Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘Salud’

Bancos de tiempo y también de cuidados y salud

La economía solidaria de cuidados en las ciudades teniendo en cuenta a una población cada vez más envejecida es una preocupación de los bancos de tiempo. De ahí que responsables de estas entidades estén pensando en cómo transformarse para atender también esas necesidades.

Es de lo que habla el libro Dar y recibir. Cómo los bancos de tiempo están transformando la sanidad, escrito por David Boyle y Sarah Bird en Reino Unido y que será presentado en la jornada que hoy viernes y mañana sábado, 5 y 6 de abril, se celebra en Madrid, en MediaLab Prado, para celebrar los 20 años de existencia de los bancos de tiempo en España.

Boyle y Bird hablan de cómo pasar tiempo con la gente y construir una red social en la que se sientan valorados y útiles es crucial para la recuperación de una enfermedad, tanto como lo es para mantenerse sano. Y sin embargo -señalan-, nuestros sistemas de salud no están organizados para poder ofrecernos esto. Plantean, por tanto, cuáles son las buenas prácticas de los bancos del tiempo en este sentido y sus próximos retos en Reino Unido.

La Asociación para el Desarrollo de los Bancos de Tiempo, que preside Julio Gisbert, ha querido trasladar todo ese conocimiento a los bancos de tiempo españoles y por eso, el estudio inglés ha sido traducido al castellano, revisado y editado de forma colaborativa por los bancos de tiempo de Sants y de Gracia en Barcelona, Del Pont del Dimoni de Gerona y de A2Manos de Madrid y será presentado en esta jornada. Además, está disponible en español y se puede descargar de manera gratuita aquí.

El tema de los cuidados forma parte del programa de la jornada Pasado, presente y futuro de los Bancos del Tiempo, en la que participarán representantes de bancos de tiempo de Reino Unido, Estados Unidos, Ecuador, Francia, Portugal, Italia y España.

También se incluirán actividades  que mostrarán de una manera práctica las habilidades de las personas vinculadas a los bancos de tiempo y otros proyectos colaborativos como el Repair Café, mercadillos de trueque, etc;  y la exposición Ciudadanía a partes iguales – los Bancos de Tiempo cedida por la Asociación Salud y Familia y que se expondrá en el mismo espacio de celebración de las jornadas.

Ciudadanía a partes iguales es un proyecto orientado al fomento de la ciudadanía activa, apoyándose en la red de bancos del tiempo existentes en Andalucía, Cataluña y Madrid y alienta iniciativas que fortalecen y hacen más sostenibles estas formas de auto-organización y provisión de respuesta a necesidades sociales y culturales. Las áreas prioritarias en las que se está trabajando son: Inclusión social de jóvenes vulnerables, Igualdad de género, No discriminación y Diálogo intercultural.

Economía circular para la basura electrónica

Un informe de la Plataforma para Acelerar la Economía Circular (PACE) y la Coalición anti Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, lanzado en la última reunión del Foro de Davos, el pasado 24 de enero, alerta de que la producción mundial de residuos electrónicos alcanzará los 120 millones de toneladas por año en 2050 si no se ponen remedios.

Imagen: Efe.

El informe revela que el valor anual de los residuos electrónicos mundiales asciende a más de 62.5 mil millones de dólares, más que el PIB de la mayoría de los países, y que más de 44 millones de toneladas de residuos electrónicos y eléctricos se produjeron en el mundo en 2017. Una cantidad equivalente a más de seis kilogramos por cada persona en el planeta y al peso de todos los aviones comerciales construidos hasta la fecha.

Menos de 20% de los residuos electrónicos se recicla formalmente y 80% termina en vertederos o se recicla de manera informal, gran parte de ellos en los países en desarrollo, lo que expone a los trabajadores a sustancias cancerígenas y peligrosas como el mercurio, el plomo y el cadmio. Los residuos electrónicos en vertederos contaminan el suelo y las aguas subterráneas y ponen en riesgo los sistemas de suministro de alimentos y las fuentes de agua.

Además de los impactos en la salud y la contaminación, el informe incide en que el manejo inadecuado de estos residuos está generando una pérdida significativa de materias primas escasas y valiosas como el oro, el platino y el cobalto. Hasta un 7% del oro mundial puede estar contenido actualmente en residuos electrónicos, con 100 veces más oro en una tonelada de residuos electrónicos que en una tonelada de mineral de oro.

En el informe, los miembros de PACE y la Coalición sobre Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas, incluyendo a ONU Medio Ambiente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Foro Económico Mundial y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, piden una revisión del sistema electrónico actual y remarcan la necesidad de una economía circular en la que los recursos no se extraen, utilizan y descartan, sino que se valoran y se reutilizan de manera que se minimizan los impactos ambientales y se crean empleos decentes y sostenibles.

Las soluciones incluyen el diseño de productos duraderos, sistemas de recompra y devolución de productos electrónicos usados, la ‘minería urbana’ para extraer metales y minerales de residuos electrónicos y la ‘desmaterialización’ de productos electrónicos mediante el reemplazo de la propiedad absoluta del dispositivo con modelos de alquiler y arrendamiento con el fin de maximizar las oportunidades de reutilización y reciclaje de productos.

Para ayudar a afrontar el desafío de los desechos electrónicos y aprovechar la oportunidad de la economía circular, el Gobierno de Nigeria, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y ONU Medio Ambiente anunciaron en Davos una inversión de dos millones de dólares para poner en marcha la industria formal de reciclaje de desechos electrónicos en Nigeria. Se espera que esta inversión se complemente con financiación privada para poder llegar a los 13 millones de dólares.

