Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘Pablo Herreros’

Los 10 tuiteros imprescindibles

El portal marketingdirecto.com publica de vez en cuando listas en las que selecciona un cierto número  de tuiteros a los que recomienda seguir. Hace dos años creo que fueron 20 y yo @MadinaED estaba entre ellos. Eso hizo que aumentara en algo más de cien el número de seguidores que tenía entonces. Luego ha habido otras listas en las que no aparecía.

El martes pasado publicó una nueva lista. Esta vez de diez. Yo no la había visto, pero noté que de repente empezaba a crecer rápidamente el número de seguidores en Twitter, un número que últimamente se había mantenido muy estable. Pronto vi un aviso de un tuit en el que me mencionaban como uno de los 10 tuiteros imprescindibles que todo marketero debe seguir en 2016.

No sé cual es el criterio que se sigue para seleccionarlos; desde luego no es el número de seguidores (en ese caso yo nunca saldría entre los primeros). Una colaboradora del portal me dijo ayer que lo habían votado entre las redactoras (así en femenino; sé que son una mayoría aplastante, pero creía que había algún chico) que piensan que publico tuits interesantes. Espero que los lectores del blog también lo piensen de estos posts.

Es todo un honor.

Verse en una lista de 10 imprescindibles refuerza el ego; si además se comparte esa lista con personajes de tanto prestigio como Enrique Dans o Félix Muñoz, tan populares como Risto Mejide, tan polémicos como Gaby Castellanos, tan reconocidos en el mundo digital como Ismael El Qudsi, Javier Regueira o Gema Muñoz @sorprendida, tan prolíficos como Javier Piedrahita, el director del propio portal o tan influyentes como Pablo Herreros, el hombre que se enfrentó a Tele 5; si entre ellos uno encuentra varios buenos amigos ¿qué más se puede pedir?

Así que muchas gracias a MarketingDirecto, a sus redactoras y a Javier. Por seleccionarme y por ponerme en tan buena compañía. En estos dos días son cerca de trescientos mis nuevos seguidores. Espero no defraudarles.

La Noria ¿otra vez?

Pero ¿otra vez andamos con La Noria?¿No desapareció de las parrillas a principios de año?

Hace más o menos un año Tele 5 tuvo un problema con el programa La Noria: el bloguero Pablo Herreros puso en marcha una campaña en Internet a raíz de una entrevista pagada a la madre de El Cuco, condenado en el caso Marta del Castillo. Entonces yo intenté explicarlo a los lectores de Casi Enteros.

Cuando la semana pasada vi que se reactivaba el problema, no me lo podía creer. Volver a poner en marcha (con una querella contra Pablo Herreros) uno de los casos más notorios en Internet, lo que Enrique Dans llama uno de los peores ejemplos de gestión de crisis de la historia, me parece una torpeza indigna de los gestores de una gran empresa, como es Mediaset. Se suponía además que Tele 5 había pedido perdón a los anunciantes por el error de entonces.

Ahora se encuentran con una nueva acción en Internet, promovida por un periodista del prestigio de Mario Tascón,  (que fue director de las ediciones on line de El Mundo y El País y lanzó La Información) que ha conseguido en la plataforma change.org, más de 150.000 firmas de ciudadanos que no estamos de acuerdo con esa querella. Esta vez se pide a los anunciantes que retiren su publicidad hasta que Tele 5 retire la querella.

Vaya por delante que no me parece bien que se utilice la publicidad, o un posible boicot hacia los productos anunciados en la cadena, como arma para presionar a Tele 5, pero…

…pero tampoco creo que la libertad de expresión ampare la libertad para calumniar, o la libertad para pagar a criminales por ser entrevistados, o para promover o ensalzar el asesinato u otros delitos.

Hace unos días un directivo influyente en el sector publicitario me decía que todo lo que no esté específicamente prohibido por las leyes se puede tratar en televisión y si está ahí los anunciantes pueden poner su publicidad.

Si alguien me pregunta (es fácil decirlo, porque sé que nadie lo hará) yo no dejaría que mis marcas apoyaran contenidos de este tipo. Esa es la única forma de que las televisiones no los pongan…y si los anunciantes apoyan esos contenidos, el consumidor está en su derecho de no comprarlos si se siente incómodo con ellos.

