Entradas etiquetadas como ‘Evangelio de San Mateo’

¿De dónde proviene la expresión ‘No sólo de pan vive el hombre’?

¿De dónde proviene la expresión ‘No sólo de pan vive el hombre’?

Suele utilizarse la expresión ‘No solo de pan vive el hombre’ para indicar que los seres humanos tenemos otras muchas necesidades que las meramente alimenticias (muchas veces es dicha como clara referencia al sexo).

Pero la locución no se refiere a necesidades físicas de las personas sino a las espirituales, debido a que la expresión fue tomada de un pasaje del Evangelio (Mateo 4 y Lucas 4) en el que se describe el momento en el que Jesús es llevado al desierto (por el Espíritu Santo en forma de paloma) para ser tentado por el diablo y, tras cuarenta días y noches de ayuno, éste retó al Mesías a que, si realmente era el hijo de Dios –tal y como aseguraba- convirtiera unas piedras en pan.

Es en el versículo de Mateo 4:4 y Lucas 4:4 donde Jesús responde: – Escrito está: ‘No de solo pan vive el hombre, sino de toda palabra o disposición que sale de la boca de Dios’ –

La referencia que (según Mateo y Lucas) hacía Jesús con el ‘escrito está’ era al ‘Deuteronomio’ (o Libro Quinto de Moisés) en donde se puede leer en el capítulo VIII lo siguiente: Él te humilló y te hizo sufrir hambre, pero te sustentó con maná, comida que tú no conocías ni tus padres habían conocido jamás. Lo hizo para enseñarte que no solo de pan vivirá el hombre, sino que el hombre vivirá de toda palabra que sale de la boca del SEÑOR.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Un par de etimologías relacionadas con las bromas y las inocentadas

Un par de etimologías relacionadas con las bromas y las inocentadasA pesar de que el 28 de diciembre es la fecha escogida por la Iglesia Católica para conmemorar la matanza de los niños menores de dos años ordenada por Herodes (según explica San Mateo en su evangelio) y que es conocido como el Día de los Santos Inocentes, esta jornada también es famosa por ser el día escogido por muchas personas para gastar bromas (comúnmente conocidas como inocentadas).

Pero en el post de hoy no me voy a centrar en el origen específico de este día sino en la etimología de dos de los términos más relacionados con esta jornada: ‘broma’ e ‘inocente’.

La palabra ‘broma’ proviene del nombre de un molusco marino invasor que se adhería en la base de los barcos antiguos, que estaban hechos de madera, e iba carcomiéndolos lentamente.

La broma, también conocida como teredón, teredo o taraza, es minúscula y al adherirse a la madera apenas mide un cuarto de milímetro pero en cuestión de unas pocas semanas puede llegar a medir diez centímetros. Posee unos minúsculos dientes que son capaces de roer todo tipo de madera, realizando complejos túneles que acaba destruyendo toda la estructura por la que ha ido carcomiendo.

En la antigüedad, este hecho apesadumbraba a los marinos y propietarios de las embarcaciones afectadas, por lo que lo consideraban algo muy pesado que les había ocurrido. Con el tiempo se aplicó el termino broma para cualquier acto que abrumase al afectado, llegando hasta nuestros días tal y como conocemos la definición de la palabra broma.

Por su parte, la palabra ‘inocente’ se utiliza para señalar a aquel que está libre de culpa, es ingenuo, cándido o no tiene malicia, siendo fácil de engañar.

El origen del término lo encontramos en el latín ‘innŏcens’ formado por el prefijo negativo ‘in’, que expresa el valor contrario a la palabra que acompaña y ‘nocere’ (daño, dañar, perjudicial), por lo que su significado es ‘el que no perjudica/daña’.

En la época del Imperio Romano se tomó por costumbre utilizar el término inocente para referirse a los niños de corta edad, debido a que éstos carecían de maldad alguna.

 

Post relacionado: ¿Por qué el 1 de abril es el April Fool’s Day?

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: clker

¿De dónde surge llamar ‘bautismo de fuego’ a la iniciación en alguna práctica?

¿De dónde surge llamar ‘bautismo de fuego’ a la iniciación en alguna práctica?

Hoy en día se ha generalizado a cualquier ámbito el utilizar la expresión ‘bautismo de fuego’ para referirse al hecho de que alguien hace algo por primera vez, sea cual sea la dificultad. Podemos encontrarnos con frases como: ‘El jugador del filial ha tenido su bautismo de fuego tras debutar con en el primer equipo’, ‘Hoy es su bautizo de fuego como conductor, empieza las prácticas en la autoescuela’

Hasta no hace demasiado tiempo esta expresión estaba reservada para referirse únicamente a aquellas primeras experiencias que comportasen algún riesgo o peligro, pues originalmente el modismo comenzó a utilizarse hace un siglo y medio para indicar que un soldado iba a combatir en un campo de batalla por primera vez. El fuego al que se refiere la expresión es el de las armas que se utilizaban en la guerra y esta acepción de la locución se extendió desde el francés ‘baptême de feu’ que aparece referenciado por primera vez y bajo este mismo sentido en el año 1857.

Pero realmente el concepto es muchísimo más antiguo, señalando la mayoría de expertos que la expresión ‘bautismo de fuego’ fue extraída de unas palabras pronunciadas por San Juan Bautista que hacían referencia a aquellos que se iniciaban en el sacramento del bautismo recibiendo la gracia del Espíritu Santo y por tanto iniciándose en la fe de Cristo. Dichas palabras fueron recogidas en los evangelios de Mateo y Lucas:

Yo, en verdad, os bautizo en agua para arrepentimiento; mas el que viene tras mí, es más poderoso que yo; cuyo calzado no soy digno de llevar; Él os bautizará con el Espíritu Santo, y con fuego (Mateo 3:11)

Respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego (Lucas 3:16)

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: johnragai (Flickr)