente en alguna de esas cuatro grandes cadenas. Entre las cuatro sumaron 9.303.000 espectadores, un 88,6% de la audiencia total del debate. Y entre las cuatro estuvieron muy igualadas: La Sexta consiguió 2.602.000; La 1 2.435.000; Tele 5 2.236.000 y Antena 3 2.030.000.

¿O no?

Paolo Vasile, el máximo ejecutivo de Tele 5, cuestionaba al día siguiente la validez de esos datos durante la presentación de los resultados de Mediaset: Creerse los datos de audiencia del debate es un acto de fe.

No suelo estar de acuerdo con Vasile (ni en general con ningún directivo de ninguna cadena) cuando cuestiona los datos de audiencia. Casi siempre se quejan de los defectos del sistema, que los tiene y son conocidos, cuando los resultados no les favorecen y los utilizan a bombo y platillo cuando les vienen bien.

Pero esta vez tengo que reconocer que Vasile tiene toda la razón: desde hace varios años Kantar Media utiliza el sistema de audio matching (identificar el sonido del televisor con el de algún programa que se esté emitiendo o, rizando el rizo en los últimos tiempos, que se haya emitido durante la última semana) para adjudicar la audiencia a la cadena que emite un programa con ese sonido. El sistema es válido, incluso diría que muy riguroso, en la mayor parte de los casos. Pero justo este debate, como el Discurso del Rey de cada año en Nochebuena y algún otro caso similar, supone la excepción: todas las cadenas emiten el mismo sonido simultaneamente. Aquí la atribución se hace utilizando unos criterios que pueden distorsionar la realidad y favorecer a la cadena que tuviera más audiencia en los momento previos al comienzo del debate.

Así que ¿el debate se vio sobre todo en La Sexta? Puede ser; lo será si hacemos el acto de fe que nos pide el señor Vasile.

Reparto de papeles

La semana pasada se presentó la nueva programación de Tele 5 y del resto de cadenas que Mediaset tiene en España.

Tras la polémica desatada en torno al programa La Noria se había generado una gran expectación. ¿Se anunciaría la desaparición de ese programa y un cambio en la línea editorial de la cadena?

Pues ni sí ni no.

Como recogía IPMark se escenificó un acto de contrición. Y como tal escena, hubo reparto de papeles. Mientras Pipo Tringali, líder de Publiespaña (la compañía del grupo que comercializa la publicidad) habló de La Noria, sin decir nada concreto, pero declaró su apoyo a los anunciantes, Paolo Vasile, el jefe de Tele 5 declaró que todos cometemos errores (sin citar ninguno en concreto); cuando los cometemos las personas normales no se entera casi nadie. Pero cuando los comete una cadena de televisión se entera todo el mundo.

Había mucho interés por saber qué hacían los anunciantes en el programa del pasado sábado. Parece ser que se emitió publicidad. Dos marcas conocidas (conservas Isabel y Burger King) y unas cuantas menos conocidas junto con una buena cantidad de autopromoción de programas de la cadena y de otras empresas del grupo.

La reacción en las redes sociales fue apoyar a marcas competidoras de las que se anunciaron. El incidente no está cerrado…al menos de momento.

En semanas anteriores habíamos visto algunos movimientos de vaivén, como el que protagonizó Vitaldent, que anunció a bombo y platillo su salida del programa, se volvió a anunciar dos semanas después, cuando la cadena ofreció anunciarse gratis y luego culpó a  su agencia de medios de haberse equivocado.

 Por el momento parece que la herida abierta con la entrevista a la madre de El Cuco  y la reacción vivida en las redes sociales, especialmente en Twitter, no se ha cerrado del todo. Habrá que esperar hasta comienzos de año para ver cómo evoluciona este asunto.

 

Lo que sé de La Noria

Algun@s amig@s que están lejos de este mundo de la publicidad y las audiencias me han preguntado qué está ocurriendo con La Noria y con Tele 5 en estas últimas semanas. Por qué los anunciantes se han retirado de ese programa y qué trascendencia puede tener una historia como ésta.