Hablando con una colega de otra empresa yo le decía: es un terreno muy resbaladizo, pero no perdamos de vista cual es el origen del problema: alguien denuncia como inaceptables unos contenidos inaceptables. Yo creo que no se puede consentir que la justicia acabe condenando al denunciante y ese es, entiendo, el sentido de la iniciativa de Mario.

Y, aunque como dicen los anunciantes en la nota de su asociación, la AEA, la publicidad se planifica en función de la audiencia de los programas y su perfil, sería de un gran cinismo olvidarse de que la publicidad financia los programas en los que se emite y que no existirían programas indignos si la gente no los viera (tuvieran poca audiencia) y la publicidad no los acompañara. 

 Algunos han interpretado que la querella de Tele 5 es una venganza contra el mensajero, la persona que puso en marcha la campaña del año pasado. No lo creo; pero sí creo que es una gran torpeza.

Señores de Tele 5: no sean torpes; retiren la querella contra Pablo Herreros. Y, por favor, no resuelvan con querellas sus problemas en los medios sociales. Los fuegos no se apagan echando gasolina.

Cuando la televisión sigue siendo el medio que capta más publicidad y casi toda la publicidad en televisión se concentra en sólo dos empresas, el problema para los anunciantes puede llegar a ser muy grave si no pueden utilizar una de ellas.

Y volviendo a la metáfora del fuego: yo no creo que sea buena idea volver a cargar sobre los anunciantes. Pero me da la sensación de que si ponemos el foco ahí será como si en un incendio en lugar de condenar al que lo ha provocado detienes al conductor del camión de bomberos que se metió por dirección prohibida al ir a apagarlo.

Tres intensos días en Palma

Ayer volví de Mallorca, agotado por el cansancio y, sobre todo, por las emociones.

Hemos estado allí tres días, tres intensos días participando en Talent_ya, un evento difícil de describir. Su halo de misterio forma parte de su encanto.

Todo empezó para mí hace dos o tres semanas con una llamada de Roberto Carreras:

puedo invitar a algunas personas a Palma a un evento; tienes que pagarte el viaje y no puedo decirte mucho más, pero te aseguro que merece la pena. Si vienes no te arrepentirás.

Conozco a Roberto hace unos años, pero no es un amigo íntimo. Admiro las cosas que hace, tenemos amigos comunes pero…el caso es que confié en su recomendación y saqué los billetes (se podía ir acompañado).

Pasaban los días y no sabía nada nuevo hasta que recibí un e.mail de la organización, Fraile y Blanco, una factoría de contenido audiovisual con sedes en Palma, Santander y Madrid que hasta ese momento no conocía. Necesitaban conocer los números de los vuelos de llegada y salida para reservar el hotel. También recibí un primer esbozo de programa. La cosa se iba calentando y tenía buena pinta: creatividad, innovación y emprendimiento por las mañanas; arte, enología, música, gastronomía…por las noches.

El martes por la tarde, después de trabajar, volamos hacia Mallorca. Las maletas tardaron mucho en aparecer, así que llegamos con el acto ya comenzado y casi pasamos directamente a la cena.

La primera sorpresa fue el marco: Can Martí Feliú, una casa que está a punto de cumplir ochocientos años, en una calle peatonal muy estrecha en la parte antigua de Palma. Sencillamente impresionante. Las reuniones se celebraban a la altura de la calle,bajo una bóveda de piedra; algunos actos y la foto de cada día en el patio central, al aire libre; la cena del primer día y los desayunos en la primera planta, desde la que te podías asomar a través de unos arcos estilizados. Me gustaría saber algo más de arte para describirlos mejor.

Éramos poco más de treinta personas, lo que nos hacía sentirnos importantes. Yo conocía en persona a muy pocos: el propio Roberto, que me había invitado, Pablo Herreros, Nacho Villoch, Jorge Cubain (al que hacía años que no veía)…también había visto en alguna ocasión a Carlos Jean, ponente/actuante de la primera noche, y a los ponentes de los dos días siguientes: Mago More y Juan Luis Polo. A algunos más les conocía por internet y seguía en Twitter a otros.

