Entradas etiquetadas como ‘Censura’

Aquellos curiosos y sutiles métodos que las películas antiguas usaban para indicar que una pareja había tenido sexo

Durante una gran parte del siglo XX la censura (a nivel de todo el planeta) procuró que las películas no apareciera ninguna escena de cama (en España en las cuatro décadas que duró la dictadura franquista) y muchos fueron los filmes en los que planteaban una trama en la que una pareja se conocía y, supuestamente, acababa mantenido relaciones pero donde no se podía decir ni mostrar explicitamente.

Aquellos curiosos y sutiles métodos que las películas antiguas usaban para indicar que una pareja había tenido sexo

Al no poder aparecer ese acto en pantalla, debido a que los censores de la época se encargaban de anular o cambiar secuencias y diálogos, los guionistas y directores tuvieron que ingeniárselas para explicar a los espectadores que algo había sucedido entre una pareja pero sin nombrarlo, aunque sí dando alguna que otra pista.

Varios eran los métodos que se solían utilizar los cuales eran infalibles y los espectadores sabían al instante que algo había pasado entre los protagonistas.

Por ejemplo, si una pareja se había estado tratando de usted durante toda la película y, de repente, en la siguiente escena ya se tuteaban o trataban con familiaridad, era un claro signo de que algo íntimo había ocurrido entre ellos dos para haber adquirido ese grado de confianza.

También eran típicas las escenas en la que a alguno de los protagonistas (tanto femenino como masculino) se le podía ver salir a medianoche del apartamento de la otra persona o el hecho de dirigirse en pijama o camisón a la cocina (que no era la suya) a buscar un vaso de agua e incluso enfocar de pasada a alguna prenda de ropa que estaba tirada en el suelo (y que no hacía falta que fuese intima) daban claros síntomas de que allí había pasado algo.

Otros métodos eran más visuales, como por ejemplo aparecer de repente la pareja protagonista fumando un cigarrillo juntos. Solían ser escenas muy castas en las que no se veía nada por debajo de los hombros y no se podía averiguar (pero se intuía) si estaban sentados en la cama u otro lugar, pero el hecho de estar fumando era un claro indicativo de lo que allí, supuestamente, había ocurrido.

Y vosotros ¿recordáis alguna escena o método en la que una película antigua indicaban que una pareja había tenido sexo?

 

Te puede interesar leer también:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Podrás encontrar muchas más (hasta 240) en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Captura de Youtube

Cuando la mojigatería censura obras de arte centenarias

Durante buena parte de la historia, los censores encargados de mantener la moral de la población se dedicaron a tapar y esconder aquellas partes impúdicas (como ellos calificaban) de las obras pictóricas y esculturales que mostraban los genitales. De ahí que muchas esculturas representando a hombres desnudos apareciesen con una hoja de parra tapándole sus partes e incluso hubo quien ordenó que fueran arrancadas con un cincel y martillo.

Cuando la mojigatería censura obras de arte centenarias (Egon Schiele)

Ese exagerado puritanismo privó a infinidad de generaciones disfrutar de dichas obras de arte en todo su esplendor. Pero, lo que parece que fue cosa de tiempos pasados y regímenes obsoletos y dictatoriales, es algo que hoy en día, en la segunda década de pleno siglo XXI, todavía sigue pasando y, además, en países que presumen de ser abiertamente liberales como son el Reino Unido y Alemania los cuales, a inicios de 2018, anunciaron su prohibición de exhibir en sus calles y transportes públicos unos carteles publicitarios anunciando una exposición sobre el centenario de la muerte del pintor austriaco Egon Schiele en el Museo Leopold de Viena.

La obra pictórica de Egon Schiele destacó por sus realistas desnudos, tanto femeninos como masculinos, muchos de los cuales pintó cuando apenas tenía 20 años de edad (falleció el 31 de octubre de 1918 a los 28 años a causa de una pandemia de gripe que asoló Viena).

