BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Griezmann, harto de las preguntas sobre su futuro, deja plantado a un periodista

El tema surgió hace un par de semanas. Antoine Griezmann dejó algún atisbo de duda sobre su futuro en el Atlético de Madrid. El tema pasó, como pasan todos los rumores de jugadores que dejan el club rojiblanco en cuanto se acaba el derbi.

Este sábado, tras una sufrida pero valiosísima victoria del Atleti en casa del Espanyol, Griezmann, autor del gol, se prestó a hablar con beIN Sports a pie de campo. La tercera pregunta del periodista Mateo Sánchez, vuelve a reincidir en el tema de su futuro. ¿La reacción del galo? Véanla ustedes mismos (a partir del segundo 0:30):

Es normal que Griezmann esté harto de lo mismo. Una y otra vez se le pregunta si se va a ir. Estamos a finales de abril. Llega el momento clave de la temporada, y a veces, los medios nos obsesionamos con el titular fácil para el clic rápido: el mercado de fichajes da muchas visitas, llena muchas páginas, cubre muchos informativos.

A lo mejor deberíamos hacer algo de autocrítica.

Atlético de Madrid: 5 motivos para creer que, este año, sí eliminará al Real Madrid

Koke, Torres y Griezmann el gol del francés ante el Leicester en la ida de cuartos (GTRES).

Pues ya tenemos sorteo. Por cuarto año consecutivo, los dos grandes equipos madrileños se verán las caras en Champions League. Muchos atléticos lamentan de este hecho, habida cuenta de los antecedentes, pero creo que en esta temporada 2016/2017 hay motivos para ser optimistas o, el menos, no tan pesimistas.

  1. Insistencia. El Cholo, tras las terribles decepciones de Lisboa y, sobre todo, Milán, empezó a usar como un mantra una idea: INSISTIR. Lo ha dicho en varias ocasiones. Te caes, te levantes, te caes, te levantas… esa filosofía es la que le ha hecho al equipo volver otra vez a semis. Mentalmente, están fuertes.
  2. Momento de forma. Este Atleti no es, ni de lejos, el que en noviembre cayó con claridad en el derbi de Liga en el Calderón. Es cierto que no está haciendo un juego especialmente bonito y que le sigue costando marcar goles, pero están en su mejor momento de la temporada en cuanto a fiabilidad y firmeza.
  3. Arbitraje vigilado. Tras el escándalo de la vuelta de cuartos entre Real Madrid y Bayern, donde el húngaro Viktor Kassai se hizo acreedor de la insignia de oro y brillantes del club blanco, hay que confiar en que la UEFA vigilará muy de cerca los arbitrajes y elegirá a colegiados que no entren en la sempiterna dinámica de ayudar a los madridistas, como sin ir más lejos hizo Clattenburg en la final de Milán. Esperemos al menos un arbitraje justo.
  4. La vuelta en el Calderón. Simeone ha comentado en alguna ocasión que prefiere la vuelta fuera porque en casa, los goles del rival valen doble, algo que puede ser definitivo en caso de prórroga. Pero más allá de esta teoría, hay que pensar que el del 10 de mayo va a ser el último partido europeo de la historia del Vicente Calderón, que se va a decidir la eliminatoria allí (debería, al menos) y que será una olla a presión. Si te tienes que jugar la vida en una cita tan especial, mejor hacerlo ante 50.000 fanáticos, ¿no?
  5. El derbi, mejor ahora que en la final. En una hipotética final, el abismo de una tercera derrota sería un peso con el que los colchoneros tendrían que contar como hándicap. Las botas pesarían el doble. En una semifinal, a doble partido, ese peso se disipa (un poco).

La suerte está echada.

¿Fue un robo el arbitraje de la eliminatoria entre Real Madrid y Bayern?

Como el que ha eliminado al 12º de la Premier y de la Bundesliga no ha sido el Real Madrid, sino otro equipo, hoy no toca hablar de bolas calientes, el tema es los árbitros y ese presunto robo que hizo que los de Zidane, el entrenador de la flor, se clasificaran para las semifinales de la Champions por séptima vez consecutiva, lo que nadie había hecho hasta ahora.