Según la Organización Internacional del Trabajo, hasta 100.000 personas trabajan en el sector de desechos electrónicos en Nigeria, de manera no reglada. La inversión prevista ayudará a crear empleos seguros y decentes, al tiempo que captura el valor latente en las 500.000 toneladas de desechos electrónicos que se eliminan en Nigeria anualmente.

PACE es un mecanismo de colaboración público-privado y un acelerador de proyectos dedicado a lograr la economía circular en velocidad y escala. Reúne a una coalición de más de 50 líderes de organizaciones empresariales, gubernamentales e internacionales y está copresidida por los directores de ONU Medio Ambiente, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y Royal Philips. Es alojado por el Foro Económico Mundial.

La Coalición de Residuos Electrónicos de las Naciones Unidas es un grupo de siete agencias de la ONU que se han unido para fortalecer la colaboración, crear asociaciones y brindar un apoyo más eficiente a los Estados miembros para abordar el desafío de los residuos electrónicos.

COS, una cooperativa de salud que crece con financiación de banca ética

Fiare Banca Ética financia la ampliación de la cooperativa de salud COS, que funciona en Barcelona desde 2011. COS cuenta con una treintena de profesionales trabajando y unas 600 personas socias colaboradoras. El proyecto está basado en el modelo cooperativo y nació con el interés de conseguir la implicación de las personas usuarias en el servicio médico.

Se trata de una experiencia de cooperativismo sanitario, fruto del encuentro de profesionales de diferentes áreas: psicología, especialistas en medicina homeopática, medicina general, medicina tradicional china, osteopatía, fisioterapia obstétrica y especialistas en dietética y alimentación o reflexología, entre otras.  Este grupo de profesionales de la medicina coinciden además en las ganas de integrar las diferentes disciplinas bajo un enfoque común.

El trabajo desarrollado desde 2011 ha supuesto siete años después que la entidad necesite ampliar sus instalaciones, la nueva sede será el doble de grande que el actual y servirá para incorporar nuevas especialidades médicas.

Además, se ampliarán los grupos terapéuticos, con un servicio de terapia sistemática grupal,  ahora ya con el nuevo grupo El Refugio, con personas que han trabajado con refugiados, y el grupo La Caja, para personas que han sido víctimas de abusos sexuales durante la infancia.

El nuevo centro permitirá atender un número de visitas que crece con el paso de los años. Del 2012 al 2016, la media de visitas mensuales ha aumentado un 66%.

La  intención de COS es implicar a las personas usuarias en el cuidado de su salud, que los consumidores tengan un papel esencial y protagonista. Para ello además de los socios trabajadoress de la cooperativa, se ha creado la figura del socio colaborador, que también tiene voz y voto en el futuro de la entidad.

La tarea colectiva que se desarrolla en COS no se limita, para sus profesionales, en el tratamiento de los enfermos, todos ellos participan, además de en su área de especialización, en las decisiones del conjunto del proyecto. Igualmente, las personas socias-colaboradoras tienen capacidad de decisión y también contribuyen con su cuota en el mantenimiento de la cooperativa. La entidad se define como una cooperativa sin ánimo de lucro y de iniciativa social.

 

La sanidad también puede ser colaborativa

La salud es uno de los asuntos que se tratarán en el Ouishare Fest Barcelona, que se celebrará el 26 y 27 de octubre. Es el encentro profesional más importante de la economía colaborativa en lengua castellana.

El encuentro tratará de explicar la relación entre salud y economía colaborativa y de replantear uno de los sectores más regulados en España.

El debate incluirá dos temas relacionados con la participación y co-creación con los ciudadanos de los nuevos servicios y productos dentro y fuera de los sistemas sanitarios y los datos de salud abiertos al bien común, según explica Andrea Barbiero, organizadora del espacio de Salud en el Ouishare Fest Barcelona y creadora de Co-Salud.

salud-2

Lo que se busca –dice Andres Barbiero–  es liberarse de algunas etiquetas, crear nuevas combinaciones y nuevas ‘recetas’ que permitan responder a las necesidades de los diferentes ciudadanos y a la realidad del sistema sanitario.

El nuevo rol del paciente como agente activo y gestor de su salud y el paradigma de la atención centrada en él, son algunos de los objetivos más importantes en las agendas sanitarias, como también el empoderamiento del paciente y para ello, su participación en el propio sistema. Todas estas cuestiones se tratarán  con cuidadores o profesionales y organizaciones que favorecen la co-participación.

“La participación ciudadana supone un nuevo modo de entender la relación entre los pacientes, los profesionales y los sistemas de salud, no sólo desde el punto de vista del conocimiento, el manejo y el control de la propia salud (individual o colectiva) sino también por la influencia que pueden llegar a tener en la definición, diseño y planificación de nuevos productos, servicios y políticas sanitarias”, señala Barbiero.

En la mesa se formularán preguntas, por ejemplo:  ¿Cómo redefinir y co-crear nuevas experiencias de los ciudadanos dentro y fuera de los sistemas sanitarios? ¿Qué nuevos productos y servicios necesitamos los ciudadanos para integrar procesos de enfermedad en la vida diaria? ¿Cómo crear un “activismo ciudadano” que se movilice hacia la co-producción de nuevos conocimientos y nuevas experiencias sobre la salud y los servicios?

Y a todas ellas intentarán responder los expertos el próximo 26 de Octubre en el Parc Tecnològic Barcelona Nord.