Las autoridades alemanas y británicas se escudaron en su negativa de exponer los carteles publicitarios con la excusa de que no se trataba de arte sino de pornografía, una postura que fue ampliamente criticada, sobre todo en las redes sociales donde se utilizó la etiqueta #ToArtItsFreedom (con la que se quería hacer ver que el arte es sinónimo de libertad).

Pero el talento se puso del lado de los organizadores de la exposición y la agencia de publicidad colocó una banda sobre las zonas desnudas que aparecían en los carteles en las que ponía: ‘Lo siento, tiene 100 años pero es demasiado atrevido para hoy’ (Sorry, 100 years old but still too daring today), convirtiéndose en todo un ingenioso éxito publicitario que dejó en evidencia la mojigatería del Reino Unido y Alemania cuyas autoridades no tuvieron más remedio que permitir que se exhibieran dichos carteles.

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons

#SexCensurando: combatiendo la censura y mojigatería que hay en redes sociales hacia la divulgación sexual

#Sexcensurando: combatiendo la censura y mojigatería que hay en redes sociales y medios de comunicación hacia la divulgación sexualEn las últimas semanas un gran número de cuentas de Instagram, Facebook, Tumbrl o Twitter se han visto afectadas por una ola de puritanismo y censura, por parte de estas redes sociales, siendo cancelados algunos de esos perfiles (o en el mejor de los casos, borrados algunos contenidos).

Yo, personalmente, me he visto afectado por ello al haberme cancelado Instagram la cuenta en la que divulgaba las curiosidades que por aquí publico: @yaestaellistoquetodolosabe. Una cancelación de cuenta que se hizo sin previo aviso y que además me imposibilita el poder volver a recuperarla (ya que, según indica el cartelito que aparece al intentar acceder, se trata de una cancelación definitiva).

Que yo sepa no he publicado ninguna imagen hiriente, pornográfica o contenido de desnudos, sexo o violencia. Todo lo contrario, me distingo por publicar material divulgativo para todas las edades y quienes seguís este blog conocéis mi trayectoria y podríais dar buena fe de ello.

Según me indican quienes entienden de redes sociales y de este tipo de baneo de cuentas, pueden ser dos las posibles causas: por un lado que el sistema haya detectado que últimamente aparecía con mucha frecuencia la palabra ‘sexo’ en mis publicaciones (y es que, como sabréis, ese término forma parte de título de mi último libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO” publicado a principios de abril).

Otro de los posibles motivos de la cancelación de la cuenta puede haberse debido a alguna denuncia anónima por parte de algún usuario al que no le gustasen mis contenidos, aunque estos no fuesen ofensivos ni incumpliesen las normas de la red social. Cuando esto ocurre, Instagram en lugar de verificar qué hay de cierto en la denuncia suele banear automáticamente, sin dar explicaciones ni derecho a reclamar.

He abierto una nueva cuenta en Instagram: @yaestaellistoquetodolosabe2

Y este ha sido mi caso particular, pero he podido conocer docenas de casos similares que le está ocurriendo a otros divulgadores, terapeutas, sexbloggers y psicólogos a los que les borran contenido de educación sexual o les cancelan cuentas sin justificación alguna.

Y es sorprendente que se haga desde algunas redes sociales en las que es muy fácil encontrar material que podría ser calificado de mal gusto, ofensivo e incluso ilegal. Hay centenares de cuentas privadas que se dedican a compartir contenido pedófilo, infinidad de contenido violento (de cazadores, maltratadores de animales o relacionados con el toreo y la muerte o agonía del toro), racista, homófobo y ningún responsable de esas redes pone filtro a ello.

Ante esta situación se ha comenzado a movilizar por las redes sociales el hashtag #SexCensurando con el que se quiere visibilizar la censura que existe hacia la divulgación sexual (ya sea terapéutica, educación, etc) o por el borrado o cancelación de cuentas por el hecho de publicarse una foto de una flor que recuerda una vulva o en el que aparece un simple pezón (como ha sido el caso de ,  o  por citar unos pocos).