Vidal tras ser expulsado en el Bernabéu

Vidal tras ser expulsado en el Bernabéu (EFE).

Vamos por partes. ¿Qué es un robo? Considero un robo una sucesión de decisiones que, una detrás de otra, favorecen al mismo equipo. O una decisión concreta tan escandalosa que clama al cielo. ¿Vimos algo así en la eliminatoria entre Bayern y Real Madrid?

Decisiones que, quizás, perjudicaron al Bayern (en rojo las claras, en naranja las dudosas):

  • Gol en fuera de juego de Cristiano en el 2-2. Ya en la prórroga, el segundo tanto del luso fue en clara posición antireglamentario. No hay duda de ello.
  • Otro gol en fuera de juego de CR. Este es mucho más difícil de ver, pero la repetición no deja duda, estaba ligeramente más adelantado que Marcelo y que el balón.
  • Expulsión de Vidal. Tocó balón antes de golpear a Asensio, por lo que la falta es más que dudosa, aunque bien es cierto que al final el chileno levanta el pie para trabar al madridista. No parece amarilla.
  • No expulsión de Casemiro. En la segunda mitad, debió ver la segunda amarilla en una dura entrada a Robben.

Decisiones que, quizás, perjudicaron al Real Madrid:

  • Gol en fuera de juego de Lewandowski en el 1-2. El tanto que llevó el partido a la prórroga fue en fuera de juego. Por muy poco, sí, pero el delantero estaba ligeramente adelantado.
  • No expulsión de Vidal antes. Al comienzo de la segunda mitad, una dura falta en la frontal del chileno a Casemiro debió castigarse con la segunda amarilla. Vidal debió ver la roja en ese momento, no después. Y en la primera tarjeta que vio, entró a Isco al tobillo y sin posibilidad de tocar el balón.
  • Penalti de Casemiro a Robben. La repetición deja claro que el brasileño toca ligeramente el balón, aunque también golpea al holandés. Jugada cuando menos dudosa.
  • Penalti sobre Casemiro. En la segunda mitad, el brasileño fue derribado dentro del área. También jugada muy dudosa, hay contacto aunque parece que el brasileño lo exagera.
  • Penalti de Carvajal. La pena máxima que se le señaló a Carvajal por mano en el partido de Múnich, la única jugada polémica de aquel choque, no lo fue. Como Vidal lo falló, finalmente no influyó en la eliminatoria.

Que cada uno decida si esto es un robo del Madrid, un arbitraje que le ayudó o, simplemente, un desastre del colegiado. Pero compararlo con lo de Aytekin en el Barça – PSG me parece una broma de mal gusto.

Lo que tememos todos los atléticos y no queremos ni pensar

Simeone, este lunes en rueda de prensa en Leicester (EFE).

Si todo discurre con normalidad, esta noche el Real Madrid y el Atlético de Madrid superarán sus eliminatorias de cuartos de final de la Champions ante Bayern de Múnich y Leicester City, respectivamente. Ambos llevan resultados favorables y, creo, son superiores a sus rivales. Si avanzan, entonces, empezará a tomar forma lo que tememos los atléticos: cruzarnos por cuarto año consecutivo con el Madrid.

Ya el miércoles pasado los colchoneros empezamos a olernos la tostada con el resultadazo del Madrid en el Allianz Arena. Cuando se produjo el sorteo de Champions, nos frotamos las manos: un rival asequible para los nuestros y huesos duros de roer para los otros dos. Con un poco de suerte, ambos quedaban eliminados (quitémonos caretas, si es que queda alguna: todos queremos que nuestros compatriotas queden apeados de la Champions) y el Atleti sería el único representante español en semifinales.

Pero tras de lo de Múnich, nuestro cuento de la lechera se ha ido al garete. Ya nos vemos otra vez frente a nuestro íntimo enemigo.

El peor escenario es que ambos llegaran a la final. Para darse ese supuesto, no se verían en semifinales. Un Atleti-Juve y un Real Madrid-Mónaco, vamos. Un derbi madrileño en semifinales no serían tan malo, pero de nuevo sería una visita al dentista. Y encima por partida doble.

Así que sólo nos queda apelar a lo paranormal, rezarle a Lewandowski y a Neuer. Y ojo, eliminar al Leicester. Que se lo pregunten si no al Sevilla.

