Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘residuos orgánicos’

Compost contra la crisis climática

El Compostaje, un aliado contra la Crisis Climática es un estudio elaborado por Amigos de la Tierra y la Universidad de Santiago, que revela la capacidad que tiene el compost para combatir los procesos de desertificación, así como los millones de toneladas de gases de efecto invernadero (GEI) que podrían evitarse con el tratamiento de los residuos orgánicos a través del compostaje.

La investigación se enmarca en el proyecto Aplicación de compost procedente de residuos municipales a suelos agrícolas y pastos, que cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad.

Imagen: Amigos der la Tierra.

Una gestión incorrecta del uso de la tierra así como el cambio climático son factores que contribuyen a la desertificación y la pérdida de suelo fértil.

En el informe se ha analizado el compost de 19 proveedores diferentes, así como los 24 terrenos en los que se ha aplicado la enmienda orgánica, desde huertos hasta viñedos y dehesas. Se trata de la primera investigación que agrupa el análisis de compost y su aplicación para conocer su contribución en la adaptación al cambio climático en territorios con condiciones y características tan diferentes como Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, La Rioja o Madrid.

Los resultados señalan que el uso del compost reduce estos procesos de desertificación. La materia orgánica se ha incrementado en todos los suelos de un 4% al 8,6% de media, y se ha cuadruplicado en algunos casos. “Estos porcentajes se traducen en la mejora de fertilidad del suelo y, por tanto, en un aumento de la producción agrícola. El resto de valores analizados pasaron de media al 5% de carbono orgánico y 0,35% de nitrógeno”, dice la investigación.

Imagen: Amigos de la Tierra.

También, el compost ha incrementado la estabilidad de agregados en todos los terrenos, lo que implica mayor porosidad y permeabilidad con una mejor aireación y flujo de agua y una mejora en la fijación de nutrientes. En la misma línea, los suelos cuentan ahora con un PH equilibrado que llegan a valores próximos a la neutralidad.

La ONU denunciaba recientemente que en el mundo se pierden cada año 24.000 millones de toneladas de suelo fértil y más de un cuarto de las tierras ya no pueden utilizarse. Amigos de la Tierra insiste en que el compost en uno de los aliados clave sobre todo en España, una de las regiones más afectadas por los procesos de desertificación, con un 70% de su territorio afectado .

En 2016, las emisiones generadas por el tratamiento y eliminación de los residuos en España supusieron el 7% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero, constituyendo la cuarta mayor causa de emisión de gases de efecto invernadero en Europa.

Para hacer el estudio, se han aplicado 30,38 toneladas de compost, lo que equivale a 91,14 toneladas de biorresiduos. De esta forma se ha evitado la emisión de entre 10,02 y 30,07 toneladas de gases de efecto invernadero. Al año se generan en España 9,46 millones de toneladas de biorresiduos, por lo que se podrían evitar más de 1,05 millones de toneladas de GEI.

La organización ecologista insta a las administraciones a apostar por el compostaje como una herramienta decisiva para contribuir en la lucha contra la crisis climática.

Campaña para que nos animemos a separar los beneficiosos residuos orgánicos

Distintos colectivos vecinales y ecologistas de la Comunidad de Madrid han lanzado la campaña Quiero un marrón, con la que pretenden explicar y concienciar en los barrios, ciudades y pueblos madrileños de la necesidad de conseguir una correcta separación de la materia orgánica en los domicilios. Además, busca el compromiso de las corporaciones municipales para implantar sistemas eficientes y eficaces de separación.

Para los colectivos participantes, la recogida selectiva de la materia orgánica y su correcto tratamiento son fundamentales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación de los suelos por la presencia de vertederos, la producción masiva de materiales fertilizantes que provienen del petróleo y para cumplir con los objetivos europeos de reducción y reciclaje en 2020.

En la campaña participan la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, Amigos de la Tierra, Asociación para la Recuperación del Bosque,  Ecologistas en Acción, el Grupo de Acción para el Medio Ambiente, Economías BioRegionales y los  colectivos sociales Coopera y Composta y Red de Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid.

La Directiva 2008/98/CE, así como la ley española 22/2011 de Residuos y suelos contaminados, marcan el año 2020 como fecha límite para alcanzar un porcentaje de reciclaje del 50% de los residuos domésticos. La cercanía de esta fecha se está traduciendo en que algunos municipios hayan comenzado a introducir la recogida selectiva de la materia orgánica, al igual que sucede con las fracciones de papel y cartón, vidrio, envases, ropa, aceites vegetales usados, pilas y otros residuos. Para los organizadores, estas actuaciones suponen un avance, pero consideran que su puesta en marcha debe ir acompañada de una amplia participación vecinal activa que en pocos casos se está realizando.

“Estas campañas –dicen-, si no van acompañadas de una amplia información y participación, están abocadas al fracaso en su funcionamiento y en sus objetivos”.

Del total de los residuos domésticos, la materia orgánica supone un 40% (170 kg/año por persona). La gran mayoría de este porcentaje se recoge mezclado con otro tipo de residuos y es tratado como simple basura, es decir, su destino es el vertido o la incineración. Conseguir una adecuada y eficiente separación y recogida selectiva es urgente para cumplir con las exigencias de la normativa europea y evitar futuras multas a ayuntamientos.

Además, la transformación de estos residuos en un compost de calidad tiene numerosos beneficios como la disminución de la creciente contaminación del entorno que acelera las consecuencias del cambio climático, la colmatación y creación de nuevos vertederos, un incremento del contenido de materia orgánica en nuestros suelos agrícolas, un ahorro del coste económico del uso de fertilizantes de síntesis y de la degradación ambiental que supone su uso.

“Quiero un marrón” cuenta con una página web (www.quierounmarron.org) que contará con contenidos didácticos y noticias sobre los avances de la campaña.