Aquí tenéis, como ejemplo, algunos de los tuits que se están moviendo por la red social Twitter:

Deseo aprovechar esta denuncia a la censura en redes para también señalar a algunos medios de comunicación (prensa escrita, webs, radio y televisión) y profesionales que en ellos trabajan que también ejercen un extraño filtro y censura hacia los contenidos de divulgación sexual. También se trata de una experiencia personal y que me ha ocurrido con la promoción de mi último libro. Infinidad son quienes tras haber recibido un ejemplar (de los 300 que he enviado) me han comentado por privado que mi libro le parece increíblemente bueno, pero que no pueden entrevistarme o hacer reseñas del mismo porque en el medio que trabajan no les permiten hablar de sexo (tan solo un 10% se han hecho eco). Y no, quienes no me han entrevistado no trabajan en medios vinculados a la Conferencia episcopal (en Cope me han entrevistado en dos ocasiones), todo lo contrario, son profesionales que ejercen en medios que se conocen como progresistas y que utilizan continuamente los términos libertad de expresión y democracia en sus publicaciones/programas.

¿Sabías que a la canción ‘Fumando espero’ de Sara Montiel la censura le eliminó una estrofa por indecorosa?

El 6 de mayo de 1957 se estrenaba en España la película ‘El último cuplé’, la cual suponía el regreso al cine español de Sara Montiel, quien por aquel entonces estaba triunfando en Hollywood.

¿Sabías que a la canción ‘Fumando espero’ de Sara Montiel la censura le eliminó una estrofa por indecorosa?

Se trataba de un filme de bajo presupuesto y que se había visto obligado a retocar muchas partes del guion original, así como de las canciones que formaban parte de la banda sonora, a causa de la férrea censura de la época.

Una de las canciones interpretadas por la actriz manchega era ‘Fumando espero’, en la que de una forma sugerente y muy sensual empezaba diciendo:

[…] Fumar es un placer genial, sensual. Fumando espero al hombre a quien yo quiero, tras los cristales de alegres ventanales […]

Pero esta canción no fue originalmente escrita para la película, sino que era una adaptación de un famoso tango homónimo compuesto en 1922 por los músicos catalanes Joan Viladomat Masanas y Félix Garzo (seudónimo este último de Antoni Josep Gayà) para un espectáculo musical estrenado, en 1923, en el teatro Victoria de Barcelona y que llevaba por título ‘La Nueva España’.

Dicho tango originalmente tenía una estrofa que en la versión que se realizó en 1957 para Sara Montiel desapareció de un plumazo a causa de la censura y que explícitamente hablaba del cigarrillo que era costumbre fumar tras hacer el amor (el mencionado ‘cigarrillo postcoital’).

Esa estrofa censurada (y que se puede encontrar en versiones anteriores cantada por otros artistas) decía así:

[…] Tras la batalla en que el amor estalla, un cigarrillo es siempre un descansillo y aunque parece que el cuerpo languidece, tras el cigarro crece su fuerza, su vigor […]

Y es que este fragmento era muy explícito en cuanto a lo que se hacía comúnmente durante el periodo refractario.

En el siguiente vídeo podréis escuchar un extracto de la canción ‘Fumando espero’ sin censurar en la versión interpretada en 1958 por la ‘Bella dorita’, célebre artista de cabaret de mediados del siglo XX

 

Te puede interesar leer:

 

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de la imagen: Captura de YouTube

El curioso y religioso origen de la expresión ‘Poner en entredicho’

El curioso y religioso origen de la expresión ‘Poner en entredicho’

Se utiliza la expresión ‘poner en entredicho’ (o estar/quedar) para hacer referencia de una persona a la que, por algún motivo, cae una duda sobre su honor, honradez o respetabilidad.

Para encontrar el origen de la expresión debemos trasladarnos hasta un antiquísimo procedimiento jurídico conocido como interdicto que consistía en un juicio breve y por vía rápida en el que se resolvía provisionalmente una reclamación por daño inminente o por alguna posesión.