Supongo que los hechos ya se conocen, pero los resumo de todos modos:

La Noria, un programa que mezcla cotilleo con debate político, es una de las estrellas de la actual programación de Tele 5. Consigue buenas audiencias y eso atrae a un buen número de anunciantes que no se plantean dudas sobre la idoneidad de ligar sus productos a ese tipo de contenidos.

Hace algunas semanas Jordi González, el conductor del programa, entrevistó a la madre de El Cuco, un personaje condenado como encubridor en un asesinato muy conocido. El programa pagó una importante cantidad de dinero a la entrevistada.

Pablo Herreros publica en su blog una crítica de estos hechos y plantea el posible boicot a los anunciantes que, con su dinero, están financiando a la madre de un cómplice de asesinato (y posiblementa ayudándole a pagar la fianza).

El post de Pablo tiene una importante repercusión en Twitter.

Algunos anunciantes, encabezados por Campofrío, escuchan la protesta de sus consumidores y se retiran de La Noria. Otros dicen, al menos en privado, que nunca han estado ahí.

Jordi González reacciona apelando a la libertad de información e insultando a los anunciantes que se han retirado del programa.

Las protestas contra el programa y la prepotencia de su presentador arrecian en la red; el número de anunciantes que se retiran del programa se incrementa.

La Noria se emite una semana más con el apoyo de sólo cuatro anunciantes.

Se pide el boicot a esos cuatro anunciantes, entre ellos Pato WC, lo que propicia numerosas bromas sobre asociación entre el producto y los contenidos del programa. Los últimos anunciantes que quedaban abandonan el programa.

El pasado sábado La Noria se emite sin publicidad. Jordi González insulta a los anunciantes diciendo que sus espectadores sólo les echan de menos porque no pueden “ir a hacer pipí“. Él, convencido de que está haciendo un programa de servicio público, achaca sus problemas a una conspiración de la competencia. No le preocupa que la cadena que le paga no ingrese el dinero con el que le debería pagar.

Hoy Tele 5 anuncia cambios en su programación y retira dos programas (se contemplan como chivos expiatorios); ninguno de ellos es La Noria.

Hasta ahí los hechos. Ahora una posible interpretación: Mediaset, la empresa de Berlusconi, es la propietaria de Tele 5, una cadena que comercializa su publicidad a través de Publiespaña, otra empresa del grupo Mediaset. Paolo Vasile dirige Tele 5; Giusseppe Tringali (Pipo) dirige Publiespaña. Los dos son italianos, como su patrón.

Vasile siempre ha alardeado de que su trabajo consiste en producir audiencias (no buenos programas; no entretenimiento; ni mucho menos cultura). Según se mire, no le falta razón.

Es cierto que en una televisión comercial es fundamental generar audiencias. Su negocio es vendérnoslas para los anunciantes.

Estoy seguro de que hasta hace muy poco tiempo Tringali estaría de acuerdo con su compatriota: tú produces las audiencias y yo me encargo de venderlas. Si además eres líder de audiencia (al menos entre las cadenas comerciales; y la UTECA y el Gobierno ya se encargaron de que otros líderes no puedan competir) juegas con una buena ventaja.

El problema surge cuando la audiencia que se produce (o al menos una parte) no es vendible; o cuando para venderla hay que rebajarla mucho de precio.

Esto ya estaba pasando este año antes del incidente de La Noria: Antena 3, con menor audiencia pero con un nivel de calidad algo mayor, conseguía vender más caro. No sé si el hecho de que esta cadena competidora esté dirigida por otro italiano, Carlotti, ex directivo de Tele 5, añade morbo al asunto. Me temo que sí.

El paso siguiente se da cuando los anunciantes, escuchando a la sociedad, sus clientes, se retiran en masa de un programa. La audiencia no se resiente: no es el tipo de audiencia que siga mucho Twitter (aunque muchas veces asuntos tratados en La Noria llegaban a ser trending topics, los temas más comentados en España). Incluso en algún momento la audiencia parece aumentar.