 

Cinco razones por las que el Barça sí podrá remontar a la Juventus como hizo ante el PSG

En respuesta a: Cinco razones por las que no creo que el Barça pueda remontar a la Juventus como hizo ante el PSG

  • Cierto es que la Juventus no es el PSG y su manera de ver el fútbol tampoco es la misma. Dudo que los de Allegri se metan atrás y dejen el balón a los azulgrana tal y como hicieron los de Emery, que se acojonaron (hablando en plata). Sin embargo, la motivación de los culés es mayor que nunca después del hito conseguido y sabemos de sobra que ocasiones para remontar no faltarán. Como dijo Luis Enrique: “no tenemos nada que perder” y eso ya es una cosa en común con lo que ya sucedió el 8 de marzo.
Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

Messi celebra el 6-1 ante el PSG.

  • El centro del campo azulgrana será clave. Luis Enrique deberá dejar las apuestas arriesgadas para otra ocasión. Sergio Busquets ya está disponible tras cumplir su sanción en Turín. Su presencia, sumada a la de Iniesta, Rakitic o Jordi Alba, será imprescindible. Además, Sergi Roberto también ha hecho muy buenos partidos y podría ser otra opción, incluso en el eje de la defensa, que tendrá que parar a Dybala. No habría que echar mano de jugadores como André Gomes o Denis Suárez, que no están en su mejor momento.
  • El árbitro tendrá que hacer su trabajo lo mejor que pueda, es decir, sin favorecer ni perjudicar a nadie. Porque sí, contra el PSG las decisiones arbitrales fueron claves pero el equipo no debe acogerse a que vuelva a suceder. Lo único que pido es que tampoco perjudique.
  • Basta de irregularidad. El equipo culé ha hecho una temporada muy irregular y eso se tiene que terminar ya si quieren optar al triplete hasta el final. El partido contra la Juve es una final y hay que afrontarla como tal. Y ya sabemos el dicho: las finales no se juegan, se ganan.
  • La MSN estará a tope. Con un tridente como Messi, Luis Suárez y Neymar el Barça puede hacer milagros, ya lo demostró. Lo único que les hace falta es seguir con su racha goleadora y con la compenetración que han demostrado en las grandes ocasiones de esta la temporada. Juntos deberán salir a por todas para marcar el primer gol en los primeros instantes del partido. Para ello, tener al mejor del mundo debería ser una diferencia notable respecto al equipo italiano.

Cinco razones por las que no creo que el Barça pueda remontar a la Juventus como hizo ante el PSG

  • ¿Recuerdan los nervios de Kevin Trapp en el inicio del partido entre Barça y PSG en el Camp Nou? Pues bien, no, eso no le va a pasar a Gianluigi Buffon, el portero con más experiencia del fútbol mundial. Puede fallar, obvio, es humano, pero no será porque el acontecimiento le supere, y si comete un error no se vendrá abajo y seguirá parando como si nada.
Neymar

Neymar se lamenta ante el PSG (EFE).

  • El fabuloso centro del campo del PSG (Verratti, Rabiot), lo más destacado del equipo parisino, tiene una media de 23 años. La Juventus tendrá como sostén a su defensa, que probablemente será de tres hombres, con Bonucci, Barzagli y Chiellini (29, 35 y 32 años, respectivamente).
  • No voy a entrar en teorías conspiranoicas, ni a decir que la UEFA quería que pasara el Barça, ni nada similar. Pero en ese partido hubo mucha polémica arbitral, y todas las decisiones fueron favorables al conjunto azulgrana. Del penalti final a Suárez, pasando por el que no se le señaló a Mascherano sobre Di María. O el más que dudoso que sí se pitó sobre Neymar. Es imposible que, nuevamente, todas las decisiones del colegiado sean a favor de los azulgrana y en contra de la Juve. Bueno, supongo.
  • El momento del Barça. Quitando la milagrosa remontada ante el PSG y las goleadas ante el Sevilla y el Celta, en el resto de partidos los de Luis Enrique han dejado una imagen muy triste en el último mes y medio. Derrotas en Riazor y Málaga, goleadas en contra en París y Turín y victorias sin buenas sensaciones ayer ante la Real Sociedad, en Granada y ante el Valencia.
  • Messi no es infalible. Se ha vendido la idea de que Leo, con el Barça, nunca falla. Que siempre se luce en los grandes momentos. Obvio que no es así, y ahí tenemos el ejemplo del Parque de los Príncipes y del Juventus Stadium. Ser el mejor no garantiza que siempre aparezca para salvar los muebles a su equipo.