El interdicto, igualmente llamado entredicho (del latín interdictus), también se aplicó a través del ‘derecho canónico’ y consistía en una práctica eclesiástica por la que se prohibía/censuraba a alguna persona o lugar determinado a hacer uso de los santos oficios y/o sacramentos.

Se ponía a alguien en entredicho cuando cometía un acto de herejía, atentaba o difamaba contra algún miembro de la Iglesia Católica, celebraba oficios sin haber sido ordenado sacerdote, contraía matrimonio habiendo sido ordenado sacerdote o pertenecía a una comunidad como monja, incitaba a la desobediencia eclesiástica y un largo etcétera de motivos que eran puestos a consideración por las jerarquías eclesiásticas encargadas de velar por la moral y correcta conducta de los parroquianos.

El entredicho era considerado un ‘castigo provisional’, pero no una excomunión definitiva, por lo cual durante el periodo del mismo esa persona no podía formar parte de la congregación religiosa o recibir los santos sacramentos (exceptuando el bautismo en un recién nacido o recibir la eucaristía en el lecho de muerte, que no extremaunción).

El hecho de que una persona fuese puesta en entredicho hacía que ésta quedase señalada frente a la comunidad en la que vivía y un vestigio de la misma quedase ligada a ella perpetuamente, de ahí que con los años se utilizase expresiones como ‘estar/quedar/poner en entredicho’ para referirse a la duda existente sobre la honorabilidad de alguien.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de consulta: RAE / wordreference / etimologias.dechile / ‘Diccionario teolójico, canónico, jurídico’ de Justo Donoso / vatican
Fuente de la imagen: Lachlan Lardy (Flickr)

La canción del verano a la que la censura obligó a cambiar el título [#Anécdota]

La canción del verano a la que la censura obligó a cambiar el título [Anécdota]

A principios de la década de los 70 apareció en el panorama musical español un grupo que hacía una música fresca y desenfadada, muy acorde con los estilos que predominaban en aquella época. El nombre del conjunto era ‘Doctor Pop’ y entre los componentes destacaban los hermanos Francisco y Jorge Granados y Diego Cascado(*).

El grupo estaba producido por José Luis Armenteros y Pablo Herrero, quienes habían abandonado poco tiempo antes la formación ‘Los Relámpagos’ y tomaron un nuevo rumbo a sus carreras produciendo y componiendo para otros artistas.

En 1974 Doctor Pop grabó el tema ‘Sofía’ (compuesto y producido por Armenteros y Herrero) el cual tenía todos los ingredientes para convertirse en la ‘canción del verano’ de ese mismo año, pero poco tiempo después de aparecer el single la dirección de la discográfica RCA (sello en el que grababan sus temas) recibió una llamada de las altas instancias del país que obligaba a la retirada de los puntos de venta de todas las unidades de ese disco.

El motivo por el que se censuraba dicha canción era por el título (Sofía) ya que la canción trataba de una chica trasnochadora, que llevaba vestidos ajustados y a la que le gustaba demasiado salir a bailar hasta el amanecer. Y, casualmente, Sofía también era el nombre de la, por aquel entonces, princesa y futura reina de España. La coincidencia en el nombre podría llevar a demasiados equívocos, malentendidos y sorna, algo que la dictadura franquista (a través de la censura) quiso evitar, obligando a retirarla del mercado.

Dicha orden supuso un importantísimo perjuicio económico, dado que ya estaban editados incluso los LPs (discos de larga duración), carpetas, publicidad, posters, etc. La única solución que vieron, para intentar rentabilizar la canción (que como os he comentado estaba destinada a convertirse en un éxito) era cambiándole el nombre de la protagonista, modificándolo en el título y la letra de la canción, por lo que poco tiempo después apareció titulada como ‘Lucía’.

Pero, a pesar de que la canción tuvo cierto éxito, no terminó de despegar (muy posiblemente por este incidente, que la llevó a tener una menor promoción).

Poco tiempo después Doctor Pop se disolvió yendo a parar sus componentes a diferentes grupos musicales.