Pero un programa sin publicidad no tiene sentido en una emisora comercial; por mucha audiencia que tenga. Es más, tendrá tanto menos sentido cuanta más audiencia tenga; se podrá ver como un verdadero despilfarro.

Ahora parece que se está viviendo un duro enfrentamiento entre los dos italianos, Vasile y Tringali. El primero, muy convencido de que hace bien su trabajo produciendo audiencias a muy bajo coste; el segundo, víctima de la imagen de basura que se ha impuesto, diciendo que las audiencias invendibles no le sirven para nada (y para muy poco las que tiene que vender a bajo precio).

La semana próxima se presenta la programación de Tele 5 para la nueva temporada, en un acto multitudinario en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. ¿Vuelven las presentaciones glamourosas de las programaciones? ¿Estamos ante una medida desesperada?¿Se tratará de un último episodio de la guerra Vasile-Tringali?

Se admiten apuestas. Sólo si la programación da un giro radical podremos pensar que Vasile ha dado su brazo a torcer.

Audiencia sí, pero, en una televisión comercial, audiencia vendible.

Si no, no sirve de nada.

Estoy en Twitter @MadinaED

Tele5 y el dinero de RTVE

Esta semana ha habido varias noticias interesantes sobre un tema que siempre me ha interesado. Los lectores habituales de Casi Enteros (si es que existen) ya conocen mi interés.

1.- TVE y TV3 se hacen con los derechos del partido en abierto de la Champions. Ya sólo queda un partido en abierto. Para todo lo demás, pague usted.

2.- Paolo Vasile, el representante de Dios en la Tierra (perdón, el representante de il Cavalliere en estas tierras) se enfada mucho por lo anterior: TVE sobrepuja con dinero público. También se podría leer: la empresa más rentable del IBEX 35 no es capaz de pagar el precio que pide la UEFA; pero esto es otra historia.

3.- Tanto Tele 5 como Antena 3 han presentado sus resultados de 2010. Recordemos: el año de la crisis, cuando cinco millones de españoles no tienen trabajo y lo están pasando muy mal. Antena 3 ha aumentado su beneficio en un 80% y Tele 5 es la empresa más rentable del IBEX 35 y repartirá un dividendo de 140 millones de euros.

4.- Y todo eso porque Antena 3 y Tele 5 han sido las grandes beneficiadas de la supresión de publicidad de TVE.

5.- A cambio TVE tiene déficit: un déficit que se situará entre los 40 y los 50 millones de euros y que va en contra de la Ley de Financiación de TVE.

¿Cómo se financiará ese déficit y la compra de los partidos de la Champions y los 140 millones de euros que se embolsarán Berlusconi y sus socios?

Pues, no le quepa duda, querido lector: con mi dinero y con el suyo. Esos impuestos adicionales que tendremos que pagar para compensar el lujo de no tener anuncios en TVE, ver las películas en hora y media y no tener que esperar hasta altas horas de la noche para ver cómo terminan los programas que nos interesan.

Eso sí, si nos interesa Gran Hermano, lo podemos ver durante 24 horas; si preferimos a Belén Esteban casi podemos tener la misma dosis.

Y mientras tanto, el señor Vasile está muy enfadado.

Seguro que quiere ganar todavía más dinero. A mí también me gustaría, pero no cambian las leyes para favorecerme.

La novia de Casillas

Estos días, entre las revistas que iba a tirar he encontrado un XL Semanal, de finales del año pasado. Casi toda su portada estaba dedicada a la novia de Iker Casillas: Ana Isabel Pérez Medinabeitia, una extremeña con la que el portero internacional ya llevaba unos cuantos meses.

En su momento me llamó la atención por la similitud de su apellido y el mío. Luego lo había olvidado, sobre todo con el alboroto que se ha formado este año alrededor de su sustituta, Sara Carbonero.