Todas las cenas fueron buffets, en muchos casos con productos mallorquines. Todas excelentes.

La primera noche pudimos probar tres vinos de una bodega local, Mesquida Mora, un blanco, un rosado y un tinto muy especiales que merece la pena probar. Luego vino la actuación de Carlos Jean, acompañando a Lucía, una cantante joven, que reprodujo algunas de las canciones que Carlos compuso hace años para conocidos intérpretes (Alaska, Bebe,…) junto a nuevas composiciones para la nueva artista.

Al día siguiente pudimos visitar la Fundación Pilar y Joan Miró, junto con el taller del artista que se conserva como si Joan Miró lo siguiera utilizando, con sus esbozos en las paredes, sus pinceles y sus lienzos. En la Fundación, un edificio discutido de Moneo, se conserva  una gran representación de la obra del artista: pinturas, esculturas, grabados, tapices, esbozos…En la cena pudimos degustar cuatro vinos de las bodegas Matarromera, todos del valle del Duero, pero de denominaciones diferentes: un blanco de Rueda y tintos de Cigales, Toro y Ribera de Duero.

El jueves la sorpresa de la noche fue la visita al Pueblo Español, guiados por su actual propietario Matthias Kühn. Creo que casi todos los que íbamos conocíamos la existencia del Pueblo Español, pero nos imaginábamos un pueblo de maquetas. Al encontrar edificios reales, casi del tamaño de las obras originales y en muchos casos habitados (con alquileres de renta antigua, como se quejaba el propietario) muchos nos quedamos boquiabiertos. Tomar la copa de bienvenida en un jadin de la Alhambra, asomarse al escenario del teatro romano de Mérida, ver la Ermita del Santo con sus pinturas o incluso (sorpresa máxima para un vitoriano) sacarse una foto ante El Portalón es algo difícil de imaginar.

Y como esto está rebasando los límites lógicos para un post dejaré para mañana mis comentarios sobre las sesiones de Talent_ya.

¡Ah! en las tarjetas de identificación a los asistentes nos llamaban pensadores.

Lo que sé de La Noria

Algun@s amig@s que están lejos de este mundo de la publicidad y las audiencias me han preguntado qué está ocurriendo con La Noria y con Tele 5 en estas últimas semanas. Por qué los anunciantes se han retirado de ese programa y qué trascendencia puede tener una historia como ésta.

Supongo que los hechos ya se conocen, pero los resumo de todos modos:

La Noria, un programa que mezcla cotilleo con debate político, es una de las estrellas de la actual programación de Tele 5. Consigue buenas audiencias y eso atrae a un buen número de anunciantes que no se plantean dudas sobre la idoneidad de ligar sus productos a ese tipo de contenidos.

Hace algunas semanas Jordi González, el conductor del programa, entrevistó a la madre de El Cuco, un personaje condenado como encubridor en un asesinato muy conocido. El programa pagó una importante cantidad de dinero a la entrevistada.

Pablo Herreros publica en su blog una crítica de estos hechos y plantea el posible boicot a los anunciantes que, con su dinero, están financiando a la madre de un cómplice de asesinato (y posiblementa ayudándole a pagar la fianza).

El post de Pablo tiene una importante repercusión en Twitter.

Algunos anunciantes, encabezados por Campofrío, escuchan la protesta de sus consumidores y se retiran de La Noria. Otros dicen, al menos en privado, que nunca han estado ahí.

Jordi González reacciona apelando a la libertad de información e insultando a los anunciantes que se han retirado del programa.

Las protestas contra el programa y la prepotencia de su presentador arrecian en la red; el número de anunciantes que se retiran del programa se incrementa.

La Noria se emite una semana más con el apoyo de sólo cuatro anunciantes.

Se pide el boicot a esos cuatro anunciantes, entre ellos Pato WC, lo que propicia numerosas bromas sobre asociación entre el producto y los contenidos del programa. Los últimos anunciantes que quedaban abandonan el programa.

El pasado sábado La Noria se emite sin publicidad. Jordi González insulta a los anunciantes diciendo que sus espectadores sólo les echan de menos porque no pueden “ir a hacer pipí“. Él, convencido de que está haciendo un programa de servicio público, achaca sus problemas a una conspiración de la competencia. No le preocupa que la cadena que le paga no ingrese el dinero con el que le debería pagar.