A continuación podéis escuchar las dos versiones de la canción.


 

Post relacionado: ¿Cuál es el origen de ‘la canción del verano’?

 

(*)Unos años después de disolverse Doctor Pop, algunos de sus miembros como Diego Cascado y  Jorge Granados realizaron un par de actuaciones en la Base americana de Torrejón de Ardoz rememorando viejos éxitos, junto a otros músicos que se integraron (Francisco Granados, alma máter del grupo, ya había fallecido).  Julián Granados (hermano de Jorge y Francisco), Eduardo Bartrina y un tal Silvestre fueron los nuevos integrantes del provisional grupo.

Fuentes de consulta y agradecimientos por su disposición y ayuda: Julián Granados (vía email) / Eduardo Bartrina (vía email) / Alberto Piñeiro (vía email) / Izaskun (vía Facebook) / José María Íñigo (vía email)

Cuando a la censura soviética se le pasó un pequeño detalle de ‘Las uvas de la ira’ [Anécdota]

Cuando a la censura soviética se le pasó un pequeño detalle de ‘Las uvas de la ira’ [Anécdota]En 1948, la película ‘Las uvas de la ira’ (The Grapes of Wrath) filmada a principios de esa década y dirigida por John Ford (basada en la novela homónima de John Steinbeck), fue una de las poquísimas producciones norteamericanas que el régimen comunista de Stalin permitió que se estrenase en los cines de varias ciudades de la Unión Soviética, aunque lo hizo bajo el título de ‘El camino hacia la ira’.

En el film se mostraba una Norteamérica totalmente en decadencia, en la que los estragos de la devastadora crisis y la gran depresión (tras el crack del 29) sufrida por ese país había llevado a la ruina y desempleo a millones de trabajadores.

Esta trama servía perfectamente a los soviéticos para mostrar a sus conciudadanos cómo el modelo capitalista americano estaba corrompido y acabado.

Pero fue muy poco el tiempo que dicho film permaneció en las pantallas soviéticas, debido a que los censores (que velaban por los intereses de todos los ciudadanos de las URSS) se dieron cuenta que se les había pasado un pequeño y crucial detalle y este no era otro que el público asistente a las salas de cine tras visionar la película quedaba impresionado por el hecho de que, en los Estados Unidos, incluso una familia arruinada y asolada por la pobreza podía darse el lujo de tener su propio automóvil, algo que no interesaba fomentar en el ideario comunista, por lo que de forma automática fue prohibida su exhibición y retirada de todos los cines de la URSS.

 

Relacionado: Cuando la censura española metió la pata con la película ‘Mogambo’ [Anécdota]

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

 

Fuente de consulta: lisa.revues
Fuente de la imagen: aaca.org

Cuando la censura española metió la pata con la película ‘Mogambo’

Cuando la censura española metió la pata con la película ‘Mogambo’ [Anécdota]En 1953 la censura española alteró el doblaje de “Mogambo” de John Ford, queriendo ocultar al público español el adulterio que Vic Marswell (Clark Gable) intentaba cometer con Linda Nordley (Grace Kelly).

A los sesudos censores de este país no se les ocurrió mejor solución que convertir en hermanos a los personajes de Linda y Donald Nordley (Donald Sinden) que eran  marido y mujer en la película, así los protagonistas no estaban casados entre sí y lo cual hacía que no se diese un caso de adulterio en el film (por aquella época tipificado como delito en el código penal, además de ser considerado un ‘pecado mortal’ por la iglesia, tan presente en la vida social y política).

Pero lo más peliagudo del asunto es que los señores censores  no cayeron en un fatal error, debido a que con el cambio que habían realizado el adulterio evitado en el film se convirtió en algo mucho más morboso y pecaminoso: un incesto (debido a que los Nordley pasaron de ser esposos a hermanos).

 

 

Lee y descubre en este blog más posts con curiosidades y anécdotas del mundo del cine

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

 

 

Fuente de consulta: IMDb