Entradas etiquetadas como ‘Sandro Rosell’

Los grandes errores de la presidencia de Sandro Rosell: de Guardiola a Abidal

Sandro Rosell deja el club tras tres temporadas y media y un palmarés que se podría considerar brillante que cuenta cuatro títulos ‘grandes’: dos Ligas, una Champions y una Copa del Rey. Analizado fríamente, es un estupendo bagaje. A buen seguro que muchos culés, si no todos, firmarían esos éxitos en ese mismo periodo de tiempo de aquí en adelante.

Guardiola y Rosell

EFE

Pero la sensación que deja no es esa, todo lo contrario. Cogió a un equipo campeón de todo, con la inercia triunfó al año siguiente, pero desde entonces da la sensación de que el equipo ha ido a menos y que la gestión del presidente ha estropeado una obra brillante.

Con todo ello, no es de extrañar que la reacción de muchos madridistas ante la decisión de Rosell sea de tristeza (lo consideran un ‘buen’ presidente para el eterno rival) y sean muchos los culés que no lamentan demasiado que se vaya.

Pero, ¿por qué todo eso? ¿Qué ha hecho más Rosell en estos algo más de tres años? Aquí sus seis grandes errores (y sin nombrar el ‘caso Neymar’…):

  1. Dejó escapar a Guardiola. Sin duda, lo que más le echan en cara al expresidente azulgrana los culés es que dejara escapar a Guardiola. Nunca tuvieron sintonía y Pep siempre se sintió demasiado solo y nada respaldado por la directiva tras la marcha de Joan Laporta. Tras dos temporadas juntos, al final el de Santpedor decidió tomarse un año sabático y después poner después rumbo a Múnich. La sensación es que Rosell nunca puso lo suficiente de su parte para que el entrenador más exitoso de la historia del Barça se quedara.
  2. Relación extraña con Messi. Otro al que no le han dado, en demasiadas ocasiones, el cariño que merece el que posiblemente sea el mejor jugador de la historia del club. Las palabras de Faus, denominándole “este señor”, una muestra más del poco tacto de la actual directiva.
  3. La no renovación de Abidal. Se le prometió que cuando estuviera sano tras su grave enfermedad se le ofrecería la renovación, pero cuando Abidal volvió y aseguró estar listo para jugar se decidió prescindir de él por las dudas sobre su rendimiento. Gesto simbólico más que dudoso, más aún teniendo en cuenta que ahora es el central titular del Mónaco y de la selección de Francia.
  4. Adiós de Víctor Valdés. Es uno de los mejores porteros del mundo y perfecto para el juego del Barça gracias a su gran manejo del juego con los pies, pero ni Rosell ni Zubizarreta fueron capaces de convencerle de que renovara.
  5. Tres años y medio buscando un central que nunca llegó. El Barça pide a gritos un central de jerarquía, pero la dirección deportiva del club fracasa verano tras verano en la búsqueda de ese defensa de garantías.
  6. Marcha de Thiago. Una cláusula excesivamente baja para la calidad del jugador provocó que el Bayern Múnich le arrebatara al Barça a una de sus joyas de la cantera. Estaba llamado a ser el sustituto de Xavi e Iniesta.

Thiago ignora a Sandro Rosell en su carta de despedida del Barça

Thiago Alcántara ha querido despedirse de su antiguo club a través de una carta colgada en su cuenta en Twitter. En ella, queda claro que su relación con Sandro Rosell y la directiva no era buena y que es una de las razones de su salida del Barça.

El error que ha cometido el FC Barcelona dejando salir al centrocampista por menos de 25 millones es algo que el club azulgrana puede pagar caro. La proyección del ahora jugador del Bayern es brutal y a las órdenes de Pep Guardiola podrá desplegar su enorme talento.

Thiago Alcántara y Pep Guardiola

Thiago Alcántara y Pep Guardiola.

De ser así, todas las miradas se dirigirán a Sandro Rosell. Primero por esa absurda cláusula en su contrato que le permitía salir por 18 millones de euros si jugaba menos del 60% de los partidos la temporada pasada. Pero también por la carta del jugador, en la que señala de manera indirecta a los que mandan en Can Barça como causantes de su marcha. Ni una sola mención, ni siquiera de pasada, lo que deja claro que Thiago se va con molesto con la zona noble del Camp Nou y con el pensamiento de que no se ha apostado con firmeza por él.

Compañeros, cuerpo técnico, empleados, aficionados, sobre todo a vosotros, los aficionados, quienes hacéis grande a este club en las alegrías y las derrotas. A todos vosotros, gracias por estos años. Gracias a los que estuvisteis a mi lado en los momentos más difíciles”

 

En el resto de la carta, Thiago justifica su decisión de abandonar Barcelona para irse al Bayern, la que afirma muy madurada, y muestra su cariño al club en el que ha pasado tantos años.