Hoy Tele 5 anuncia cambios en su programación y retira dos programas (se contemplan como chivos expiatorios); ninguno de ellos es La Noria.

Hasta ahí los hechos. Ahora una posible interpretación: Mediaset, la empresa de Berlusconi, es la propietaria de Tele 5, una cadena que comercializa su publicidad a través de Publiespaña, otra empresa del grupo Mediaset. Paolo Vasile dirige Tele 5; Giusseppe Tringali (Pipo) dirige Publiespaña. Los dos son italianos, como su patrón.

Vasile siempre ha alardeado de que su trabajo consiste en producir audiencias (no buenos programas; no entretenimiento; ni mucho menos cultura). Según se mire, no le falta razón.

Es cierto que en una televisión comercial es fundamental generar audiencias. Su negocio es vendérnoslas para los anunciantes.

Estoy seguro de que hasta hace muy poco tiempo Tringali estaría de acuerdo con su compatriota: tú produces las audiencias y yo me encargo de venderlas. Si además eres líder de audiencia (al menos entre las cadenas comerciales; y la UTECA y el Gobierno ya se encargaron de que otros líderes no puedan competir) juegas con una buena ventaja.

El problema surge cuando la audiencia que se produce (o al menos una parte) no es vendible; o cuando para venderla hay que rebajarla mucho de precio.

Esto ya estaba pasando este año antes del incidente de La Noria: Antena 3, con menor audiencia pero con un nivel de calidad algo mayor, conseguía vender más caro. No sé si el hecho de que esta cadena competidora esté dirigida por otro italiano, Carlotti, ex directivo de Tele 5, añade morbo al asunto. Me temo que sí.

El paso siguiente se da cuando los anunciantes, escuchando a la sociedad, sus clientes, se retiran en masa de un programa. La audiencia no se resiente: no es el tipo de audiencia que siga mucho Twitter (aunque muchas veces asuntos tratados en La Noria llegaban a ser trending topics, los temas más comentados en España). Incluso en algún momento la audiencia parece aumentar.

Pero un programa sin publicidad no tiene sentido en una emisora comercial; por mucha audiencia que tenga. Es más, tendrá tanto menos sentido cuanta más audiencia tenga; se podrá ver como un verdadero despilfarro.

Ahora parece que se está viviendo un duro enfrentamiento entre los dos italianos, Vasile y Tringali. El primero, muy convencido de que hace bien su trabajo produciendo audiencias a muy bajo coste; el segundo, víctima de la imagen de basura que se ha impuesto, diciendo que las audiencias invendibles no le sirven para nada (y para muy poco las que tiene que vender a bajo precio).

La semana próxima se presenta la programación de Tele 5 para la nueva temporada, en un acto multitudinario en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. ¿Vuelven las presentaciones glamourosas de las programaciones? ¿Estamos ante una medida desesperada?¿Se tratará de un último episodio de la guerra Vasile-Tringali?

Se admiten apuestas. Sólo si la programación da un giro radical podremos pensar que Vasile ha dado su brazo a torcer.

Audiencia sí, pero, en una televisión comercial, audiencia vendible.

Si no, no sirve de nada.

Estoy en Twitter @MadinaED

Thinking Party

El viernes estuve todo el día en el Círculo de Bellas Artes donde se celebraba la segunda edición de la Thinking Party de la Fundación Telefónica.

La Thinking Party es uno de esos eventos que nadie que esté interesado por la innovación o simplemente por saber dónde estamos y hacia dónde vamos, se debería perder.

El formato había cambiado ligeramente desde la primera edición, que fue algo más tecnológica (friki según me comentaban en los descansos algunos de los asistentes). Hubo alguna charla menos y cada charla duraba algo más (19 minutos este año por 15 el año pasado).

Pepe de la Peña, con el apoyo de Javier Nadal, ha conseguido poner en marcha un evento sumamente interesante, que espero que se siga consolidando. Este año se presentaba como colofón del ciclo de conferencias Entendiendo los cambios. Libros, ideas y autores en Fundación Telefónica, en el el que siete autores internacionales han dado conferencias relacionadas con sus libros y, siempre, con los cambios que vive nuestra sociedad. He asistido a algunas (el horario, las 12:30 de la mañana, era complicado para quienes trabajamos en el extrarradio) siempre del máximo interés.