¿Es lícito mezclar la vida profesional con la sentimental? O dicho de otra manera ¿hay que renunciar a una carrera profesional prometedora si has de informar sobre el trabajo de tu pareja? (a la que, sin duda, has conocido en el desarrollo de esa misma carrera profesional).

Fernando González Urbaneja, Presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa, criticó a Sara Carbonero y por elevación a Tele 5, su cadena, por acudir a Sudáfrica a realizar su trabajo, por mezclar lo profesional con lo sentimental.

Paolo Vasile, Director de Tele 5,  salió en su defensa: las posiciones de los periodistas en el campo las decide la FIFA. Y aconsejó a la periodista: debe elegir entre la profesión y la fama apócrifa de los programas en los que su cadena es especialista. El famoseo y el cotilleo que ahora determinan la imagen de Tele 5 parecen no convencer demasiado a su máximo responsable.

Todo un dilema para la novia de Casillas. Difícil de resolver.

¿Televisión pública sin publicidad?

Cada cierto tiempo revive el debate. ¿Hay que eliminar la publicidad de la televisión pública?

Las televisiones privadas, agrupadas en la UTECA, son quienes más insisten. Olvidan que ellas son adjudicatarias de una concesión (licencia) que se ajustaba a unas condiciones, que no incluían la supresión de la publicidad de las cadenas públicas.

Ya en mayo del año pasado publicaron junto con otros medios un escrito en el que ponían sus esperanzas para superar la entonces incipiente crisis en la supresión de publicidad.

En la actualidad, las televisiones y radios públicas captan cerca de 1.200 millones de euros anuales de publicidad, que supone aproximadamente el 37% de sus gastos de explotación y el 18% del mercado publicitario de prensa, radio y televisión.

Las organizaciones firmantes de este escrito consideran que la supresión de la publicidad en las radios y televisiones públicas tendrá beneficios como que las televisiones y radios privadas adaptarán sus tarifas a la realidad del mercado, sin sufrir la competencia desleal de las públicas.

‘Esta adaptación de las tarifas provocará además un descenso de la actual saturación publicitaria, con el consiguiente beneficio para espectadores, oyentes y lectores; la publicidad que no contraten las televisiones y radios públicas podrá revertir al mercado y sobrevivirán muchos medios de comunicación privados que en la situación actual y con la competencia desleal de las radios y televisiones públicas están abocados a su desaparición’, han señalado.

Ahora que la situación económica es mucho más complicada, las presiones en esta dirección arrecian.

Ya comenté en su momento las declaraciones de Vasile.

Además en Francia ha comenzado el camino hacia la desaparición. Italia podría ir por el mismo camino. Siempre ha estado el ejemplo de la BBC inglesa, tradicionalmente una referencia pero que atraviesa serios apuros.

El problema, siempre, es cómo se financiará la televisión pública, en un país que nunca ha tenido canon.

¿Aceptaremos un impuesto añadido para salvar la economía de las televisiones privadas que han apaleado millones de euros durante los años buenos?

Pero ¿alguien cree que si se suprime la publicidad de la televisión pública todo el dinero que ahora capta, irá a engrosar las arcas de las privadas?

¿No se crearía una crisis más grave para solucionar la crisis temporal de las privadas?

Es un debate largo y con muchas facetas, pero es un debate en el que no deberíamos dejar que hablaran sólo los representantes de las televisiones privadas.

Guerra entre televisiones

Hace unos días Paolo Vasile nos sorprendía con unas declaraciones que parecían tener algo de testamento profesional.

Quién ha liderado la que ha sido durante varios años la empresa más rentable de Europa (de cualquier sector) habla de la quiebra de la televisión en España, cuando su empresa ha seguido dando pingües beneficios el año pasado.

Telecinco ha ganado millones y millones en los últimos años? Sin ir más lejos, en 2007, 319 millones de euros; y en 2008, hasta el tercer trimestre, más de 228 millones de euros

Ya estamos acostumbrados al discurso de nuestros particulares italianos (Carlotti no suele quedarse atrás) sobre las televisiones públicas, la doble financiación y el mercado de derechos.

