Entradas etiquetadas como ‘honor’

¿De dónde surge llamar ‘triunfo’ a un éxito o victoria?

Se utiliza el término ‘triunfo’ para hacer referencia al éxito o victoria que alguien ha conseguido (o pretende hacerlo). Referirse como ‘triunfador’ o ‘triunfadora’ a una persona que ha alcanzado unas metas o ganado algún tipo de competición también es muy común su uso. Incluso, uno de los programas de talentos de más éxito en la televisión española es ‘Operación triunfo’, con el que el propósito de los concursantes (cantantes) es disputarse entre ellos quién será el que se acabe ganando dicha competición.

¿De dónde surge llamar ‘triunfo’ a un éxito o victoria?

Para encontrar el origen del término debemos viajar hacia atrás en el tiempo algo más de dos milenios, en el que en la Antigua Roma se realizaban una fastuosa celebración cada vez que un general volvía a la capital del imperio tras haber obtenido una victoria en el campo de batalla.

Dicha celebración era conocida como ‘triumphus’ y constaba de un desfile por las principales vías de Roma y que acababa en el Capitolio en el que, con una solemne ceremonia, se le hacía entrega al victorioso general de la preciada ‘corona de laurel’ y se le rendía todo tipo de honores (muchos eran quienes conseguían unas ganancias suficientemente cuantiosas con las que retirarse).

De la ceremonia del triumphus es de donde surgió que al éxito y conseguir la gloria o fama se le denomine como triunfo o triunfar e incluso a quien ha logrado alcanzar algún determinado objetivo (deportivo, empresarial, económico, familiar…) se le señale como que ha triunfado en la vida.

 

 

Te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿Cuál es el origen de los ‘Premios Tony’?

¿Cuál es el origen de los ‘Premios Tony’?En Estados Unidos, se entregan infinidad de premios en las diferentes disciplinas y artes (cine, música, televisión…). Uno de ellos son los Tony, los galardones que recompensan la excelencia en el campo del teatro, concretamente de aquellas obras estrenadas y representadas en Broadway.

Fueron entregados por primera vez el 6 de abril de 1947 por la American Theatre Wing. Ese año y el siguiente no hubo estatuilla propiamente, los ganadores recibieron un pergamino, además de un clip de oro para billetes o un encendedor en el caso masculino y una polvera para las premiadas femeninas.

El premio recibió su nombre en memoria de Antoinette Perry, fallecida el año anterior. Perry era actriz, directora, productora, fundadora de la American Theatre Wing y había sido la dinámica líder de la misma durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1949 la United Scenic Artists organizó un concurso para escoger un galardón físico representativo del premio. El ganador fue Herman Rosse, que diseñó un medallón en forma de disco, representando las máscaras de la comedia y la tragedia en un lado y el perfil de Antonieta Perry en el otro. Así pues la tercera entrega de los premios Tony tuvo finalmente un trofeo propio y representativo. A partir de 1967 el medallón se montó en una armadura sobre un pedestal negro, su formato actual. Los premios Tony miden unos 20 centímetros y no llegan a pesar un kilo.

La primera obra ganadora, en 1948 (ya que en 1947 no se premió esa categoría), fue Mister Roberts, obra de Thomas Heggen que se basaba en su novela homónima publicada en 1946.

 

 

Te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: Wikipedia

El curioso y religioso origen de la expresión ‘Poner en entredicho’

El curioso y religioso origen de la expresión ‘Poner en entredicho’

Se utiliza la expresión ‘poner en entredicho’ (o estar/quedar) para hacer referencia de una persona a la que, por algún motivo, cae una duda sobre su honor, honradez o respetabilidad.

Para encontrar el origen de la expresión debemos trasladarnos hasta un antiquísimo procedimiento jurídico conocido como interdicto que consistía en un juicio breve y por vía rápida en el que se resolvía provisionalmente una reclamación por daño inminente o por alguna posesión.

El interdicto, igualmente llamado entredicho (del latín interdictus), también se aplicó a través del ‘derecho canónico’ y consistía en una práctica eclesiástica por la que se prohibía/censuraba a alguna persona o lugar determinado a hacer uso de los santos oficios y/o sacramentos.

Se ponía a alguien en entredicho cuando cometía un acto de herejía, atentaba o difamaba contra algún miembro de la Iglesia Católica, celebraba oficios sin haber sido ordenado sacerdote, contraía matrimonio habiendo sido ordenado sacerdote o pertenecía a una comunidad como monja, incitaba a la desobediencia eclesiástica y un largo etcétera de motivos que eran puestos a consideración por las jerarquías eclesiásticas encargadas de velar por la moral y correcta conducta de los parroquianos.

El entredicho era considerado un ‘castigo provisional’, pero no una excomunión definitiva, por lo cual durante el periodo del mismo esa persona no podía formar parte de la congregación religiosa o recibir los santos sacramentos (exceptuando el bautismo en un recién nacido o recibir la eucaristía en el lecho de muerte, que no extremaunción).

El hecho de que una persona fuese puesta en entredicho hacía que ésta quedase señalada frente a la comunidad en la que vivía y un vestigio de la misma quedase ligada a ella perpetuamente, de ahí que con los años se utilizase expresiones como ‘estar/quedar/poner en entredicho’ para referirse a la duda existente sobre la honorabilidad de alguien.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de consulta: RAE / wordreference / etimologias.dechile / ‘Diccionario teolójico, canónico, jurídico’ de Justo Donoso / vatican
Fuente de la imagen: Lachlan Lardy (Flickr)