Ya desde la presentación se vio que la jornada iba a ser interesante. Pepe de la Peña, físico de formación, hizo una presentación muy inteligente sobre los diferentes aspectos de la realidad, basada en algo tan simple como el botijo. El final, con la aplicación del efecto termodinámico del botijo a la gestión empresarial (cuando las cosas van mal en un departamento o en una empresa los elementos más dinámicos se van y va quedando una empresa, o un departamento, cada vez más frío, más estático y con menos posibilidades) me pareció una formulación sumamente inteligente de algo que muchas veces hemos vivido en nuestras carnes.

La jornada comenzó con la charla de Fernando Álvarez, Ejercicios para cambiar el punto de vista. Fernando es un coach que pone su foco en nustra capacidad para superar los límites que nos imponemos a nosotros mismos. Se trata de no poner el foco en lo que percibimos como límites y creer más en nuestras posibilidades para superarlos. Ya había escuchado a Fernando en alguna otra ocasión, creo que en Innosfera. Su discurso es siempre motivador.

Pau García Milá es un emprendedor catalán que acaba de cumplir 24 años. Todo un crack. Había oído hablar de él pero nunca le había escuchado. Pau fundó con 18 años y con un amigo la empresa EyeOs, que se dedica a un tema ahora tan actual como el cloud computing. Merece la pena oirle contar su diálogo con el encargado del Registro Mercantil, cuando con 18 años y el pelo teñido de azul decidió formalizar como empresa un trabajo que ya estaba haciendo a nivel personal. O el momento en que hace dos años asistía en la sede de Microsoft en Seattle a la presentación del producto de cloud computing de la empresa de Steve Ballmer. Los dos minutos en que el presentador comparaba su producto para dejar claras las ventajas respecto al de EyeOs. Cómo el ego de Pau crecía y crecía hasta necesitar que abrieran la puerta trasera para que no estallara el local donde se celebraba la presentación y cómo en los 10 últimos segundos de esos dos minutos el ego se desinflaba al comprobar que el nuevo producto realmente era mejor y que Microsoft gasta en papel higiénico más que yo en pagar la nómina de mis 40 empleados. ¡40 empleados con 24 años cumplidos la pasada semana! Pau acaba de publicar un libro titulado Está todo por hacer.

Entonces llegó el turno de Jesús Sánchez, un cocinero que ha conseguido una estrella Michelin para su restaurante El cenador de Amós, situado en Villaverde de Pontones, en Cantabria. Jesús nos hizo ver diferentes aspectos de la cocina y de la importancia de la creatividad utilizando trozos de películas ambientadas en la cocina y en restaurantes, Una presentación amena y, de nuevo, interesante.

Como se trataba de presentar la realidad desde diferentes puntos de vista a nadie nos extrañó que el siguiente ponente fuera Pablo Herreros, un primatólogo (sí, un especialista en nuestro parientes los primates). A partir del comportamiento de diferentes tipos de monos, que pudimos ver en vídeos, nos demostró que el comportamiento altruista es innato en nuestra especie y en nuestros antepasados desde hace cientos de miles de años. Tenemos que cuestionarnos los modelos al uso porque no podemos dar por hecho que todo es competición y agresividad.

Tras un primer descanso Miguel Nonay habló sobre el tema Un mundo por cambiar. Miguel, afectado desde su infancia por una poliomielitis, que le ha llevado a una silla de ruedas 45 años después de lo que le pronosticaron los médicos, se ha dedicado toda su vida a romper los límites artificiales que impiden a alguna personas hacer lo mismo que los demás hacen. Su tesis es que un edificio accesible o una habitación de hotel sin barreras es igual de buena para todos, también para los que no tienen limitaciones físicas. A partir de esa idea quiere convencer a los empresarios de que creando espacios accesibles amplían sus posibilidades de negocio: es mejor que todos puedan venir a que sólo puedan venir el 90% (suponiendo que ese sea el número de personas sin limitaciones físicas).