Es curioso en un empleado del señor Berlusconi, que controla el 90% del mercado italiano de televisión, una parte con sus propios canales privados y la otra con los públicos a los que, desde luego, no ha renunciado al llegar al poder. También podría decir: ninguna de las veces que ha llegado al poder.

El propio señor Vasile lo reconoce:

El botín es botín. Las públicas son el botín de guerra de los partidos ganadores en todo el mundo. Es evidente, insultante e intolerable.

Supongo que se siente insultado por su jefe, al que, al parecer, no tolera.

Sólo dos meses después de perder el liderato de televisión se ve muy nervioso al señor Vasile, que dice que su modelo de televisión ya no funciona.

Ya he escrito otras veces aquí que prefiero pagar una parte de mis impuestos por tener una buena televisión pública con publicidad a tener que pagar más porque no tenga publicidad y que el señor Berlusconi gane aún más dinero.

No se hizo esperar la respuesta de uno de los responsables de TVE.

El consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile, pronunció una frase lapidaria hace muy poco tiempo: “una cadena que está por debajo del 20% no es una cadena generalista”. Telecinco ha hecho un 16.2% en diciembre y un 15.6% en enero. Y el primer día de febrero, el dato más bajo de su historia: 10.3%. La conclusión es que los espectadores se han hastiado de un modelo de televisión que la audiencia ha bautizado de forma contundente: telebasura.

Demagogia es entrevistar en el prime time de la TV a convictos o delincuentes y pagarles por ello.

Pasar de ser el líder a ser el sexto este domingo es muy duro y genera muchas presiones, pero la televisión pública no tiene la culpa.

Es curioso, Tele 5, que llegó rompiendo el mercado publicitario español con ofertas temerarias, se queja ahora de que otras empresas hagan descuentos sobre sus tarifas, una política que impuso en nuestro mercado su agente, Publiespaña.

La guerra ha incluido tambien al final a la UTECA y las televisiones autonómicas.

Se hace mucha demagogia con estas cosas. En España parece que es imposible implantar un canon para financiar las televisiones públicas. Pero por la vía de las subvenciones, que parece algo más discrecional por parte de los gobiernos, ya las estamos pagando.

Si mis cuentas no fallan cada español paga 35 euros al año (3 euros al mes) por todo el sistema de televisiones públicas. Creo que es una cantidad que se puede pagar por una televisión mejor.

Y, señor Vasile, en la situación actual yo prefiero lo que me ofrece TVE a lo que me ofrece Tele 5. Me temo que para mí mucho de su contenido es basura.

Pago a gusto esos tres euros.

El síndrome Hiddink

Ayer ví el final del partido entre Rusia y Holanda, de esta Eurocopa en la que los segundos de grupo se han empeñado en amargarles la fiesta a los primeros.

¿Se romperá hoy la racha?

El partido no lo sé, pero el final estuvo emocionante.

A mí que, como saben los que siguen este blog, el fútbol no me atrae demasiado, me llamó la atención el papel de Guus Hiddink. a quien hoy he visto llamar el holandés

errante. Va a conseguir su mayor gloria precisamente eliminando a la selección de su país.

Está claro que cuando uno entrena a una selección de otro país puede llegar a encontrarse con esta situación.

Más claro lo van a tener esta noche los directivos de algunas de nuestras cadenas privadas de televisión.

Después de mi éxito con el post sobre inmigrantes ¡cualquiera se atreve ahora a hablar de mercenarios!

Pero en el campo de los medios tenemos algún ejemplo interesante.

¿Con quién creen ustedes que irán hoy Paolo Vasile,

el jefe de Tele 5, o Pipo Tringali, que manda en Publiespaña, o Maurizio Carlotti, aunque esté saliendo de la dirección ejecutiva de Antena 3?

Lo tienen fácil: si gana Italia, la selección de su país, los resultados de Cuatro empezarán a flojear.

Está claro que por muchos años que lleven en España, esta noche su equipo será Italia. ¿No creen?