 

Qué hacer con la BBC definirá a Zidane

Estaban los cuchillos, incluido el mío, afilados contra Zidane por sus desastrosas decisiones en el derbi ante el Atlético, cuando de repente le dio al Barça por perder en Málaga y lo tapó todo. Definitivamente, el galo es un tío con suerte, lo que no es poco en el mundo del fútbol.

Bale, Benzema y Cristiano

Bale, Benzema y Cristiano (EFE)

Confío el técnico en el equipo de gala, en el que salió en Milán para conquistar la Undécima. Suena a decisión lógica. Los estados de forma le dieron igual. Y bueno, no fue del todo mal la cosa, pues el Madrid dominó, fue mejor y creo más ocasiones de gol. No muchas, pero más.

Ya por delante en el marcador, llegó el caos. Era obvio que el Atlético se iba a ir arriba a por el gol del empate, el partido le pedía a gritos a Zidane que sacara otro centrocampista para controlar más el balón y a su rival. Y el galo quitó a Kroos para meter a Isco. La BBC, intocable de nuevo.

Hubo una época en el que a la BBC se le comparó con la MSN. No hace tanto, de hecho. Ahora, suena a risa. Para igualar a Cristiano con Messi, tienes que ser muy creyente. Comparar las cifras goleadoras de Benzema con las de Luis Suárez me hace tener tendencias homicidas. Y Bale, el único que podría aguantar el pulso con Neymar, se lesiona cada dos por tres y ha vuelto hecho un desastre.

Lo que quiero decir con esto es que Messi, Suárez y Neymar son intocables y bien hace Luis Enrique en dejarles en el campo siempre, especialmente en partidos decisivos. Pero no pasa lo mismo con el tridente del Madrid, especialmente con Benzema y el actual Bale. Porque el equipo blanco tiene una cosa que no tiene su eterno rival, un banquillo espectacular. Ahí está Isco, pidiendo más minutos en partidos importantes. Y Asensio, todo talento. También Kovacic, un centrocampista ideal para los minutos finales de partidos como ante el Atlético.

Ahora llega el partido en Múnich, ante el Bayern. Allí se ganó 0-4 con la BBC en el ’11’, por cierto, pero no conviene confiar siempre en los milagros. En esta eliminatoria, Zidane deberá decidir qué tipo de entrenador quiere ser, y eso dependerá de cuántos minutos jueguen Bale y Benzema. Porque Cristiano es otra cosa.

 

 

Luis Enrique arriesga el título de Liga por André Gomes

Parece que el técnico del Barça solo quiere eso: ceder la Liga al Real Madrid. Parece de locos, pero cuando tenía todo en su mano para poner al Barça líder y con el clásico por delante para poder sentenciarla, Luis Enrique decidió apostar por un equipo que podría ser perfectamente el del Barcelona B (excluyendo a la MSN). André Gomes, Denis Suárez, Mathieu, Alcacer… son un claro ejemplo de ello. No están en su mejor momento, ni lo han estado en toda la temporada… pero el asturiano sigue apostando por ellos. ¿Quien lo entiende? estoy segura de que nadie. Cabezonería por encima de resultados.

Luis Enrique, ante el Málaga. (EFE)

Luis Enrique, ante el Málaga. (EFE)

Porque el barcelonismo, y sobre todo su entrenador, tienen que aceptar (si no lo han hecho todavía) que no tienen un equipo A y un equipo B igual de buenos como para arriesgar una Liga para a poner a los suplentes. Y sí es verdad que en el partido ante el Málaga, el planteamiento inicial podría ser ese, pero tras el empate entre R.Madrid y Atlético las cosas tenían que haber cambiado. Tiempo había, pero no lo hicieron.