Javier Taboada habló sobre La música y el arte como medio. Javier es un educador que se declaró indignado, quincemayista y vallecano. Cree en la educación como medio para cambiar las cosas; él y un grupo de personas que componen Magni, se han dedicado a integrar a jóvenes en riesgo de exclusión. Para ello tratan de detectar los centros de interés de los alumnos para acercarse a ellos desde ese punto de vista. El resultado puede ser la confección de un periódico, con todas las secciones creadas por alumnos o la realización de un espectáculo. Al final la motivación habrá crecido y el riesgo de exclusión desaparecido. Como la jornada no podía dejar de proporcionarnos sorpresas, la charla terminó con dos componentes de Magni, que estaban mezclados entre el público, interpretando un rap.

El plato fuerte de la jornada iba a ser Jorge Wagensberg, un científico y divulgador del que ya he hablado aquí en alguna ocasión. Pero el conferenciante se puso enfermo y hubo que buscarle un sustituto, que fue nada menos que ¡José Manuel Sáncez Ron! No sé cómo habría sido la conferencia de Wagensberg, a quien admiro un montón (he leído varios de sus libros y casi todos los de la colección Metatemas, de Tusquets, que él dirige; pero Sánchez Ron nos ofreció una magnífica visión personal, y científica, del mundo. La interdependencia de la ciencia y la tecnología para hacer avanzar al mundo; la importancia de las matemáticas para entender el sentido del mundo. En su exposición no faltó la teoría de la relatividad general, la física cuántica, el principio de incertidumbre, su anuncio de que la biología molecular transformará la vida y su particular homenaje a Darwin. Para Sánchez Ron el siglo XXI será el de la interdisciplinariedad, algo muy acorde con el programa de la thinking party.

Carlos Luna, de Angulas de Aguinaga, trató el tema Reinventar una empresa: el punto de vista de la innovación. En menos de 20 años las capturas de angulas se redujeron hasta el 10% de lo que eran en los años 70. Los pescadores, en lugar de hundirse en la desesperación, pusieron su capital y sus esfuerzos en buscar una solución. De ahí nació en 1991 un nuevo producto, La gula del Norte, considerada por los puristas una traición a nuestra cultura, o un atentado gastronómico. Pero el tiempo, y una magnífica campaña de comunicación (en la que, por cierto, siempre ha participado Gestión de Medios, la empresa de Zenith en San Sebastián) hicieron de ese producto, y de los que vendrían después, un gran éxito. Para Luna la fórmula del éxito es I+D+i+Mk (lo que no se comunica no triunfa). Nos puso sobre aviso: muchas innovaciones no funcionan, pero también, utilizando una frase de Wayne Gretzky nos dejó claro que hay que intentarlo: uno falla el 100% de los disparos que no hace.

La parte seria de la thinking acabó con la intervención de Antonio Castillo. Su ponencia Mirando atrás, el destilado de la experiencia. Vivir tres revoluciones tecnológicas, fue una interesante y divertida trayectoria por la historia de las telecomunicaciones, desde Graham Bell hasta nuestros días. Se confesó avergonzado de ser feliz al haber podido dedicarse toda la vida, con considerable éxito (esto lo digo yo), a una profesión encontinua evolución, que le ha ayudado a mantenerse permanentemente al día. Como no soy capaz de recoger aquí casi siglo y medio de historia me limitaré a algunas anécdotas. Strowger, el inventor del teléfono de dial, era uno de los dos enterradores de una población de Texas; el otro estaba casado con la operadora de teléfonos local (la necesidad agudiza el ingenio).  Cuando las reuniones se convocaban con copias hechas con papel carbón no podía convocarse con copias legibles a mas de tres o cuatro participantes, lo que las hacía manejables. Cuando la convocatoria se empezó a hacer con fotocopias la cosa se empezó a desmandar, pero el precio de cada fotocopia aún ponía un límite. Las reuniones se hicieron absolutamente inmanejables desde el momento en que se convocan por e.mail. Una última; la frase de una sevillana: pero tú ¿qué necesitas: un teléfono o un detó?

La jornada terminó con la actuación del humorista Leo Harlem, con su visión de El mundo desde el humor y una fiesta, en la planta quinta del Círculo (a la que no me fue posible asistir).