“Queridos aficionados: salir de la casa que te acogió con catorce años… Una decisión difícil, madurada. Las etapas se cierran, los cambios de rumbo llegan. Ahora tengo la misma ilusión por jugar a fútbol y competir que cuando llegué a Barcelona siendo un niño. Y esa ambición, ilusión y las circunstancias de este deporte me han llevado a Múnich”.

 

Para quien sí que tiene palabras Thiago es para Tito Vilanova, olvidando que el técnico apenas confió en él durante la temporada pasada.

“Y a ti, Tito, enorme luchador… como le dijimos a Abi (Éric Abidal): ‘¿Piedras en el camino? Guárdalas todas, un día construirás un castillo‘. Nadie duda que volverás a salir adelante”.

El gran reto de Rosell: encontrar al sustituto adecuado para Tito Vilanova

La noticia de la recaída en su enfermedad cayó como un jarro de agua fría en Can Barça este viernes por la tarde. Los peores presagios se confirmaron y Tito Vilanova se ve obligado a dejar el sueño de su vida, entrenar al FC Barcelona, por un fin infinitamente superior: salvar su vida.

Los caminos de Tito y del Barça se separan ahora, al menos de momento. El técnico gerundense debe centrar el 100% de sus esfuerzos en superar de nuevo la peor enfermedad de nuestro siglo mientras que el club debe mirar para adelante: urge buscar un sustituto.

Rosell y Zubizarreta

Sandro Rosell y Zubizarreta anunciaron la recaída de Tito Vilanova.

Provisionalmente, es Rubi el que se hace cargo del equipo mientras en Barcelona piensan en el recambio adecuado de Vilanova. Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, tras una temporada histórica en la que se quedó a las puertas del ascenso a Primera con el Girona, fichó por el conjunto azulgrana como ayudante y ahora se hace cargo del equipo mientras la directiva piensa en el hombre idóneo para coger al equipo.

Las soluciones interinas no son el mejor camino en estos momentos. Ya se demostró el año pasado, cuando Jordi Roura cogió al equipo a mitad de la temporada pasada y con un bagaje más bien pobre. El nivel del equipo bajó y el tramo final del equipo fue malo, muy malo.

Sandro Rosell debe tomar, de una vez por todas, una decisión. Nada de tirar por el camino del medio para poner como excusa la delicada salud de su técnico, cosa que ya hizo el año pasado por cierto, cuando las cosas no van bien. Su obligación es fichar a un técnico de garantías y que sea capaz de tomar el mando de un vestuario complejo como es el culé, lleno de estrellas y de egos.

No es una decisión fácil, dadas las alturas de verano a las que estamos, pero alternativas tiene. Tata Martino, avalado por una brillante temporada en Newell’s Old Boys, se ha situado en las últimas horas como el favorito, pero no es el único candidato ni mucho menos. Luis Enrique, Valverde, Marcelo Bielsa, Jupp Heynckes, Frank Rijkaard, Ronald Koeman, Lluís Carreras, Villas-Boas, Laudrup, Óscar García, Frank de Boer, Cocu… La lista es interminable.

Tras un verano de malas decisiones, esta es la más importante para Sandro Rosell. Su credibilidad está en juego.

Los líos se le acumulan a Sandro Rosell

Sandro Rosell vive el que probablemente sea el momento más complicado desde que llegó a la presidencia del Barça hace ya tres años. Este verano, su gestión ha estado plagada de sombras y ni siquiera el fichaje de Neymar parece contentar al aficionado azulgrana.

En primer lugar, la gestión de la renovación de Abidal no ha gustado. Prometer la renovación al francés cuando estaba enfermo si volvía a los campos para, posteriormente, echarse atrás y prescindir de él es algo que ha dejado en mal lugar al club. Poco costaba ofrecer un año más a un jugador importantísimo dentro del vestuario azulgrana y clave en los éxitos de las últimas temporadas. El lateral acabó molesto con el club y con razón.

Sandro Rosell

Sandro Rosell, presidente del Barça.

El tema de la cláusula de Thiago Alcántara es otro asunto que le puede causar muchos problemas en el caso de que se produzca la salida del club del canterano, algo que parece muy probable. Dejar a un jugador de su calidad con solo 18 millones de euros como obstáculo es un error del que tendría que dar explicaciones.

La venta de David Villa tampoco ha dejado en buen lugar a Rosell. Entre 2,1 y 5,1 millones se antoja como una cifra escasísima por un jugador que llegó hace tres años por 40 kilos y al que aún le queda algunos años buenos de fútbol. Queda la impresión de que se ha regalado al jugador.

Las declaraciones de hoy de Guardiola en las que ha cargado con extremada dureza contra la junta directiva y contra Rosell es la peor noticia posible para los mandatarios azulgrana. Pep es un símbolo del barcelonismo, que aún adora al exentrenador culé, y sus palabras no hacen más que confirmar que su salida del club hace un año se debió en gran medida a su mala relación con la directiva. Muchos no le van a perdonar esto a Sandro.

Y mientras, Laporta anunciando que su intención es presentarse a las próximas elecciones. La guerra fría en el Barça ha tocado a su fin.