Luis Enrique siguió optando por André Gomes en el centro del campo en vez de sacar a uno de sus pilares base: Iniesta. De verdad, quien lo entienda, que lo compre. El portugués ha participado en 14 de las 15 derrotas encajadas por los azulgrana esta temporada. Suma y sigue. Un récord del que seguro que están muy orgullosos tanto él como su entrenador. Un jugador sin chispa, que no corre, que no pelea por el balón, que no crea ocasiones y que provoca errores garrafales e imperdonables para un equipo de la categoría del Barça no debería ni tener ficha en el club. Como para ganar un Balón de Oro está… ¡qué optimistas los que hicieron la famosa cláusula!

Ayer leí un mensaje que decía “André Gomes sería suplente en el Barça B“. Y tiene más razón que un santo. Pero la culpa no es suya, claro. La culpa es de un entrenador que apuesta por él sabiendo que se arriesga a perder todas las opciones de luchar por uno de los títulos más importantes de esta temporada. “Tenemos que ganar todos los partidos”, dijo el asturiano hace tan solo dos días, pero no se dónde se dejó ayer las ansias por la victoria. Quizá se quedaron en simples sueños que se esfumaron a la hora de la siesta…

El alto precio de perdonar la vida al Atleti del Cholo

Diego Pablo Simeone da indicaciones a sus jugadores en el Bernabéu. EFE / J. J. Guillén

El mejor resumen del partido era el que iba a ser el tercer cambio del Atleti. El Cholo iba a hacer debutar en Liga a Alessio Cerci, jugador italiano cuya etapa en España da para documental. Los atléticos en redes sociales bromeaban con un gol del romano para empatar en el Bernabéu. Así de lejano veían un resultado que, por otro lado, el Atleti no merecía. Pero el Madrid cometió un error: se relajó. Y enfrente estaba el equipo del mundo que mejor aprovecha el error ajeno.

El Real Madrid hizo un partido inteligente, sosegado, efectivo. Logró adelantarse y manejó bien el partido. Pero en el tramo final, empezó a sestear. Picó quizá en una trampa: el Atleti parecía conformarse con el 1-0 para centrarse en el partido ante el Leicester el miércoles.

Pero nada fue lo que parecía: ni entró Cerci, ni el Madrid tenía el partido controlado, ni el Atleti se había conformado. El gol de Griezmann en el 85 desató una celebración impetuosa de Simeone. Él sabe que ese punto vale por tres o más. Sigue con su racha de partidos sin perder, llega con confianza al choque europeo y encima, le mete el dedo en el ojo al eterno rival.

El final de temporada de este Atleti está siendo cholismo puro y duro. En vena. Conviene estar atento.

No falla: semana de derbi, semana de rumores de jugadores que se van del Atleti

Enrique Cerezo y Florentino Pérez, presidentes de Atlético y Real Madrid (Archivo).

Hay cosas que no cambian. Los anuncios de Primavera en El Corte Inglés, las noticias sobre los efectos en la salud del cambio de hora… y cuando se acerca el derbi madrileño, los jugadores del Atleti que se van del club, sobre todo al Real Madrid.

La portada del diario Marca de hoy, en la que se anuncia que el Real Madrid va a pagar 24 millones de euros por Theo Hernández, el lateral izquierdo que el Atleti tiene cedido en el Alavés, es la culminación de una serie de informaciones que todos los años van a apareciendo conforme se acerca el derbi.

En las últimas semanas, hemos visto noticias que anunciaban la marcha de Griezmann (al Barça, al Madrid o al Manchester United), de Carrasco (al Bayern), de Gameiro (a China), de los hermanos Hernández (al Madrid), de Oblak (al Manchester United), de Saúl (al Barça)…

Las notcias no sólo coinciden con la llegada del derbi, sino que precisamente lo hacen en el mejor momento del Atlético en Liga. Casualidades de la vida.

Estos globos sonda han hecho callo, sin duda. Simeone y los suyos están curados de espanto y están más que acostumbrados a tener que convivir con estos mensajes. En otros equipos, podrían desestabilizar, pero no en uno de la fortaleza mental del Atleti del Cholo.

Queda el tramo clave de la temporada y nada debe desviar la atención del ganar, ganar, ganar y volver a ganar.